La mala vida, y muerte, de un cerdo.

¿Ser o no ser vegetariano?


No es esta la cuestión. Tampoco el sistema, o las explotaciones ganaderas intensivas son las responsables del maltrato animal.
Los verdaderos responsables somos los CONSUMIDORES, todos, dispuestos a comprar un litro de leche por debajo de 1€, un pollo entero por 3 €, solomillo a 4 €, o una docena de huevos por menos de 2€.
El nacimiento, el destete, la cría, el cebo o el engorde, la puesta e incluso el sacrificio se pueden hacer de otra forma. Hay otros sistemas productivos, con parto natural, destete tardío, crecimiento en extensivo, pastoreo, y muerte sin sufrimiento, pero su precio hace que el consumo sea minoritario.

Pero asistimos a profundos cambios en los hábitos alimenticios, y uno de estos cambios hace referencia al crecimiento del interés, por parte de la opinión pública, sobre el bienestar animal. Las próximas generaciones, no solo se preocuparán  de aspectos nutricionales, sino de la ética sobre los animales de abasto.

Revisemos nuestras costumbres cárnicas, pero sobre todo, revisemos la ETIQUETA en busca de información al respecto del bienestar animal.

 

IAS

Publicado por

Ion Sustatxa

Creo que muy a menudo se trata el tema de la alimentación, únicamente desde la perspectiva dietética y nutricional, también desde el área gastronómica, pero en escasas ocasiones tratamos los alimentos desde el punto de vista de la seguridad. Sin embargo, los estudios estadísticos aclaran, que el 90% de la población muestra interés por que se le informe sobre los alimentos que consume. Quizás si defino seguridad, aclararé sobre la importancia de su contenido. Que es seguridad alimentaria? Es la disponibilidad de alimentos inocuos por parte de toda la población. Es decir, en una frase hablamos del hambre en el mundo, y con el término inocuo barremos toda la dificultad intrínseca de lo que llamamos comida saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*