Tres días y cuatro noches en el Gran Cañón del Colorado

Tras atravesar gran parte del estado de Arizona, por fin llegamos al Parque Nacional del Gran Cañón. Nuestra idea desde un comienzo fue conocer cada rincón de este espectacular lugar. Cuando comenzamos a planear el viaje por Estados Unidos, nos percatamos que en la zona por la que íbamos a estar había dos lugares muy turísticos: el Gran Cañón y Las Vegas. Nuestra idea era visitar ambos lugares pero en cada sitio íbamos a poder estar un día y medio o dos como mucho, por lo que al final decidimos sacrificar la ciudad del juego más famosa del mundo para poder explorar el cañón más bonito del planeta. Se nota que nos tira la naturaleza, ¿verdad? Tuvimos la suerte de que en ese momento el dólar estaba más bajo que el euro, así que pudimos dormir en el albergue que se encuentra en pleno Parque Nacional por buen precio. Es una experiencia única e irrepetible, os la recomiendo fehacientemente. Además no hay más alojamientos en muchos kilómetros a la redonda. Si os animáis a dormir allí os recomiendo que reservéis con tiempo, ya que suele estar muy solicitado. A mi me costó varias horas de búsqueda por Internet conocer como está todo organizado. Así que espero que os valga este consejo. www.visitgrandcanyon.com/yavapai-lodge

www.visitgrandcanyon.com/yavapai-lodge
Al atardecer y al amanecer es habitual que te visiten los habitantes del Parque.

Una vez hecho el check-in e instalados, no pudimos esperar ni un minuto más. Hemos visto este valle en películas, fotos, documentales, reportajes,… quizás sea uno de los lugares del mundo más fotografiados. Da igual la de veces que lo hayas visto antes, cuando lo contemplas por primera vez en persona, alucinas, ¡literalmente! La carretera hasta aquí transcurre por la meseta, por lo que hasta que no te asomas al precipicio, no eres consciente de lo que te espera a escasos metros. Y es ahí cuando a todo el mundo se le escapa un ¡¡¡alaaaaaa, qué pasada!!!!! No solo me pasó a mi, nos quedamos un rato viendo a las personas que se iban acercando y hasta al más recatado se le veía cara de sorpresón.

Es un plus no tener vértigo en el Gran Cañón

Todo en el Parque está maravillosamente organizado. De hecho, te explican que es casi con toda seguridad uno de los primeros lugares en el mundo habilitados para el turismo. Después de estar un rato largo viendo la parte del cañón mas cercana al hotel, no nos quedó más remedio que ir a cenar ya que estaba anocheciendo. Al día siguiente los guías turísticos nos fueron explicando las rutas que hay disponibles por el Parque. Existen muchísimos rincones para explorar y muchas cosas por hacer. En ese momento nos alegramos un montón de haber invertido todo nuestro tiempo aquí. A pesar de estar tres días, no nos dio tiempo a hacer ni una cuarta parte de las actividades que te proponen.

El coche en este lugar está totalmente prohibido, una vez lo dejas en el parking no lo vuelves a tocar hasta que te dispones a salir. Para moverse habilitan un autobús con muy buenos horarios que te lleva a todos las rutas. Aquí os dejo el mapa con los caminos que te proponen.

https://www.nps.gov/grca/espanol/index.htm

El primer día pusimos rumbo hacia al zona más encrespada de la ladera, hacia Powell Point. El autobus nos dejó en ese punto y fuimos recorriendo todo el precipicio, con la ladera a nuestra izquierda, tardamos varias horas en llegar al centro del Parque. No podíamos dejar de pararnos a divisar las panorámicas que el cañon ofrece. Todas tienen algo especial.

Existen rutas que te llevan hasta el fondo del cañón, pero te advierten que hay que tener mucho cuidado. El ojo humano aquí juega una mala pasada, las distancias son mayores de lo que a priori nos puedan parecer, el pie del valle parece estar más cerca de lo que realmente está. Te advierten de que en pleno agosto es fácil que te pueda dar una insolación en la bajada, por lo que no lo recomiendan hacer si no eres experto y no estas bien equipado. Para que los más escépticos y atrevidos no lo intenten, a cada rato te van contando las muertes que han sucedido por este motivo en el Parque. Cuando nosotros fuimos hacía relativamente poco que había fallecido una maratoniana experta. Por eso ofrecen excursiones con guía y también en mula hasta el río. Dado el calor asfixiante que había, ya que estábamos en pleno agosto, y a que aún nos quedaban mucha rutas por hacer, nosotros decidimos dejarlo para otra ocasión,… así nos buscamos una excusa para volver.

Al día siguiente decidimos hacer el recorrido contrario, el autobús nos dejó en la la parte más amplia del Parque, el cañón se encontraba en esta ocasión a nuestra derecha. En todo el recorrido es fácil que te acompañen los buitres. Es increíble como cambia la fauna en unos pocos metros. En este sitio, a diferencia de donde se sitúa el hotel y el centro, el clima es totalmente desértico. De hecho nos topamos con una serpiente venenosa típica del desierto. Es otro de los grandes peligros de este lugar, junto a la insolación y las caídas. Es precisamente aquí en la zona más amplia donde se encuentran las panorámicas más famosas del Gran Cañon.

Desde esta zona se puede divisar más fácilmente el río Colorado con su azul característico. Es increíble las tonalidades que coge esta zona del parque. Es precisamente este pequeño caudal el gran responsable de esta maravilla natural. Su agua junto a la composición de las rocas, han sido los creadores de estos escarpados y coloridos precipicios. Un trabajo que se ha ido desarrollando durante millones de años, hasta alcanzar una anchura de entre 6 y 29 km y profundidades que pueden alcanzar hasta los 1.600 metros, incluso hay zonas que están bajo el nivel del mar. Es como un libro abierto para los geólogos, cerca de 2.000 millones de años de la historia de la Tierra han quedado expuestos aquí. Y es que además del trabajo del río, la meseta del Colorado se ha ido elevando durante años. Dos casualidades que han hecho de este lugar que sea un sitio único. En el recorrido tienes la oportunidad de ir conociendo las rocas que aquí hay y la antigüedad de las mismas.

Esa tarde pudismo divisar por fin uno de los mayores espectáculos del lugar. Los rayos del sol de la tarde alumbrando las rocas más famosas del Gran Cañon. Sabes que algo va a suceder porque en pocos minutos se arremolinan decenas de personas en torno a uno de los balcones del Parque. Además, es en ese preciso momento cuando los autobuses de los empresas de turismo de Las Vegas comienzan a llegar. Es una verdadera pena que solo ofrezcan este servicio. Una vez que anochece los autobuses se marchan y la gente ve solo una milésima parte del espectáculo que este lugar puede llegar a ofrecer. Si venís hasta aquí, intentad como podaís quedaros por lo menos una noche y dos días, el sitio lo merece.

El atardecer en el Gran Cañon, uno de los mayores espectáculos del Parque.

En cuanto anochece, no hay mucho que hacer por aquí. No se ve absolutamente nada. Pero aún nos quedaban días para seguir explorando. A la mañana siguiente, nos propusimos conocer más acerca de los primeros habitantes del Cañón. En la entrada del Parque te recibe este cartel, que nos hace intuir desde el comienzo que para ellos este lugar era mucho más que un bello valle.

“Las tribus llaman al cañón el hogar”

Los primeros signos de vida humana son de hace nueve mil años, pero poco queda de aquella época. Sí se conoce que los habitantes del lugar eran cazadores y recolectores, llamados Anasazi, se considera que los descendientes actuales de los anazasi son los indios pueblo, entre ellos los zuñi y los hopi. De las películas del oeste hemos “aprendido” que los habitantes del desierto vivían en tiendas y eran nómadas. Pero aquí se reaprende que tenían edificaciones de piedra por lo que se sabe que estaban asentados en las cercanías del Gran Cañón. En el museo de Tusayan Museum te explican todo lo que se conoce de ellos. Sus casas tenían cimientos poco profundos y el tejado estaba hecho con tierra y ramas. Con el crecimiento demográfico, las viviendas se reagruparon en aldeas con calles, centro, templo,… dejaron restos arqueológicos importantes por toda la zona que poblaron, algunos protegidos por la Unesco. Esta prolífera y capaz tribu desapareció antes de la llegada de los europeos. El primero en divisar este lugar fue el extremeño García López de Cárdenas en el siglo XVI, durante una expedición que duró veinte días.

El resto del tiempo lo pasamos recorriendo las distintas zonas que nos quedaban por ver y también repetimos algunas. Otro de los lugares que es impresionante, es la zona de Desert View, ¡qué panorámica! Aquí se encuentra Desert View Wachtowe, que además de las magnificas vistas que ofrece del cañón, se caracteriza por la existencia de una torre, es una recreación de una torre de vigilancia india, que data de 1932 y fue diseñada por la arquitecto María Colte.

A pesar de que los días transcurrían, no había instante que dejaras de flipar, si se me permite la palabra. No es de extrañar que este profundo rincón de Arizona, fuese finalista para formar parte de una de la grandes maravillas naturales del mundo.

La vuelta a Phoenix la hicimos a través de la carretera 89, pasamos por un asentamiento de indios navajos que viven de las ayudas del estado y de la venta de artesanía. Nos detuvimos a comprar sus obras en Little Canyon. Y es que esta zona de Estados Unidos está repleta de Parques Nacionales y rincones naturales impresionantes. No tan conocidas, ya que el Gran Cañon les hace sombra, una sombra grande y alargada, pero no por ello estos lugares son menos bonitos y espectaculares.

Sin duda es uno de los viajes imprescindibles de la vida.

 

4 comentarios sobre “Tres días y cuatro noches en el Gran Cañón del Colorado”

  1. Hola Oihana. Gracias por compartir tu experiencia.

    Estoy preparando un viaje para este verano por la Costa Oeste, y en esta zona es donde tengo mas dudas, y quizás tu puedas ayudarme.
    Estaremos en Las Vegas y queremos acercarnos al Cañon del Colorado, pero no se muy bien si quedarnos allí 1 o 2 noches.

    Si solo nos quedamos una noche intentaremos reservar el Yavapai Lodge.
    Si al final hacemos 2 noches, q nos recomiendas?: hacer una ruta “circular” y dormir en otro sitio? Sabes alguno? o hacer las 2 noches en el mismo Lodge?

    Tambien nos gustaría sobrevolar el cañón en helicóptero, sabes si se puede reservar en el Yuvapai Lodge o es mejor hacerlo antes? (sabes si esta cerca del Lodge el aeropuerto de helicópteros?)

    Merece la pena acercarse a Canyon Bryce y Antilope Canyon (creo q Monumuent Valley pilla muy alejado, no?)

    Hagamos 1 o 2 noches nos gustaría (bien a la ida o a la vuelta) pasar por la Route 66, no se si tu lo hiciste. Si es así, puedes darme cualquier consejo (pueblo, bares o restaurantes recomendables, etc…)
    Muchas gracias por adelantado, se q son muchas preguntas, pero te agradeceré cualquier consejo…aunque no esté entre mi “montón” de preguntas

    1. Hola! Desde luego que te recomiendo que te quedes dos noches, con una no da para mucho para cuando has llegado ya estas pensando en marcharte y es una verdadera pena. Yuvapai Lodge es un muy buen centro de operaciones. Nada más llegar os recomiendo que os paséis por las oficinas del Parque Nacional, allí os explicaran todas las actividades que ofrecen, incluida la excursión al río, aunque con dos noches no se os daría tiempo,… Respecto a la excursión en helicóptero creo que se reservan desde Las Vegas. Nosotros no vimos allí ninguna empresa que ofertara ese viaje creo que también el tema de rafting se compra en Las Vegas. Si fuera vosotros me quedaría en esa zona las dos noches, ya verás que hay mil cosas por hacer y muy poco tiempo, y las inmediaciones del Parque son las más bonitas de todo el Gran Cañon. Respeto a la Route 66 tenéis que pasar sin duda por Flastagg y si podéis camino a el Gran Cañon pararos en alguna reserva mejor. Me quedé con ganas de visitar el rancho Hualapai aquí os dejo el enlace. https://www.grandcanyonwest.com/hualapai-ranch.htm Espero que lo paséis genial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *