LA VACÍA EXPOSICIÓN DE ABELLANEDA.

Miércoles 2 de agosto de 2017

Una bonita excursión en estas vacaciones es acercarse a la Casa de Juntas de Abellaneda. En su parte baja, está el Museo de las Encartaciones y, en ella, una magnífica exposición sobre los últimos meses de la guerra civil en Euzkadi y concretamente en las Encartaciones. Vale la pena.

Está muy bien montada, tiene muchas fotografías y documentos de como el ejército vasco iba dirigiéndose en su retirada hacia Santander, el Pacto de Santoña, lo que decían los periódicos de la época, dos camillas, denuncia contra el hambre y los continuos bombardeos, uniformes de gudaris, bombas y material de guerra, las gafas del camuflaje de Aguirre cando se escapó vía Berlín, unos videos con testimonios, columnas blancas con pensamientos escritos de hijos de gudaris sobre lo que les había pasado a sus padres, lo larga que había sido la post guerra, y varios elementos más para hacernos una cierta idea de lo que fue aquella tragedia.

Arriba, en la Casa de Juntas, se reunió Ajuriaguerra en junio de 1980 con comandantes y comisarios de Euzko Gudarostea para pulsar el estado de ánimo de aquellos soldados de cara a seguir la lucha o buscar una salida.

La foto que ilustra este post nos enseña una colección de maletas que descansan en uno de los apartados porque quien más sufrió en aquella guerra fue la población civil. Estoy seguro que si esta exposición fuera judía, como en el Museo del Holocausto en Israel, habría más gente que la que vimos, ya que la sala estaba vacía y, me indigna un poco que todos estos voluntarios vascos llenos de buena fe y corazón altruista vayan al fin del mundo a socorrer seres humanos en situaciones límite y no tengan la menor idea, ni la menor curiosidad por conocer que lo que, por ejemplo, está pasando con los refugiados sirios, lo vivió este pueblo hace ochenta años, incluso en algunos aspectos en peor situación, porque todo ese dolor lo enjuagó la invisibilidad, el silencio y la falta de información. Solos, absolutamente solos ante el peligro y sin ayuda exterior de nadie. Me indigna. Me parece bien el altruismo, me parece mal la indiferencia hacia la historia vasca o la historia de sus ascendientes, a no ser que todos fueran franquistas, que no es el caso pero lo parecería.

Felicitaciones a las Juntas Generales de Bizkaia organizadoras de esta muy buena exposición y mi reclamación a todos los que se les llena la boca hablando de identidad y estos esfuerzos tan valiosos les traigan al pairo y les importen un pito.

Decía Irujo que todas las libertades son solidarias.

Y un poco de cultura histórica y de agradecer estos esfuerzos, nunca viene mal señores!!!!!

Decía la poetisa Dulce Chacón, que somos hijos del silencio de nuestros padres y responsables de la ignorancia de nuestros hijos.

 

Un comentario en “LA VACÍA EXPOSICIÓN DE ABELLANEDA.”

  1. Totalmente de acuerdo con el fondo del artículo, aunque la comparación con Siria es en mi opinión algo exagerada. Por otra parte no habría estado mal que se indicará dónde encontrar ese museo, porque si buscan “Abellaneda” les va a costar llegar, y si esperan a tener alguna noticia sobre esa zona en EITB …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*