¡Cerco a la Dama!

En la entrada “Ratoneras de dama” ya dimos cuenta en TX de esas celadas en las que se atrae a tan poderosa pieza hacia una trampa, situación que normalmente acontece en una banda o rincón del tablero por cuanto es en tan estrechos lugares donde pese a su gran capacidad de movimiento, tiene menos espacio para escapar de sus perseguidores.
Hoy, redundamos sobre el tema, con un ejemplo en el que la dama primero es atraida hacia una banda, para una vez llevada allí, mediante el denominado “Efecto Cortina” – También tratado en la entrada correspondiente en TX – no dejarla escapar. El hecho de que finalmente la dama sea cazada en mitad del tablero, imprime al asunto un plus de espectacularidad.
La explicación, esta vez, arranca en un turno tan tardio como el 32, por lo que recomiendo visionar hasta ese movimiento de modo agil sin apenas comentarios para que la atención se centre en lo esencial del caso.
La explicación ha de incidir sobre los temas de: Efecto Cortina; ruptura; apertura de líneas; y el rechazo de cambios liberadores para el rival.

M. Bobotsov – T. Petrosian, 1968
1. d4 Cf6 2. c4 e6 3. Cf3 d5 4. cd5 ed5 5. Cc3 c6 6. Ag5 Ae7 7. Dc2 g6 8. e3 Af5 9. Ad3 Ad3 10. Dd3 Cbd7 11. Ah6 Cg4 12. Af4 O-O 13. O-O Te8 14. h3 Cgf6 15. Ce5 Cb6 16. Ag5 Ce4 17. Ae7 De7 18. Dc2 Cd6 19. Ca4 Cbc4 20. Cc4 Cc4 21. Cc5 Cd6 22. Tac1 Dg5 23. Dd1 h5 24. Rh1 Te7 25. Cd3 Ce4 26. Cc5 Cd6 27. Cd3 Df5 28. Ce5 f6 29. Cf3 Tg7 30. Ch2 Te8 31. Rg1 Ce4 32. Df3 De6 Las negras lo tienen todo dispuesto para atacar al enroque blanco. El cambio de damas sería favorable al primer jugador por cuanto es más sencillo defenderse si el rival no dispone de material con qué atacarte. Por otra parte, se debe reparar en la concurrencia de una amenaza de doble en d2 y de futura ruptura en g4 que facilitan las maniobras de ataque negro.

33. Tfd1 g5 Hemos aquí como el diablo presenta la tentación en forma de peón lateral para atraer a la dama a una banda además de abrir la columna h contra el enroque rival.

34. Dh5 f5 Las blancas que debian ser de la cofradía de Oscar Wilde quien podía resistirlo todo, menos la tentación, aceptan la invitación confiadas en lo abierto que está el flanco de rey negro.
35. Te1 g4 Las negras con el avance g4 inician el ¡Cerco a la dama! Mediante el denominado “Efecto Cortina”.

36. hg4 fg4 37. f3 gf3 38. Cf3 Th7 La dama blanca dispone de medio tablero para moverse, pero sólo hay una casilla a donde poder ir.
39. De5 Dc8 hemos aquí como una retirada a tiempo, se convierte en victoria.
40. Df4 Tf8 41. De5 Tf5 Y la dama blanca es cazada en medio del tablero.

Se puede ganar sin Dama

SMISLOV

Todos hemos pasado por esa fase de principiante, en la cual, todo el juego táctico pasa por emplear y repeler el juego de la Dama propia o del rival, de modo tal, que ante su caída o ganancia, la partida se daba por perdida o ganada, aspecto psicológico este que no se diluye fácilmente en etapas posteriores del ajedrez avanzado cuando empezamos a comprender el valor relativo de las piezas, siendo necesarias varias escarmentadas experiencias para convencernos de que se puede jugar sin Dama y hasta ganar.
Al objeto de ir achicando aquella inocente impresión, es preciso mostrar ejemplos certeros donde se aprecie cómo el bando que se queda sin Dama gana la partida gracias al empleo de sus otras piezas combinadas. Una partida excepcional para este propósito es la que mostramos a continuación.

V. Smyslov V.M. Liberzon, 1968

1. c4 e5 2. Cc3 Cc6 3. g3 g6 4. Ag2 Ag7 5. Tb1 d6 6. b4 a6 7. e3 f5 8. Cge2 Cf6 9. d3 O-O 10. O-O Ad7 11. a4 Tb8 12. b5 ab5 13. ab5 Ce7 14. Aa3 Ae6 15. Db3 b6 16. d4 e4 17. d5 Af7 18. Cd4 Dd7 19. Ab2 g5 20. Cce2 Rh8 21. Ta1 Cg6 22. f4 ef3 23. Tf3 Ce7 24. Cc6 Tbe8 25. Ced4 Cfd5 26. cd5 Ad5 Después de haber jugado cada bando sus cartas en los flancos, las negras ven oportunidad de descongestionar su posición dejando mal parado al oponente en el flanco de rey. Pero Smislov tiene un as en la manga…

27. Cf5 Tf5 Las negras rechazan el sacrificio dado que tras la captura directa de la dama con 27…Axb3, después de 28 Axg7+; 29 Ccxe7+; 30 Axf8…la posición negra es muy comprometida con Ta8, etc.

28. Ag7+ Rg8 29. Tf5 Ab3 Ante la insistencia de las blancas en sacrificar su Dama, las negras, como vieran que ahora no parece tan comprometida ni forzada la secuencia posterior, dan por buena su captura. ¿Quién no?

30. Tg5 Cg6 Las negras se hallan confortablemente disfrutando de la Dama deglutada: el Cg6 cortacircuita la acción de la Tg5; el Ab3 custodia cualquier jaque diagonal; la Te8 vigila la primera fila. Las negras están más feliz que una lombriz.

31. Ah6 De6 32. h4 De3+ Las maniobras blancas simulan deberse más a la necesidad que a un plan estratégico. El juego negro discurre con placidez como la de cualquier principiante a la caza y captura de peones ¡Y con Jaque!

33. Rh2 Dc3 34. Tf1 Ac4 35. Tf2 De1 La dama está muy contenta. Es la protagonista de la partida como en la apertura Dama Malvada. Pero Smislov tiene preparada la pareja de cuchillos y la pareja de mazas.

36. Tgf5 Ab5 37. Ad2 Db1 38. Ad5 Rh8 39. Ac3 Ce5 40. Ce5 de5 41. Te5 Las negras abandonaron.

Celada de la Bailarina

Son muchas las ocasiones en que uno de los bandos aprovechando la estructura romboidal en como están dispuestas las líneas de fuerza de la Dama respecto a los reyes contrarios en la posición de salida, aprovechan la circunstancia para dar un jaque diagonal desde la banda al tiempo que amenazan una pieza colgada por su horizontal. Esta estratagema, aparece muy a menudo previa entrega de peón. El nombre con que he bautizado tan conocida maniobra táctica basada en el Ataque Doble, se debe a que la acción de la Dama se asemeja a un movimiento de danza clásica o patinaje artístico.

1 e4 c5 2 Cf3 d6 3 c3 Cf6 4 Ae2 Cxe 5 Da4+ De haber continuado las negras con 4…Cc6 para evitar el jaque, las blancas no tienen por qué desconfiar de la capacidad de errar de su rival y así pueden volverlo a intentar del siguiente modo
1 e4 c5 2 Cf3 d6 3 c3 Cf6 4 Ae2 Cc6 5 d4 Cxe en la confianza de haber protegido a su rey. 6 d5 y tras la retirada del Cc6 otra vez Da4+

Veamos el mismo truco en otro sistema de jugadas:

1 e4 d6 2 c3 Cf6 Pinchando al peón central. 3 Ae2 Cc6 4 d4 cxe4, etc.

Intuitivo Sacrificio de Dama


Las más de las veces, los jugadores no podemos tener previstas todas las variantes que inciden en una combinación, al menos en grado correcto. En consecuencia, no son pocas las ocasiones en que, aceptada nuestra limitación, dejamos sea la intuición la que guie los movimientos, encomendando el resultado al favor de Caissa.
Un caso espectacular de esta incidencia nos la ofrece la siguiente partida, cuya complejidad táctica evitaremos en pos de no desviarnos del motivo central:
Nezhmetdinov-Chernikov,
Rostov 1962
1. e4 c5 2. Cf3 Cc6 3. d4 cxd4 4. Cxd4 g6 Aquí tenemos un Dragón Acelerado de la Siciliana.
5. Cc3 Ag7 6. Ae3 Cf6 7. Ac4 O-O 8. Ab3 Cg4 9. Dxg4 Cxd4 10. Dh4 Da5 11. O-O Af6 Esto ya se había jugado varias veces. Las blancas toda vez no regresaron con Dd1 como indicaba la Teoría, ahora debían conformarse con las tablas salidas de 12 Dh6 Ag7 13 Dh4, dado que las retiradas a f4 y g3 son buenas para las negras después de Dxc3 y golpe con Ce2+

12. Dxf6 Ce2 ¡¡¡Increíble!!! Las blancas sacrifican su dama por dos piezas menores. ¿Es posible haber calculado en partida todas las posibles respuestas negras y tener certeza de éxito? Los expertos lo juzgan imposible. Hemos aquí entonces uno de esos casos en que la sapienza de un jugador le dice que aunque el cálculo de variantes arroje incertidumbre un grado alto de incertidumbre, algo le anima a arriesgarse, como por ejemplo varios planes directos de mate, dominio de diagonales, mal desarrollo del rival, etc. Precisamente para ganar algo de tiempo, las negras entregan su Caballo antes de capturar la Dama en f6.
13. Cxe2 exf6 14. Cc3 Te8 15. Cd5 Te6 Las blancas ya empiezan a explorar algunas ideas latentes de la posición.
16. Ad4 Rg7 17. Tad1 d6 18. Td3 Ad7 Mientras las negras buscan desesperadamente sacar sus piezas, las blancas maniobran para presionar sobre f6 mediante el trabajo de la Torre en el pasillo de la tercera horizontal, otro tema oculto de la posición.
19. Tf3 Ab5 20. Ac3 Dd8 Ya tenemos a todas las piezas atacando y defendiendo f6, punto decisivo de la partida; si cae f6, las negras se verían en una maraña de combinaciones.
21. Cxf6 Ae2 Las negras prefieren tomar la Torre desdarrollada.
22. Cxh7 Rg8 Si las Negras capturan el Caballo las blancas ganan gracias a la entrada en séptima de la Torre y los dos cuchillos apuntando al enroque.
23. Th3 Te5 Las negras buscan taponar la diagonal y los trucos por ella propiciados.
24. f4 Axf1 25. Rxf1 Tc8 26. Ad4 b5 Las blancas saben del valor de su Alfil y prefieren conservarlo.
27. Cg5 Tc7 La retirada del Caballo a g5 pincha en f7; pero busca algo más…
28. Axf7+ Txf7 29. Th8 Rxh8 Las Blancas van a dictar sentencia.
30. Cxf7 Rh7 31. Cxd8 Txe4 32. Cc6 Txf4 33. Re2 y las negras abandonaron.

Sacrifico de Dama

Posición tras 18 Dd4 Ce5

Una de las incongruencias históricas de nuestro juego, es que presentándose como propio de caballeros, son las Damas las que se sacrifican por su Rey. Esto no sucedería de habernos decidido por las denominaciones Rey-Reina para la figura más importante y Ministro-Ministra para la figura más potente, conforme a la condición de quien condujera las piezas.

El caso es que, la Dama suele sacrificarse, tanto para salvar a su Rey de un Mate certero, como para garantizarle una brillante victoria que es el motivo más grato de observar. Ninguna de las dos circunstancias debe confundirse con las “Ratoneras de Dama” y mucho menos con las conocidas “Dejadas” de todo principiante o despistado.

Una excelente partida donde la Dama se ofrece en sacrificio hasta dos veces, es la que presento a continuación, que además de servir a este vistoso propósito, igualmente puede trabajarse los temas del Jaque doble, la sobrecarga, los sacrificios para demolición de la defensa, la Columna abierta contra el enroque, importancia de la pareja de Alfiles, y el Mate Pilsbury.

Hartlaub, C. – Testa, A.
Bremen, 1912

1.e4 e5 2.d4 exd4 3.c3 dxc3 Si las blancas hubieran jugado 3Dxd4 estaríamos en la Apertura Central. Pero al ofrecer otro peón en c3, se ha convertido en el Gambito Danés.

4.Ac4 cxb2 Las blancas ofrecen un tercer peón a cambio de gran actividad. Las negras aceptan el material a cambio de tiempos, porque creen que cuentan con jugadas capaces de activarse con rapidez, capaces de simplificar la posición mediante cambios forzados y quedarse con dos peones de más en un sencillo final.

5.Axb2 Ab4+ Hemos aquí una de esas jugadas de activación.

6.Cc3 d6 7.Cf3 Cf6 Alcanzada esta posición, las Negras se frotan las manos, confiadas en un sencillo enroque y en varias simplificaciones en ciernes.

8.0–0 Axc3 El alumnado de Avanzado sabe que en posiciones abiertas, los alfiles valen más que los caballos. Las negras también lo tienen en cuenta, pero confían en su material de más.

9.Axc3 0–0 10.e5! Ce4 Dueñas de las diagonales que apuntan al enroque, las Blancas hacen lo que se debe hacer en este caso, a saber: ¡Abrir de par en par la posición! Sobre todo, antes de que las negras tengan ocasión de desarrollarse.

11.Ab2 Ag4 Combinado con el movimiento anterior, las negras se abalanzan a por otro cambio en su errada estrategia simplificadora.

12.Dd4 Axf3 Si esto fuese una película, bajo este jugada aparecería “No imitar en sus partidas. Maniobra realizada por especialistas.” ¿Por qué las blancas se dejan doblar peones y romper el enroque?

13.gxf3 Cg5 Obsérvese el canon vertical abierto en g contra el enroque negro, por si fuera poca amenaza los dos cuchillos diagonales.

14.Rh1 Cxf3 El movimiento del Rey blanco obedece a una típica maniobra de esta clase de posiciones, para despejar la casilla y dejar hueco a la Torre.

15.Dd3 Cxe5 16.Tg1! Dd7 Primer ofrecimiento en sacrificio de la Dama. Las negras no aceptan porque Si 16…Cxd3? 17.Txg7+ Rh8 18.Tg8+! Rxg8 19.Tg1++

17.Dd2 Cg6 18.Dd4 Ce5 Necesaria para evitar el Mate en g7.

19.Txg7+!! Rxg7 20.Tg1+ Rh8 También terminaba en Mate el resto de opciones. Pueden calcularlo.

21.Dxe5+!! dxe5 Segundo ofrecimiento de Dama. Y esta vez las negras se ven forzadas a aceptarlo.

22.Axe5+f6 Aprovechando que la Torre está sobrecargada protegiendo el Mate y f6.

23.Axf6+! Txf6 24.Tg8#