Por la Italia más medieval (Parte III: Siena, una ciudad de la Edad Media)

Se me van acumulando temas y viajes para contaros pero toca seguir con mi ruta por Italia antes de empezar con más andanzas, y es que la Toscana da para tanto que podría estar semanas hablando sobre todos sus rincones. Cuesta concretar, y mucho. La parte más medieval de la Toscana sea quizás para mí la más desconocida. Así que, seguimos,… Después de dejar atrás San Gimignano, al noroeste de la provincia de Siena, nos dirigimos al centro de la región. Para llegar hasta allí atravesamos pequeñas colinas, valles poco profundos, zonas boscosas, campos de viñas y cereal donde aparece de repente algún ciprés despistado.

En el corazón de la provincia se encuentra la capital. Quizás no es la ciudad más importante de La Toscana, Florencia ocupa este venerable lugar, pero desde luego que Siena sí es la ciudad medieval más destacada.

Lo que todo el mundo recuerda cuando llega a esta ciudad y que llama mucho la atención, es su plaza semicircular en cuesta de color anaranjado. Allí se encuentra la Torre de Mangia de origen medieval. Esta torre es altísima y se ve desde muchos puntos. Pertenece al ayuntamiento, alcanza los 88 metros de altura y domina la Piazza del Campo.

En italiano Mangia quiere decir “el que come mucho”. Parece ser que al primer guardián de la Torre, Giovanni di Balduccio, le gustaba la buena vida, comía y bebía en abundancia, gastándose todos sus ahorros. Por ello era conocido como mangiaguadani, el “come ahorros”. Era tal la cantidad de dinero que la Torre se “comía” en reparaciones de su reloj y el sistema automático de campanas que tomó el nombre de este personaje tan peculiar.

La plaza además de curiosa, es muy animada. No se me ocurre mejor sitio que este para tomar un rico helado italiano en una tarde de verano. Las gradas que veis a mi espalda son parte de los preparativos para la gran fiesta de este lugar, y diría que de toda Italia. Es el Palio de Siena, una carrera de caballos que enfrenta los distritos de la ciudad y que se remonta a la Edad Media. ¡Qué pena que no la pude ver! La emoción ya se notaba entre sus gentes.

La competición se desarrolla dos veces al año, el 2 de julio en honor a la Virgen de Provenzano y el 16 de agosto en honor de la Asunción de la Virgen. Se desarrolla de la misma manera que se hacía en el medievo. Los trajes, la música, la carrera,… dicen que es como un viaje en el tiempo. Como no tuve la suerte de verlo, ¡tengo excusa para volver a Siena!

 

Me encantan las fuentes de Italia. Y qué importante son en verano. Hay agua potable ¡por todas partes! Tengo que reconocer que la que más me gustó es la de la Fontana di Trevi, en Roma. A la derecha de la impresionante fuente barroca, existe una con un agua muy fresca y rica. El agua de esta de Siena tampoco estaba nada mal pero sin duda lo más espectacular es la escultura que la corona. La más bonita e impresionante de la ciudad, dicen que es la Fuente de Gaia que no pude ver por las gradas de las fiestas. Pero aquí os dejo una foto. Tiene esculturas de Jacopo della Quercia.

Y como en toda Italia, las catedrales son ¡impresionantes! Después de la de Florencia, esta es la que más me impresionó. No sé si era la luz que desprendía, los colores, las esculturas o todo ello en su conjunto, pero sin duda, es una de las más espectaculares de Italia. El conjunto de la catedral y el baptisterio es todo un buenísimo ejemplo de arte gótico italiano. Aquí se cumple con creces eso que se dice de que una imagen vale más que mil palabras.

Lo mejor de estas ciudades tan espectaculares como esta, declarada en el año 1995 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por ser la representación de una ciudad medieval, es perderse por sus calles y monumentos. Y así perdiéndome por sus rincones, encontré cosas tan bonitas como estas.

Espero que hayáis disfrutado del viaje. Como os dije en el pasado post, fue en esta bella ciudad donde me hospedé, en el Hotel Deli Ulivi. Muy buen hotel. Aquí os dejo el enlace de Agroviajeros, afiliada a Booking para más info. http://www.agroviajeros.com/toscana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*