Tila y Adrenalina

partida

No hay partida que resista el frio análisis del ordenador. Por eso, desde TX animamos a visionar el juego por el placer que su instante proporciona como si se estuviera celebrando el encuentro delante de nuestras narices y es así que, de cuando en cuando, en su reproducción sintamos la viveza que el ajedrez precisa para cautivar al espíritu, siendo entonces, que estamos en disposición de otorgar el Galardón de “Partida del siglo XXI” a una pieza como la presente, sin entrar en contradicción, pasados unos meses, cuando acontezca otra maravilla del genio humano sobre el tablero, pues que sea una o varias las denominadas “Partidas del siglo” es lo de menos, pues nadie se rasga las vestiduras por la presencia de varios Premios Nobel en literatura y acaso sea con esta intención que otorgamos la expresión a una partida que a todas luces es bella.
Con todo, he preferido bautizar este encuentro con el epígrafe “Tila y Adrenalina” por cuanto esta joya ajedrecística combina como pocas, la fuerza del sacrificio con jugadas tranquilas que rentabilizan las anteriores con una maestría y sencillez que con solo mostrarlas en el tablero se aprende la sutileza de su Arte.
La partida es un ejemplo de cómo se debe jugar para no dejar escapar al rey rival cuando hemos logrado introducirle en una red de mate, porque hacer sacrificios brillantes todos los sabemos hacer, pero que brillen después ya es más difícil.

Wei Yi – Lázaro Bruzón, 2015

1. e4 c5 2. Cf3 e6 3. Cc3 a6 4. Ae2 Cc6 5. d4 cd4 6. Cd4 Dc7 7. O-O Cf6 8. Ae3 Ae7 9. f4 d6 10. Rh1 O-O 11. De1 Cd4 12. Ad4 b5 13. Dg3 Ab7 14. a3 Tad8 15. Tae1 Td7 16. Ad3 Dd8 17. Dh3 g6 18. f5 e5 19. Ae3 Te8 20. fg6 hg6 21. Cd5 Cd5 Las blancas tienen todo dispuesto para lanzarse al ataque, mientras las negras están hechas un ovillo en el centro. La jugada blanca parece normal y parece normal tomar…

22. Tf7 Rf7 Pero las blancas, tenían preparada una secuencia que en adelante combinará sacrificios y jugadas tranquilas de las que todos hemos de aprender a no dejar escapar al rey cuando este está en la red de mate.

23. Dh7+ Re6 24. ed5+ Rd5 25. Ae4 Re4 Este sacrificio era necesario para evitar que el rey se escabullera por c6.

26. Df7 Af6 Tras los sacrificios, aparece esta jugada tranquila que tiene por objeto cerrar la red de mate y que el rey no se escurra entre los agujeros.

27. Ad2 Rd4 28. Ae3 Re4 29. Db3 Rf5 De nuevo otra jugada tranquila que amenaza mate en una.

30. Tf1 Rg4 31. Dd3 Ag2 Otra jugada tranquila. Bueno…tranquila para las blancas, se entiende.

32. Rg2 Da8 33. Rg1 Ag5 34. De2 Rh4 35. Af2 Rh3 36. Ae1 Y tras una partida de infarto, las blancas ganan con su última jugada tranquila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *