ERNAI Y SU KALE BORROKA

Viernes 4 de agosto de 2017

El problema de la llamada Izquierda Abertzale es que tiene poco de izquierda, menos de abertzale y mucho de violenta y antidemocrática. Y se ve cada día. No hay más que ver desde lejos a Gara y seguir lo que dicen y hacen sus personeros.

Tras cuarenta años ahuyentando al turismo por su sistemática actitud de apoyar a ETA lo que hacía que aquí el turismo fuera algo residual, y ante el cese definitivo de la organización armada de su loca acción terrorista, comienzan a estar incómodos y al parecer necesitan emociones fuertes y ser el centro de algún tipo de noticia. Que se hable de ellos, aunque sea para mal.

Para colmo, una de sus banderas, el cierre de la central nuclear de Garoña, que se ha anunciado esta semana por la discreta negociación del PNV en Madrid, confirmada por el ministro del ramo al decir, que la actual situación política del gobierno, no les permite seguir especulando con la reapertura de

A ellos estas buenas noticias les sulfuran.

Recordemos que la impuesta central de Lemoniz la cerró ETA a base de atentados y muertos y que ahora ese inmenso mamotreto en la cala de Basordas va a poder ser utilizado de nuevo para algo útil gracias a la negociación del PNV en Madrid. Y ésto no lo aguantan los cachorros de Ernai que, a imitación del peor lumpen catalán, quieren cargarse el turismo en Euzkadi con acciones que ellos llaman disuasorias.

Euzkadi no está en la misma situación que Catalunya en relación al turismo y su masificación y por otra parte no tiene el grado de oferta monumental y de tiempo meteorológico, como tiene la Costa Brava, para que estos termocéfalos quieran equipararnos con lo que acontece en la nación hermana.

Pero como al parecer se les oxidan sus hierros, han comenzado por las pintadas, bienes públicos, y con una campaña que lo, único que pretende es ahuyentar al personal

Nadie se va ahora a Egipto y menos a Irak. La gente busca ofertas interesantes y tranquilas, no lugares para que le amarguen las vacaciones con huelgas ni con una violencia desatada de la que algo malo le puede caer a él o a su familia

¿Qué hay que regular los pisos turísticos?. Pero ¿quién se opone a ello?

Lo que si responde a una verdadera ensalada mental es lo que argumenta la portavoz de Ernai a quien escuché ayer por la tarde en ETB. Decía que había que discutir el modelo turístico. Pero ¿dónde se discute ese modelo?. Me imagino que en los Ayuntamientos, en las Juntas Generales, en el Parlamento Vasco, no reventando las ruedas de los ciclistas con mochila porque va a resultar que la masificación, que no la protagonizan los jeques árabes, sino una clase media baja, no tiene derecho a viajar porque Ernai considera que molesta a la tranquilidad general, a la que, por cierto, le tiene sin cuidado.

¿Qué busca ésta gente?. ¿Un turismo de superélite y minoritario o que a Euzkadi no venga nadie y ellos puedan seguir con sus soflamas patrioteras sin fundamento?.

En una democracia todas estas tensiones se resuelven con diálogo y negociación, no con violencia e imposición, pero este mundo necesita la acción violenta para reivindicar su lucha marginal que lo único que construye es rechazo, mala imagen, estupidez y miedo.

No hagamos caso a esta marginalidad cada vez con menos banderas ya que lo que menos les interesa es la tranquilidad de la gente y que no haya ruidos. Lo que quieren es un solo ruido, el de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *