Maite Leizaola y su gran obra, la Ikastola del Centro Vasco de Caracas.

Viernes 17 de noviembre de 2017

Emakumes del Centro Vasco de Caracas.Begoñe Tejada, Amaya Garmendia, Elene Matxain (lsasi), San Juan, Garate, Maite Leizaola (en el centro), Karmele Leizaola, ltziar Leizaola, Ana Belén Leizaola.

Todos los medios impresos, todas las radios y todas las televisiones, hablan del fallecimiento de Belén González Peñalva, dirigente de ETA y quien participó en las conversaciones de Suiza y Argel. Es noticia y la reseñan. Sin embargo hay decenas de hechos que son noticias y que no se reseñan. Pongo un ejemplo.

Emakumes del Centro Vasco de Caracas. Begoñe Tejada, Amaya Garmendia, Elene Matxain (lsasi), San Juan, Garate, Maite Leizaola, Karmele Leizaola, ltziar Leizaola, Ana Belén Leizaola.

Acaba de fallecer en Donosti Maite Leizaola, hija de Doña María y de D. Ricardo Leizaola y hermana, entre otros de Xabier Leizaola que fue presidente del Consejo de Administración de Deia y de Joseba Leizaola, presidente del Parlamento Vasco y tía de Estepan Aldamiz Etxeberria y el dibujante Eneko Las Heras así como sobrina del Lehendakari Leizaola. Su aita D. Ricardo, impresor donostiarra tuvo un papel fundamental hace 80 años sacando de las cárceles presos para evitar fueran asesinados. Su esposa Dña. María regentó el hotelito Bidasoa de Ibarras a Maturín en la vieja Caracas donde tuvieron su primera residencia cientos de vascos.

Casada con el arquitecto Iñaki Zubizarreta, decano de la escuela de arquitectura de la Universidad Central de Venezuela y presidente del Centro Vasco de Caracas fue presidenta de Emakume Abertzale Batza y sobre todo impulsora de la Ikastola Venezuela-Euzkadi en dicho Centro, no es cualquier cosa. Fue una obra magnífica que debería ser premiada porque trabajó de una manera encomiable.

Mujer de carácter, nos venía una vez a la semana a Radio Euzkadi a grabar charlas en euskera y en castellano para toda la semana y sacó adelante una familia con cuatro hijos, Terese, Iñaki, Karoliñe, Jon.

En su paso por la vida dejó un reguero de colaboraciones, trabajos y entrega a los demás de todo tipo y me apena, que salvo en Radio Euskadi (Boulevard) y en Deia, no haya ha merecido una sola línea en ningún medio. Y no creo sea por mala voluntad, sino porque el resto de esos medios solo se preocupan de personas como Belén González Peñalva, de conducta harto cuestionable, y no de resaltar a quien hacen el bien y trabaja por los demás. Una pena. Por eso conviene destacar la labor desarrollada por Maite en sus numerosas actividades.

Y hablando de aquella clandestina Radio Euzkadi, hace dos semanas falleció en Getxo Ricardo Líbano, otro hombre entregado a la causa, locutor con voz vibrante, ex presidente del Centro Vasco, trabajador en la compañía petrolera Creole. Todo un tipo.

Gentes de oro que se van yendo y que conviene reseñar la luz que proyectaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *