Unos reyes castellanos felicitan a sus súbditos.

Lunes 11 de diciembre de 2017

 

 

 

 

 

Los Reyes de España y sus dos hijas, Leonor y Sofía, felicitan este año las navidades con una foto institucional en la que aparecen los cuatro en la galería del Palacio Real de Madrid. El escenario y sobre todo la fecha, 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional de España, adquieren en esta ocasión un especial significado por lo que está sucediendo en Catalunya y como se trata de los reyes de España hay que forzar la máquina y decir que España solo hay una y su capital es la privilegiada Madrid.

En el interior del díptico se encuentran las firmas de los cuatro debajo de la leyenda de “Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2018”, en castellano y en inglés.

Fíjense del dato. Castellano e inglés. Un rey de un estado plurilingüe y pluricultural, felicita en inglés y en castellano. Felipe, el “Preparao” no aprendió en su escaso bachillerato que debía ser más educado y hacer normal en su boca y en sus textos lo que es normal en una sociedad que dice representar.

Bien es verdad que en su horrendo discurso del 4 de octubre de este año, donde se mostró con todos los espolones de una monarquía centralista y franquista, nos dio la talla de lo que es su reinado. Si de su padre se dice que emergió como figura democrática el 23 F, después de haberlo propiciado, que en Madrid nos dicen que su primogenitura política Felipe VI la adquirió el 4 de octubre cuando les dijo a los catalanes que no hay más estado que la España de siempre. El que ahora le dé prioridad al inglés sobre el euskera, el francés y el gallego nos indica su miopía política, su falta de visión de la jugada y lo prescindible de esta institución.

Srs. súbditos españoles. Este es el rey que tienen ustedes. Un poco más tonto que su padre. Y con problema de sordera y de visión. ¡Que pobre hombre!.

En el stand de Pamiela.

Domingo 10 de diciembre de 2017

Estuve en la Azoka de Durango en el stand de Pamiela, una buena editorial navarra que me acaba de editar el libro “Obediencia Vasca. Aquella Comida en Guethary”. Un libro que tiene como valor la extraordinaria correspondencia del Lehendakari Aguirre, Monzón, Nardiz, Ziaurriz con los socialistas, Aznar, Gracia, Toyos, Paulino Gómez Beltrán a cuenta de la petición que les hace el PNV de trabajar en el Gobierno Vasco con partidos de “Obediencia Vasca”. Son cartas inéditas e historias no conocidas donde se ve y lee al verdadero Aguirre, con su manguera de bombero y a veces con sus malas pulgas. Hay, asimismo, una carta del Lehendakari Aguirre a Franco a cuenta del centenario en 1939 de la Abolición Foral que a Monzón no le gustó se la enviara y aparecen dichas cartas y el intercambio vivo entre ellos.

Y lo hice con Pedro Ibarra con su libro, ”Memoria del Antifranquismo en el País Vasco”, donde da cuenta de su trabajo en un despacho de abogado laboralista en los tiempos duros del franquismo. Su primer capítulo sobre lo que es y lo que ha sido Neguri, es antológico. El proviene de aquel Neguri con el que rompió amarras siendo marqués de Güell y su mujer hija de la familia Oriol. Una bomba. Con la descripción hecha por Gregorio Morán en su libro “Los españoles que dejaron de serlo” y con lo escrito ahora por Pedro Ibarra, tenemos una buena fotografía de situación de lo que ha sido este barrio exclusivo de Getxo donde lo único social que había era la Iglesia.

Peio Elzaburu le regaló a María Esther el libro “El silencio” de María Urruzola, con una historia del exilio republicano que tiene mucho interés.

La feria está bien y nos ilustra cómo ha ido el año editorial porque hasta un japonés viene de Tokio para ver lo nuevo del año que se ve en esta Feria y no, por ejemplo en el Corte Inglés, que solo nos venden libros madrileños. Por eso durante el franquismo y para combatir aquel reduccionismo destinado a matar la cultura vasca que todavía continúa nació de la mano de Leopoldo Zugaza este gran encuentro anual.

También nos ilustra de la debilidad del PNV en este campo. Lo intentamos durante años pero no lo organizamos con criterio empresarial y así nos fue. Las editoriales que funcionan tienen un catálogo envidiable, una red de suscriptores, buena distribución y personas trabajando a tiempo completo. Nosotros todos los esfuerzos que hicimos fueron amateurs y episódicamente.

Por otra parte la gente joven hoy solo lee twitter porque por no leer no ni un solo periódico. Cambian los hábitos y éste de la lectura no es el que mejor enseñan nuestros irakasles, ni del que pueden sentirse orgullosos, porque entre otras malas cosas nos da unos índices de lectura y comprensión poco adecuado para la potencia que queremos ser. Pocos pero influyentes y eso solo se logra con educación y lectura.

Por el stand pasó Joseba Agirreazkuenaga que nos habló del libro de uno de sus tutorizados sobre la depuración de funcionarios en la Diputación de Bizkaia y de como Toyos en Gipuzkoa y Laiseca en Bizkaia eran los cerebros socialistas de la época. También lo hizo Iñaki Galdós y Ramón Sota que adquirieron el libro, así como Gontzal Mendivil y varios más. Es una experiencia agradable estar con la gente y ver anualmente este movimiento familiar.

Saludé a Toti Martínez de Lecea y le compré su libro “Y todos callaron “ que ya he empezado a leer. Trata sobre la represión en aquella Vitoria-Gasteiz de los vencedores.

En definitiva, que siga la Feria y que siga mejorando y que haya más títulos educativos e históricos.

El eficaz antídoto de “El otro Pacto de Santoña”.

Sábado 9 de diciembre de 2017

Curucuteando  en las librerías he visto como el dirigente del PP, Carlos Olazabal, ha escrito un libro que se titula “El PNV y la Rendición de Santoña”. Con ese título se pueden ustedes imaginar de qué va el panfleto. Tratar de demostrar que el Ejército Vasco traicionó a la República, cuando fue al revés, al no enviar dicho gobierno ni aviones, ni fusiles, y tener el Cantábrico incendiado con  los cañonazos del Canarias y del Cervera y tras firmar el Pacto de No Intervención todos los gobiernos europeos y ser bombardeados los vascos por los nazis alemanes y disparados por los Flechas Negras italianos. Ésto a Olazabal le parece estupendo. Y no lo resalta.

Previendo algo así, con Koldo San Sebastián y abundante documentación, escribimos “El Otro Pacto de Santoña” que presentamos con Andoni Ortuzar en  Sabin Etxea. Por su parte  la Fundación Sabino Arana, hace dos jueves organizó una charla sobre dicho libro que me tocó darla solo ya que Koldo excusó su asistencia y nos envió el  interesante esquema de lo que pensaba  decir. Es éste:

* El PNV se sumó a la defensa de la legalidad republicana el mismo día 18 de julio. En pocas horas se pasó del “esperar a ver” a la defensa de la democracia.

* El PNV no disponía de armas para equipar a sus milicias. Y no solo eso, hubo maniobras interesadas para que no se armasen (especialmente, por parte de los comunistas).

* Conseguidas las armas, las milicias nacionalistas, Euzko Gudarostea puso más hombres que casi todas las demás fuerzas (de partido) republicanas juntas. Y por supuesto, más muertos y heridos que las demás.

* El 30 de marzo de 1937 comenzó la ofensiva franquista, aumentando los bombardeos de la población civil (con el fin de desmoralizar la moral de los defensores), aun así los rebeldes llegaron a Bilbao el 19 de junio y no conquistaron el resto del territorio hasta agosto.

Resistieron mucho más que los ejércitos nacionales de los países del Benelux, de Francia y el cuerpo expedicionario Británico (+ divisiones polacas) juntos a la ofensiva Alemana.

* En la defensa de Bilbao, destacaron algunos batallones del PNV, tales como el Gordexola o el Itsalde. El Gordexola, por ejemplo, perdió casi el 40 por ciento de sus efectivos. El primero fue propuesto para la Laureada colectiva, el segundo recibió una mención especial. Ambos batallones fueron los encargados de evitar excesos en Bilbao y, en Barakaldo, evitar que se dinamitasen las industrrias.

* Ha habido una generación remisa a contar la historia de Santoña. Si no se contaba todo. Aun así desde que se publicó el famoso “Informe de José Antonio Aguirre” nunca se ocultaron informes “reveladores” como el de los comisarios Lejarcegi y Ugarte usados por determinados historiadores contra el PNV. Este informa en concreto fue publica entre los documentos de Aguirre, en las memorias de José Estornés o por el propio hijo de Lejarzegi.

La aparición de “El otro Pacto  de Santoña” ha servido de eficaz antídoto contra lo que hubiese sido una auténtica cacería contra el Partido.