iCan o MacCat, nos alejamos de las mascotas virtuales.

Fujitsu  a la cabeza de los grandes de la electrónica, se ha aproximado al mundo animal mediante el próximo lanzamiento de  un sensor de reducido tamaño que  fijado al collar de perro o gato nos permite vigilar o al menos estar  informados sobre la salud de la mascota. Hace un par de días, este fabricante hizo público que está trabajando  en un prototipo inalámbrico que emite señales al ordenador o al teléfono móvil para mantenernos informados de cualquier incidencia de salud que sufra el animal. Los artículos de prensa, no son más específicos y a un veterinario esta noticia le deja frío. Al margen de que el titular es muy atractivo para los millones de personas, que de una u otra forma han integrado a un animal de compañía en su familia, creo entender que el artilugio almacena información sobre parámetros simples como Tª, actividad del perro o postración, a modo de datta-logger (registro en continuo de la temperatura), de  forma que en ausencia de los dueños nos lleguen informes de medidas anormales que nos alerten de cambios súbitos  a modo de indicadores. Por ejemplo, he acudido al veterinario porque mi perro lleva apático dos días. En la clínica, me comentan que tiene un principio de bronquitis y hemos comenzado tratamiento con antibiótico. Hoy tengo una cena, llegaré tarde y mañana desde primera hora salgo de viaje. Le sacaré temprano y no volveré hasta el mediodía. Conectarle el iCan o el MacCat, podría ayudarme a vigilarlo. Desde este planteamiento me parece muy útil. Para monitorear otras constantes más complejas ya existen doppler cardiaco, termómetros fijos, medidores de saturación de oxigeno, etc. Pero todos ellos son de uso profesional y además, nos obligan a hospitalizar al animal. En la  clínica veterinaria IAS , la hospitalización, a no ser que sea indispensable, no nos parece adecuada, pues la separación del animal y su dueño no colabora en la mejoría del estado de salud de la mascota. En cualquier caso, mi enhorabuena, sobre todo por el alejamiento de la empresa electrónica del camino de fabricar perros o gatos cibernéticos o R2D2 con pelo, e incluso mascotas de pantalla, a las que hay que cuidar. En este caso, el esfuerzo de los japoneses, es para mejorar nuestra relación con “ellos”. En este camino, en la clínica , el historial clínico u hoja de ruta de cada paciente, sustituirá a la cartilla de vacunas e irá en un pendrive para en cualquier unidad poder visualizar toda la historia clínica de nuestros pacientes, analíticas, ecografías, placas, vacunas, etc.

Imagen de previsualización de YouTube

Las 10 enfermedades más comunes en el perro

La otitis en el perro y la cistitis en los felinos son los dos motivos más importantes de consulta en las clínicas norteamericanas según Veterinary Pet Insurance Co. Esta es una importante compañía de seguros sanitarios para animales de compañía, y como toda empresa de seguros utiliza la estadística como herramienta de trabajo. Pues bien, aquí tenemos las patologías caninas más habituales que son motivos de visita veterinaria.

Enfermedades más comunes en perros
1. Otitis
2. Dermatitis alérgicas
3. Infecciones dérmicas
4. Tumores de piel no cancerosos
5. Problemas estomacales
6. Problemas intestinales/diarrea
7. Artritis
8. Cistitis
9. Golpes y contusiones
10. Hipotiroidismo

Pero la estadística, que nació con el grupo de las ciencias modernas, es más un medio, que un fin en sí misma, y por lo tanto, no nos aporta nada, sino sacamos las oportunas conclusiones:

De las 10 enfermedades referidas para el perro, al menos de las dos más frecuentes, otitis y dermatitis, hablamos con los propietarios en la 1º visita de reconocimiento del cachorro. De las dos siguientes, problemas estomacales y diarreas, tratamos en cada una de las visitas de rutina en la vacunación anual, al referirnos a la prevención con los enfriamientos y a la conveniencia de elegir una dieta seca (pienso).

  • La mayoría de otitis, sobre todo en perros con las orejas caídas, pueden prevenirse si realizamos una adecuada higiene del conducto auditivo. Con los palitos de oído y sin añadir ningún fármaco, en seco.

A diferencia de los humanos la conformación de este, es en forma de L, lo que nos permite realizar una exploración inofensiva, sin dañar membranas o timpano.Esta debiera realizarse periódicamente o como mínimo siempre después de los baños. Aunque no todos los autores lo recomiendan.

  • Una parte importante de las dermatitis alérgicas, son por parasitosis externa, pulgas y garrapatas, estas pueden preverse de forma estacional y de forma efectiva, con collares, pipetas, pastillas, etc.

  • No olvidemos que en los perros ,sobre todo de pelo largo, los problemas gastroentericos ,vómitos y diarreas, no siempre tienen un origen alimentario o por ingesta inadecuada, sino que en muchas ocasiones son debidos a que el perro se nos ha enfriado. Esto suele darse en la peluquería, después del baño, tras un paseo lluvioso, o por el repentino cambio de temperatura al salir de casa (ellos siempre están delante de la calefacción).

Tumores, artritis, cistitis o hipotiroidismo aparecen cada vez más al estar ligadas a una longevidad cada vez mayor de nuestros perros. Por contra ,los traumatismos aparecen en menor numero.

Conclusión:

LA PREVENCION es determinante para reducir la presentación de los procesos patológicos más frecuentes. Las revisiones semestrales evitan que procesos incipientes se conviertan en cuadros agudos, es preferible hacer análisis o exploraciones preventivas que acudir a urgencias por agravamientos posteriores.

LA MANIPULACIÓN del perro, por parte del propietario, es indispensable para la aplicación correcta de los tratamientos.

En general, nuestros clientes, no llevan a cabo los protocolos recomendados por:

  1. El animal no les permite manipular en actos de limpieza de oídos, cepillado, corte de uñas, etc. y pueden realizar actos que en la consulta parecen sencillos.

  2. El perro se niega a comer la dieta prescrita, a tomar la medicación, y finalmente su voluntad se hace más fuerte o al menos más tozuda que la del propietario.

Por eso insistimos en que durante el periodo de aprendizaje y socialización, debemos crear hábitos de higiene y mantenimiento en el cachorro. Tiene que acostumbrase a que le limpiemos los oídos con palitos de algodón secos, cortarle las uñas, le, y examinarle detenidamente si así lo deseamos. Sin que esto se convierta en una carrera de persecución en la que la paciencia del dueño, suele agotarse antes de conseguir el objetivo.

EL SEGUIMIENTO CLINICO, que permite seguir una HOJA de RUTA sanitaria, con su historial, evita repetir procedimientos diagnósticos y mantiene un hilo conductor de actuación.