No quieren pagarle el copyright a Sabino

Domingo 5 de noviembre de 2017

Sabino Arana y Goiri murió en Sukarrieta el 25 de noviembre de 1903, hace 114 años. Tenía 38. Hoy no hubiera fallecido de la enfermedad que le llevó al cementerio, ”la bronceada de Adisson”. Su último año fue duro, pero siguió trabajando hasta el final. Dejó, más que un partido, una provocación según su discípulo Kiskitza. ”Un pararrayos, mal puesto sobre un polvorín”. Su último encarcelamiento fue motivado por el envío de un telegrama de felicitación al presidente Theodore Roosevelt por su contribución a la independencia de Puerto Rico y Cuba. Contrasta esto con el telegrama de felicitación de Bildu a Trump el año pasado cuando éste ganó las elecciones.

Fundó el PNV y 122 años después, su obra permanece viva y gobierna en ayuntamientos, diputaciones y en la mayor parte de Euzkadi. Dijo que “Euzkadi, es la Patria de los Vascos” ochenta años antes de que naciera ETA y de que ésta pusiera el nombre de Euzkadi en su sigla: ”Euzkadi ta Askatasuna”, antes de que iniciaran una campaña para desconocer su obra y su visión nacional. ¿Adolescencia política?. No. Estrategia bien pensada. El abertzalismo es el de ellos y por tanto no hay antes nada más. Adán con su hoja de parra.

Sabino Arana quiso darle a siete herrialdes vascos la forma y coordinación de un estado confederal y a aquella novación formulada le dio un nombre, una bandera y un himno. Y fue él quien lo hizo: Euzkadi, que fue un neologismo. Lo sacó del sol, de Eguzki. Pero ya vinieron los exquisitos y le quitaron la Z aunque, que yo sepa un neologismo es un neologismo y nadie le puede corregir nada y mucho menos si toda la primera administración vasca escribió de la manera con la que Sabino lo hizo. Pues se le cambió.

Sabino podía haber elegido Euskal Herria, nombre cultural y geográfico, respetado y respetable, pero lo veía unido a un movimiento muy tibio, el de los euskalerriacos, buenos vascos y buenos españoles a la vez. La prueba está en que gritar Euzkadi bajo la dictadura de Franco te costaba multa y detención. Euskal Herria lo pronunciaba Franco y todos los buenos españoles que amaban la diversidad de “todas las tierras y pueblos de España” y no pasaba nada. Pues Euzkadi no vale. El adversario es brillante en su impudicia. A un antisabiniano se le ocurrió reducir la gran novación de Sabino, a tres provincias, es decir a la Comunidad Autónoma Vasca, y el nombre fetén, el de la gran Nación Vasca es ahora el de Euskal Herria y EH -Bildu lo puso en su apelación. Y los nombres no son neutros. Y a pasar por el aro.

Lo quisieron hacer con la Selección de Euzkadi, gloriosa por haber sido el encargo propagandístico del Lehendakari Aguirre y que jugó en Francia, Rusia y México con aquel magnífico equipo que quería llamar la atención al mundo gritándoles con goles que aquí había un pueblo mártir y perseguido. Y quisieron hacer lo mismo con una ikurriña de colorines o con el Arrano Beltza, sin, de momento conseguirlo, como han conseguido sus homólogos catalanes cambiar la senyera histórica centenaria de Catalunya por una bandera con la estrella de Puerto Rico y que Companys se negó a izar en el Palau cuando declaró en 1934 el estado catalán, porque aquella no era la bandera institucional, la de todos los catalanes.

Es la obsesión por no admitir la historia ,con sus luces y sus sombras, y tratar de vendernos que son ellos los innovadores ,los que dan carpetazo a un nacionalismo autonomista y entreguista que hay que superar con cantos de sirena y entonando el Euzko Gudariak, el himno de los gudaris de los batallones del PNV de la guerra del 36,como algo propio, desconociendo que hay un Himno Vasco asumido por el primer Gobierno de Euzkadi, consagrado en el Congreso Mundial Vasco de 1956 en el exilio de Paris y hecho ley del Parlamento Vasco en 1983 .

Pues no. Lo de ellos es la lucha patriótica, pero sin pagar el copyright y considerando que el jelkidismo es una nueva manera de ser Boy Scout frente a la del puño en alto de su lucha revolucionaria aunque curiosamente nos acaban de presentar como gran descubrimiento el meollo de su ideología contenida en tres palabras: La República Vasca Confederal. Fórmula que tiene ya 122 años.

Con esta fórmula de la Coca Cola parecería que nos quieren decir que han aprendido de sus errores y están construyendo una maquinaria aviesa y sin escrúpulos para hacer de toda la historia y de su simbología una hidra con mil cabezas que pasa por ignorar todo lo anterior y presentar como nuevo, limpio y democrático lo que hacen ellos. De ahí que la no invitación que les han hecho al acto de Confebask les haya sentado tan mal. Pero es que hay todavía gente que no pica.

Pero volvamos a Sabino. En septiembre de 1937, hace ahora ochenta años, un grupo de franquistas recogieron del Batzoki de Muskiz un cuadro plateado y repujado que había sido donado por Anastasio de Amezti con el perfil de Sabino Arana y lo llevaron al palacete del Marqués de Villarías donde Sabino fue simbólicamente fusilado, perforándolo con siete balazos, por aquel grupo de indeseables. Una vez consumada esta hazaña, se desprendieron de él echándolo a un zarzal, de donde, al anochecer, fue recuperado por el jelkide Patxi Abad, que lo guardó durante varios años y quien, por precaución y por sospechar que su casa sería revisada por la policía, como así sucedió en dos ocasiones, fue llevado a Laburdi por su hermano donde presidió varias reuniones de Sabindiar Batza. En mayo de 1981, Patxi Abad devolvió el cuadro.

Otro ejemplo de odio a Arana es el del alcalde franquista de Bilbao, José María de Areilza, que no solo nos sigue escandalizando por su discurso de la victoria militar franquista en el Coliseo Albia de Bilbao tras la entrada a sangre y fuego hace ochenta años sino que se fue con todo su séquito a Sabin Etxea y tras colocarle en la fachada el yugo y las flechas, con visible satisfacción organizó un acto público para decir de forma ofensiva:

“Aquí mismo, en tu misma cuna, te damos el tiro de gracia, matando al aldeano y cerril separatismo”.

El tiro de gracia que desde los dos extremos se le quiere sempiternamente dar a Sabino y a su obra, no han sido tales. Hoy en aquel solar se eleva poderosa la nueva Sabin Etxea como venganza de la historia recordando que no hay fuerza que pare a una idea cuando su tiempo le ha llegado ni si tiene a personas que sigan creyendo en la obra del político de Abando. Y eso que el odio a Sabino Arana les hizo destruir su casa y echar los cascotes al mar. Y es que Arana, sigue molestando. O se le silencia o se le trata de destruir.

Por eso me parece de una manipulación tan llamativa lo que hace la Izquierda Abertzale que descubre 122 años después la obra de Sabino y aquel diseño que hizo de la Nación vasca como República Confederada y no sea capaz ni de hacer la mínima alusión a un hecho que ya está consagrado en la historia y además lo hace por sectarismo, adanismo y falta de sindéresis.

Mientras la atención está centrada lógicamente en Catalunya, los kurdos están siendo machacados por los iraquíes a cuenta de su referéndum, los venezolanos manipulados en las elecciones a gobernadores, los chinos celebrando su XIX Congreso puestos los ojos en el 2050. Su líder Xi Jinping ya les ha dicho que su modelo es hacer que el mercado juegue un papel decisivo en la distribución de los recursos y participar en el movimiento de globalización económica y que ya están llegando a una China moderadamente próspera y que para el 2035 ocupará un lugar en las primeras filas de los países innovadores así como que en 2050 la nación china se erguirá entre todas las naciones del mundo, eso sí, manteniendo su régimen basado en una dictadura democrática popular ya que no consideran bueno trasplantar mecánicamente las modalidades de los sistemas políticos extranjeros. ”Construiremos una China en paz y una gran país socialista moderno”. Pero para Sortu, su modelo es Maduro.

Bueno pues en China ya saben cuál es su modelo de desarrollo y de sociedad. En Euzkadi, tras el Congreso de Bildu nos hablan de la República Vasca Confederal sin nombrar a Sabino, pero eso del mercado, de la paz, de Europa, y de la innovación, al parecer no es su prioridad. Y todo sin pagar copyright, ni decirnos si son carne o pescado, si socialdemócratas, comunistas, Jagi, jagistas, o populistas desobedientes.

Una pena. Les recomendaría que leyeran a Sabino Arana y se quitaran tantas telarañas mentales que les impiden ver la realidad tal como es y no como se la imaginan.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *