Tabernícolas: Juego de cartas para jugar al ajedrez

Recientemente me han presentado un materia didácticol excelente para introducir el ajedrez en los colegios: Un juego de cartas.

Ciertamente, la fórmula no es nueva; muchos monitores han echado mano de este recurso con particular pericia en manualidades para confeccionarse un juego de cartas con el que poder instruir a su alumnado en distintos recursos ajedrecísticos. Sin embargo, esta iniciativa a elevado esta idea al grado profesional poniéndola a disposición de todos los monitores y docentes de ajedrez a un bajo precio y con resultados ampliamente probados en las aulas.

A continuación reflejo el detalle de la información remitida por sus creadores a TX:

Aprender a jugar, jugando

El ajedrez es un juego sencillo, no tiene demasiadas reglas. Sin embargo, es tan difícil jugarlo bien como enseñarlo de una forma adecuada.
Hace poco han aparecido un par de herramientas (en una) increíbles para los propios niños, sus padres y docentes. Éstas reciben el nombre de Tablernícolas y Ajedrez aleatorio, dos juegos impresos en las dos caras de una baraja de 64 naipes.
Tablernícolas es simple en su planteamiento y, tal vez por ello, muy efectivo en sus resultados. Se trata de una baraja en la que aparecen impresos los 64 escaques de un tablero de ajedrez. Con este juego no competitivo trabajamos, obviamente, el tablero, aunque también vamos asimilando la lógica interna que lo gobierna y todo lo que se relaciona con él, como las coordenadas (la notación) y la visión espacial. En el aspecto puramente psicológico, se desarrolla la concentración, la atención y los reflejos. Además, integramos de un modo natural el empleo del reloj. Su idea inicial es la de colocar, en un minuto, el mayor número de piezas posible. Pero tiene bastantes más aplicaciones, como la de hacerlo desde el lado de las negras, con un tablero sin coordenadas o plantear una guerra de casillas (se ha de adivinar el color de la casilla que se descubre y cada fallo resta un acierto).
Como se puede ver en el vídeo, también ayuda a establecer y comprender los vínculos que unen unas piezas a otras.
A modo de curiosidad, generalmente, según hemos observado, suele existir una correspondencia muy palpable entre la capacidad de colocar piezas en el tiempo dado y el nivel real de juego. Por lo tanto, gracias a la práctica de este juego podemos ampliar la cantidad de tablero que consideramos en cada momento.
Ajedrez aleatorio, por otra parte, es un juego dinámico, y muy creativo y divertido. Sólo se ha de seguir una consigna, obedecer la orden que indica la carta que se ha descubierto (si se puede, claro; si no, hay que sacar una carta más). Y pensar muy mucho en qué opciones puede llegar a tener disponibles el rival. Por ello, este juego nos ayuda a pensar antes de actuar, a reevaluar movimientos continuamente, a adaptarnos, a ponernos en el pellejo de nuestro rival, a desarrollar la noción de qué me conviene a mí, qué le conviene a mi rival, qué me puede perjudicar, etcétera. No poder mover una pieza atacada, por ejemplo, nos enseña a asimilar qué jugadas son fuertes, cuáles son buenas, y cuáles no deberíamos hacer. También, a ver cuáles son directamente ilegales. De hecho, este juego aumenta significativamente la noción de qué y cuánto material está disponible para cada bando. No es extraño que, en voz alta, un jugador diga:«“Juega un caballo”. ¡No tengo!», o «No puedo».
Además, empezamos a trabajar el sistema de notación y el de correspondencia entre un tablero y un diagrama dado de una manera muy instintiva y sencilla (pues las imágenes empleadas siguen el sistema de símbolos que se emplea en las publicaciones técnicas: las capturas se indican con x, los jaques con + y las piezas siguen la representación universal).
Al introducir Ajedrez aleatorio el factor azar, hemos observado otro gran beneficio, sobre todo en grupos grandes y de nivel muy heterogéneo. Todo el mundo puede jugar contra todo el mundo, cualquiera puede ganar o perder ante jugadores de diferente nivel, y se aprende a asumir «ciertas» derrotas.
Ambos juegos pueden dar pie a otros muchos. En clase, con Tablernícolas, hemos jugado al bingo a hundir la flota, y hemos probado a sacar dos cartas (salida y destino, por ejemplo) para generar rutas de caballos a la ciega, o carreras si hay más jugadores, o carreras con obstáculos… Y con Ajedrez aleatorio hemos jugado a los hombres lobo, al quién es quién…

Precio de la baraja (dos juegos en uno): 9,99 €
Dónde comprar Tablernícolas y Ajedrez aleatorio: https://lalogicadelajedrez.wordpress.com/

Kapakhine: Revista de Ajedrez Escolar

Ajedrez para niños. Capakhine 10.
A principios de julio sale el nuevo ejemplar de Capakhine, revista de ajedrez para los niños y sus padres que cada día tiene mayor presencia y prestigio entre escuelas de ajedrez, clubes, monitores, colesgios que imparten la asignatura de ajedrez, etc. Os resumimos a continuación los principales contenidos que incluye el décimo número de Capakhine, donde además de técnicas de ajedrez en todas las fases del juego (aperturas, medio juego, finales, etc) incluye reportajes, entrevistas e información sobre el ajedrez educativo.
ARTÍCULOS DE AJEDREZ PARA NIÑOS

Aperturas de ajedrez: Cómo jugar contra la defensa Grunfeld. Por el M.F. Luis Fernández Siles
Para todos aquellos que están creando un buen repertorio de aperturas con peón de dama, les vendrá bien una línea sencilla y práctica con la que enfrentarse a la temible Defensa Grunfeld, tan de moda en los últimos años (desde que Kasparov la jugara en sus tiempos). Hoy en día es una de las principales defensas del negro, sobre todo para jugar a ganar y buscar posiciones desequilibradas. Nuestro director os propone una variante que saca al rival de las estructuras típicas y que resulta muy recomendable.
Estrategia: Los peones colgantes. Por el G.M. Enrique Rodríguez Guerrero.
Nuestro maestro estratega favorito continúa el repaso que está realizando a las principales debilidades en las estructuras de peones. Como siempre, Enrique no se centra solo en lso defectos y cómo jugar contra ellos, sino que habla de las posibles virtudes que se les puede encontrar a estas teóricas “debilidades”. Pues bien, los peones colgantes son bastante frecuentes u merecen toda la atención que le dedica nuestro gran maestro favorito.
Táctica y Semáforo Táctico. La intercepción. Por Antonio Gude.
El eminente autor español nos explica uno de los recursos tácticos principales, la intercepción. El más proflífero y prestigioso de los escritores especializados en ajedrez nos ofrece una selección de problemas de táctica en los que el tema estudiado, la intercepción, es la gran protagonista. ¿Aceptas el reto? Hay tres niveles para que cada jugador pueda encontrar ejercicios adecuados.
Finales explicados: El mate de los 2 alfiles. Por Nicola Lococo.
El filósofo y monitor de ajedrez vasco, Nicola Lococo, explica su propio método para este importántísimo mate. Dentro de los mates básicos, el de los 2 alfiles es uno de los más importantes (junto con el de dama contra rey y el de torre contra rey). Aprende la manera más sencilla de llevar a cabo con éxito este mate.
Viaje en el tiempo. Por el G.M. Carlos Matamoros
Nuetsro amigo y colaborador Matamoros se ha subido en la máquina del tiempo. lleno de emoción no ha resistido la tentación de ser patriota. ¿Qué partida buscará un ecuatoriano patriota en la máquina del tiempo? ¿Qué moomento histórico decidirá vistitar. descúbrelo en el próximo número de Capakhine 🙂
El árbitro responde. Cambios en el reglamento. Por el A.I. Enrique Pescador.
Hay novedades en el reglamento, así que todos aquellos que participan en torneos deberán estar al tanto de las novedades. Y nada mejor que leer atentamente el resumen que ha preparado nuestro árbitro favorito, Enrique Pescador, que explica con detalles los cambios del reglamento más importantes.
Cuento. El sacrificio. Por David Vicente.
Una nueva historia de la pequeña Judit, narrada con la ternura habitual que muestra el escritor madrileño David Vicente Valentín (recientemente galardonado con el prestigioso premio literario internacional “Ciudad de Barbastro”). Nuestro amigo y colaborador relata su historia alrededor del tema del sacrificio ajedrecístico.
Tutorial ChessBase. usando los módulos de análisis.
En los últimos años una de las herramientas que más ha cambiado la manera de trabajar del ajedrecista de cualquier nivel ha sido la aparición, desarrollo y avance de los programas de juego. Los módulos de análisis nos permiten consultar a los monstruos de sicilio desde el mismo programa ChessBase. Por ello explicamos cómo instalarlos y cómo usarlos de la manera más efectiva.
Y además:
• Trucos y celadas en las aperturas. Una nueva selección de trampas típicas en la apertura que todo aficionado al ajedrez debe conocer.
• Campeones de ayer y hoy. En esta ocasión el protagonista es el G.M. Ángel Arribas. Nos responde a unas preguntas y hacemos un repaso a sus éxitos en la etapa escolar. Y no os perdáis su album de fotos personal 🙂
• Campeones del mundo. Nuestro dibujante favorito, el talentoso Wadalupe, nos ofrece una caricatura recortable de un nuevo campeón del mundo. Nuestra colección se va ampliando con el de Spassky, de quien recordamos, además, algunas frases famosas.
• ¿Sabías que…? Curiosidades y anécdotas del mundo de las 64 casillas.

ARTÍCULOS DE AJEDREZ PARA PADRES Y MONITORES

Entrevista: Periodistas de ajedrez.
Hemos seleccionado a tres de los mejores y más representativos periodistas del mundo del ajedrez. David Llada, la imagen del ajedrez. Sabe captar con su cámara los mejores instantes de los torneos. Manuel Azuaga y Roberto López, las voces del ajedrez. Todo el mundo conoce ya su magnífico programa en Radio Victoria: El Rincón del Ajedrez. Ahora serán ellos los entrevistados. Y Federico Marín Bellón. La palabra del ajedrez. Sabe contar mejor que nadie las historias y curiosidades del mundo del tablero en su blog Jugar con cabeza.
Ferami School. Cuando el ajedrez cobra vida. Por Joaquín Fernández Amigo.
El gran experto en ajedrez eductaivo y en aplicaciones transversales de nuestro juego en el aula, nos habla en este nuevo artículo acerca de cómo preparar un ajedrez viviente. Ésta es una actividad muy interesante para realizar en cualquier centro educativo y que puede llegar a tener una gran repercusión.
Asignatura Ajedrez en… Aragón. Por Miguel Ángel Mimbela.
Continuamos conociendo diferentes proyectos de ajedrez educativo en las diferentes comunidades autónomas. Toca el turno de Aragón y tenemos la suerte de conocer los avances que se realizan en esta comunidad de la mano de Miguel Ángel Mimbela, profesor y autor del reciente libro: ¿Sabes jugar al ajedrez, papá?
Investigación. Beneficios del ajedrez en las matemáticas. Por Jorge Barón.
El experto en ajedrez y educación aragonés, Jorge Barón, se estrena como colaborador de Capakhine tratando de arrojar un poco de luz acerca de la veracidad e importancia de los estudios que se han realizado para averiguar si el ajedrez puede ayudar en la comprensión matemática.
El Ajedrez en el arte. Ajedrez en la literatura. Por Pablo Martínez.
Si en el número anterior hablábamos de la repercusión del ajedrez en el cine, ahora toca el turno de la literatura. Pablo Martínez, responsable del CTD Naranco de Oviedo, uno de los clubes más implicados en el ajedrez escolar, repasa alguno de los títulos y autores más ligados al mundo de las 64 casillas.
Historia del ajedrez. El profesor de ajedrez de Lucrecia Borgia. Por Juan Antonio Garzón.
El eminente historiador, escritor y periodista valenciano nos vuelve a invitar a un viaje al pasado. Una vez más nos adentra en una historia que podría pertenecer a una novela de misterio. Y como siempre, estos artículos ofrecen nuevos descubrimientos y avances en la historia de nuestro juego. Todo un lujo.

Ocachess: Novedad didáctica

ocachess

Mientras disfrutaba de una excepcional jornada de Ajedrez con mis amigos de Piélagos, Centro de Interés Ajedrecístico Internacional, tuve la oportunidad de conocer de primera mano una novedad didáctica para la enseñanza del Ajedrez a los más pequeños, cuyo nombre, por si sólo, llamó secretamente mi atención, cuál es, OCACHESS.
La presencia en un mismo nombre de dos juegos aparentemente tan antagónicos en su planteamiento como son el de la Oca y el de Ajedrez por cuanto se supone uno es mero azar y el otro pura razón, es motivo suficiente para sentirse atraído por el quid de este Oximoron o contradicción en sus términos. Sin embargo, la Oca y el Ajedrez guardan un oculto nexo de unión que sólo los iniciados en la búsqueda del misterio son capaces de adivinar, de ahí lo de secretamente, siendo entonces todo mi afán escuchar de los propios labios de su creador Miguel Ángel Malo Quirós, en qué consistía tan extraño artefacto colorista engolosinador de mi curiosidad que se me antojaba probar. Pero como buen dragón custodio de su tesoro, en vez de ahorrarme trabajo investigador, me remitió a su página electrónica para que por mi mismo me hiciera una idea de su propuesta lúdica.
Entre su contumaz resistencia a ofrecerme un sencillo resumen del Ocachess para publicarlo en TX y mi perseverante insistencia en desear a toda costa que me entregara por escrito los objetivos del juego, su metodología, a quienes va dirigido, fotos, en qué consiste el asunto…no llegamos de palabra a acuerdo alguno, pero quiso que ambos recorriéramos el mismo camino: mientras él se dignaba a enviarme todo lo solicitado, yo entré a regañadientes en su página electrónica y me leí toda la información que al detalle explica la maravillosa idea de OCACHESS.
Así, ahora estoy en mejor disposición de darles a conocer una excelente herramienta didáctica de apoyo a la enseñanza ajedrecística para todos los Colegios de Infantil o Primaria y para cualquier escuela de Ajedrez. Porque OCACHEES además de educativo, es muy divertido.
A continuación os dejo con la introducción que aparece en su página electrónica www.ocachess.com que recomiendo sea visitada por todo monitor y docente de ajedrez.

El Ocachess nace por la necesidad de buscar recursos educativos eficaces para la enseñanza del ajedrez a los más pequeños. Ocachess fusiona el popular, sencillo y divertido juego de mesa la oca; con el rey de los juegos, el milenario ajedrez.
El niño obtiene mediante el juego una serie de beneficios psicológicos indiscutibles: estimula el razonamiento, incrementa la creatividad y la memoria, crea un marco propicio para ejercitar la concentración y para la toma de decisiones, etc. Ocachess transporta los beneficios educacionales y psicológicos del ajedrez a un nuevo escenario, un nuevo juego, con la diversión nutriendo al aprendizaje.
Existe la falsa creencia de que el ajedrez es un juego muy difícil y que su aprendizaje está reservado a mentes privilegiadas. Nada más lejos de la realidad; el ajedrez es un juego con un especial atractivo para los niños, un pequeño reino bicolor a semejanza de la vida misma. Sin embargo, la tarea de transmitir a un niño la esencia, belleza y fantasía del ajedrez no es tarea fácil. Por nuestra experiencia de muchos años en la docencia ajedrecística consideramos esencial que el niño disfrute, se divierta, desarrolle sus habilidades, aprendiendo las reglas del ajedrez, y percibiendo sus progresos en el juego de mesa más popular. Aprender jugando, es decir, progresar sin apenas darse cuenta.
El ajedrez, el más célebre y excelso de los juegos, es un magnífico instrumento para que los niños desarrollen la sociabilidad, sus habilidades, el control de sus emociones. El ajedrez nos da las mismas lecciones que nos da la vida, eso es cierto, pero son mucho más provechosas, ya que son reparables; el error lo enmendamos en partidas posteriores. En el ajedrez reina una peculiar justicia: la dedicación, el sano aprendizaje, la comprensión del juego y de sus leyes, termina por dar sus frutos, en forma de victorias, pero sobre todo de momentos de deleite.
Queremos subrayar que el ajedrez es también un deporte, una noble contienda entre dos jugadores. El momento en el que un niño percibe que el azar no interviene en el juego, que uno puede confiar en sus propios cálculos, decisiones y, por tanto, jugadas, es sencillamente maravilloso. Entonces ya no tiene sentido intentar engañar al contrario. Llegados a ese punto, solo un paso les separará para adentrarse en la dimensión artística del ajedrez.

Material Didáctico gratuito en Euskera

Aunque en la actualidad ya no vivo en Euskadi y estoy del todo desvinculado del ajedrez federativo, me siguen llegando noticias remitidas desde la Federación Vasca de Ajedrez, como el que paso a publicar tal y como me ha llegado dado su alto interés docente para colegios e ikastolas de Navarra y País Vasco.

Ya están disponibles en pdf los 6 libros de la colección Juega y aprende “Jokatu eta ikasi” en Euskera y los 4 primeros libros de Ajedrez para todos “Guztiontzako xakea”.

Los 6 libros de “Juega y aprende” los puedes bajar gratis en pdf o puedes pedirlos en papel a un precio excepcional (+ – 6€ Federación, Club, Escuela…)

Los 2 primeros libros de “Ajedrez para todos” también están disponibles para bajarlos gratis y el 3 y 4 solo en papel (+ – 10 Federación, Club, Escuela…).

Ha sido un trabajo muy arduo y persistente el que hemos realizado desde la FVA-EXF en colaboración con EDUCACHESS Y AIDE para lograr que este material esté disponible y gratis. El empujón definitivo se dio en noviembre del 2014, en Azkoitia, con motivo del homenaje a nuestra selección. Y la semana pasada se entregaron los 6 libros, en papel, de la colección “Jokatu eta ikasi” a nuestras instituciones.

Seguimos trabajando para lograr que todo el material didáctico esté disponible en euskera.

Queremos aprovechar la ocasión para recordaros que nuestro amigo Jon Álvarez pone a disposición de los educadores una Web con contenido didácticos muy interesantes sobre el Ajedrez en Euskera ” Xakea Euskaraz 2.0″. (http://xakea.org/WordPress3/)

Material didaktikoak > Materialen erabilera eta irisgarritasun

Material didaktikoak Liburuak
Jokatu eta ikasi
Jokatu eta ikasi 1
Jokatu eta ikasi 2
Jokatu eta ikasi 3
Jokatu eta ikasi 4
Jokatu eta ikasi 5
Jokatu eta ikasi 6
Guztiontzako XAKEA
Liburuak
Guztiontzako xakea
Hastapena 1
Hastapena 2

Un cordial saludo,
José M. Sierra
Komunikazioa & Marketing FVA-EXF
fva@xake.net
www.xake.eus

Como se puede apreciar una excelente inicitaiva que echabamos en falta desde hace mucho.

Desde Txiki Xake, damos las gracias y la enhorabuena a cuantos han participado de tan excelente proyecto educativo y en favor de la difusión del ajedrez.

Uso pedagógico del reloj en Ajedrez

¡Que no llego a tiempo!

Cualquiera que haya pisado un club de ajedrez, conoce la enorme tentación que supone jugar a rápidas, cuyo atractivo arrastra al ajedrecista hacia su perdición, cual Ulises ante el canto de sirenas. Y como quiera que no hallemos mástil al que amarrarnos para mantener a salvo nuestra endeble voluntad, resulta que entre partida de campeonato y partida de campeonato no se hace otra cosa que echar una Pincheta tras otra, sin mayor pretensión que la de ganar y perder rebajando al Ajedrez a su función no de mero juego de mesa – condición lúdico-recreativa que le honra – sino de simplón Pasatiempo y aún de vicio, pues la mayoría acabamos con la terrible sensación de haber, literalmente, perdido el tiempo, cuando la rutina es tal que ni siquiera divierte sin opción ni alternativa, porque todos quieren jugar a rápidas…
Por este principal motivo, muchos monitores prescinden de introducir el reloj en su programa de clases por considerarlo un instrumento nocivo per se. Y ciertamente lo es, cuando de su uso se pasa al abuso. Mas, dado que también lo es jugar mucho al propio Ajedrez convirtiendo al Ajedrecista en Ajedrezómano, lo correcto sería empezar a enseñar jugar con reloj en su justa medida, para de este modo inocular a las nuevas generaciones ante las malas costumbres adquiridas por las manos antes que aprendidas por los cerebros en el contacto directo con el instrumento para lograr en una década invertir la actual situación en la que en la mayoría de clubes de Ajedrez, ya no se analizan posiciones, no se reproducen partidas, no se resuelven problemas, no se conciertan retos, no se disputan sociales…sólo se juegan rápidas y más rápidas, sin fuste alguno, dando muy mal ejemplo a cuantos empiezan a acudir a sus sedes, porque si antaño, cuando en bares y cafeterías nos burlábamos del ajedrez de cafeteros, qué no habremos de denunciar a estas alturas por caída de bandera en lo concerniente a la transmisión del placer de jugar “al buen Ajedrez” allí donde se supone que dicha tarea mejor se realiza, noble objetivo que a la vista está, ya no se consigue, a caso, nadie persiga. Y sin embargo, es posible reconciliar “el buen Ajedrez” con el reloj y el gusto por darle manotazos para descargar adrenalina que es una de las claves de su éxito, aparte el de diluir la reflexión en la mecánica de los movimientos, rebajando en demasía la exigencia proverbial que se le reconoce universalmente al denominado deporte-ciencia.
Los clubes y sus jugadores tienen muy difícil – que no imposible – la misión de reconducir su hábito del vicio a la virtud, tanto cuanto quienes quieren adelgazar con un régimen o las personas acostumbradas a ver la tele adquirir el deleite por la lectura. En consecuencia, hemos de fijar nuestra mirada en la labor de los monitores con el propósito de apelar a su responsabilidad de corregir en su raíz esta conducta que se ha popularizado principalmente en las dos últimas décadas debido sobre todo al incremento de material, amen de las nuevas tecnologías de internet que posibilitan jugar a aberraciones de un minuto. Y no es que antes fuéramos más conscientes y tuviéramos más sesera que en la actualidad…es que no habían tantos relojes ni tantos ordenadores. Por ello, ahora nos toca ayudar a reconducir los acontecimientos y reconstruir la cadena de transmisión de aquel Ajedrez de club serio que corre el riego de perderse. Un buen inicio, podría consistir en descubrir el enorme potencial pedagógico del reloj en el Ajedrez a los principiantes y sobre todo a los escolares.
Para empezar esta ambiciosa empresa, como en cualquier otra materia, se ha de tratar que el alumnado sea autosuficiente, de modo que lo primero que ha de explicársele es ¿Para qué sirve un reloj? ¿cuándo se juega con reloj? ¿Cómo funciona? Su reglamentación, etc. Sólo esto traza el buen camino que habrá de recorrer el futuro ajedrecista en formación, pues si tiene claro que el reloj es un medio y no un fin para posibilitar el juego introduciendo en la reflexión sobre el tablero el factor tiempo, será más sencillo posteriormente mostrarle sus distintas utilidades, que van mucho más allá de jugar rápidas.
Evidentemente, en edades inferiores salvo contadas excepciones, el reloj no puede ser un instrumento limitador ni de tiempo en el escolar, ni de reflexión en el principiante, por su natural impaciencia y por no tener demasiados elementos en qué pensar, respectivamente. Pero el reloj puede aparecer como referente grupal para establecer retos en la solución de problemas, de modo que el alumnado se vaya acostumbrando a su presencia sin necesidad de viciarlo en mover rápido. Esto se puede hacer entre los ocho y diez años.
Cuando el alumnado por medio de los Concursos de Resolución de Problemas con Reloj (CRPR), se ha acostumbrado a su presencia grupal, se le familiariza con su uso personal, esta vez parando su propio reloj, mientras los del resto siguen andando, de manera que si resuelve bien, se le añaden minutos y si falla, se le restan…(Ya hablaré de su mecánica otro día) Así, si con las piezas aprende a corregir su impaciencia por medio de reglas como “¡Tocada! ¡Movida!” con estos primeros usos pedagógicos del reloj, aprende a estresarse, administrar su tiempo, y sobre todo a tomar la decisión de arriesgarse sin precipitarse. Esto ya se puede hacer entre los nueve y once años de media, recuérdese que las excepciones siguen otros ritmos más acelerados.
El reloj también puede aparecer en juegos entre el monitor y la clase, o en la reproducción colectiva o por separado de una partida: La colectiva es de memoria sobre una partida recientemente vista como “La Inmortal” y si es individual puede tratarse de reproducir sin más una partida en el menor tiempo posible. (Hablaremos de el ejercicio de reproducción en otro momento)
La edad más apropiada para introducir al alumnado en el manejo del reloj en partida es en último año Benjamín en torno a los diez años. Para esta edad, los niños ya saben latín…Ahora es cuando ya después de tres años jugando, resolviendo mates, y acostumbrados gradualmente a su presencia, es cuando el reloj puede introducirse para dosificarles la reflexión. Ahora bien: ¡No una reflexión cualquiera!
Si se considera que es el momento de introducir el reloj en la partida, las primeras partidas que han de jugar serán las que pongan estrictamente en práctica la lección del día; Por ejemplo, si esa jornada se impartió como jugar la apertura central en sus planes básicos, todas las partidas deberán empezar con la Apertura Central. Es lo que se llaman partidas temáticas que ayudan al alumnado a practicar los planes aprendidos durante las clases de ajedrez. Como digo, con diez años en adelante esto se puede hacer sin problemas.
Abundando en lo anterior, pueden disputarse de cuando en cuando torneos temáticos, sobre una determinada Apertura o sobre determinados finales como el de Caperucita de Rey y Peón contra Rey o los de torre.
Por supuesto, de forma gradual se puede y hasta se debe convertir al reloj en un instrumento ¡Premio! Permitiendo a los alumnos que mejor se porten jugar a solas un mano a mano contigo. Ello tiene un efecto potenciador de la autoestima del alumno y de gran atractivo para el resto.
Por último, el reloj con todas las de la ley, debe aparecer en partidas de campeonato como muy tarde en Alevines, porque si se espera más es posible que lleguen a la Universidad sin jugar una partida con reloj.
Por supuesto, los niños desearán echar pinchetas como se lo ven hacer a los mayores, o por propia iniciativa. En ese caso, no sirve de nada prohibirlo sin mediar explicación:
Una primera escusa puede ser que con los relojes del colegio, del club, o de la Federación no se juega, sólo se entrena.
Una segunda estrategia disuasoria puede plantearle por contraste por qué quiere jugar con reloj rápido si el ajedrez precisamente enseña a pensar y no precipitarse…
La tercera estratagema podría dirigir la entera responsabilidad sobre el alumno: se le comenta que si lo desea, que juegue a rápidas, pero que si juega muchas eso le puede acostumbrar mal y luego en los torneos le pasará factura.
Pero no se puede nadar contracorriente y lo mejor suele ser que el mismo monitor les enseñe a usar el reloj y no a abusar de él.