Agenda de un Senador (13)

Domingo 11 de diciembre de 2011

Rubalcaba y Rajoy son del Real Madrid – El comunicado de Urdangarin tiene cinco años de retraso – Mi libro “Una Monarquía protegida por la Censura” tenía razón – El sumiso Embajador Estrella  reverencia a  Felipe de Borbón este fin de semana – El libro del PRI – Cuatro libros.

El sábado ganó el Barca. ¡Que disgusto en Madrid!. Y una curiosidad. Pérez Rubalcaba, nacido en Solares (Cantabria) y Mariano Rajoy nacido en Pontevedra (Galicia) no son seguidores de sus equipos locales sino los dos lo son  del Real Madrid.  Puro desarraigo.  Se me dirá que son del mejor equipo del mundo, del que mejor defiende y proyecta la españolidad, del tarro de las esencias, del equipo del régimen, pues si.  Pero también  los describe bien a ellos. A los dos. Y sinceramente he de decir que no me gusta. Quien le pega a su propia familia se arruina. No estaría nada mal sintieran algo por su  “patria chica”.¿O no?.

Como  también describe bien al rey, a la Casa Real, a  Urdangarin y a la Infanta el infumable escrito que enviaron el sábado a los medios de comunicación, porque esa nota no es de Urdangarin, a pesar de su contenido.  Urdangarin hoy no es libre de redactar notas de este tipo. Está condicionado por lo que le han  impuesto que diga  que es tratar de salvar la imagen de un rey que está reaccionando con cinco años de retraso y cuando ya comienzan a arder las cortinas de su despacho y el de la Infanta, a la que salvarán de la implicación “porque la hija del rey no puede ni debe ir a comparecer ante la Justicia”. ¡Faltaría más!.

El problema al parecer no es  lo que ha  hecho él y sus fechorías sino “ante la acumulación de informaciones y comentarios aparecidos en los medios de comunicación relativos a mis actuaciones profesionales”.  Es decir, el problema es la acumulación de información  porque  sus corruptelas, deben ser “actuaciones profesionales”.  Pero lo importante para ellos  no es el hecho, sino el daño a la imagen de un monarca que no resiste una auditoría a sus actuales bienes.  Y todo el mundo callado, sabiendo como se sabe que Urdangarin cayó en la trampa pensando que la impunidad del suegro era trasladable al yerno. Si no ¡de qué se iba a meter en semejante pantano!.

 A pesar de lo que diga la nota quien ha perjudicado la imagen de la familia Irreal  ha sido el propio Urdangarin y no la acumulación de informaciones y quien debe pedir disculpas a la ciudadanía es él, así como devolver lo robado. Y eso como primera medida. Indicios hay más que de sobra.

El sábado en La Noria éste muerto no encontró dolientes. Pero les  faltó apuntar hacia el verdadero responsable que no es más que Juan Carlos I. Nacido en el seno de una familia expulsada del país tras una sesión del Congreso de los Diputados, criado y alimentado en la Corte franquista más corrupta, protegido por la censura durante la transición para que nada se supiera  sobre sus amoríos y sus negocios, las fechorías de Urdangarin han comenzado a hacer pensar a la gente que si a esta familia le falta lo único que se le pide que es la ejemplaridad ¿para qué la queremos?.  Y no es mala pregunta.  Ya lo apunté en mi libro, que a raíz de todo esto, me lo piden más y más.

En él contaba experiencias de todo tipo entre ellas algunas con embajadores.  La Carrera por antonomasia (Diplomacia) sigue teniendo el estigma del franquismo, un régimen  al que los diplomáticos de la dictadura solo reverenciaba al poder ejecutivo, porque el judicial y el legislativo estaban ahí para aplaudir. Y  lo malo es que hoy siguen creyendo que la democracia solo tiene un poder, el ejecutivo. Y tengo decenas de experiencias personales  al respecto.

Lo que me sigue extrañando es el hecho de que eso no solo  lo haga la antigua casta del régimen y las gentes vinculadas al PP,  que tiene su explicación, pero no un dirigente socialista. Y me explico. Habrán visto como a la segunda toma de posesión de la presidenta argentina Cristina Kirchner acudió este fin de semana en representación de España, Felipe de Borbón.  Lo tienen para esto, aunque nunca dé cuenta de sus viajes ni de lo que habla en sus entrevistas. Terreno vedado para el control parlamentario.  Pues bien, allí estaba a pie de escalerilla el embajador Rafael Estrella, dirigente socialista de Granada, que ha sido portavoz del PSOE en la Comisión de Asuntos Exteriores, senador y quisquilloso personaje que en su época de diputado montaba pollos a los embajadores porque no salían a recibirle al aeropuerto.  Y con razón. Lo hicieron embajador porque Duran le madrugó la presidencia de la Comisión de Exteriores.

Pues bien. Nombrado embajador político hace seis años cuando  el año pasado se organizó el Foro Parlamentario Iberoamericano en Buenos Aires , ni acudió a recibir a la delegación presidida por el Presidente del Senado ni a despedir.  Rojo protestó por el trato y Estrella se la guardó.  Cuando pasamos por Buenos Aires en octubre solo atendió a Bono, en su viaje que no coincidió con el nuestro.  Y sin embrago ahí estaba este sábado como un perrito faldero haciéndolo gracias a Felipe de Borbón que no tiene papel alguno en la Constitución, salvo suceder a su padre,  tras pasar por encima de sus hermanas.

El problema en estos años ha sido  el de este socialismo de chichinabo, complaciente con el poder, con los banqueros, con una Familia Real por la que se desviven y así les va.  ¡Que papelón el de Rafa Estrella, socialista granadino!.

En el mismo continente, Enrique Peña Nieto metió la pata hasta el zancarrón. Peña es el candidato mexicano con más posibilidades de ganar las elecciones presidenciales. Es del PRI y sin pensarlo mucho estuvo la semana pasada en la Feria del Libro de Guadalajara (Mexico).  Tras su intervención y a preguntas de un periodista sobre los tres libros que mayor influencia han tenido en su vida y, no siendo Cantinflas, lo pareció.  El tipo no supo contestar.  Porfirio Muñoz Ledo, ex PRI y ex PRD le dijo: “México no puede volver a ser gobernado por un analfabeto.  Podía haber citado a Blanca Nieves y a los sietes enanitos”.

No sé qué libros lee Rajoy ni Zapatero, pero si sé que hay políticos que no han leído un libro en su vida.  Es cuestión de  saber si les han enseñado a leer, si han aprendido a hacerlo y si les gusta.  A mi me gusta y me encantaría que junto a los libros, te vendiesen tiempo y concentración, para hacerlo. Y este fin de semana he ido de librerías y he comprado algunos.  La edición del diario del  que fuera presidente de la República Española Niceto Alcalá Zamora escrito los meses que precedieron al golpe de estado parlamentario que le obligó a dimitir por iniciativa de Azaña y Prieto.  Es muy interesante. Alcalá Zamora que había sido ministro con Alfonso XIII hizo bascular el ambiente político a favor de la llegada de la República tras una brillante intervención en Valencia que dio paso al Pacto de San Sebastian.  Católico y liberal, la derecha nunca le tragó al considerarlo un traidor y la izquierda no le defendió pues no era de los suyos.  El quiso crear un centro moderado republicano que en aquellos años de polarizaciones extremas nunca llegó a cuajar. Tiene el libro muy buena pinta. Otro es una biografía de Victoria Kent, Directora de prisiones en tiempos de la República que se peleó con Clara Campoamor a cuenta del voto de la mujer.  Amiga de Manuel de Irujo éste nos la remitía siempre ya que dirigía la revista Ibérica desde Nueva York donde escribía la oposición española.  Luciano Rincón lo hacía bajo el seudónimo de Juan de Oñate.  Cuando lo detuvieron se mantuvo el nombre pero quien escribía la crónica era Alberto Elosegui.  Otro libro es uno pequeño de quien fuera el director de El Periódico de Barcelona Rafael Nadal. Se titula “Los Mandarines” y son muy pequeñas entrevistas con gentes que mandan, pero sacándoles, en una respuesta, todo su jugo. “Federico Sánchez se despide” es el tercero. Escrito por Jorgen Semprun da cuenta de su paso por el Ministerio de Cultura y, finalmente, un libro muy didáctico que explica qué es el capitalismo, el liberalismo, el socialismo, el nacionalismo, es decir todos los ismos. Lo compré para mi hijo Iker porque en cualquier momento me hace preguntas  como  éstas: “Aita, ¿qué es el nazismo?, ¿qué es el capitalismo?”. Y el libro también  tiene buena pinta. Espero me deje echarle un vistazo. Y siempre  se aprende.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *