La Preparación tiene Premio

El Jugador de Zarautz Ander Martín, uno de los jóvenes valores del Ajedrez Vasco.

Mientras trabajaba la pasada entrada LA BELLEZA DE UN PLAN, vino a mi memoria una partida que tuve el privilegio de presenciar durante la Semifinal de la Copa Vasca en Bergara el pasado año, disputada entre el Maestro Alejandro Franco (Gros X.T.) y el joven Ander Martín (Zarautz X.T.).

Ya en vivo, me llamó poderosamente la atención una inusual secuencia y lo bien que encajaban las jugadas de blancas y negras en una posición que por momentos se volvía más y más inusual cuanto asombrosamente preparada, porque, a nada que uno haya trabajado en serio el ajedrez de competición, era evidente que todo aquel engranaje de movimientos tenía detrás una encomiable labor de preparación por parte del joven, dado que la línea escogida por el Maestro con blancas es una línea secundaria y responderla con el poderio que la respondió el negro sobre el tablero hacía sospechar que la sorpresa de la Apertura fue mutua.

Resultó que el joven Ander había investigado por su cuenta – como hacen los buenos jugadores – esta línea meses atrás en un rincón de la Red donde halló de manos de Peter Swidler la recomendación de esta forma de juego para enfrentarse a un rival de una competición anterior que sin embargo no le entró en la preparación.

Pero la Preparación ajedrecística, cuando es autodidacta, nacida del interés propio por aprender y mejorar el juego, cuando aparece por las necesarias ansias de victoria, nunca desaparece; se va acumulando como si de una pila se tratara, aunque los rivales, las más de las veces pasen de largo despreciando tan secreto esfuerzo a ellos dedicado, al final permite su descarga súbita en forma de premio. Y en esta ocasión las tablas y una partida magnífica fue el premio recibido por Ander a su personal Preparación ajedrecística, aparte de su probado talento y capacidad para saberla aprovechar, todo un ejemplo de cómo se debe comportar un joven interesado en la competición ajedrecística.

Alejandro Franco – Ander Martin (Copa Vasca, semifinal) 18.09.2016

1.Cf3 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 Ag7 4.d4 d5 5.cxd5 Cxd5 6.Ca4 0-0 La jugada blanca no es frecuente.

7.e4 Cb6 8.Ae3 Ag4 9.Cc5 Cc6 10.Cxb7 Db8 11.Aa6 e5 Evidentemente las dos últimas jugadas negras son de laboratorio.

12.d5 Cb4 13.Cc5 C6xd5 Todo esto no aparece sobre el tablero de la nada.

14.exd5 e4 15.Cxe4 Cxa6 16.0-0 Dbx2 Tras finalizar la partida me interesé por los detalles de la misma y Ander me confesó que conocía la línea hasta esta jugada, aunque las había mejores.

17.Ad4 Axd4 18.Dxd4 Dxd4 19.Cxd4 Rg7 20.f3 Ad7 21.Tac1 Tfb8 22.Cc5 Cxc5 23.Txc5 Tb4 24.Td1 Tc8 25.Td2 Rf8 26.Cc6 Axc6 27.Txc6 Re8 28.d6 Rd7 29.Tdc2 Tb1+ 30.Rf2 Tb2 31.dxc7 Txc2+ 32.Txc2 Txc7 33.Tb2 tablas

La Belleza de un Plan

Las más de las veces, la belleza de un encuentro memorable se resuelve en dos o tres golpes tácticos espectaculares. Pero, hay ocasiones, en que la belleza de una partida aparece por una idea de planteamiento general que denominamos plan y que suele irrumpir sobre el tablero fruto de un sigiloso e imaginativo trabajo de laboratorio previo.

El mundo de las Aperturas, precisamente no es otra cosa que el confronto de las distintas ideas ajedrecísticas y quienes acostumbran a prestar atención a estas, además de a la sucesión de sus movimientos teóricos, tienen el privilegio de deleitarse con su sutil encanto.

Hoy vamos a disfrutar con un plan maravilloso cuyo elemento clave es la presión sobre un peón en c2 que propicia un desarrollo extraño, cuanto espectacular y exitoso de las piezas negras, plan, que además se acompaña de sacrificios que hacen de la partida una joya de belleza sin par.

Georgiev, Kiril – Jussupow, Artur
Las Palmas 1993

1. e4 e6 2. d4 d5 3. Cc3 Ab4 4. e5 Ce7 5. a3 Axc3+ 6. bxc3 c5 7. Cf3 b6 8. Ab5+ Ad7 9. Ad3 Las negras deseaban cambiar su alfil malo por el alfil bueno del blanco en a6; con el jaque en b5 y la retirada a su casilla natural en esta clase de posiciones, las blancas han evitado la típica maniobra negra para el cambio de alfiles.

9… Aa4 Pero las negras haciendo de tripas corazón, van a demostrar que el aforismo del veterano y excelente Entrenador Cántabro Julio Velasco “No hay niño malo ni alfil malo” es algo más que un buenismo montañés. El alfil en a4, además de bloquear el flanco de dama negro, pincha al peón c2 que requerirá perenne protección hasta el final de sus días.

10. h4 h6 Las blancas continúan con su juego habitual en estas posiciones ganando espacio en el flanco de rey. Las negras realizan el clásico movimiento de control sobre la casilla g5, respuesta igual de habitual que no despierta sospecha alguna en su rival; pero como veremos a continuación, este típico avance de h6, esta vez, está conectado magistralmente con la presión sobre c2 de Aa4.

11. h5 c4 Las blancas confiadas en que todo sigue su curso normal contemplan el último avance negro como un error porque normalmente este avance deja sin contrafuego a las negras en el flanco de dama. Y así es, pero las negras han encontrado un modo de sorprender a su rival y la entera comunidad ajedrecística que conecta esta jugada aparentemente mala con el plan de presionar sobre c2 con el Aa4.

12. Ae2 Rd7 Estamos tan acostumbrados al enroque mecánico que jugadas como esta de rey ni se contemplan en partida viva y menos estando las damas presentes sobre el tablero. Y como podremos comprobar en breve, esta jugada también está conectada con la presión sobre c2 del Aa4.

13. Ch4 Dg8 Ahora comprendemos la jugada de rey.

14. Ag4 Dh7 Y ahora entendemos la jugada anterior de dama y por qué decíamos que las jugadas h6, c4 y Rd7 estaban conectadas con la presión sobre c2 del Aa4.

15. Ta2 Ca6 16. Th3 Cc7 17. Rf1 Taf8 18. Rg1 g5 Observese como las negras se permiten el lujo de atacar por el flanco de rey gracias a que la mitad de las tropas del primer bando se hallan acuarteladas todavía en el flanco de dama ocupadas como están de proteger el peón c2.

19. Cf3 Cc6 20. Ch2 f5 21. exf6 Txf6 Las negras han logrado abrir una peligrosa columna contra el rey blanco.

22. Te3 Thf8 23. f3 Df7 24. Ad2 Ce8 Mientras la piezas blancas del flanco de dama están amarradas a tareas defensivas de c2, las piezas negras cuantan con tiempos para maniobrar a su antojo; en este caso el caballo se dirige a g7 para deglutir al peón avanzado de h5.

25. Ah3 Dxh5 26. Cg4 Tf5 27. Cf2 Dg6 28. Bxf5 exf5 Las negras han sacrificado calidad tomando en consideración que las piezas blancas del flanco de dama todavía tiene dificultad en reubicarse y que el Ah3 blanco molestaba lo suyo presionando sobre el peón débil e6. La presión de dama y alfil sobre c2, es uno de los elementos que posibilitan este sacrificio de calidad.

29. Te2 Cf6 30. De1 Ch5 31. Ta1 Cg3 En los tres últimos tiempos, las blancas han reubicado sus piezas, pero las negras han aprovechado para situar su caballo en mitad del campamento del rey blanco. Ciertamente las blancas han logrado hacerse con la columna abierta pero no hay entrada factible para la penetración entre las filas enemigas.

32. Te5 Dd6 Las negras no toman en e5 porque la entrada de la dama blanca en dicha casilla sería devastadora para sus intereses tocando al Cg3 y d5.

33. Ch1 Cxh1 34. Rxh1 Cxe5 35. dxe5 De6 Las blancas han devuelto la ventaja de calidad y a cambio han eliminado al molesto Cg3.

36. Ae3 Dxe5 Las blancas entregan el peón que era una causa perdida para intentar reubicar sus piezas conformando una fortaleza confiando en que un final de distinto color ayude en hacer tablas.

37. Dd2 Te8 38. Af2 f4 39. Td1 Rd6 Mientras el rey blanco parece castigado en el rincón, el rey negro trabaja con sus tropas en tareas defensivas, colaboración nada despreciable que supone, de facto, pieza de más.

40. Te1 Df5 41. Txe8 Axe8 Observese como las piezas desaparecen del tablero, como la partida avanza y la idea primigenia de la presión sobre el peón c2 permanece.

42. Ad4 Aa4 43. De1 Rd7 44. Db1 h5 45. Db4 Ac6 46. Db1 g4 47. fxg4 hxg4 48. De1 Aa4 Las negras después de evitar la entrada de la dama blanca en su territorio, sólo deben eliminar el peón c2 para obtener una sencilla victoria sumando su alfil al ataque en el flanco de rey.

Obcecación con el juego propio

 mate

De entre los múltiples factores psicológicos que inciden sobre el desarrollo de una partida de Ajedrez, además de la natural impaciencia del principiante, el prepotente exceso de confianza ante jugadores inferiores en el ranking, su correspondiente inverso, el miedo a contrarios de Elo superior…uno de los más habituales es el consistente en obcecarse en el propio juego sin atender que el adversario también tiene sus propios planes. Para muestra un botón comentado pedagógicamente desde el punto de vista del bando Blanco:
Kiss – Barcza,G
Debrecen, 1934
1.e4 Cc6 2.d4 d5 3.exd5 Dxd5 4.Cf3 Ag4 5.Cc3 Axf3 Mi quinto movimiento era de celada; de sobra sabía que me ibas a tomar en f3. Ahora veras que sorpresa te vas a llevar cuando te amenace doblete en c7…
6.Cxd5 Axd1 7.Cxc7+ Rd7 8.Cxa8 Axc2 ¡Toma! Ya tengo calidad de más. Ahora debo poner todo mi esfuerzo en sacar el Caballo de a8 para que no se vuelvan las tornas.
9.Af4 e5 Vaya, mi amenaza de escapar por c7 apoyado por el Alfil da resultados antes de tiempo, obliga a entregar algo de material a las negras…
10.dxe5 Ab4+ ¡Qué importa el jaque y perder el enroque. El Rey contrario está en igual circunstancia…
11.Re2 Cge7 ¡Perfecto! El tiempo que se necesitaba.
12.e6+ fxe6 ahora se devuelve el peón con jaque y sacamos de una vez el Caballo por c7.
13.Cc7 Cd4+ ¿Cómo?
14.Re3 Cef5++ ¿Por qué?

101 estrategias ganadoras, por Agnus Dunnington

Texto útil de apoyo para entrenar distintos temas ya tratados con otros materiales específicos. Quizás un título menos sugerente pero más apropiado fuera “101 posiciones de entrenamiento” donde el jugador puede ejercitarse en posiciones con diferencia de calidad, peón dama aislado, ataque a la base de peones, administración de ventaja de espacio, etc.
En consecuencia, la obra no debe ser leída como una novela; en todo caso, como un compendio de poesías para ilustrar una determinada enseñanza o reforzar los ejemplos de otros libros.
Pero este trabajo, cuyo contenido parece inconexo, tiene el mérito de venir bien clarito y ordenado con abundantes diagramas y explicaciones sucintas de cada caso, por lo cual, es uno de mis favoritos para poner en manos de alumnos que ya hayan trabajado “El arte de la defensa” para, de una parte, probar su capacidad de trabajo personal y de otra, ayudarles a aprender por su cuenta.

Si deseaís más información, podeís pinchar aquí http://tienda.jaque.tv/index.php?route=product/product&path=52_58_72&product_id=155 que os llevará directamente a la tienda de la Revista Jaque, una de las más serias y fiables que hay en el ramo por internet.