Apertura de Columnas y Diagonales

Esta miniatura de Fisher puede servirnos para ilustrar los riesgos de aceptar el peón de c3 que las blancas dejan en el aire tras el enroque corto en esta conocida variante del Gambito Evans, prestando especial atención en la abrupta apertura de columnas y diagonales contra la posición central del rey negro.
Fischer – Fine, Nueva York, 1963
1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ac4 Ac5 4. b4 Ab4 Con su cuarto movimiento las blancas han planteado el Gambito Evans en vez de continuar por la senda de la Italiana.

5. c3 Aa5 6. d4 ed4 El avance blanco puede parecer temerario al no poder tomar momentáneamente con el peón c por estar clavado. Juagar así requiere dominar conceptos de ajedrez dinámico y atender a lo que sigue.

7. O-O dc3 Las blancas con su enroque optimizan al máximo la diferencia posicional de los reyes y las ganancias de tiempos en plena apertura.

8. Db3 De7 Las blancas situan su dama en bateria con el Alfil apuntando al peón f7.

9. Cc3 Cf6 10. Cd5 Cd5 11. ed5 Ce5 12. Ce5 De5 Con esta secuencia de cambio de caballos, las blancas han abierto de par en par la columna contra el rey y han eliminado potenciales piezas defensivas.

13. Ab2 Dg5 Más que alfiles las dos piezas blancas parecen cuchillos.

14. h4 Dh4 15. Ag7 Tg8 Las negras también quieren explotar la columna abierta contra el enroque.

16. Tfe1 Rd8 Pero la torre hace de cañón.

17. Dg3 Y estando abiertas puertas y ventanas, raro sería que las piezas negras no estuvieran sobrecargadas taponando los huecos. Las negras no pueden parar las amenazas de mate.

Miniatura

En Ajedrez se denomina “Miniatura” a la partida que no alcanza los 20 movimientos. Dentro del género se conocen como “Microminiaturas” las que no rebasan las doce jugadas.
Las miniaturas deben su abrupto final a un fallo garrafal o a haber caido en una Celada, lo que las convierte además de deliciosas en muy instructivas a la hora de impartir clase. A tal efecto sirve la propia sentencia: “Error en la Apertura, igual a Miniatura”.
Hoy traigo a TX un excelente ejemplo aportado por Juan Manuel Ciruelos, uno de los jugadores vascos que más admiro, no tanto debido a su probado amor por el Ajedrez que todos compartimos, cuanto por su forma de jugar romántica sin complejos, sin importarle el Elo, ni la categoría del rival…Y si para desplegar su talento que ha hecho morder el polvo a varios Maestros y Grandes Maestros, es necesario cien derrotas ignominiosas para una gloriosa victoria ¡No se hable más!

Juan Manuel Ciruelos – Enmascarado
1. d4 d5 2. c4 dxc 3. Da4+ Cc6 4. d5 Dxd 5. Cc3 Da5 6. DxD CxD 7. Cd5 Rd7 8. Af4 c6 9. Cc7 Tb8 10. 0-0-0++