La Importancia de la Séptima fila

images
En el proceso de aprendizaje de la Torre, tras la instrucción de su movimiento durante la iniciación, pasamos a descubrir que su lugar apropiado en el Medio Juego es el dominio de las columnas así como la técnica de “Doblar Torres”, tras lo cual, es hora de progresar un poco más en la etapa avanzada y ponerse al tanto de la importancia que tiene instalar una torre en la séptima fila cuya presencia actua cual guillotina para el rival. Un buen ejemplo de la ventaja que otorga situar una torre en séptima nos la brinda la siguiente partida, fijando la atención, primero, en la evolución de las torres para controlar la columna “c” y después en cómo trabaja la torre infiltrada en territorio enemigo.

Gelfand – Anand, Moscú 2012
1. d4 d5 2. c4 c6 3. Cc3 Cf6 4. e3 e6 5. Cf3 a6 6. c5 Cbd7 7. Dc2 b6 8. cb6 Cb6 9. Ad2 c5 10. Tc1 cd4 La columna “c” está abierta de par en par. Su control es importante por cuanto la artillería pesada, entiendase Torres, pueden penetrar verticalmente en campo enemigo.

11. ed4 Ad6 Las blancas desean entrar en c7 motivo este que las negras dificultan con el movimiento de su alfil.

12. Ag5 O-O 13. Ad3 h6 14. Ah4 Ab7 15. O-O Db8 El desplazamiento de la dama negra obedece a la necesidad de llevar la torre del flenaco de rey al teatro de operaciones donde las columnas b y c son las que revisten importancia.

16. Ag3 Tc8 Cambiar un alfil por un caballo es cosa muy seria y más cuando ello supone la apertura de columnas para que el rival ataque tu enroque por el Cañón del Colorado.

17. De2 Ag3 La Dama se retira de los rayos X de la Tc8 mientras las negras que tienen su Dama atada a la defensa de un alfil se liberan de dicha tarea mediante su cambio. Pero con ello, ya no disponen de una pieza capaz de defender la entrada en c7 que es de lo que va todo el asunto desde hace un buen rato.

18. hg3 Dd6 19. Tc2 Cbd7 20. Tfc1 Tab8 Las blancas han doblado sus torres en la columna abierta, medida necesaria cuando el oponente presenta batalla por su control.

21. Ca4 Ce4 Las blancas abren la compuerta que le da control sobre la columna “c” al tiempo que defiende el punto b2 atacado con rayos X por Tb8. Las negras entre tanto instalan un caballo en medio del tablero. Esta contrapartida acrecienta la importancia del control de la columna y de la entrada en séptima.

22. Tc8 Ac8 23. Dc2 g5 24. Dc7 Dc7 25. Tc7 f6 Mientras las blancas han logrado su objetivo, las negras parecen colaborar al adelantar peligrosamente sus peones del enroque lo que supondrá dejar al rey con el paso cortado y la pérdida de la partida.

26. Ae4 de4 27. Cd2 f5 28. Cc4 Cf6 29. Cc5 Cd5 La presencia de la torre blanca en c7, no sólo corta el paso al rey rival que también ayuda a la evolución por la misma columna de las piezas menores.

30. Ta7 Cb4 31. Ce5 Cc2 32. Cc6 Tb2 Las negras también han llegado a sentarse en la séptima fila, pero la película está terminando…

33. Tc7 Tb1+ 34. Rh2 e3 35. Tc8+ Rh7 36. Tc7+ Rh8 37. Ce5 e2 38. Ce6 Da igual lo que hagan las negras, la partida está perdida irremediablemente por Cg6+

¿Por qué decimos Fiancheto?

FIANCHET

En italiano se dice “Fianco” a lo que en castellano decimos “Flanco” de modo que un “Fianchetto” pronunciado en italiano (Fianqueto) no es más que “Un flanco pequeño”, porque, comparada la estructura de los peones de un g3 o un b6 con la de tener los peones situados en e4 y f4 o d5 y c5, pues ciertamente parecían flancos más pequeños en cuanto al control de los mismos.

Posteriormente, desarrollar los alfiles para situarlos en las diagonales precisamente por donde quedaba el hueco del Fianchetto, pasó a identificarse como “Fianchetar el alfil” estrategia empleada en Aperturas y Defensas denominadas “Indias” aspecto este que responde a otros motivos y del que nos ocuparemos en otra entrada específica.

Extractado de mi obra “La Lógica de las Aperturas contada a los Principiantes”.

Ataque al Enroque: El Dardo

DARDO
Los trucos tácticos suelen estar bautizados con nombres que ayudan a retener la información conceptual de su enjundia, tales como Doblete, Enfilada, Clavada, Descubierta, Rayos X, Desviación, Atracción…pero por alguna extraña razón, los distintos modos de atacar el Enroque, salvo contadas excepciones, verbigracia, el “Presente Griego” o “El Trenecito”, han sido condenados a vivir en el difuso limbo inefable de las combinaciones cuando sus esquemas y patrones se repiten lo suficiente como para ser mencionados con un determinado concepto. A esta tarea le he dedicado esfuerzos los últimos 30 años de mi docencia y en mi obra El enroque ¡Uy! ¡Qué miedo! hablo entre otras estratagemas de ataque, de El Dardo.
Cuando el rival levanta su peón h6, sea para evitar el salto de un Caballo a g5 o la molesta clavada de un alfil en el mismo escaque, sea para expulsar una pieza, ese peón lateral se convierte en un objetivo de ataque de primer orden, siendo una de las técnicas más habituales, aprovechar la presencia del propio alfil de dama que desde un inicio ataca dicha casilla para situarlo delante de la dama y sacrificarlo contra dicho peón h6. La pieza sacrificada por dos peones del enroque suele estar compensada, si no con fuerte ataque, si almenos con el susto que se pega el oponente, lo cual en ocasiones también ayuda a la victoria.
A continuación veremos una buena muestra de cómo funciona El Dardo.

Naiditsch, A. – Kramnik, V. 2009
1. e4 e5 2. Cf3 Cf6 3. Ce5 d6 4. Cf3 Ce4 5. d4 d5 6. Ad3 Ad6 7. O-O O-O La defensa Petrov debe jugarse con mucho cuidado, pero a cambio del riesgo que se corre por exceso de simetría ofrece igualar con sencillez en la Apertura, que no es poco con negras.

8. c4 c6 El Ce4 centralizado es demasiado fuerte como para que además esté cómodo. Las blancas buscan precisamente erosionar su apoyo de d5.

9. Te1 Af5 10. c5 Ac7 La jugada c5, es cuando menos dudosa porque deja al blanco sin iniciativa y con un d4 que va a sufrir lo suyo.

11. Cc3 Cd7 Las leyes de la táctica nos dicen que auí las blancas ganan un peón en los cambios sobre e4, pero es obligación nuestra ver de qué manera, el desarrollo de Cd7 defiende sorpresivamente la situación.

12. Dc2 Te8 13. Ae3 h6 14. b4 Cdf6 15. h3 Dd7 Aquí tenemos el avance del peón latearl del enroque, el más debil que hay poniéndose a tiro del alfil que está en e6, situación que las negras aprovechan para montar el Dardo con su Dd7. Öbservese este esquema porque es muy habitual Dd7+Ae6 o Dd2+Ae3.

16. Ce2 Ah3 Sacrificio temático.

17. Ce5 Ae5 Las blancas buscan taponar una de la vias de entrada a su enroque, pero hay mas fugas que manos para cubrir los huecos. Las negras cambian su alfil por el Ce5 porque la función del Ac7 era atacar h2, como quiera que el Ce5 además de estar centralizado imposibilitaba dicho ataque, lo mejor es cambiarlo.

18. de5 Te5 Ninguna pieza negra desea perderse el baile.

19. f3 Tae8 La jugada f3 introduce el tema de dos piezas atacadas…Dado que el negro tiene dos piezas atacadas, deja que sea el blanco quien elija cuál de las dos prefiere engullir y aprovecha su tiempo para sumar fuerzas en la columna.

20. Af4 Th5 Las blancas imitan a las negras en eso de dar a elegir: como las negras tienen dos piezas atacadas que sean ellas las que decidan cual salvan. Pero las condiciones del ofrecimiento son muy distintas.

21. fe4 de4 22. Ac4 Ag2 El Dardo causa estragos en los enroques porque dejan sin peones escudos al rey rival expuesto a la entrada en tromba de la dama.

23. Cg3 Af3 Si el rey hubiera capturado en g2 no le hacía falta saber contar hasta cuatro.

24. Db3 Th4 25. Ad6 Dh3 Aquí etenmos la entrada de papa noel por la chimenea.

26. Af7 Rh7 27. Db2 Cg4 Y tras el pataleo del rival la llegada del Cg4 permte anunciar un mate del Pozo con centinela en h1.

Bloqueo Total

PETROSIAN
La idea de bloqueo se basa fundamentalmente en entorpecer ciertas maniobras contrarias como puede ser el avance de un peón que busca una ruptura mediante la colocación de una pieza en la casilla a la que pretendia ir, o sencillamente, eludir un cambio de peón para así cerrar el centro o el flanco.
La partida que sigue, es jugada con blancas por Petrosian, pero no el Campeón del Mundo, acaso por ello, la partida no presenta un juego excepcional, aunque dada su singularidad, es digna de ser presentada como paradigma de bloqueo.
Siempre reitero la necesidad de evitar excesivos comentarios ajenos a la enseñanza primordial de la partida presentada. En este caso, dicho consejo se agudiza.

A.B. Petrosian – L. Hasai
1. c4 g6 2. Cc3 Ag7 3. d4 Cf6 4. e4 d6 5. f3 e5 6. d5 Ca6 7. Ae3 Ch5 8. Dd2 Dh4 9. Af2 De7 10. O-O-O O-O Nos encontramos en la clásica posición de enroques opuestos alcanzada tras jugar la variante Sämisch contra la India de Rey.

11. Ae3 f5 12. Ad3 f4 13. Af2 Af6 Las negras están jugando a contener el avance blanco en el flanco de rey con idea, de más adelante, abrir el flanco de dama.

14. Cge2 Ah4 15. Ag1 Ad7 16. Rb1 b6 17. Cc1 Cc5 Blancas y negras toman posiciones ahora en el flanco de dama.

18. Ac2 a5 19. Ac5 bc5 20. Aa4 Aa4 21. Ca4 Tfb8 Las blancas, se han desprendido de su pareja de alfiles tomando en consideración lo cerrado de la posición, pero a costa de abrir la columna b para las negras, que sin demora, se apresuran a explorar sus posibilidades…

22. Dc2 Rh8 23. Td3 Tb4 24. Ta3 De8 Ahora, son las blancas las deseosas de bloquear el juego negro en el flanco de dama. Para ello no ahorran recursos Ca4; Ta3; Dc2 con tal de evitar el avance del peón rival.

25. Cd3 g5 Las negras permiten la captura en b4 porque tras 26 CxT axC recuperan la pieza y abren la columna contra el rey blanco.

26. h3 Cf6 27. Tc1 Rg7 28. b3 Cd7 29. Dd2 Tb7 30. Cdb2 Cb6 31. Ra1 h5 32. Cd1 Ca4 33. Ta4 Tb4 34. Cc3 Dc8 35. Cb5 Ag3 36. De2 Rf6 Mientras en el flanco de dama discurre la melodía con variaciones sobre un mismo tema, el rey negro aprovecha para centralizarse ante un repentino paso al final.

37. Tb1 Re7 38. a3 Ta4 39. ba4 Rd8 40. Cc3 Tb8 41. Tb5 Tb5 42. ab5 Da8 43. Ca4 Da7 44. Ra2 Rc8 45. Db2 Db6 Y hemos aquí la jugada negra que dignifica la partida.

46. Cb6 cb6 La posición de bloqueo es tal, que las negras van a lograr tablas con dama de menos.

47. h4 gh4 48. Dd2 h3 49. gh3 h4 La entrega en h3 era necesaria para echar el cerrojo definitivo. Ahora la posición está completamente bloqueada y la dama blanca no tiene forma de entrar.

A vueltas con la Simetría

Ya hemos comentado en alguna ocasión aquí mismo en TX la riqueza de juego que entraña conocer los secretos de la simetría tanto para ampliar el repertorio de Apertura como en el estudio de Finales, por no abundar en la espectacularidad de ciertas partidas como la de Capablanca o las del Barón de Munchhausen igualmente reproducidas en este blog.
Hoy retomo el asunto a propósito de una curiosa partida en la que ambos contendientes libraron una batalla de espejos.
Para ponerles en antecedentes, debo adelantar que uno de los rivales era alumno mio y en cumplimiento de mis enseñanzas aplicó un sistema simétrico contra la Apertura Inglesa, enseñanza que paso a exponerles a grandes rasgos:
Como quiera que la Apertura Inglesa no sea de las más empleadas y que en verdad no merezca la pena dedicarle demasiado esfuerzo a su estudio, una receta que bien podría ser enmarcada en el repertorio del Roncón del vago, consiste en plantear la línea simétrica poniendo atención en los siguientes puntos:
1º La simetría con negras es peligrosa por cuanto las blancas al llevar la iniciativa pueden iniciar una secuencia forzada que acabe en ganancia o incluso mate.
2º No conviene entonces abusar de la simetría. Cuanto más avanza la partida, más peligrosa se torna la posición.
3º Aunque la estrategia esté tomada de plantear una simetría, su ejecuación no puede hacerse nunca de modo mecánico; es decir, sin pensar.
4º La secuencia simétrica debe poner mucho cuidado cuando:
a) El rival pueda efectuar un jaque en su siguiente movimiento que rompa la secuencia simétrica.
b) Cuando la jugada del rival plantea la posibilidad de un cambio o captura.
c) Y ciertamente, cuando el rival haga una jugada mala o que no sea de nuestro agrado.
Pues bien, esta estratagema, ya ha sido empleada con éxito en varias ocasiones. Pero hace unos dias, el interfecto, tuvo que lidiar con otro pillo que se sabía el asunto y el inicio de partida fue como sigue…
1 c4 c5; 2 Cf3 Cf6; 3 Cc3 Cc6; Aquí el jugador de blancas debió pensar que no le apetecía nada pensar por los dos y jugó
4 a3 Ante esta juagada, el alumno atendiendo al punto c) prefirió continuar con 4…e5, para tomar la iniciativa en el centro. ¡Muy bien! Pero la respuesta del blanco, inmediata y sin pensar fue…
5 e4 Mi alumno, acostumbrado a ser él quien chupa rueda del adversario y a dejarse llevar por el aforismo de Unamuno ¡Que inevnten ellos! Se vio de pronto con que quien debía tirar del carro de la partida era su persona. De este modo, no apeteciéndole en absoluto llevar la iniciativa, la anteriormente despreciable a3 ahora se antojaba una excelente opción para devolver la responsabilidad del juego al rival. Y así las negras jugaron 5…a6.
El jugador de blancas, en su pillería, entendió perfectamente que su adversario había cogido la indirecta y antes de volver a las andadas, jugó algo decente para despistar y probar suerte más adelante.
6 d3 d6 El negro, aliviado, movió al toque ufano de su maniobra anterior y creyendo que la partida discurriría por el cauce habitual de un rival jugando contra si mismo…Pero, las blancas no estaban por la labor…
7 h3 ¡Otra vez! Otra vez a tener que pensar…Esa jugada no gustaba nada a mi alumno y prefirió desarrollar pieza 7…Ae7
8 Ae2 Este movimiento realizado sin tiempo para apuntarlo puso sobre aviso de nuevo al negro quien tras muchas dudas optó por devolver la iniciativa a las blancas con la misma jugada que un tiempo atrás había rechazado, a saber 8…h6.
La partida pronto se complicaría al plantear el primer jugador un cambio de peones en el flanco de dama y la comicidad de la situación desapareció.
¿Cuál es la moraleja de esta entrada si es que hay alguna?
El planteamiento simétrico ayuda a salir del paso en la Inglesa para lograr una partida igualada tras la apertura. Pero si transitando por la simetría te dan la posibilidad de llevar la iniciativa o jugar mejor que el oponente, declinar esa posibilidad denota no entender bien qué significa jugar con negras, pues si bien es cierto que con negras aspiramos a igualar, no lo es menos que también a quedarnos mejor si la circunstancia lo permite, e incluso ir a ganar.