Premios parlamentarios y el ataque de Compromis.

Jueves 14 de diciembre de 2017

No he sido muy entusiasta de los Premios que los Periodistas Parlamentarios que trabajan en las Cortes en Madrid entregan a final de año y eso que tengo cinco de ellos, entre el Congreso y el Senado. Siempre me han parecido injustos, parciales, a veces sectarios, e insultantes para quienes de verdad lo merecían y para el Senado, pero ahí están dados en una cena cara (50 euros) en el Palace, con vestidos de gala y a veces un humor dudoso. Cuando fui secretario primero de la Mesa les hicimos un boicot, roto solo por una senadora vasca de IU, que buscaba el suyo. Cosas veredes querido Sancho. Condición humana.

Asimismo me tocó hablar con Pio García Escudero, Manuel Marín y todos los portavoces para que a Joseba Zubia le tuvieran en cuenta para darle el premio a la trayectoria de toda una vida, cuando anunció su retirada. Se lo dieron pero no fue fácil conseguirlo a pesar que en el escrito allí estaban todos firmando ,pero algunos periodistas no querían dárselo a pesar del padrinazgo porque, en sus cálculos y juegos de poder, Joseba, tras casi una vida dedicada al parlamentarismo no les decía nada y ellos solo querían fuegos artificiales. Estos Premios son tan falsos como los Príncipe de Asturias. Pero es lo que hay.

Este año el Grupo Vasco se ha llevado tres. Aitor Esteban el mejor orador, Mikel Legarda el más trabajador y Jokin Bildarratz, que ni lo esperaba, no fue a recogerlo como Marlon Brando el Oscar. Esos premios han tratado de pena al Senado y ni García Escudero, ni Rojo, acudían a ellos.

Se vé que este año estamos de moda y eso no está nada mal, aunque la presidenta del Congreso sin mucha gracia habló del Cupón que había recibido Esteban. La Sra. Pastor que llevaba el guión escrito no se destaca precisamente por su imaginación y su fino sentido del humor.

Erkoreka, Emilio Olabarria y yo mismo recibimos ese premio en momentos coyunturales parecidos y me imagino que ésto habrá dolido de manera especial a Bildu que cree que en Madrid no hay que ser útil para Euzkadi sino hacer testimonialismo. Lo hace Rufián, pero de otra manera, y sin el pasado que tiene Sortu, y le premian, aunque si sigue abusando de sus números guionizados, perderá el interés que ahora suscita. Los que creyeron como Bescansa que llevando un bebé a amamantar, o besándose en el hemiciclo, o yendo al Congreso como a un picnic, con el tiempo comienzan a darse cuenta que la gente se cansa y lo que quiere es resultados y no números de vodevil.

Además de felicitar a los tres galardonados, porque como casi todos los parlamentarios del PNV que han logrado ser nominados y premiados o que trabajan en el anonimato sin premio, son tenidos en cuenta por su seriedad y dedicación o porque destacan en algo y por tanto lo merecen, pero hay, además de ellos, muchos no conocidos que son a veces más merecedores que los que salen a recogerlos a la tarima. Y no me refiero a los dados esta oportunidad que están bien dados.

Y un apunte, sin “acritú” que diría González. Me hubiera gustado que al recibir los premios los dos diputados se hubieran acordado de otro diputado, Eduardo Vallejo, fallecido hace un mes. Fue tan diputado como ellos, fue a esas cenas, y nunca fue premiado a pesar de haber trabajado como un poseso y simultaneado la alcaldía de Gernika con sus trabajo en pleno y comisión. La vida va muy deprisa y los fastos se olvidan, porque ¿quién se acuerda de los premiados en el pasado?, como pronto nadie se acordará de los de éste año. Sin embargo los gestos de compañerismo y humanidad nunca están de más, sobre todo en una organización que trata de ser humanista como la nuestra. ¿O no?

Landaburu decía que el PNV era una gran familia, con sus cumpleaños, sus críos y abuelos, sus éxitos y sus fracasos, y su historia de 122 años y que eso es en el fondo lo que está en el corazón de la propuesta que se hace a la sociedad, y que no se puede olvidar nunca. Lo lamento pues, aunque reitero mi felicitación a los tres parlamentarios premiados, pidiendo que el año que viene ,sea una mujer del Grupo Vasco quien lo reciba. Eso sí sería también un gran éxito.

Compromís

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, criticó una vez más, desde su ignorancia y afán de llamar la atención, que el PP, para asegurar la continuidad del Gobierno de Mariano Rajoy, esté primando el cupo vasco o el estatuto canario y en cambio tenga aparcada desde 2011 la reforma estatutaria de la Comunidad Valenciana, que nosotros deploramos, pero por favor, no yerre el tiro.

Este personaje, en lugar de defender lo suyo, ataca lo de los demás sabiendo que el Cupo vasco ni arregla los problemas de mala gestión de Valencia, ni hace daño a nadie y si tanta envidia tiene, debería pedirlo para la Comunidad Valenciana, cosa que no hará porque sabe que el Concierto es una figura de riesgo. Tu tienes que recaudar más de lo que gastas y si no lo haces no tienes posibilidad de llamar a papá estado para que te arregle el agujero de tus aeropuertos sin aviones, Terras Míticas sin gente, o carreras de coches y visitas del Papa con gastos millonarios y corrupción estomagante.

Pero este tipo, no habla de eso sino que ataca a los vascos y a los canarios. Si en la política española hay majaderos éste uno de ellos. ¿Qué gana con semejante histrionismo tan poco riguroso?.

Compromís, que ya votó en contra del Cupo vasco en el Congreso en protesta por el retraso en resolver lo que considera infrafinanciación de la Comunidad Valenciana, sostiene que el PP, para tratar de aprobar sus Presupuestos Generales y seguir en el Palacio de la Moncloa, está decidiendo reformar un estatuto antes que otro y está primando un sistema de financiación mientras otros quedan aparcados, afectando a derechos fundamentales. Eso es mentira.

“Los derechos fundamentales de los ciudadanos, de las comunidades, no pueden estar al albur de que el PP necesite esos votos”, ha añadido Baldoví. Ni la figura histórica del Concierto erosionada por este tipo de salvapatrias que no saben que la negociación del Cupo no la hace el PNV, sino las Diputaciones y el Gobierno Vasco.

Este deplorable político, al que creí más listo y elegante, no se ha enterado todavía que la política en Madrid es el dot ut des y por eso ataca a los vascos y a los canarios aparentemente solo por hacer daño. No sé porque está en el Congreso, sinceramente. Valencia necesita una más seria y mejor representación de sus justos intereses. Y en eso el PNV siempre ha ayudado y siempre ayudará.

 

Un comentario sobre “Premios parlamentarios y el ataque de Compromis.”

  1. Reconozco la valía parlamentaria de Aitor, pero Mikel me ha parecido más templado en situaciones de muchísima tensión…Oskar también es bueno, pero habla demasiado rápido, quizás las limitaciones de tiempo no ayuden… en todo caso, se demuestra que en Euskadi se habla excelente castellano sin acento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *