La Inmortal de Chigorin: Cuando lo de menos, es lo de menos

De Principiantes, a falta de otros conocimientos que nos asistan, no podemos evitar mirar la caja para tener una ligera idea de cómo va la partida, práctica nada vergonzante, por lo dicho. Y hemos de reconocer, que esta asistencia perdura en el tiempo, no tanto por su vicio adquirido, cuanto por su virtud que de inicio le diera sentido, a saber, que el estado material de la partida, siempre es un factor a considerar en la valoración de una posición dada, aunque conforme aumenta el nivel de juego, para que la misma sea más precisa, cierto es, han de tomarse en consideración otros elementos que entran a concurso como a quién corresponde mover, sin ir más lejos, que en terminología ajedrecística comporta la lucha por la iniciativa.

Hoy, para ilustrar un caso extremo en el que un bando sacrifica su material en aras de mantener la iniciativa desde el inicio al final del encuentro, propongo una joya del Maestro ruso Chigorin cuyo visionado rápido debe incidir en la entrega de una pieza tras otra como si las mismas estorbaran al jugador que persigue la victoria.

Chigorin – Davidov, 1874

1.e4 e5 2.f4 exf4 Este es el Gambito Rey que garantiza de entrada una partida divertida. ¡Un peón de menos!

3.Cf3 g5 Esta continuación del negro es la considerada más fuerte y la que más alas da a una partida vibrante.

4.Ac4 g4 5.O-O gxf3 Y aquí tenemos al Gambito Muzio donde se entrega pieza y no peón a cambio de iniciativa. ¡Un caballo de menos!

6.Dxf3 Df6 Ante un peón f7 fulminado por los rayos X y Gamma de la amenazadora batería de Dama y Torre en la columna combinada con la artillería del Ac4, se ven en la necesidad de emplear a su propia Dama en la defensa.

7.e5 Dxe5 Y como sabemos, lo malo de sacar la dama pronto es que puede ser atacada. La entrega del peón central se debe a que el rey rival se halla todavía en el centro y con su sacrificio se abre la columna y al tiempo se expone a la dama a una peligrosa clavada. ¡Otro peón de menos!

8.d3 Ah6 9.Cc3 Ce7 10.Ad2 Cbc6 Mientras las blancas han aprovechado sus turnos para el desarrollo de piezas, las negras los han empleado en fortificar su defensa: el alfil protegiendo f4; el Ce7 para evitar la clavada de la dama; y el Cc6 para reforzar a su Ce7. De este modo las negras se quedan en posición pasiva.

11.Tae1 Df5 Las blancas con piezas de menos en la caja las tienen de más sobre el tablero, afirmación paradójica donde las haya que precisa para ser entendida de contemplar las torres de ambos bandos en que situación se encuentran.

12.Cd5 Rd8 13.Ac3 Te8 Mientras las blancas sitúan sus piezas en posición de ataque, las negras buscan el modo de zafarse de la presión a la que están siendo sometidas.

14.Af6 Ag5 Merece la pena atender cómo las blancas tienen situadas dos piezas en territorio enemigo, mientras la mayoría de piezas negras se hallan en la primera fila.

15.g4 Dg6 En circunstancias tan buenas hasta los peones del enroque se suman a la fiesta.

16.Axg5 Dxg5 17.h4 Dxh4 Las blancas no dudan en sacrificar otro peón, en este caso para desplazar a la dama rival de la defensa de su rey al tiempo que suman la suya al ataque; tanto es así que se amenazará mate en una. ¡Otro peón de menos!

18.Dxf4 d6 19.Cf6 Ce5 Las piezas blancas maniobran en territorio negro como por su casa.

20.Txe5 dxe5 21.Dxe5 Axg4 El primer jugador no duda en entregar calidad, para mantener la maquinaria de su ataque total.

22.Dd4+ Rc8 23.Ae6+ Rb8 De tomar con alfil las negras pierden la dama; y de tomar con peón, el mate es evidente tras Dd7+.

24.Cd7+ Rc8 25.Cc5+ Rb8 Las negras confían en unas tablas por repetición, pero eso no entra en los cálculos de Chigorin.

26.Ca6+ bxa6 ¡Otra pieza de menos!

27.Db4+ 1-0

La Inmortal Letona

LETONA
El Ajedrez por Correspondencia, al que debemos una entrada específica en TX, ha dado joyas del talento humano sobre el tablero en tiempos en que todavía era posible hacerlo sin el concurso de los cerebros de silicio. Una buena prueba de este talento postal que iba y venia en sacas de correos, lo representa sin nunguna duda, la magnífica partida que hoy presentamos en TX y que he hallado en la muy recomendable página Ajedrezdeataque.
El bautismo de la inmortal Letona obedece en esta ocasión al Gambito Letón empleado por las negras, cuya victoria es todo un homenaje al ajedrez espectacular, siempre y cuando se disfrute de su primer visionado dejando los comentarios para una segunda reproducción.

Morillo, Neptalí – Ortiz, Víctor Héctor
Correspondencia 1969
1. e4 e5 2. Cf3 f5 3. Ac4 fe4 4. Ce5 Cf6 5. Cf7 De7 6. Ch8 d5 7. Ae2 Cc6 8. Ah5 g6 9. Cg6 hg6 10. Ag6 Rd8 11. Ah5 Ce5 12. O-O Dh7 13. Ae2 Ad6 14. g3 Dh3 15. f3 Ceg4 16. fg4 Ag3 17. Tf2 Af2 18. Rf2 Dh2 19. Re3 Dg3 20. Rd4 c5 21. Rc5 Cd7 22. Rd4 De5 23. Re3 d4 24. Rf2 Dh2 25. Rf1 Ce5 26. Cc3 d3 27. cd3 Ag4 28. Ag4 Re7 29. Cd5 Rd6 30. Ce3 Tf8 31. Cf5 Tf5 Las blancas están perdidas ante la pérdida de dama o mate. 0-1

Tila y Adrenalina

partida

No hay partida que resista el frio análisis del ordenador. Por eso, desde TX animamos a visionar el juego por el placer que su instante proporciona como si se estuviera celebrando el encuentro delante de nuestras narices y es así que, de cuando en cuando, en su reproducción sintamos la viveza que el ajedrez precisa para cautivar al espíritu, siendo entonces, que estamos en disposición de otorgar el Galardón de “Partida del siglo XXI” a una pieza como la presente, sin entrar en contradicción, pasados unos meses, cuando acontezca otra maravilla del genio humano sobre el tablero, pues que sea una o varias las denominadas “Partidas del siglo” es lo de menos, pues nadie se rasga las vestiduras por la presencia de varios Premios Nobel en literatura y acaso sea con esta intención que otorgamos la expresión a una partida que a todas luces es bella.
Con todo, he preferido bautizar este encuentro con el epígrafe “Tila y Adrenalina” por cuanto esta joya ajedrecística combina como pocas, la fuerza del sacrificio con jugadas tranquilas que rentabilizan las anteriores con una maestría y sencillez que con solo mostrarlas en el tablero se aprende la sutileza de su Arte.
La partida es un ejemplo de cómo se debe jugar para no dejar escapar al rey rival cuando hemos logrado introducirle en una red de mate, porque hacer sacrificios brillantes todos los sabemos hacer, pero que brillen después ya es más difícil.

Wei Yi – Lázaro Bruzón, 2015

1. e4 c5 2. Cf3 e6 3. Cc3 a6 4. Ae2 Cc6 5. d4 cd4 6. Cd4 Dc7 7. O-O Cf6 8. Ae3 Ae7 9. f4 d6 10. Rh1 O-O 11. De1 Cd4 12. Ad4 b5 13. Dg3 Ab7 14. a3 Tad8 15. Tae1 Td7 16. Ad3 Dd8 17. Dh3 g6 18. f5 e5 19. Ae3 Te8 20. fg6 hg6 21. Cd5 Cd5 Las blancas tienen todo dispuesto para lanzarse al ataque, mientras las negras están hechas un ovillo en el centro. La jugada blanca parece normal y parece normal tomar…

22. Tf7 Rf7 Pero las blancas, tenían preparada una secuencia que en adelante combinará sacrificios y jugadas tranquilas de las que todos hemos de aprender a no dejar escapar al rey cuando este está en la red de mate.

23. Dh7+ Re6 24. ed5+ Rd5 25. Ae4 Re4 Este sacrificio era necesario para evitar que el rey se escabullera por c6.

26. Df7 Af6 Tras los sacrificios, aparece esta jugada tranquila que tiene por objeto cerrar la red de mate y que el rey no se escurra entre los agujeros.

27. Ad2 Rd4 28. Ae3 Re4 29. Db3 Rf5 De nuevo otra jugada tranquila que amenaza mate en una.

30. Tf1 Rg4 31. Dd3 Ag2 Otra jugada tranquila. Bueno…tranquila para las blancas, se entiende.

32. Rg2 Da8 33. Rg1 Ag5 34. De2 Rh4 35. Af2 Rh3 36. Ae1 Y tras una partida de infarto, las blancas ganan con su última jugada tranquila.

Partida del Siglo XXIII

Momento de la trepidante partida.
Momento de la trepidante partida.

Entre las muchas diferencias que en abstracto podemos apuntar entre la táctica y la estrategia, es que en la primera se atiende más al material del juego que al concepto del mismo. Mas en la práctica, hemos de poner en ejerció ambas perspectivas, si bien siempre suele primar una sobre la otra como sucede en los gambitos donde sobresale el componente táctico o en ciertas aperturas de dama donde se favorecen los motivos estratégicos.
Así, cuando en una misma partida y por los dos bandos los temas tácticos se combinan a las mil maravillas con ponderaciones estratégicas de profundísimo calado, el resultado es una obra maestra como la que hoy traemos para ilustrar que, a veces la táctica y su preocupación por el material están en función de conceptos estratégicos, emergiendo entonces los famosos sacrificios de calidad para obtener una mayoría de peones, actividad de piezas, líneas abiertas, iniciativa…
La partida en cuestión, fue bautizada por Kramnik como “Ajedrez del siglo XXIII” por lo que este topillo del tablero, a lo más que se atreverá a comentar de sus movimientos, será precisamente este aspecto reseñado en el título, pues como he dicho, me parece un excelente ejemplo para ello.

Anand – Topalov 2005
1. e4 c5 2. Cf3 d6 3. d4 cd4 4. Cd4 Cf6 5. Cc3 a6 6. Ae3 e6 7. f3 b5 8. g4 h6 9. Dd2 b4 10. Ca4 Cbd7 11. O-O-O Ce5 12. b3 Ad7 13. Cb2 d5 14. Af4 Cf3 Aquí tenemos ya la entrega de una pieza menor por dos peones f3 y e4. Ello obedece a varios temas como son: crear una mayoría de peones centrales libres y pasados; eliminar la estructura dispuesta en formación para el ataque a la bayoneta sobre el enroque corto negro clásico del Ataque Inglés o del Sämisch.
15. Cf3 Ce4 16. Dd4 f6 17. Ad3 Ac5 La última jugada blanca que propicia la respuesta negra fue debida a la comprometida situación de las blancas, de modo que, Anand, haciendo de tripas corazón, imitará a su rival fijándose en asuntos tales como, la mala situación del rey negro en el centro y la entrega de la Dama por dos piezas menores que sumar a la ya capturada en f3.
18. Ae4 Ad4 19. Ag6+ Rf8 20. Td4 a5 Las negras se disponen a romper en a4 para atacar al rey del enroque largo mientras defienden de paso b4.
21. Te1 Ae8 Es preciso eliminar al alfil que mantiene encerrado al Rey.
22. Ch4 e5 23. Td2 a4 La ruptura temática anunciada.
24. ba4 Rg8 Puede parecer que este movimiento es absurdo por dejar encerrada a la Torre; pero esta tiene planes en su propia columna con la ruptura en h5.
25. Ag3 d4 Las negras hacen valer en el centro sus peones libres que ganan espacio y se aproximan al terreno rival.
26. Td3 h5 La ruptura para liberar algo a la Torre de rey.
27. Ae8 De8 28. g5 Tc8 29. g6 Th6 Evidentemente, visto que el cambio gxh daba oxígeno al oponente, antes de colaborar, incrustan un peón en sexta dando relevo del alfil en g6. Pero Topalov tiene los conceptos muy claros…
30. Td4 Tg6 Y entre una torre prisionera y un peón en sexta más un Caballo no duda en entregar la calidad.
31. Cg6 Dg6 32. Td2 Tc3 33. Ted1 Rh7 34. Tb1 Df5 35. Ae1 Ta3 36. Td6 Th3

37. a5 Th2 Las blancas empiezan a mostrar su baza en el flanco de Dama, el peón libre de torre. Las negras despejan el camino a sus peones en el flanco de rey.
38. Tc1 De4 39. a6 Da8 40. Ab4 h4 41. Ac5 h3 42. Cd3 Td2 43. Tb6 h2 44. Cf2 Dd5 Como puede observarse, ambos jugadores trabajan afanosamente en el potencial de sus peones de torre avanzados.
45. Ae3 Te2 46. Tb3 f5 47. a7 Te3 Las negras atendiendo a la peligrosidad de a7 y a sus refuerzo distante del Ae3 opta por sacrificar de nuevo calidad y enfrentar a su Dama con dos torres y caballo, tomando en consideración la fuerza compensatoria de su peón en séptima, la masa de peones libres que posee y la cercanía de su rey a los mismos.

48. Te3 Db7 49. Tb3 Da7 50. Ch1 f4 51. c4 e4 52. c5 e3 53. c6 e2 54. c7 Dc7 55. Tc7 e1-D+

56. Tc1 De4+ 57. Ra1 Dd4+ y unas preciosas y geniales tablas. Por partidas como estas, en ajedrez, es injusta la puntuación 0 -1-3.

Inmortal del siglo XX de Fischer

Y si esto en vez de ajedrez, fuera cine...aquí habría que rotular: "¡No imitar! Estas escenas son hechas por un especialista".

La partida debe su título, según todos los expertos, más a la precocidad de Fischer quien con sólo 13 años de edad batiera nada menos que a Byrne uno de los mejores jugadores estadounidenses del momento, que al juego desplegado sobre el tablero. Sin embargo, creo que es digna de aparecer entre las Inmortales, dados los golpes tácticos habidos entre los cuales merece destacar una espectacular entrega de dama, así como el encaminamiento forzado hacia el mate final.

Además de para repasar distintos temas tácticos como el sacrificio de Dama o la Puerta Giratoria, el encuentro puede valer para comentar algo sobre el juego Hipermoderno que controla el centro más con piezas que con peones o advertir los problemas que conlleva dejar demasiado tiempo el Rey en el centro..

Byrne, Donald – Fischer, Bobby
New York 1956
1.Cf3 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.d4 0–0 5.Af4 d5 El Joven Fischer después de haber montado su castillo, pincha en el centro.
6.Db3 dxc4 7.Dxc4 c6 8.e4 Cbd7 Las blancas tienen lo que se denomina “Centro Perfecto”. Pero su Dama en c4 no se halla muy bien situada, pues está a merced de las piezas negras en cualquier momento. Por otra parte, el Rey continua en el centro.
9.Td1 Cb6 10.Dc5 Ag4 11.Ag5 Ca4 Quien sabe si confiado por la juventud de su oponente, el primer jugador mueve dos veces otra pieza más, antes la Dama, ahora el Alfil, desdeñando completar el desarrollo por ejemplo con Ae2. Y recibe su justo castigo.
12.Da3 Cxc3 Las blancas no podían tomar alegremente el Ca4 ofrecido por las negras pues tras 12 DxCa4 Cxe4 y las opciones de las blancas no parecen muy halagüeñas. (Comprobar este extremo se puede poner como ejercicio de cálculo)

13.bxc3 Cxe4 No importa la entrega de material. Se debe aprovechar la mala situación del rey blanco para abrir la columna contra su trono. Si en la tarea colabora el alfil contrario ¡Mejor!
14.Axe7 Db6 15.Ac4 Cxc3 ¡A buenas horas! prefieres el desarrollo. Si las blancas toman en c3, las negras recuperan fácilmente con Te8 llevándose el peón de ventaja.
16.Ac5 Tfe8+ 17.Rf1 Ae6 esta es la jugada genial que valida la entera partida como Inmortal.
18.Axb6 Axc4+ 19.Rg1 Ce2+ Empieza el truco táctico de la Puerta Giratoria.
20.Rf1 Cxd4+ 21.Rg1 Ce2+ 22.Rf1 Cc3+ 23.Rg1 axb6 Tocando la Dama y abriendo paso a la Torre de a8. Dado que la Torre de h1 blanca no juega, puede decirse que las negras tienen una torre de más en juego que disminuye la calidad de ventaja blanca.
24.Db4 Ta4 25.Dxb6 Cxd1 Camino de la victoria bueno es ir recogiendo sus frutos sin entretenerse demasiado…
26.h3 Txa2 Entrada en séptima.
27.Rh2 Cxf2 Un poco de limpieza en casa ajena.
28.Te1 Txe1 No está mal cambiar llevando ventaja.
29.Dd8+ Af8 30.Cxe1 Ad5 Centralizando la pieza, defendiéndola y atacando el punto g2.
31.Cf3 Ce4 32.Db8 b5 Explicando donde se halla una de las ventajas.
33.h4 h5 Para evitarse problemas donde no los hay.
34.Ce5 Rg7 Liberando al Alfil de su defensa y clavada para ir a d6.
35.Rg1 Ac5+ Y empieza la trágica deriva del rey blanco por la primera fila hasta el Mate.
36.Rf1 Cg3+ 37.Re1 Ab4+ 38.Rd1 Ab3+ 39.Rc1 Ce2+ 40.Rb1 Cc3+ 41.Rc1 Tc2++ 0–1