COMO EL BUEY, POR NUESTRO CAMINO.

Domingo 8 de octubre de 2017

El diario Egin hubiera cumplido el pasado 29 de septiembre, cuarenta años. Lo dirigía Mariano Ferrer, costaba 12 pesetas, tenía cuarenta páginas y su gran titular de portada fue que “Leizaola vendrá el día siete a Bilbao”. Nació pues con una noticia falsa. El Lehendakari Leizaola volvió del exilio 26 meses después cuando se aprobó el estatuto de Gernika. Lo hicimos a lo Sinatra. A nuestra manera. Cerrado Egin, ahí está Gara, un periódico lo más parecido al Granma cubano.

Iniciado 1977, la plataforma que trabajaba por sacar Egin, buscaba el apoyo de suscripciones jelkides con la argumentación de poner en la calle un diario de todos los abertzales contra la manipulación de los periódicos que se habían editado bajo la dictadura y, siendo la idea muy atractiva, pronto nos dimos cuenta quienes estaban detrás de la misma y ante eso, en la revista Euzkadi de enero de 1977, redactado por Xabier Arzalluz y con el título de “Por fin. Nace Deia”, nos curamos en salud y en dicha nota se explicaba cómo se iba a poner en marcha un periódico democrático, abierto, abertzale e institucional, separando opinión e información. Posteriormente la oferta se territorializó con el Grupo Noticias. Aquel campanazo originó una gran indignación en los promotores de Egin que nos pusieron pringando.

Como apuesta informativa de carácter institucional Deia nació el 8 de junio de aquel año 77 tratando de estar presente en aquellas primeras elecciones democráticas, elecciones que le importaban un pito a HB y por eso Egin nació, cuatro meses después. Posteriormente en las reuniones de Txiberta seguían insistiendo y nos decían: ”Si vamos juntos, ganamos”. El ir juntos era no ir a las elecciones y apoyar la lucha armada de ETA. Este mundo del llamado socialismo real siempre busca “compañeros de viaje” para convertirlos en “tontos útiles”. Siguen en lo mismo. Ahora están con el segundo frente de confrontación.

Egin al poco descubrió sus cartas. Le comenzaron a llamar “Etin”, habida cuenta del apoyo que hacía a la lucha armada y se convirtió en el diario oficial de publicación de todos los comunicados de ETA, como lo sigue siendo en la actualidad Gara. De ahí el interés que tienen en hablar del fracaso “de las apuestas del 78”.Serán las de ellos.

La víspera del aniversario de Egin, el jueves 28 de septiembre, Dani Álvarez le hizo esta pregunta a Arnaldo Otegi en Radio Euzkadi: “Permítame una pregunta   más Sr. Otegi. Alguien en la Izquierda soberanista, aunque sea en privado, dice en alguna ocasión sobre la que se ha liado en Catalunya, con cinco años de manifestaciones pacíficas y sin haber roto un vaso y aquí cuarenta años apoyando una estrategia militar”.

“Pues si-contestó Otegi-no es solo una única persona quien lo dice. Es algo muy a tener en cuenta y algún día me extenderé sobre ello, pero ahora me lo voy a plantear de manera prudente y algún día me extenderé en esta reflexión porque creo que Catalunya está haciendo una gran contribución en el sentido que usted apunta y que es la estrategia que algunos planteamos tendría que variar y construir otro tipo de estrategia más eficaz. Desde posiciones democráticas y pacíficas se está demostrando que esto es más eficaz que otro tipo de estrategias al menos en este contexto histórico…..”

No sé por qué Otegi no pudo explicar lo obvio pero lo clarificador de su respuesta fue que no habló de convicciones éticas ni de principios democráticos, ni de humanidad, sino de estrategias adecuadas, en este caso con Catalunya, habida cuenta que durante cuarenta años han apoyado irrestrictamente los atentados de ETA y la kale borroka contra los catalanes. Concretamente 54 asesinados y 224 heridos, Ernest Lluch entre ellos, con un saldo en Hipercor de 21 y, el último, curiosamente un Mosso de Escuadra, Santos Santamaría en Roses en 2014.Ya ven, y, sin embargo ahora, con la fe inflamada del converso se vuelcan en la total entrega a este cuerpo, pero, eso sí, sin querer reconocer aquellas barbaridades o diciendo que la Ertzaintza es como la Guardia Civil. Manoseando la democracia con un entusiasmo sospechoso, pretenden dar clases a los demás y agredir al Lehendakari y al PNV. Eso ya, molesta un poco. Como decía Irujo, ”los conversos a la cola”.

Pero de esto no hay que extrañarse. Me viene algo ocurrido tras las primeras elecciones municipales en 1979. Se trataba de formar los primeros ayuntamientos. Sabin Ipiña encabezaba la candidatura del PNV, con Gabi Madariaga, Pérez Larrinaga,….Quedó segundo a escasos votos del PSE y HB, en tercera posición. Los jelkides se dirigieron a Gorka Martínez, cabeza de la coalición en Portu a fin de recabar apoyos que permitieran elegir un alcalde abertzale de la talla humana de Ipiña. La respuesta fue clara y concisa: ”No. Nosotros no nos centramos en un pueblo concreto o en Euzkadi. Para nosotros esto es un escenario de lucha que dará paso a una revolución internacionalista mundial”. Se quedaron nuestros jelkides de Portu con los ojos a cuadros. Vieron que para cierta nomenclatura de HB, lo abertzale era un disfraz, un motor, un anzuelo y que tras esto, había otras cosas, como hizo la Cup con Mas. Lo malo es que no han aprendido nada, ni olvidado nada y estos días se ve con diáfana claridad que el fin para ellos sigue justificando los medios, en este caso, el vestirse de demócratas.

Se han quedado sin banderas. Han descubierto Catalunya y pretenden, como acaba de decir Arkaitz Rodríguez, abrir un segundo frente de confrontación, mientras critican con dureza al Lehendakari .Se quedaron sin Garoña, gracias a la última negociación del PNV y ahora buscan escenarios de todo tipo incluso internacionales, muy calculados, en plan redentor. No en Venezuela, ni en Cuba, pues su ideología les homóloga con Castro y Maduro cosa que a D. Manuel Irujo le sacaba de quicio y siempre repetía: ”La diferencia entre ustedes y nosotros es que para nosotros todas las libertades son solidarias y para ustedes, solo aquellas afectas a su ideología la del puño cerrado, con lo que me demuestran que los derechos humanos son solo un traje de conveniencia”.

Quizás por eso me he acordado estos días de Imanol Bolinaga, quien fuera alcalde de Bergara y viceconsejero de turismo, y que todo ésto lo tenía muy claro. Siendo senador fue enviado por el PNV a Turquia para celebrar el Neu Roz con los kurdos pero los turcos lo metieron en un calabozo y solo pudo salir de aquellas sucias cuatro paredes cuando sus carceleros le encontraron el carnet de miembro del Consejo de Europa y como Turquía, estaba amenazada de expulsión, eso le salvó. En marzo del 2000 le devolvió a la ministra Ana de Palacio la condecoración de la Orden del Mérito Civil por unas declaraciones que había hecho contra los vascos demócratas. No se andaba con chiquitas y ante situaciones como éstas sabía que no hay que hacerle la manicura al tigre.

Por eso este pasado 25 de setiembre, estuvo Mikel Burzako del EBB, en el referéndum de autodeterminación kurdo que logró un espléndido resultado, aunque no haya sido reconocido. Repito la frase de Irujo: ”todas las libertades son solidarias”.

Y hablando del Kurdistan, en otoño de 1999 estuvieron allí el consejero Inclan con Iturrate, Solabarrieta y Basozabal, cuatro miembros del PNV, poniendo la primera piedra de una escuela y biblioteca de la operación Anfal en la provincia de Donuk. Un par de años antes habían estado con el EVE para hacerles el mapa eólico del Kurdistan Sur y llevaban un convenio con el departamento de sanidad y la UPV para formación de médicos. También habían enviado bizkaibuses para las provincias de Dohuk y Arbi y es que las relaciones con el PDK y el gobierno autónomo del Kurdistan han sido muy estrechas desde siempre y de eso sabe mucho Xabier Ormaetxea, ex parlamentario del PNV, que viajó allí en los días duros, cuando no tenían nada, salvo las amenazas de Sadam Hussein en tiempos en los que el catalán Miquel Roca nos decía que mirásemos arriba de Europa y no hacia abajo.

Recalco todo ésto pues con Catalunya, el Kurdistan, Venezuela, el Sahara o Timor, el jelkidismo no tiene por qué recibir ni una sola clase de implicación democrática de una Sortu que, con el puño cerrado, símbolo de una ideología fracasada, como escucharon los de Portu, solo van a la confrontación y nosotros estorbamos.

El Lehendakari Urkullu está haciendo y diciendo lo que tiene que hacer y decir un presidente abertzale que mira por su pueblo y por su convivencia y quiere lo mejor para Catalunya, no lo mejor para la Cup, ni para el PP, y como decía el lehendakari Ibarretxe que ponía el ejemplo del buey. Pasos cortos, seguros, continuos. Y por nuestro camino. En eso estamos.

 

2 comentarios sobre “COMO EL BUEY, POR NUESTRO CAMINO.”

  1. Admiro mucho al Lehendakari Ibarretxe por su labor en pro de nuestros derechos…pero visto los resultados obtenidos debiéramos llegar, los euskaldunes y vascos en general, a la conclusión de que ir “paso a paso” políticamente en nuestra Euskadi no sirve absolutamente para nada…porque el Estado seguirá impidiendo, por la fuerza de las armas y sus tribunales apéndices, nuestras principales pretensiones…por lo tanto la “ÚNICA SOLUCIÓN” que tenernos es aliarnos a los catalanes, por aquello de que en la unión está la fuerza… aparte, claro está, de ponerle las suficientes “gónadas políticas”…para lograr la emancipación (sin manipulaciones ni pretextos de que tenemos distintas vías) para juntos recurrir a las instancias internacionales con total cohesión y firmeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *