Del término “India” en Aperturas de Ajedrez

Extracto de mi obra “La Lógica de las Aperturas contada a los Principiantes”.

El modo ortodoxo de movilizar las piezas en ajedrez hasta bien entrado el siglo XVIII consistía en hacerlo por el centro como sucede en la Apertura de Alfil, la Italiana, la Philidor… Cuando surgieron las ideas de fianchetar el alfil por las esquinas con jugadas tan extrañas para la época como g3, g6,b3 o b6, eso les pareció poco civilizado a los ajedrecistas tradicionales y lo denominaron indio.

Todos sabemos que Colón quería llegar a las Indias por Occidente. Entre medias se tropezó con América, a cuyos habitantes se les consideró indios. Por ese motivo hay Indios de la India e Indios de América. Sobre estos últimos los europeos proyectaron la idea de salvajes que aún equivocada, ha sobrevivido hasta nuestros días en varios dichos como en “¡No hagas el Indio!” como también ha quedado en el inconsciente colectivo lo de “Sale el Sol”. Pues bien, es a esta acepción de salvaje a la que alude el término “Indio” cuando se le dice a una Apertura como el Ataque Indio de Rey o a la Defensa India de Dama. También se le aplica a salidas abruptas del alfil como por ejemplo en la Nimzoindia o en la Bogoindia.

Nunca veremos llamar “India” a ninguna línea de juego donde el alfil salga por e2,d6,o c4 y sus correspondientes del bando negro. La India antigua, seguramente recibiría su nombre de modo retroactivo por su parecido planteamiento con la India de Rey sin fianchetar el alfil, acaso por el brusco cambio de damas que pudiera soportar.

Un Hipopótamo sobre el tablero

HIPOPÓTAMO

Se denomina “Defensa Hipopótamo” al conjunto de sistemas de defensa irregulares que avanzan tres o cuatro peones hasta la tercera fila sin desarrollar ninguna de sus piezas menores más allá de la misma en la fase inicial de la partida. Así, el nombre viene por la apariencia apacible y entrañable del hipopótamo sumergido en las aguas del rio como lo están las negras en su posición. (La propia palabra Hipopótamo colabora en la impresión de su inocencia como explico en mi Diccionario de Bellas Palabras DBP en la entrada “Hipopótamo” que podeis hallar pinchando en mi Inutil Manual).
El esquema básico suele presentar un doble fiancheto por donde asoman los alfiles y doble avance de peón central por donde respiran los caballos quedando la estructura de peones como sigue: a7,b6,c7d6,e6,f7g6,h7.
Más que una Defensa, Hipopótamo es un sistema por cuanto permite el movimiento mecánico de varios movimientos de Apertura al no acontecer en la fase inicial posibilidad crítica de cambio de peón o de pieza, salvo contadas ocasiones. Sea entonces que se puede plantear el esquema tanto con blancas como con negras, lo cual supone un gran ahorrro de energía a la hora de ensanchar el repertorio de juego.

Este modo de jugar entre lo infantil y principiante, estuvo y está lo suficientemente desprestigiado como para que sea efectivo dada la rareza de su empleo y lo poco o nada que se tiene en cuanta su preparación ahora que todo el mundo quiere jugar las Aperturas de los Campeones del Mundo pero con la potencia de juego de un lego.

Por todo lo dicho, puede ser una buena opción de juego alternativo del que no se debe abusar para sorprender a los rivales en la preparación, si bien sólo recomendable para jugadores que les guste el contrajuego.

Su efectividad fue demostrada nada menos que por Spassky en su duelo por el Campeonato del Mundo con Petrosian obteniendo tablas en dos de sus enfrentamientos.

Petrosian-Spassky, Campeonato del mundo de 1966 (partida 12)
1.Cf3 g6 2.c4 Ag7 3.d4 d6 4.Cc3 Cd7 5.e4 e6 6.Ae2 b6 7.O-O Ab7 8.Ae3 Ce7 9.Dc2 h6 10.Tad1 O-O 11.d5 e5 12.Dc1 Rh7 13.g3 f5 14.exf5 Cxf5 15.Ad3 Ac8 16.Rg2 Cf6 17.Ce4 Ch5 18.Ad2 Ad7 19.Rh1 Ce7 20.Ch4 Ah3 21.Tg1 Ad7 22.Ae3 De8 23.Tde1 Df7 24.Dc2 Rh8 25.Cd2 Cf5 26.Cxf5 gxf5 27.g4 e4 28.gxh5 f4 29.Txg7 Dxg7 30.Tg1 De5 31.Cf3 exd3 32.Cxe5 dxc2 33.Ad4 dxe5 34.Axe5+ Rh7 35.Tg7+ Rh8 36.Tg6+ Rh7 37.Tg7+ Rh8 38.Tg6+ Rh7 39.Tg7+ ½–½.
Petrosian-Spassky, Campeonato del mundo de 1966 (partida 16)
1.d4 g6 2.e4 Ag7 3.Cf3 d6 4.Ae2 e6 5.c3 Cd7 6.O-O Ce7 7.Cbd2 b6 8.a4 a6 9.Te1 Ab7 10.Ad3 O-O 11.Cc4 De8 12.Ad2 f6 13.De2 Rh8 14.Rh1 Df7 15.Cg1 e5 16.dxe5 fxe5 17.f3 Cc5 18.Ce3 De8 19.Ac2 a5 20.Ch3 Ac8 21.Cf2 Ae6 22.Dd1 Df7 23.Ta3 Ad7 24.Cd3 Cxd3 25.Axd3 Ah6 26.Ac4 Dg7 27.Te2 Cg8 28.Axg8 Txg8 29.Cd5 Axd2 30.Txd2 Ae6 31.b4 Df7 32.De2 Ta7 33.Ta1 Tf8 34.b5 Taa8 35.De3 Tab8 36.Tf1 Dg7 37.Dd3 Tf7 38.Rg1 Tbf8 39.Ce3 g5 40.Tdf2 h5 41.c4 Dg6 42.Cd5 Tg8 43.De3 Rh7 44.Dd2 Tgg7 45.De3 Rg8 46.Td2 Rh7 47.Tdf2 Tf8 48.Dd2 Tgf7 49.De3 ½–½.

A vueltas con la Simetría

Ya hemos comentado en alguna ocasión aquí mismo en TX la riqueza de juego que entraña conocer los secretos de la simetría tanto para ampliar el repertorio de Apertura como en el estudio de Finales, por no abundar en la espectacularidad de ciertas partidas como la de Capablanca o las del Barón de Munchhausen igualmente reproducidas en este blog.
Hoy retomo el asunto a propósito de una curiosa partida en la que ambos contendientes libraron una batalla de espejos.
Para ponerles en antecedentes, debo adelantar que uno de los rivales era alumno mio y en cumplimiento de mis enseñanzas aplicó un sistema simétrico contra la Apertura Inglesa, enseñanza que paso a exponerles a grandes rasgos:
Como quiera que la Apertura Inglesa no sea de las más empleadas y que en verdad no merezca la pena dedicarle demasiado esfuerzo a su estudio, una receta que bien podría ser enmarcada en el repertorio del Roncón del vago, consiste en plantear la línea simétrica poniendo atención en los siguientes puntos:
1º La simetría con negras es peligrosa por cuanto las blancas al llevar la iniciativa pueden iniciar una secuencia forzada que acabe en ganancia o incluso mate.
2º No conviene entonces abusar de la simetría. Cuanto más avanza la partida, más peligrosa se torna la posición.
3º Aunque la estrategia esté tomada de plantear una simetría, su ejecuación no puede hacerse nunca de modo mecánico; es decir, sin pensar.
4º La secuencia simétrica debe poner mucho cuidado cuando:
a) El rival pueda efectuar un jaque en su siguiente movimiento que rompa la secuencia simétrica.
b) Cuando la jugada del rival plantea la posibilidad de un cambio o captura.
c) Y ciertamente, cuando el rival haga una jugada mala o que no sea de nuestro agrado.
Pues bien, esta estratagema, ya ha sido empleada con éxito en varias ocasiones. Pero hace unos dias, el interfecto, tuvo que lidiar con otro pillo que se sabía el asunto y el inicio de partida fue como sigue…
1 c4 c5; 2 Cf3 Cf6; 3 Cc3 Cc6; Aquí el jugador de blancas debió pensar que no le apetecía nada pensar por los dos y jugó
4 a3 Ante esta juagada, el alumno atendiendo al punto c) prefirió continuar con 4…e5, para tomar la iniciativa en el centro. ¡Muy bien! Pero la respuesta del blanco, inmediata y sin pensar fue…
5 e4 Mi alumno, acostumbrado a ser él quien chupa rueda del adversario y a dejarse llevar por el aforismo de Unamuno ¡Que inevnten ellos! Se vio de pronto con que quien debía tirar del carro de la partida era su persona. De este modo, no apeteciéndole en absoluto llevar la iniciativa, la anteriormente despreciable a3 ahora se antojaba una excelente opción para devolver la responsabilidad del juego al rival. Y así las negras jugaron 5…a6.
El jugador de blancas, en su pillería, entendió perfectamente que su adversario había cogido la indirecta y antes de volver a las andadas, jugó algo decente para despistar y probar suerte más adelante.
6 d3 d6 El negro, aliviado, movió al toque ufano de su maniobra anterior y creyendo que la partida discurriría por el cauce habitual de un rival jugando contra si mismo…Pero, las blancas no estaban por la labor…
7 h3 ¡Otra vez! Otra vez a tener que pensar…Esa jugada no gustaba nada a mi alumno y prefirió desarrollar pieza 7…Ae7
8 Ae2 Este movimiento realizado sin tiempo para apuntarlo puso sobre aviso de nuevo al negro quien tras muchas dudas optó por devolver la iniciativa a las blancas con la misma jugada que un tiempo atrás había rechazado, a saber 8…h6.
La partida pronto se complicaría al plantear el primer jugador un cambio de peones en el flanco de dama y la comicidad de la situación desapareció.
¿Cuál es la moraleja de esta entrada si es que hay alguna?
El planteamiento simétrico ayuda a salir del paso en la Inglesa para lograr una partida igualada tras la apertura. Pero si transitando por la simetría te dan la posibilidad de llevar la iniciativa o jugar mejor que el oponente, declinar esa posibilidad denota no entender bien qué significa jugar con negras, pues si bien es cierto que con negras aspiramos a igualar, no lo es menos que también a quedarnos mejor si la circunstancia lo permite, e incluso ir a ganar.

Clasificación de las Aperturas

Extracto de mi obra “La lógica de las Aperturas contada a los principiantes”.

Los libros de Ajedrez han convenido en dividir las Aperturas en abiertas, cerradas, semiabiertas y en algunos casos también semicerradas, en función de si en rasgos generales las posiciones resultantes las dos piezas menores cuales son alfiles y caballos tengan mayor o menor protagonismo que a su vez estará en función de otros factores como la condición de haber un centro estático o dinámico, posibilidades de ruptura, apertura de líneas, número de columnas abiertas o semiabiertas, etc.

De modo muy básico podría decirse que las Aperturas Abiertas son todas aquellas que empiezan con 1)e4-e5; las Cerradas con 1)d4-d5; Semiabiertas las que ante 1)e4; contestan cualquier otra cosa que no sea 1)…-e5; y las Semicerradas, aunque este concepto no está muy extendido, las que contestarían cualquier cosa a 1)d4; menos d5 que generalmente caen bajo la denominación de “Indias”. Evidentemente, el esquema deja fuera a infinidad de estrategias; Y como quiera que las mismas no se dejen englobar fácilmente en un tipo de juego u otro, hubo autores que añadieron a la lógica posicional con la que se trataba de clasificar a las aperturas, el concepto espacial como es el de Aperturas de flanco para aludir a inicios como la Inglesa, Reti, Bird, Holandesa…Lo suyo hubiera sido integrar a estas aperturas en los cuatro estadios anteriores, esfuerzo que hacen algunos autores, pero esto otro es mucho más cómodo. Claro que echamos en falta entonces la denominación de Aperturas Centrales…Con todo, la mezcolanza de clave posicional con espacial no resultaba satisfactoria para integrar todas las aperturas posibles. Así que, ni cortos ni perezosos, los expertos en la materia crearon un cajón de sastre llamado Aperturas Irregulares, que sólo atendía a la frecuencia con que apareciese una determinada Apertura y no tanto al modo en como resolvía el inicio de partida al margen de las reglas generales; el problema de esto es que Aperturas consagradas por la tradición dentro de los capítulos anteriores como la Alekhine, frecuentes y regulares, lo que se dice regulares, pues a lo mejor sí, pero en otro sentido muy distinto.

Desde Aristóteles, quien descubriera las claves para una buena clasificación de la diversidad en parámetros generales, toda ciencia que se precie ha buscado la suya, sea la botánica, sea la química; En Ajedrez, todavía andamos en ello, acaso porque nuestro saber trascienda al de la ciencia y sea un juego que responde al capricho racional del azar y le convenga ora esto ora lo otro…porque puestos a clasificar en un juego, mejor sería hacerlo en función de si conducen a un juego divertido o aburrido, peligroso o tranquilo, pillo o serio, etc. Claro que con ello introduciríamos demasiada subjetividad y lo que a uno le parece juego triste y somnoliento del Colle a otro le puede parecer ¡el no va más! Yo reconozco que llevo años dividiendo el mundo de las Aperturas de este modo y de muchos otros como Aperturas para niños y principiantes, Aperturas cómicas, Aperturas pillas y un sin fin de etiquetas que seguramente ustedes no volverán a ver escritas nunca más referidas al conocimiento en cuestión. Pero tratándose de un juego ¿No es más lógico hacerlo así que matricularlas como si de farmacología se tratara como se hace en el Código ECO de la Enciclopedia muy útil para buscar en ella o el más aséptico todavía del alfanumérico con el que computarle a un ordenador los datos?

Como se observa, la clasificación no es del todo objetiva. Responde siempre a una finalidad añadida a la de ordenar el conocimiento disperso y plural. La cuestión es, qué clasificación es más apropiada para quien se inicia en las Aperturas. Yo sinceramente creo que la clasificación más idónea para el principiante es aquella que informa de antemano sobre las cualidades generales del juego que comporta emplear dicha Apertura y de su necesidad de estudio. Así dividiría las Aperturas en:

-Raras y comunes: Las primeras sirven para sorprender y sólo merecen atención de estudio para emplearlas tú o cuando a ciencia cierta sabes que el rival la juega. Con una tarde suele bastar para practicarlas con solvencia, por ejemplo, la Sokolsky. Por el contrario las comunes dada su recurrencia conviene profundizar en su estudio e ir introduciendo mejoras según vayamos jugándola. Suelen requerir mucho estudio progresivo y jamás terminas de conocerlas del todo como la Siciliana.

-Complicadas y sencillas: Las aperturas pueden necesitar de profundos conocimientos como saber jugar contra el Peón Dama Aislado, el tratamiento de las casillas débiles, el Ataque de minorías, en cuyo caso hablaríamos de Aperturas complicadas como puede ser la Svesnikov en la Siciliana que abre de modo lateral, se queda con un peón retrasado, suele dejar mucho rato el Rey en el centro y cuando se enroca lo hace en un enroque que da miedo, etc, o puede tratarse de un esquema de desarrollo clásico, con dos ideas de ataque y cuyo juego se fundamente más en los temas tácticos de mate y ganancia de material que en los estratégicos antes apuntados, en cuyo caso, estaríamos ante una Apertura sencilla en su comprensión, aunque no por ello fácil de jugar sin errores tácticos como es la Italiana.

-Largas y cortas: Hay Aperturas con muchas Variantes, contravariantes, subvariantes, que para colmo pueden entremezclarse haciendo de su estudio teórico una tarea titánica como sucede en la española o en el Gambito dama. Son Aperturas con abundante Teoría que uno nunca acaba de conocer bien; Y aunque nunca llegaremos a conocer del todo bien ninguna apertura, es innegable que hay esquemas de juego menos exigentes en su contenido como por ejemplo el Gambito From, o el Evans que requieren menos tiempo para memorizar sus líneas principales y sobre todo comprenderlos.

-Aburridas y divertidas: En honor a la verdad, debo decir que aunque en mi es habitual declarar a una Apertura como “triste y somnolienta” cuando es demasiado predecible teóricamente hasta el movimiento 20 como la Ortodoxa, por no haber una captura ni de un peón hasta el 15 como en un Muro de Piedra de la Holandesa, o por el contrario por ser muy simplificadora como en las Variantes del Cambio, que al final sólo demuestra un particular modo de entender el ajedrez, lo cierto es que cuando se juegan con conocimiento de causa no hay Apertura aburrida. Con todo, creo que los Gambitos, contragambitos, los Ataques y las aperturas de Rey son más divertidas que los sistemas Colle, Londres, o las Aperturas de Dama.

Creo que con lo apuntado puede valer de momento para hacernos una idea aproximada del mensaje que deseo transmitir. Porque decirle a un joven que tal Apertura es Abierta o tal Cerrada, en poco o nada le ayuda a saber de la lógica que implica su juego, salvo tres ideas enlatadas que repiten como loritos – en las Abiertas juegan más los Alfiles que los caballos, en las cerradas los caballos más que los alfiles y en las semi un caballo valdrá más que un alfil mientras un alfil valdrá más que un caballo si se ponen de acuerdo… – que mejor sería no supiera por conduce al error antes que al acierto de cada posición. En cambio, qué diferencia de decirle, esta defensa Siciliana es larga, complicada, muy común, aunque divertida sobre todo la Najdorf. Porque con dicha información, el pupilo sabrá que si la desea jugar con garantías deberá estudiar mucho, que le entrarán en teoría hasta la 14 como mínimo, que pese a ello ni él ni los rivales se la sabrán del todo bien, lo que puede originar chances en el transcurso del juego sin dar cabida al tedio o la rutina.

En la “Lógica de las Aperturas contada a los principiantes” el lector raramente encontrará que he aludido a una Apertura bajo los parámetros habituales de Abierta o cerrada. Pero tampoco me he atrevido a pronunciarme con la laxitud que lo hago en el club ante los colegas o en el aula ante los alumnos, más que nada, porque con este comentario ya me doy por satisfecho y no deseo herir susceptibilidades con mi subjetividad.

Gambito Halloween

¡Susto! o ¡Trato!
¡Susto! o ¡Trato!

Y al hilo de las dos últimas entradas dedicadas a la estrategia del gambito y al Gobierno del centro con peones, aprovechamos la ocasión de presentar una de mis recetas preferidas para quienes deseen jugar divertido y sobre todo, sin miedo: el Gambito halloween.
El Gambito Halloween alude a una variante poco trabajada de la Apertura de los Cuatro Caballos, a saber:
1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Cc3 Cf6 4. Cxe5
Este sacrificio pocas veces ha sido mencionado por los estudios de aperturas; de hecho, todavía hoy, parece ninguneado por los tratados. El primero en dignarse a mencionarlo fue Oskar Cordel en su libro Guía de la Teoría de Aperturas en fecha tan tardía como 1888 con el nombre Gambito Müller und Schulze. Por si esto fuera poco, el Campeón del Mundo Euwe quien tuvo en su mano sacarlo del ostracismo del repertorio, lo consideró ventajoso para las negras.

Pero como ni los lectores ni el autor de TX somos Campeones del Mundo, lo juzgamos muy digno de ser jugado por los siguientes motivos:

1º Acontece en una Apertura muy común.
2º Es nuestra opción jugarlo o no jugarlo.
3º No es muy usual.
4º Cuando una línea de apertura es complicada, suele serlo más para quien la juega sin elegirla y debe encontrar las buenas sobre el tablero.

En consecuencia, dentro del Planteamiento del Juego Pillo, TX considera muy aceptable integrar en el repertorio propio el estudio de su desarrollo aunque las valoraciones finales arrojen como resultado un juego favorable para el rival, que sólo por recordarlo, tampoco es campeón del Mundo. ¡Eso sí! TX no se hace responsable de las posibles derrotas que acontezcan a quienes sin la debida preparación se atrevan a jugarlo.

Así, una vez efectuado el sacrificio 4Cxe5, otra gran ventaja de la posición es lo forzado que va todo. Por ejemplo:

Si las negras desean conservar a ultranza la pieza sólo cuentan con dos alternativas, cuáles son, llevar el caballo a g6 o a c6. Vemos lo que acontece:
Llevando el Caballo a g6

1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Cc3 Cf6 4. Cxe5 Cxe5 5. d4 Cg6 6. e5 Cg8 7. Ac4 d5 8. Axd5 c6

Vemos ahora cuando el Caballo vueleve a c6
1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Cc3 Cf6 4. Cxe5 Cxe5 5. d4 Cc6 6. d5 Cb8 7. e5 Cg8 Es la jugada septima y las negras tienen sus piezas en la posición inicial.
8. d6 c6 9. Ac4 f6 10. Dh5+ g6 11. exf6 Dxf6 12. De2+ Rd8 13. Ce4 1-0
Como se puede observar, el juego blanco bien preparado puede dejar noqueado psicológicamente al bando negro.
Pero las negras pueden jugar de un modo más prudente devolviendo material a cambio de llegar a posiciones menos comprometidas, como en la siguiente partida:
Sigfusson, S. – Schubert, HJ.
Reykjavik,2002.03.07

1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Cc3 Cf6 4. Cxe5 Cxe5 5. d4 Cg6 6. e5 Ab4 7. exf6 Dxf6 8. Ae3 d5 9. Dd3 c6 10. O-O-O O-O 11. Rb1 Ag4 12. f3 Af5 13. Dd2 Tfe8 14. Ag5 Dd6 15. g4 Ad7 16. h4 Axc3 17. Dxc3 a5 18. h5 Cf8 19. h6 Ce6 20. Ae3 g5 21. Dd2 f6 22. Ad3 Te7 23. Af5 Cf8 24. f4 Tae8 25. Th3 Axf5 26. gxf5 Dd7 27. fxg5 Dxf5 28. Tg3 Rh8 29. gxf6 Dxf6 30. Ag5 Dd6 31. Dg2 1-0