Los increíbles poderes del musgo

Llevamos semanas viendo al musgo cubriendo árboles, coronando muros y si el ecosistema le es favorable, envolviendo casi todo tipo de elementos. En algunas zonas sombrías y con mucha humedad, incluso nos lo podemos encontrar verde y en plena forma en los días más calurosos del verano. Pero es quizás ahora en estas fechas de festividad, cuando más nos acordamos de esta pequeña planta de poco más de dos centímetros.

Es la perfecta alfombra de verde intenso y profundo que nos fascina, sobre todo cuando hablamos de decoración.

Pero cuidado, esta planta no vascular es mucho más que un elemento bonito para la Navidad, el musgo desempeña un papel fundamental en nuestro entorno, por eso es imprescindible conservarlo en su hábitat y no recogerlo. Es una de las grandes desconocidas y en ocasiones olvidadas de nuestros bosques, pero su papel es esencial para el ecosistema donde reside.

Necesita de mucha agua para vivir, aunque en tiempo de sequía tiene una gran facilidad para recuperarse. Este hecho le hace que tenga una capacidad de absorción de agua extraordinaria que ayuda a evitar inundaciones en los cauces de los ríos. Además de que es un excelente regulador de la humedad en el entorno en el que se encuentra. Absorbe el exceso de agua en época de lluvias y libera humedad poco a poco cuando el aire está seco durante los días de calor.

Y no solo eso; en su interior viven muchísimos organismos, es un confortable hogar donde alimentarse y protegerse. Además de ser el hábitat de infinidad de animales, esta pequeña planta sin raíz crece con facilidad en cualquier superficie. Se convierte así en la capa inicial para que se pueda fijar una capa de suelo y sustrato, donde en un futuro podrán crecer nuevas plantas y crear un nuevo ecosistema.

Aquí no acaban sus virtudes. Recientemente se ha descubierto que es un de las plantas que más contaminantes absorbe. Esta extraordinaria característica le ha hecho estar de plena actualidad.

Grandes urbes como Oslo, Hong Kong, Glasgow, Bruselas y varias ciudades alemanas ya cuentan en sus calles con unos peculiares arboles de ciudad, los CityTrees. Este extraordinario árbol artificial está compuesto de mobiliario urbano y de nuestro querido musgo.

Foto: http://edition.cnn.com/style/article/citytree-urban-pollution/index.html

Son muy fáciles de instalar, ya que no tienen raíz, ni tronco y no requieren de grandes espacios. Se trata de una pared repleta de musgo. Es una invención alemana y según sus creadores tiene la capacidad de absorber la misma contaminación que 275 árboles. ¡Asombroso! Al año puede llegar a almacenar hasta 240 toneladas de CO2. Además, la estructura cuenta con sensores que controlan la calidad del agua y la temperatura-humedad ambiental.

Increíble lo que pueden llegar a hacer estos pequeños brotes verdes.  No sé vosotros, pero desde luego que para mí la visión respecto al musgo ha cambiado para siempre. Es vital que cuidemos a esta aterciopelada alfombra verdosa, ya que es una de nuestras grandes aliadas en la conservación del medioambiente. Y además es de lo más fotogénico, no me canso de fotografiarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *