El Ajedrez de la Filosofía, por Francisco J. Fernández

FILOSOFIA

Hace unos meses cayó en mis manos un curioso trabajo publicado por un antiguo colega de Doctorado de la Facultad de Donosti, Francisco J. Fernández, cuyo título El Ajedrez de la Filosofía, captó de inmediato mi atención, al punto de aplazar mis por entonces obligadas lecturas profesionales sobre mitología comparada para entregarme a su disfrute, dado que en mi también coinciden estas dos bellas disciplinas que requieren zambullirse en las profundidades del pensamiento.

He tardado en editar esta reseña, dado que, el volumen, no cumple los requisitos que yo mismo me he impuesto para esta sección, cuales eran creía yo, la de dar a conocer obras adecuadas para la divulgación del ajedrez aficionado medio, para el monitor o el docente, pero en un sentido amplio, si que encajaba en la perspectiva de TX, a saber, la de publicitar todo eso que tiene que ver con nuestro juego y que por distintos motivos no haya tenido suficiente eco, si quiera, entre las secciones ajedrecísticas habituales.

El autor es filósofo y ajedrecista; su obra entonces presenta un alto perfil de conocimiento expositivo desplegado tanto en una como en otra materia lo que obliga al lector a enfrentarse al texto sin perder de vista nunca sus dos orillas, si no desea ahogarse en el pozo de sabiduría que encierra su meditada reflexión nacida, como no podía ser de otra manera, de la experiencia personal y subjetiva.

Para cuantos no prestan atención al orden de las palabras, el título del volumen puede llevar a confusión, pues como bien advierte el propio autor en su introducción, la obra no trata de la Filosofía del ajedrez – objeto de otra sesuda introspección – sino como reza explícitamente, del Ajedrez de la Filosofía; es decir, de cómo los filósofos, y la Filosofía han trabado contacto con el juego. Ya sólo por esto, conviene entonces advertir que la obra es muy recomendable a filósofos ajedrecistas e incluso para ajedrecistas filósofos y cuantos deseen incorporar a su biblioteca personal un ejemplar único en su especie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *