Bienestar animal en los mataderos, algo está cambiando.

Detrás de las alarmas mediáticas por maltrato animal, sadismo y cierre posterior de los mataderos, hay sin duda un conflicto laboral, yo diría humano, respecto a las condiciones de trabajo de los empleados de los mataderos.
Personas, en su mayoría inmigrantes, sin cultura, ajenas a una mínima educación sobre el respeto animal, malpagadas y con unas condiciones laborales tan precarias, que “vete tú ” a hablarles del bienestar animal.
¿Culpables? El mercado, el sistema, las instituciones, los empresarios………………..
En mi opinión, nosotros LOS CONSUMIDORES, que no vetamos la compra de alimentos producidos en esas condiciones, y que por tanto permitimos que siga funcionando ese tipo de cadena de producción.

Esto forma parte de esa hipocresía que nos deja rasgarnos las vestiduras al observar vídeos de este tipo, y un minuto después, nos olvidamos al seleccionar nuestra compra.Debemos de dejar de considerar los alimentos como un “bien de consumo”, para contemplarlos como un “bien biológico vital”.Esto es, indispensable, de generación natural y con ciclos de producción regulares. Debemos de excluir los alimentos de los mercados especulativos, las cadenas de producción o los indicadores financieros, porque quizás este sea el mayor problema al que nos enfrentemos en los próximos años dentro del sistema capitalista globalizado.

IAS

Publicado por

Ion Sustatxa

Creo que muy a menudo se trata el tema de la alimentación, únicamente desde la perspectiva dietética y nutricional, también desde el área gastronómica, pero en escasas ocasiones tratamos los alimentos desde el punto de vista de la seguridad. Sin embargo, los estudios estadísticos aclaran, que el 90% de la población muestra interés por que se le informe sobre los alimentos que consume. Quizás si defino seguridad, aclararé sobre la importancia de su contenido. Que es seguridad alimentaria? Es la disponibilidad de alimentos inocuos por parte de toda la población. Es decir, en una frase hablamos del hambre en el mundo, y con el término inocuo barremos toda la dificultad intrínseca de lo que llamamos comida saludable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*