Rey al Ataque

A fin de no favorecer en demasía el pensamiento dogmático o la mecánica que todo juego requiere para ser asimilada su norma, de cuando en cuando, deben intercalarse en la enseñanza de toda materia, pero especialmente en Ajedrez, oportunas excepciones a la regla con idea de provocar el suficiente asombro como para que todo lo demás quede fijado en la monotonía sin ser sacralizada la realidad, promoviendo con ello la mentalidad creativa capaz de introducir novedad y dar con soluciones que ayuden al progreso del juego y de su ciencia. Hoy, esta oportunidad nos la brinda la figura del Rey.
Bueno es explicar al principiante que en las primeras fases del juego, el rey es una figura que no conviene sacar de paseo; y que en torno a esta circunstancia existen herramientas como el sacrificio de extracción encaminadas a tal propósito. Ya en etapa avanzada se incide de nuevo sobre este particular remarcando que el rey sólo es una figura digna de consideración en cuanto a su fuerza defensiva u ofensiva en la etapa final donde su juego en muchas ocasiones es decisivo para determinar el signo de la lucha.
Ahora bien, hay ocasiones en que puede haber maravillosas sorpresas como la que se llevó uno de los mejores jugadores del Mundo a finales del siglo XX…Préstese especial atención al juego del rey blanco, muy aleccionador.

Short, Nigel D (2660) – Timman, Jan H (2630)
1. e4 Cf6 2. e5 Cd5 3. d4 d6 4. Cf3 g6 5. Ac4 Cb6 6. Ab3 Ag7 7. De2 Cc6 8. O-O O-O 9. h3 a5 10. a4 de5 11. de5 Cd4 12. Cd4 Dd4 13. Te1 e6 14. Cd2 Cd5 15. Cf3 Dc5 16. De4 Db4 17. Ac4 Cb6 18. b3 Cc4 19. bc4 Te8 20. Td1 Dc5 21. Dh4 b6 22. Ae3 Dc6 23. Ah6 Ah8 24. Td8 Ab7 25. Tad1 Ag7 26. T8d7 Tf8 27. Ag7 Rg7 28. T1d4 Tae8 29. Df6 Rg8 30. h4 h5 31. Rh2 Tc8 32. Rg3 Tce8 33. Rf4 Ac8 34. Rg5 AxT 35. Rh6 1-0

Rey Viajero

VIAJERO

Ya hemos visto en más de una ocasión sacrificios de extracción que han sacado a pasear al rey rival por en medio del tablero. Pero el tema es tan bonito de ver que insistimos en piezas cuya belleza radica precisamente en el motivo denominado “Rey Viajero” sin otro ánimo instructivo que el de causar placer y afición en el alumnado, que no es poca cosa.

Polugaevsky, Lev – Nezmetdinov, Rashid
Sochi 1958

1. d4 Cf6 2. c4 d6 3. Cc3 e5 4. e4 ed4 5. Dd4 Cc6 6. Dd2 g6 La retirada a d2 obedece a que las blancas tienen previsto desarrollar su alfil por b2.

7. b3 Ag7 8. Ab2 O-O 9. Ad3 Cg4 10. Cge2 Dh4 Las negras amenazan f2 y algún despistado enrocará por inercia…

11. Cg3 Cge5 12. O-O f5 En vista de la buena disposición de las piezas en el flanco de rey, las negras inician el ataque.

13. f3 Ah6 Las negras no pierden oportunidad de mejorar la posición y hostigar a su rival.

14. Dd1 f4 Con su último movimiento las negras echan al caballo defensor.

15. Cge2 g5 Y pese a estar enrocadas en el mismo flanco que el rival, se animan a emprender un ataque a la bayoneta para derruir el sistema defensivo blanco.

16. Cd5 g4 La ruptura anunciada desde que las blancas jugaran f3 que justifica el ataque peonil negro.

17. g3 fg3 Las blancas ante el temor de un g3 negro y un sacrificio posterior de Axh3, prueban fortuna adelantándose a los acontecimientos.

18. hg3 Dh3 La dama negra se instala confortablemente en las proximidades del rey al que desea dar mate aprovechando las casillas débiles dejadas por el avance de los peones del enroque.

19. f4 Ae6 20. Ac2 Tf7 Las negras se quedan con las ganas de tomar en e5 ante la amenaza Ae3++

21. Rf2 Dh2 Y el rey blanco, ante la ineficacia de sus piezas para protegerlo, emprende la huida por su cuenta y riesgo, sobre todo riesgo.

22. Re3 Ad5 23. cd5 Cb4 24. Th1 Tf4 Las blancas estaban deseosas de poder hacer esta jugada que suponían el remedio a todos sus males. Pero cuando las cosas van mal, seguro que empeoran…

25. Th2 Tf3 26. Rd4 Ag7 Sumando amenazas en forma de descubiertas.

27. a4 c5 Hasta los peones se suman a la fiesta cuando el rey anda por medio del tablero.

28. dc6 bc6 29. Ad3 Ced3 30. Rc4 d5 31. ed5 cd5 32. Rb5 Tb8 33. Ra5 Cc6

¡¡¡Rey en el centro!!!

 

Momento decisivo de la partida. Juegan Blancas.
Momento decisivo de la partida. Juegan Blancas.

Que una Defensa determinada sea buena, no significa empero que lo sea el Defensor. En otras palabras: el empleo de una buena apertura, no garantiza la victoria si a las primeras de cambio contravenimos los principios de Apertura.
Hoy vamos a contemplar cómo el jugador de Siciliana se anima a mover varias veces su caballo y a desentenderse de la debida protección de su rey que lo deja sin enrocar en el centro y las consecuencias fatídicas que ello le supone ante el buen hacer de su rival.

Rossolimo – Romanenko
Gastein 1948

1. e4 c5 2. Cf3 Cc6 3. Ab5 g6 La tercera jugada blanca introduce la Variante Rossolimo, en honor del jugador de blancas que la empleara con éxito en sus partidas a mediados del siglo XX.

4. O-O Ag7 5. Te1 Cf6 La quinta juagada blanca debería poner sobre aviso al bando negro, pues aunque no lo parezca, su rey está afectado por Rayos X de la Torre.

6. Cc3 Cd4 El sexto movimiento de las negras es aventurado tomando en consideración la situación de su rey.

7. e5 Cg8 En todas las partidas de peón de rey, e5 es jugada temática. Por ello mismo, las negras suelen dificultar dicho avance cuando falta e5 propio por medio de un d6 o un Cc6. ¿Dónde está ahora ese caballo?

8. d3 Cb5 Mientras las balncas ayudan al desarrollo de sus piezas, las negras continuan con su juego temerario.

9. Cb5 a6 E inisten en no hacer nada por remediar su futuro inminente…

10. Cd6 ed6 Las blancas se disponen a abrir la columna de rey por medio de un sacrificio.

11. Ag5 Da5 Antes aprovechan para desarrollar su alfil a costa de la dama del oponente.

12. ed6+ Rf8 Se abre la columna rey de par en par.

13. Te8+ Re8 Se sacrifica la Torre para llevar al rey al Foto-Matón

14. De2+ Rf8 Entra la dama en juego en sustitución de la Torre.

15. Ae7+ Re8 Un jaque previo para que el rey vuelva al Foto-Matón.

16. Ad8+ Rd8 Las negras ante la amenaza de perder la dama toman de rey.

17. Cg5 Y las negras abandonan ante la doble amenaza de Mate con De7 y Cxf7 imposibles de defender a la vez.

El Rey Viajero

NAKAMURA
El otro día tratamos el tema de la “Extracción del Rey”. Ciertamente, sacar al rey de su confortable posición tras la cadena de peones que lo defienden, suele ser motivo de sacrificio; tal es la ventaja para el bando que lleva la inicitaiva, dado que un rey que va por delante de sus piezas, es facil presa del adversario.
Mas, siempre a toda regla, le sigue su excepción, y esta se denomina “El Rey viajero”. Acontece en muy contadas ocasiones, generalmente por un exceso de confianza del jugador atacante, o por una combinación de factores favorables para el rey acosado que le permite, no sólo sobrevivir al susto, que en ocasiones, hasta llevarse la victoria, en cuyo caso, suele ser espectacular como la partida que aquí presentamos extraída de una formidable mina, a saber: la página electrónica AJEDREZ DE ATAQUE.
Para no estropear su belleza, recomiendo a las monitores y aficionadas reproducir la partida sin detenerse a analizarla, al menos en su primer visionado:
Hikaru Nakamura – Jordi Fluvia
Barcelona 2007
1.d4 Cf6 2.c4 g6 3.Cc3 d5 4.Ag5 Ce4 5.Ah4 Cxc3 6.bxc3 dxc4 7.e3 Ae6 8.Db1 Dd5 9.a4 Cc6 10.Cf3 Ah6 11.Ae2 g5 12.Ag3 g4 13.Ch4 f5 14.0–0 0–0–0 15.Ad1 Da5 16.Ac2 Thf8 17.Db2 Ag5 18.Tab1 b6 19.Tbe1 Axh4 20.Axh4 Ad5 21.Ag3 h5 22.f3 gxf3 23.gxf3 f4 24.Axf4 Cxd4 25.cxd4 Tg8+ 26.Rf2 Dd2+ 27.Te2 Tg2+ 28.Rxg2 Dxe2+ 29.Tf2 Tg8+ 30.Ag3 Axf3+ 31.Rh3 Ag4+ 32.Rh4 Dxe3 33.Db5 Dxd4 34.De5 Dd8 35.Td2 Ad7 36.Td4 e6+ 37.Rxh5 Ae8+ 38.Rh6 De7 39.Tf4 Af7 40.Df6 Df8+ 41.Rh7 Rb8 42.Tf2 e5 43.Dxe5 1–0