TRES MESES DE GESTION BIPARTITA

Domingo 12 de marzo de 2017

LUCES

1.- La “normalidad”

El primer ámbito a destacar es el de la “normalidad”. Esta característica no tendría por qué ser evaluada como elemento digno de elogio. Sin embargo, la “normalidad”, la “certidumbre” es, en comparación con los sobresaltos y la inestabilidad política vivida en el Estado, un elemento de fortaleza.

  • “Normalidad” porque los plazos para constituir Gobierno han sido los razonables. Porque la simple determinación de la estructura gubernamental –una coalición– no ha generado el más mínimo contratiempo. Porque “normalidad” define el funcionamiento de este Gobierno de coalición. Un Gobierno de coalición, sin aristas, tras 18 años, unido por un Acuerdo sólido y concreto, con compromisos y acciones en los cuatro ámbitos.
  • “Normalidad” porque los primeros objetivos de ese Gobierno, el establecimiento de un programa de actuación para la presente legislatura, la presentación de un programa de calendario legislativo, se han desarrollado sin fricción ni controversia.
  • “Normalidad” porque ya se camina en la aprobación del primer presupuesto y en el horizonte parlamentario tampoco se observa la efervescencia de mandatos anteriores.
  • “Normalidad” en la constatación de que hay voluntad de diálogo en todas partes. Se han constituido las ponencias de Autogobierno (hoy) y la de Memoria y Convivencia (próximo miércoles). Han sido los primeros pasos, falta mucho en su evolución y avance, pero el camino se ha iniciado ya.

Los hechos que hemos podido ver en estos tres primeros meses de trabajo evidencian que estamos ante un Gobierno comprometido, serio y riguroso. Gestiona, trabaja y lidera. Hay mayor estabilidad y apertura a acuerdos más amplios de los conseguidos hasta ahora. Un Ejecutivo y un Lehendakari que no pierden el tiempo y que responden desde el minuto uno a las necesidades de las personas. El 29 de noviembre se celebró la primera reunión del Consejo de Gobierno. Tres meses después, tenemos aprobados los programas de Planes Estratégicos, el Programa de Gobierno, el Programa Legislativo y también el principal instrumento para la gestión de nuestras políticas, el Proyecto de Presupuestos. Un trimestre en el que el Lehendakari ha plasmado y comprometido el trabajo que va a desarrollar a lo largo de una legislatura recién iniciada. Todas y todos los Consejeros han acudido ya en dos ocasiones al Parlamento: líneas generales de la legislatura y presupuestos departamentales.

Todo ello en menos de 100 días. En breve tendremos el Programa Marco de Empleo y Reactivación económica, con el compromiso suscrito de 8.600 millones de euros hasta 2020. Acción frente a la inacción y la parálisis del Gobierno Rajoy.

2.- La “recuperación”

Una segunda fortaleza que puede observarse es que los primeros cien días se ven acompañados por una sensación plausible de “recuperación”.

  • “Recuperación económica”, en datos de crecimiento y de empleo. El crecimiento del 3,1% del pasado año y la revisión al alza de la previsión para este año hasta el 2,5%. Euskadi va saliendo de la crisis. Crecimiento sostenido, previsiones que acabamos de conocer se revisan al alza para este año, y empleo que aumenta, algo que nos aporta optimismo de cara a conseguir los objetivos marcados para la legislatura (paro por debajo del 10%).
  • “Recuperación del clima de diálogo” entre todas las formaciones políticas (se partió del déficit de encontrar a un PP un tanto desairado pero, poco a poco, ha ido centrando su posición).
  • “Recuperación” igualmente en la sensación de sosiego social. Los tiempos de la crispación parecen haber pasado. Tanto en la calle como en la escena política.

En lo relativo a las relaciones institucionales y tras cuatro años de confrontación con el Gobierno del Estado, se han mejorado las percepciones de colaboración –pese a la existencia de recursos y puntos de discrepancia–.

El diálogo comienza a no ser de “sordos”. La aproximación en determinadas materias – Tren de Alta Velocidad, no presentación de recurso inconstitucionalidad Ley Municipal– y el cambio de tono político –se ha vuelto a la cortesía y a la comunicación– presagian un nuevo ciclo. Esperemos que de entendimiento. Son muchas las materias en las que debe hacerse un esfuerzo para creer en un tiempo de colaboración (liquidación y nueva Ley del Cupo, eliminación de contenciosos –Ertzaintza–, acuerdos sectoriales, cese de la invasión competencial, acompañamiento en planes de convivencia y paz…), pero a esta fecha estamos mejor que hace unos meses. Todo ello, a la espera de que la voluntad de diálogo del Gobierno español pase de ser una expectativa a una realidad constatable.

3.- Más luces

  • La creación de la Mancomunidad de Iparralde y el hecho de que la primera reunión de su Presidente fuera con el Lehendakari Urkullu. Hay margen para la colaboración. Han establecido una nueva reunión en Gasteiz. Relacionado con este tema, hoy se ha incorporado Nafarroa a la Eurorregión como miembro de pleno derecho. Uxue Barkos, Alain Rousset y el Lehendakari se han reunido, por primera vez de forma oficial, en la Asamblea de la Eurorregión en Burdeos.
  • Conexión ferroviaria con Hendaia.
  • Luz es que todos los partidos tomen parte en el Instituto Gogora. También que estén todos en la Ponencia de Autogobierno.

SOMBRAS

  • Preocupa el discurso público de la Izquierda Abertzale en relación a la paz y a la convivencia. Parece un paso atrás y contrasta con su voluntad privada de avanzar en esta vía.
  • Inquieta igualmente la falta de definición del Partido Popular vasco, que aún no ha sabido encontrar su papel de oposición responsable. No puede entenderse su exclusión en la ponencia de Memoria y Convivencia. No entendemos su negativa cuando en el día a día parlamentario comparte espacios y debates con EH Bildu. Pero su no presencia no nos impedirá al resto avanzar hacia un objetivo que entendemos prioritario en esta sociedad: un futuro de paz y convivencia.
  • El nuevo diálogo abierto con Madrid no ha sido tan fructífero si hablamos de los recursos que ha interpuesto contra leyes o resoluciones emanadas de las instituciones vascas. Sólo se ha conseguido frenar un recurso, el de la Ley Municipal. Tenemos abiertos más de 30 contra leyes aprobadas por este Parlamento (Ley de Adicciones, Ley de Víctimas de Abusos Policiales…), decretos de Gobierno o convocatorias de empleo. Algunos incluso se han materializado en este tiempo, como el recurso contra la 26 promoción de la Ertzaintza.
  • La negativa de Podemos a negociar los Presupuestos, incluso antes de conocerlos.
  • Pese a la constante mejoría de la economía, la sombra sigue siendo la dificultad para crear empleo y empleo de calidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*