La caída de Bilbao hace 74 años

Cuando el 11 de junio de 1937, se reanuda la ofensiva contra el “Cinturón de Hierro”, el futuro de Euzkadi en la guerra estaba decidido. El Ejército vasco, carente por completo de aviación, se encontraba impotente para frenar las continuas oleadas de aviones italianos y alemanes que asolaban el frente y las ciudades vascas.

En esta situación, un día después, el 12 de junio, el “Cinturón de Hierro” se rompe en Gaztelumendi, por la loma Urkullu, y una vez dentro de la zona protegida, las tropas fascistas comienzan a bombardear Bilbao con proyectiles perforadores.

Ante la proximidad de las tropas rebeldes, en la medianoche del día 13, se celebra una reunión en el Hotel Carlton presidida por el Lehendakari Aguirre. Montaud afirma que Bilbao es indefendible, ya que se ha perdido el control de las milicias, y no existen medios para defender las alturas de los montes entre los que se encuentra cercado Bilbao.

El cerco de Bilbao

Tres días después de la ruptura del “Cinturón”, es atacado Artxanda, quedando en poder del enemigo la zona comprendida entre Santo Domingo y el fuerte Banderas.

Una vez conquistada la zona montañosa de Artxanda, las tropas de Franco toman posiciones en el monte Pagasarri, con lo cual el cerco de Bilbao queda completo. Existía una única salida: la carretera que bordea el Nervión desde Bilbao hacia Zorroza. Será por esta, y al amparo de la noche, por donde se eva­cuará la población civil y los batallones que tenían orden de hacerlo.

Desde la sede del Partido Nacionalista Vasco en la Gran Vía bilbaína, se podían ver las luchas que se libraban en Artxanda y ante la proximidad del peligro, se decide evacuar a las personas inútiles para la guerra, pero que por su significación nacionalista, podrían sufrir represalias. De esta manera salieron de Bilbao cincuenta personalidades, entre las que se encontraba Elías Gallastegi.

En estos momentos, y en algunos sectores, también cundió el pánico comenzando las deserciones. Un claro ejemplo de esto lo encontramos en que al intentar evacuar en el Ciscar a cincuenta conocidas mujeres, el encargado de la operación, Lucio Artetxe, se encontró con el problema de que gente significada políticamente, había ocupado el lugar de éstas en el barco, negándose a bajar a tierra.

Últimos combates

Todas estas operaciones de evacuación, se encontraban con la dificultad de que desde el monte Banderas, las baterías franquistas controlaban toda la carretera del Nervión. El Lehendakari Aguirre consciente de las trabas para la evacuación de Bilbao se dirige a sus habitantes por última vez. Al atardecer del 16 de junio, Aguirre llama a los gudaris para que lancen un contraataque que facilite la evacuación de la población civil. Así, al caer la noche del día 16, tres batallones: el Kirikiño, el Itxasalde y el Itxarkundia, fueron enviados a las alturas de Artxanda, para un esfuerzo final.

Las armas con que contaban las tropas vascas eran fusiles, algunas ametralladoras, granadas de mano y algún mortero del 81. Con estas armas, la noche del 16 al 17 de junio, se abrieron paso y recuperaron el Fuerte Banderas, Berriz, Artxandasarri, el Molino y el camino de Artxanda hasta el cruce de Santo Domingo, aguantando durante todo el día 17 los continuos ataques de las tropas de Franco.

Este mismo día 17, el Gobierno Vasco se divide en dos grupos, quedándose en Bilbao Leizaola, del Partido Nacionalista Vasco, Aznar, del Partido Socialista y Astigarrabia del Partido Comunista.

Leizaola, secundado por Rezola y por la mujer de éste, Aurora, desea entregar la ciudad de la forma más civilizada posible. Ordena volar los puentes, sabotear las fábricas de productos bélicos y evacuar la población hacia el oeste, al mismo tiempo que impide incendios y pillaje, como el intento, por parte de milicianos, de dinamitar la Universidad de Deusto y la iglesia de San Nicolás. El civismo de Leizaola, llega al punto de poner en libertad a los presos de la cárcel de Larrinaga y trasladarlos a la cuesta de Begoña, para que pudieran reunirse con los suyos. Esta operación la realizó el comandante Gorritxo del batallón Kirikiño con un grupo de gudaris, escoltado por el batallón Otxandiano.

Mientras tanto, el Ejército vasco, que se había replegado hacia las Encartaciones, acabará disolviéndose, y los batallones de gudaris se concentrarán en Santoña. En Bilbao quedaron la Ertzantza y algunos batallones vascos, entre ellos el Gordexola, bajo las órdenes de Leizaola, para evitar el pillaje y los desórdenes.

Sin encontrar resistencia, entre las 5 y las 6 de la tarde, del 19 de junio de 1937, las tropas fascistas ocupan Bilbao.

¿No merece Leizaola una estatua en Bilbao?.

16 comentarios en “La caída de Bilbao hace 74 años”

  1. Ya estamos.

    ¿Por que Leizaola si?, ¿y la gente que integraba los batallones Kirikiño, Itxasalde y el Itxarkundia? ¿estos no merecen estatuas, calles, etc?. La diferencia del mando con el mandado. El clasismo puro y duro.

    Yo desde luego prohibiría las estatuas de políticos, así como sus nombres en calles y plazas, salvo que se distinguieran por otras facetas, como la cultura por ejemplo.

    Era obligación de Leizaola hacer lo que hizo, al igual que es el mío mi trabajo y nadie me pone escultura alguna, ni falta que hace.

    Al político que no cumple con sus obligaciones puerta, al igual que a cualquier trabajador, es más yo hacia un ERE en el Senado, Parlamento, Congreso, JJGG… El Senado esta de sobra, y en el resto con la mitad ya es más que suficiente.

  2. ¡Lo que hay que leerle, Senador!
    Lo cuenta tal como si hubiera estado allí.

    Paz a los muertos.
    Y, si es posible…paz a los vivos, también.

    ¿Cuándo se podrá recordar sin amargura, por aprender del pasado, que Álava estuvo en el lado rebelde desde el primer día – y el PNV de Álava, también? ¿Cuando se podrá recordar sin amargura, por aprender del pasado, que Guipuzcoa cayó en manos de los sublevados en bien poco tiempo, con lo que controlaron enseguida la frontera con Francia? Cuándo se podrá recordar sin amargura, sólo por aprender del pasado, que un “Ejército” no se monta sobre el papel, ni que sea el de los Decretos, que los combatientes o están o no están, o los controlan las milicias, o son obedientes al gobierno, u vaya usted a ssaber.
    ¿Cuando se podrá recordar sin amargura que aquella fue una (in)civil guerra civil, con todas las contradicciones que ello supone?
    ¿No era vasco el capitán de Ingenieros Alejandro Goicoechea que se pasó al bando rebelde con los planos del famoso “Cinturón”?

    De todo su relato, lo de soltar a los presos (políticos, se supone) sin hacer una escabechina con ellos es lo que más me ha gustado recordar.

    Ojalá que su entrada mueva más a propósitos de enmienda que no a una re-edición de los sufrimientos del pasado.

    Amén.

  3. ¿No sería, un buen sitio el cruce entre c/Lehendakari Leizaola y el puente de Deusto? ¡Hay un espacio triangular idoneo frente al Zubiarte!

  4. Una cosa son los hechos, otra la memoria de los hechos y otra la versión de la historia que se pretende fijar para el futuro.

    Todo ello supone un berenjenal demasiado complicado para mí. Me limitaré a citar algunas de las cosas que se pueden leer sobre la cuestión, en alguno de sus aspectos.

    Memoria de los hechos:
    La que ponía en boca de Rosario Sopeña, en 2007, el redactor de El Correo, IMANOL VILLA. al elaborar su artículo
    Fuente: [Enlace roto.]

  5. Una versión de la historia de aquellos días (se supone que es la que contribuye a consolidar su autor):

    “…Aguirre había dejado al mando del ejército vasco a Mariano Gamir Ulibarri el día 1 de Junio tras la presión de los republicanos que intentaron por todos los medios enviar aviación, lo hicieron desde Francia pero sus aviones fueron desarmados en el aeródromo de Toulouse en virtud del pacto de no intervención.
    La situación ya era catastrófica, rotas ya todas las defensas los negociadores se impacientaban y el EBB sustituiría a Aguirre por Ajuriaguerra con el que ya había tenido sonados desencuentros. Onaindia seguiría siendo el enlace pese a la amistad que le unía al Lehendakari. Bilbao es la primera pieza del puzle y sería entregada intacta como exigían los sublevados, solo se combatiría en Artxanda para dar tiempo a abandonar la plaza a los civiles.
    Los presos nacionales serían liberados y la industria se dejaría intacta, se incumplían las ordenes del gobierno republicano incluso poniendo a los batallones nacionalistas vascos como defensa de los intereses de los sublevados que también eran los propios, los bienes industriales mineros y siderometalúrgicos que posteriormente utilizarían los alzados para ganar la contienda en contra de sus aliados.


  6. El golpe más duro fue la desobediencia de los nacionalistas vascos a las órdenes de Prieto, dejando intactos la fábrica de explosivos de Galdakao y los Altos Hornos de Vizcaya donde Beldarrain y Luis Urkullu que desobedecen abiertamente al General Gamir y con el batallón Gordexola que no debía estar allí evitan la voladura de los altos hornos. Beldarrain se evadiría en Santander del consejo de guerra embarcando en el barco ingles Molton entre mujeres, curas y niños, su barco fue interceptado en alta mar por el Almirante Cervera y liberado por la intercesión de la santa sede.

    Hubo otras muchas empresas que después rendirían mucho más al servicio de los sublevados que siguieron el mismo camino de salvación: General Eléctrica, Térmica de Burceña, Echevarria, Firestone, Campsa, la Naval etc.
    Posteriormente se volaron solo los puentes de la ría para preparar la desbandada hacia Santander mientras Leizaola cumplía todas y cada una de las peticiones franquistas, algunos afiliados de ANV que no sabían nada de las negociaciones del PNV gritaban ¡traición! mientras se liberaba a los presos fascistas. Patxo Gorritxo, jefe de la 4ª brigada fue el encargado de liberar a los presos franquistas de la cárcel del depósito de pescadores de Algorta y Larrinaga ordenadas por Leizaola coincidiendo con las conversaciones de Ajuriaguerra y Cavalletti.


  7. Gorritxo mandando al batallón Itxasalde realizó la fuga, pero fue descubierto por militantes de ANV y empezaron a llamarle traidor, fue detenido por el batallón Amuategui de las JSU, siendo rescatado por los traidores entre vagas explicaciones de Ajuriaguerra yLeizaola (que incluso le libraría de un pelotón de fusilamiento en Zabalburu), después entregaría 100 ametralladoras pesadas y 50 ligeras al segundo de Alonso Vega, el comandante García Valiño. Gorritxo tras rendir Bilbao huiría después a Francia en el año 1938 en un coche de un capitán de Falange ayudado por Ortueta, el pago fueron 20.000 pesetas de la época. En Francia el gobierno vasco le pago un hotel.

    En las Arenas fue donde los nacionalistas tuvieron menos control del operativo de retirada y se sucedieron enfrentamientos y altercados con el batallón Malatesta que contestaba a los tiros de los francotiradores llamados pacos desde la guerra de África.

    En Bilbao se entregaron los batallones nacionalistas vascos, Itxasalde (a través de Koldo Sansinenea), MAI Irrintzi, Otxandiano (entregado por Patxi y Matai Maidagan, el 2º era conductor de Aguirre y capitán de la compañía Oldargui, siendo su hermano Pio comandante del batallón), Malato, Saseta, Itxarkundia y la Ertzaña incluida su policía motorizada.

    Algunos batallones republicanos (milicianos) fueron copados, Larrañaga, Rusia, México, Amuategi, y parte del Rosa de Luxemburgo.

    A Santander llegarían 30 batallones menos, muchos historiadores dan más importancia al Pacto de Bilbao que al de Santoña y realmente fue donde más batallones se entregaron y donde más desertores abandonaron las armas para huir a Francia por barco si tenían algún cargo político o militar relevante y otros no significados alistados en las milicias nacionalistas que eran incluso partidarios de los alzados para irse a su casa tras entregar las armas.
    …”
    Fuente:
    http://guerracivil.forumup.es/post-29433-guerracivil.html

  8. jjajajaajjaja, que manera más dramática de narrar lo que en toda España se llama la vergüenza de Santoña. Miles y miles de gudaris corriendo como liebres delante de los requetés navarros a rendirse a los italianos… el ejército más bonito de Europa. Igualito que la resistencia de Badajoz, Madrid o Barcelona, vamos. Senador… menudo papelón hicisteis… y efectivamente, los del PNV le quitaban el sitio a las mujeres y los niños para huir por piernas. Siempre me ha sorprendido que los disparanucas de ETA se llamaran gudaris, en vez de irse a los tercios de Vizcaya o a las tropas de Aguirre, que esos sí que fueron vascos valientes (quizás porque se sentían españoles). Después, eso sí, de ver su forma cobarde y abyecta de luchar lo terminé por comprender. ¿Por qué será que cada vez que mentais la guerra civil tanto los del PP como los del PSOE os dicen “cerrad el pico y recordad Santoña”?… menudo papelón. Senador, senador… ¿a quién quiere engañar?; pero claro, descendiendo de Sabino Arana (6 meses en el maco le bastaron para desdecirse de todo, como el cobarde y el meapilas que era), que podíamos esperar de semejante partido.

  9. Cada vez que recuerdo lo de Santoña sé porqué los del PNV no quereis ser Españoles… no sois dignos de ello, cobardes.

  10. Y, claro, en esta historia de la caída de Bilbao, el llamado “Cinturón de Hierro” reclama una cierta atención.

    Lo que lleva a la figura de un habilidoso vasco, ingeniero militar, hijo de un farmacéutico, nacido en LLodio y que había patentado en marzo de 1936 “Un nuevo sistema ferroviario de transporte por rodadura elevada”.
    Este habilidoso vasco de Llodio obtuvo el apoyo financiero de otro vasco, José Luis Oriol Urigüen, para el TALGO del que luego saldría el grupo empresarial español Patentes Talgo , creado en 1942, dedicado al diseño y construcción de los trenes y que además ofrece servicios de mantenimiento de trenes y relativos a equipos ferroviarios.

    Se estima que el “Cinturón de Hierro” diseñado siguiendo las instrucciones del general Alberto de Montaud y Noguerol sólo llegó a ejecutarse en un 40% y su sistema de trincheras sólo estaba en estado óptimo en un 28 %, pese al coste, 50 millones de pesetas de presupuesto, y el elevado número de personas empleadas en su construcción, 8.500 en los momentos más intensos de la obra. Ese importante volumen de recursos materiales y humanos estaba coordinado por el capitán de Ingenieros Alejandro Goicoechea, con la cooperación de su ayudante, el capitán Pedro Murga.


  11. Los oficiales Murga y Anglada fueron fusilados ya a fines de 1936 después de ser descubiertos por las autoridades intentando entregar planos a agentes rebeldes. Goicoechea consiguió pasar las líneas del frente en febrero de 1937, llevándose consigo todos los planos e información que pudo recolectar sobre el entramado defensivo, entregando tales datos a los atacantes.

    Hasta comienzos de mayo de 1937, gran parte de los soldados del Eusko Gudarostea, bajo influencia de la propaganda republicana, creían que el Cinturón era una línea casi inexpugnable, siendo sorprendidos por la fragilidad de las defensas, tras los potentes bombardeos a que los sometieron los rebeldes en aquellos comienzos de mayo.

    El 11 de junio de 1937, el Ejército sublevado lanzó su ofensiva final contra el “Cinturón del Hierro”, con un bombardeo preliminar de 150 piezas de artillería acompañado por ataques aéreos de especial intensidad, a cargo de la Legión Cóndor y de la aviación italiana.

    La resistencia del “Cinturón de Hierro” duró menos de dos días y aunque sólo había caído una sección del frente, las tropas de otros sectores abandonaron las defensas de toda la línea del Cinturón.

    Para más detalles puede partirse de la información que ofrece

    http://es.wikipedia.org/wiki/Cintur%C3%B3n_de_Hierro_de_Bilbao

  12. Y dos breves notas biográficas sobre el padre intelectual y el padre financiero del TALGO, o del grupo empresarial Patentes Talgo, creado en 1942, dedicado al diseño y construcción de esos trenes, que además ofrece servicios de mantenimiento de trenes y relativos a equipos ferroviarios.

    Alejandro Goicoechea Omar, inheniero militar vizcaíno, es el padre intelectual dell TALGO. Número uno de su promoción (1918), prefirió el mundo de los trenes y en 1920 colgó el uniforme de capitán, entrando a trabajar en la Compañía de Ferrocarriles de La Robla, empresa en la que trabajó durante veinte años, y donde desarrolló sus primeras ideas inventivas.

    Las autoridades del Gobierno Vasco tenían dudas sobre su afinidad ideológica, pese a lo cual le encomendaron la dirección de la construcción de las defensas de Bilbao, quizás urgidas por la necesidad. Desertó poco después del fusilamiento de su ayudante y se llevó planos e información estratégica, pasando a colaborar con las tropas de Franco al tiempo que proseguía en sus ideas innovadoras sobre los ferrocarriles. En 1938, asistió al Congreso de ciencias de Santander, en donde dio a conocer algunas de sus ideas.
    Pidió a Oriol Urigüen la financiación de sus proyectos y la obtuvo, lo que no deja de ser una audaz decisión para aquellos tiempos.

    José Luis Oriol Urigüen, es el padre financiero del TALGO.
    Nació en Bilbao el 4 de noviembre de 1877 y falleció en Madrid el 15 de abril de 1972. Fue empresario eléctrico y ferroviario, arquitecto y político vasco.
    Militante de Comunión Tradicionalista, fue diputado por Jaén (1919-1920) y Álava (1931-1939). Durante la Guerra Civil dió apoyo al bando sublevado.

    Fuentes:
    http://www.euskomedia.org/aunamendi/66653
    http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Luis_Oriol_Urig%C3%BCen
    http://es.wikipedia.org/wiki/Talgo

  13. Senador… esta vez se ha lucido. Si realmente aprecia al PNV (como yo), es mejor no hablar de algunos temas…. El 1º Sabino Arana, pues los demás pueblos del Estado se ríen de nosotros hasta quedarse sin respiración, y el 2º La Guerra Civil, porque el papel fue de autentica cobardía y vergüenza. Las cosas como son.
    Por cierto, yo tampoco hablaría de cómo, con qué amigos, y gracias a que régimen, hicieron fortuna tantos y tantos que hoy se dicen Peneuvistas.
    Ese tema tampoco lo tocaría.

  14. Un blog es un espacio en el cual su autor expone sus ideas, reflexiones y aquello que desea compartir con quienes – en su propia libertad- le leen. Dicho esto, el articulo precedente cumple absolutamente -como otros publicados por el Senador Anasagasti- con estos principios.
    Hay quien escribe en su comentario : “Una cosa son los hechos, otra la memoria de los hechos y otra la versión de la historia que se pretende fijar para el futuro.”.
    Pues bien, los hechos (entendiendo por tales, los sucesos acaecidos en algún lugar y tiempo, sobre todo los históricos y referentes a sucesos bélicos), suelen ser contados por los vencedores, con toda la carga subjetiva y manipuladora posible, sin dejar de lado que -al ser vencedor- se cuenta con los medios de propagación adecuados. De esta manera y dependiendo de el tiempo que se perpetúe el bando vencedor, los hechos (contados a su manera) se va transformando en “historia real y aceptada”. Como ejemplo de ello, valga el bombardeo de Guernica, atribuido por el bando vencedor a quienes sufrieron el cobarde asalto aéreo. La memoria de los hechos, corresponde a todos y cada uno de las víctimas de la sinrazón y por tanto hay tantas “memorias de los hechos” como víctimas, incontables. En cuanto a “la versión de la historia que se pretende fijar para el futuro”, ¿Quien es dueño de la verdad absoluta?, ¿Existe una verdad absoluta?, ¿o ésta es como la memoria de los hechos?. Ahora bien, existe un hecho absoluto. Un inmenso sufrimiento colectivo. Otros hechos reales. Los retrocesos, cultural, económico y social. Otro hecho, real y absoluto. Hay quien pudo homenajear y rendir tributo a sus seres queridos, a su visión de sociedad y de cultura y a su pensamiento cívico y político. Otros en cambio vieron cercenados y perseguidos todos estos deseos y derechos legítimos. Aún hoy se niegan parte de esos derechos y deseos. Entonces, ¿No es de justicia, moral y social, el aceptar y respetar que haya quien quiera exponer sus ideas y reflexiones en lo que se refiere a la memoria de los hechos?. Han pasado 74 años, ¿Tan difícil es aceptar los hechos propios y ajenos como parte de una historia?. Negar esto, seria tanto como hacer creer que “los indignados” tienen la misma responsabilidad, en la actual situación, que algunos políticos -algunos de ellos por omisión y otros por acción-, o los “mercados”, o los banqueros, o los especuladores y/o las grandes corporaciones y transnacionales.
    En lo relativo a palabras y expresiones mal sonantes o irrespetuosas (cobardes, meapilas) y alguna risa sarcástica…en fín, hay quien retrata su capacidad para el debate, mas propia de alguna “tertuliana” denominada “la princesa del pueblo”. Un motivo mas para reafirmar mi desacuerdo con la monarquía, sea “constitucional” o “mediática”.

  15. Esto no se acaba,y seguimos con los buenos y los malos,pero los hechos se pueden seguir en las hemerotecas,no hacen falta erodotos
    con sus dogmas,al que le interese ese episodio odioso de nuestra historia que repase los hechos, pero por favor unos meses antes de alzamiento…Que no te cuenten sus historias estos Tucídides,lo puedes hacer tú mismo,claro lleva más tiempo pero es más enriquecedor.

  16. Es que nadie entiende que la alianza de los vascos fieles a su fé y tradiciones con los violadores de monjas y vuela iglesias españoles era lo más antinatural que podía haber en el mundo??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*