Del término “India” en Aperturas de Ajedrez

Extracto de mi obra “La Lógica de las Aperturas contada a los Principiantes”.

El modo ortodoxo de movilizar las piezas en ajedrez hasta bien entrado el siglo XVIII consistía en hacerlo por el centro como sucede en la Apertura de Alfil, la Italiana, la Philidor… Cuando surgieron las ideas de fianchetar el alfil por las esquinas con jugadas tan extrañas para la época como g3, g6,b3 o b6, eso les pareció poco civilizado a los ajedrecistas tradicionales y lo denominaron indio.

Todos sabemos que Colón quería llegar a las Indias por Occidente. Entre medias se tropezó con América, a cuyos habitantes se les consideró indios. Por ese motivo hay Indios de la India e Indios de América. Sobre estos últimos los europeos proyectaron la idea de salvajes que aún equivocada, ha sobrevivido hasta nuestros días en varios dichos como en “¡No hagas el Indio!” como también ha quedado en el inconsciente colectivo lo de “Sale el Sol”. Pues bien, es a esta acepción de salvaje a la que alude el término “Indio” cuando se le dice a una Apertura como el Ataque Indio de Rey o a la Defensa India de Dama. También se le aplica a salidas abruptas del alfil como por ejemplo en la Nimzoindia o en la Bogoindia.

Nunca veremos llamar “India” a ninguna línea de juego donde el alfil salga por e2,d6,o c4 y sus correspondientes del bando negro. La India antigua, seguramente recibiría su nombre de modo retroactivo por su parecido planteamiento con la India de Rey sin fianchetar el alfil, acaso por el brusco cambio de damas que pudiera soportar.

Miniatura

En Ajedrez se denomina “Miniatura” a la partida que no alcanza los 20 movimientos. Dentro del género se conocen como “Microminiaturas” las que no rebasan las doce jugadas.
Las miniaturas deben su abrupto final a un fallo garrafal o a haber caido en una Celada, lo que las convierte además de deliciosas en muy instructivas a la hora de impartir clase. A tal efecto sirve la propia sentencia: “Error en la Apertura, igual a Miniatura”.
Hoy traigo a TX un excelente ejemplo aportado por Juan Manuel Ciruelos, uno de los jugadores vascos que más admiro, no tanto debido a su probado amor por el Ajedrez que todos compartimos, cuanto por su forma de jugar romántica sin complejos, sin importarle el Elo, ni la categoría del rival…Y si para desplegar su talento que ha hecho morder el polvo a varios Maestros y Grandes Maestros, es necesario cien derrotas ignominiosas para una gloriosa victoria ¡No se hable más!

Juan Manuel Ciruelos – Enmascarado
1. d4 d5 2. c4 dxc 3. Da4+ Cc6 4. d5 Dxd 5. Cc3 Da5 6. DxD CxD 7. Cd5 Rd7 8. Af4 c6 9. Cc7 Tb8 10. 0-0-0++

Celada Pegaso

Las blancas acaban de efectuar Ae3 y el Caballo Pegaso se dispone a emprender el vuelo con su salto Cg4
Las blancas acaban de efectuar Ae3 y el Caballo Pegaso se dispone a emprender el vuelo con su salto Cg4

Pegaso era un Caballo alado de la mitología griega. En su honor, he bautizado esta conocida celada donde las negras arrastradas por el Dragón que si tiene alas, creen que su caballo también puede volar. Y de hecho, vuela del tablero…
1.e4 c5 2.Cf3 d6 3.d4 cxd4 4.Cxd4 Cf6 5.Cc3 g6 6.Ae3 Cg4?? En posiciones parecidillas, algo más avanzadas, un recurso de las negras para entorpecer la clásica maniobra contra el enroque de El dardo Dd2+Ae3 o la maniobra de Llave Maestra Dd2+Ah6, puede basarse en un incómodo Cg4. De ahí que, en otros sistemas de ataque algunos jugadores realicen previamente Ae2, h3 o f3, al objeto de evitarlo. Sin embargo, en este diagrama, la jugada es un error que no siempre es advertido por quienes juegan las aperturas de libro; porque, muchas veces, los libros no dan cuenta de las malas jugadas.
7Ab5+ Ab7 8DxCg4 Y el Caballo vuela directo a la caja.

Motivos de Mate en la Apertura

En principio se podría pensar que al comienzo de la partida estando el rey rodeado de todas sus piezas, el peligro de recibir mate está todavía muy lejos. Las primeras enseñanzas con los mates de final de partida como el de escalera o cochinillo, en nada colaboran para corregir tan natural cuanto engañosa apreciación. Por ello es conveniente explicar los mates de apertura en cuanto se tenga ocasión, combinados con los principios básicos, de centro, desarrollo, espacio, tiempo y posición del rey que han de guiar el juego en la primera fase de la partida.
Los mates en plena apertura convierten a la partida en lo que se denomina una Miniatura. Acontecen por:
-Mal juego: Sencillamente no se presta la más mínima atención a los principios de apertura como ocurre en el Mate del Loco.
-Imprecisión: Cuando se juega de modo rutinario siguiendo superficialmente los principios sin atender los temas tácticos como puede suceder con el mate del Establo.
-Despiste: cuando habiendo mate en una no es advertido y no se evita, como sucede en el Pastor.
-Celada: cuando el oponente pone un cebo que tácticamente de ser aceptado conduce a la derrota como en el Legal.
De estas cuatro vías por donde el mate puede sorprender en plena apertura, la cuarta, la celada, puede vitarse por preparación, pues las trampas del trampero que no del tramposo, una vez conocidas carecen de peligro de no ser que uno desee aprender por experiencia en vez de a través del estudio. Tanto es así, que muchas de ellas dada su fama entre los ajedrecistas tienen el honor de ser bautizadas como las propias aperturas en las que nacen, de este modo tenemos la Celada Blackburne en la Apertura Italiana o “El arca de Noe” en la Española.