El “superalimento” que nos regala el nogal

Aunque hace ya unos meses que terminó la recogida de la nuez, el otoño pasado fue buen año para el fruto del nogal y desde entonces muchos no hemos parado de comer esta delicia de fruto seco. Nuestro querido intxaurrondo lleva entre nosotros muchísimos siglos. Se cree que es oriundo de Persia y que fue introducido en Europa por los romanos.

A América la nuez llegó a través de los castellanos, ese es el motivo de que en México se la conozca como nuez de Castilla. Años después, en el siglo XIX, conquistó California, digo conquistar porque allí se adaptó muy bien. Tanto es así que hoy en día este estado de Estados Unidos es el mayor productor de nueces del mundo. Además de por su fruto, el nogal es apreciado por su buena madera. Puede llegar a alcanzar casi treinta metros y es muy resistente. De él crecen muchas ramas vigorosas que le dan una forma redondeada muy bonita.

Ahora encontramos al árbol de la nuez totalmente pelado ya que su hoja es caduca.

El nogal puede alcanzar los 30 metros de altura y su tronco puede superar los 2 metros de diámetro.

La época de recolección de este fruto seco es el otoño. Es una de los tantos avisos que nos da la naturaleza para decirnos que la temporada de frío ha llegado. Aquí os dejo el vídeo de cuando estuvimos en Urkiola recolectando nueces con Visi la guía del Parque Natural. Una de las muchas actividades que se pueden realizar allí en esta estación del año.

www.urkiola.net

El fruto del nogal siempre ha tenido buena fama para los nutricionistas y cocineros, pero en los últimos años no ha dejado de sumar virtudes que la convierten en lo que algunos expertos denominan “superalimento”. Y no me extraña, cada vez que se estudia este fruto seco se le añade un beneficio más.

Tomar un puñado de nueces al día es prácticamente sinónimo de salud. Estos frutos secos contienen un montón de antioxidantes, más que muchas frutas y verduras. Y están repletos de fibra, minerales, calcio, magnesio y ácido alfa-linolieco (el equivalente vegetal al omega-3). Este último componente los hace ideales para luchar contra el insomnio, el estrés y la ansiedad. Son unos buenos aliados para nuestro cerebro.

 

Una de las propiedades de la nuez que seguro a muchos interesará y más ahora tras las fiestas navideñas, es que ayuda a bajar el colesterol “malo”. Esto se debe a su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados.

Si lo que te falta es energía a mediodía y no tienes tiempo para parar, unas cuantas nueces te saciarán y te llenarán de energía. De hecho, el fruto del nogal retrasa la aparición del cansancio. Además, ayuda a enfrentarse a las situaciones de estrés.

El tentempié ideal para los paseos.

Uno de los últimos beneficios estudiados nos dice que también ayuda a aumentar la fertilidad masculina. El fruto del nogal ¡no deja de sorprendernos! Además de ser bueno para el corazón y ayudar a controlar la diabetes. Y no os dejéis engañar por su alto contenido calórico. Sí, contiene grasas, pero solo de las saludables. Es preferible tomar unas cuantas nueces al día y saciarse que comer cualquier otra cosa. Además así te aseguras de complementar las necesidades diarias de un montón de vitaminas y minerales.

Vitaminas y minerales por 100 gramos.

Así que no se vosotros, pero yo desde hace un tiempo añado unas pocas nueces a las ensaladas.

Ensalada de uvas, nueces y miel.

Otra manera de comer nueces a montón es con uno de nuestros postres navideños más tradicionales, la “intxaursalsa”, que como su nombre indica, se trata de “crema de nueces”. Por un litro de leche, lleva alrededor de 200 gramos de nuez, junto a canela y azúcar. Me encanta, en mi casa aún se ha mantenido la tradición de elaborarla. Está buenísima, aunque tengo que confesaros que no siempre es fácil llegar a tomar más de cinco cucharadas después de las comilonas, es muy consistente y quizás las Navidades no sea hoy día la mejor época para tomarlo. Aunque lo mismo le sucede al turrón y por eso no dejamos de comprarlo.

¿Y vosotros que más beneficios conocéis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *