La Inmortal Peruana o la Importancia de conocer un Mate

El Conocimiento de los temas tácticos, sobre todo los procedimientos de mates títpicos, es primordial para el ajedrecista, por cuanto teniendo noción de los mismos estará en mejor disposición de advertirlos en caso de que aparezcan sobre el tablero. Ciertamente, es muy difícil que todos los temas tácticos se den en una misma partida y por supuesto, la mente ajedrezada no acude a un encuentro teniendo presente todos sus conocimientos y repasándolos uno por uno por si se ha dejado alguno en casa antes de salir como quién revisa si lleva consigo el dinero, el bonobús o las llaves. Esto no funciona así…

Es verdad que en celadas, transposiciones, elección de variantes, simplificaciones, tránsitos a un final favorable…el conocimiento del jugador guía su juego, mas, la mayor parte de temas tácticos aparecen en la partida de modo furtivo, sorpresivo, por oportunidad, despiste y por ello mismo es necesario que la mente esté despierta para captar de inmediato su presencia, sea para evitarlo sea para aprovecharlo. De ahí, que no baste con conocer un tema; que sea preciso entrenar de continuo mediante la resolución de ejercicios como el pianista que se sabe de memoria El Claro de luna, no descuida su ensayo antes del concierto.

Para ilustrar cuanto digo hoy traigo aquí una Miniatura de 14 movimientos, del Maestro peruano, Esteban Canal, quien al dominar los temas de la falsa clavada; la doble entrega de torre y el procedimiento del Mate Boden (Ir a Tipología de Mates) produjo para el ajedrez la denominada Inmortal Peruana.

Esteban Canal – N.N.
Budapest, 1934

1.e4 d5 2.exd5 Dxd5 3.Cc3 Da5 4.d4 c6 5.Cf3 Ag4 6.Af4 e6 7.h3 Axf3 8.Dxf3 Ab4 9.Ae2 Cd7 Sin entrar en detalle sobre algunos detalles de las líneas elegidas por las negras en la Defensa Escandinava que ha planteado, es evidente que las negras al no desarrollar su bando de rey, siquiera con la flexible y muy prudente Cf6, estaba marcando desde hace rato el intermitente de su derecha, es decir, anunciaba a bombo y platillo que tenía prisa por enrocar de largo, más de lo que lo hace ya un jugador que emplea la Escandinava. Pues bien…sucede que el enroque largo con el peón c levantado adopta una estructura que posibilita ideas entorno al denominado Mate Boden o Mate Tijeras.

10.a3 Este movimiento concede al negro la posibilidad de entrar de lleno en el error. Las negras entienden que su alfil está a salvo porque consideran al peón de torre clavado. De esta guisa, aprovechan su turno para enrocar de largo. Su tranquilidad es debida a desconocer el tema del Mate Boden y haberse olvidado del tema romántico de la entrega doble de torre en la primera fila, enseñanza que, por ejemplo, aparece en la Inmortal de Andersen (Ir a Partidas Inmortales).

10….- O-O-O 11.axb4 Dxa1+ 12.Rd2 Dxh1 Las negras deben creer que les han invitado a un banquete. Pero pronto comprobarán que su caso es el del Gallo Kirico, porque el Mate Boden está servido:

13.Dxc6+ bxc6 14.Aa6++ 1- 0

Apertura de Columnas y Diagonales

Esta miniatura de Fisher puede servirnos para ilustrar los riesgos de aceptar el peón de c3 que las blancas dejan en el aire tras el enroque corto en esta conocida variante del Gambito Evans, prestando especial atención en la abrupta apertura de columnas y diagonales contra la posición central del rey negro.
Fischer – Fine, Nueva York, 1963
1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ac4 Ac5 4. b4 Ab4 Con su cuarto movimiento las blancas han planteado el Gambito Evans en vez de continuar por la senda de la Italiana.

5. c3 Aa5 6. d4 ed4 El avance blanco puede parecer temerario al no poder tomar momentáneamente con el peón c por estar clavado. Juagar así requiere dominar conceptos de ajedrez dinámico y atender a lo que sigue.

7. O-O dc3 Las blancas con su enroque optimizan al máximo la diferencia posicional de los reyes y las ganancias de tiempos en plena apertura.

8. Db3 De7 Las blancas situan su dama en bateria con el Alfil apuntando al peón f7.

9. Cc3 Cf6 10. Cd5 Cd5 11. ed5 Ce5 12. Ce5 De5 Con esta secuencia de cambio de caballos, las blancas han abierto de par en par la columna contra el rey y han eliminado potenciales piezas defensivas.

13. Ab2 Dg5 Más que alfiles las dos piezas blancas parecen cuchillos.

14. h4 Dh4 15. Ag7 Tg8 Las negras también quieren explotar la columna abierta contra el enroque.

16. Tfe1 Rd8 Pero la torre hace de cañón.

17. Dg3 Y estando abiertas puertas y ventanas, raro sería que las piezas negras no estuvieran sobrecargadas taponando los huecos. Las negras no pueden parar las amenazas de mate.

Miniatura

En Ajedrez se denomina “Miniatura” a la partida que no alcanza los 20 movimientos. Dentro del género se conocen como “Microminiaturas” las que no rebasan las doce jugadas.
Las miniaturas deben su abrupto final a un fallo garrafal o a haber caido en una Celada, lo que las convierte además de deliciosas en muy instructivas a la hora de impartir clase. A tal efecto sirve la propia sentencia: “Error en la Apertura, igual a Miniatura”.
Hoy traigo a TX un excelente ejemplo aportado por Juan Manuel Ciruelos, uno de los jugadores vascos que más admiro, no tanto debido a su probado amor por el Ajedrez que todos compartimos, cuanto por su forma de jugar romántica sin complejos, sin importarle el Elo, ni la categoría del rival…Y si para desplegar su talento que ha hecho morder el polvo a varios Maestros y Grandes Maestros, es necesario cien derrotas ignominiosas para una gloriosa victoria ¡No se hable más!

Juan Manuel Ciruelos – Enmascarado
1. d4 d5 2. c4 dxc 3. Da4+ Cc6 4. d5 Dxd 5. Cc3 Da5 6. DxD CxD 7. Cd5 Rd7 8. Af4 c6 9. Cc7 Tb8 10. 0-0-0++