El prometedor Museo de Berango – No me gusta la filosofía del Museo de la Paz de Gernika

Sábado 13 de enero de 2018

En su día, estuve en la inauguración, y, en diciembre del año pasado, visité con Josu Erkoreka hace dos sábados el Museo Memorial del Cinturón de Hierro de Berango. Nos atendió diligentemente su promotor y alma, Aitor Miñambres que se lo sabe todo de aquella iniciativa de Montaud y disfruta divulgando la historia de esta construcción   de defensa y del por qué fracasó, una vez construida un 80% y habiendo traicionado su diseñador, el ingeniero de Elorrio, Alejandro Goicoechea, quien el 27 de febrero de 1937 se pasó con planos y botas al enemigo.

Posteriormente este tóxico personaje fue durante la dictadura uno de los constructores del TALGO (Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol) y que los vascos nacionalistas lo tradujeron atinadamente de esta manera: ”Traiciono al Gudari, Odiarle”.

Estando allí nos visitó la alcaldesa de Berango, María Isabel Landa quien nos atendió con mucha cordialidad y dijo que tiene entre sus planes ampliar en otro lugar de Berango este Museo, dado su éxito y demanda, que recibe continuamente visitas de colegios e ikastolas y de curiosos de la historia porque es el único Museo específico que sobre la guerra del 36 (parece mentira) que hay en Euzkadi. Allí se pueden ver armas, uniformes, medallas, banderas, parapetos, fortificaciones y todo el historial de la construcción del Cinturón de Hierro en sus distintas fases.

Terminada la visita y escuchadas todas las explicaciones, bajo una lluvia de justicia, fuimos cerca, en el monte a ver lo que queda de algunos bunkers, casamatas, trincheras y parapetos de defensa y, como a Erkoreka le gustan estas cosas, se metió en todos los agujeros y búnkeres que quedan. Seguramente lo pasó mejor que en cualquier rueda de prensa en Lehendakaritza.

Fueron dos horas muy completas de la que salimos muy satisfechos por el trabajo realizado y por lo que el futuro apunta en su expansión.

No me gusta la filosofía del Museo de la Paz de Gernika.

El Museo de la localidad foral alcanza su vigésimo aniversario batiendo su récord de visitantes en 2017, cuando rozó la cifra de 50.000 usuarios, lo que supone un incremento de 4.901 visitas respecto al periodo anterior. Los responsables del centro valoran el dato como “una cifra muy positiva”, que “confirma el tirón” que tiene un museo de tamaño mediano abierto en el año 1998 para los visitantes que llegan tanto al propio Gernika-Lumo, como a Euzkadi. ¡Zorionak!.

Siempre he tenido una objeción de fondo ante este Museo. Alguien en su día pensó que reunir guerra y paz, como en la novela de Tolstoi, era lo importante. Respeto esa creencia, pero no me gusta para este Museo. Me parece bien que todo lo relacionado con la paz se una a Gernika, pero es que la gente cuando va a este museo quiere ver cómo y por qué  fue el bombardeo, y no que le den una lección de pacifismo, que está muy bien, pero que se la den en otro lugar..

Si hacen una encuesta y preguntan qué es lo que buscan los visitantes, verán que es lo que prefieren. Me lo han dicho muchísimas personas.

Y me da pena, pues recuerdo haber hecho en su día, gestiones con el ministerio de Defensa para lograr un avión Juncker que se encontraba en la base aérea, entonces, de Cuatro Vientos, y que es lo que la gente quiere ver. Fue una lástima que lo desecharan. Será una curiosidad morbosa pero si en Gernika hubieran en su sala principal este avión que la bombardeó, eso vale por mil carteles de otro tipo. Aviones, uniformes, bombas incendiarias, paracaídas, todo lo que relata lo que fue aquello y una gran fotografía de un piloto alemán en su carlinga bombardeando la Villa que es lo que la mayoría de los supervivientes recuerda.

Los encargados del museo dicen que entre los atractivos que han permitido marcar la cifra récord destacan exposiciones temporales como Constructoras de Paz, La embarcada artivista: arterapia y artivismo, Ron English: Reimaginando el Guernica y Memorias de piedra y acero. Hubo también tres exposiciones bibliográficas: El Gobierno Vasco en la Guerra Civil, El Guernica de Picasso y El bombardeo de Gernika en la literatura. O la organización de tres seminarios internacionales acerca de Bombardeos en Euskadi 1936-1937, Memorias de guerra, proyectos de paz: violencias y conflictos entre pasado, presente y futuro y VII Encuentro Internacional en Arte y Paz.

Y es verdad que sus responsables se han esmerado en organizar estas exposiciones, algunas de ellas muy poco publicitadas pero el dato importante es que, en lo que respecta a la procedencia de los 48.507 visitantes que llegaron al museo, el centro gernikarra puede presumir de atraer a gente de todas las partes del mundo. De ellos un número importante fueron vascos, pero la presencia de personas de otros continentes fue muy destacada. Un total de 9.356 personas eran de Euzkadi, 11.654 del resto del Estado, 22.810 de Europa, 3.250 del continente americano y los 1.437 restantes de Asia y otros lugares.

Fíjense la diferencia en relación con los visitantes europeos. Estos vienen a enterarse del bombardeo de Gernika no de la vida de Gandhi. Cuando yo estuve en Varsovia, nos llevaron a ver lo que había ocurrido en el guetto y en la destrucción de su plaza, palacio y cuidada, con voz de María Casares y películas de la tragedia, pero no nos daban una lección de cómo debemos comportarnos. Eso se aprende en otro sitio.

Bien es verdad que el museo, según nos dicen, atesora en su interior, además, el fondo documental del Centro de Documentación sobre el bombardeo de Gernika y la Guerra Civil, que está en constante crecimiento gracias a los numerosos viajes de investigación que realizan durante todo el año sus responsables. La misión del Centro de Documentación es la de “recopilar, conservar y difundir toda aquella documentación existente, relativa al bombardeo de Gernika y la historia de Gernika-Lumo en el contexto de la Guerra Civil española, con la intención de ser un referente para la investigación en esta temática” según detallan.

Corroborando lo que digo, se nos ha informado que este año recién inaugurado será especial para el museo gernikarra ya que cumplirá 20 años desde que abrió sus puertas y por ello habrá distintas acciones conmemorativas. El primero de ellos será la celebración de la Semana Internacional escolar por la Paz y la No violencia, con talleres didácticos y otras actividades. Se ofrecerán visitas guiadas especiales denominadas Memoritour, en las que se darán a conocer lugares que tengan relación con la memoria de Euzkadi. Y seguirán las recreaciones históricas, exposiciones temporales, celebración de días especiales además de una participación en varios seminarios e investigaciones históricas.

Respeto el trabajo de la gente del Museo y lo que hacen, pero sigue sin gustarme su filosofía.

 

 

4 comentarios sobre “El prometedor Museo de Berango – No me gusta la filosofía del Museo de la Paz de Gernika”

  1. Posteriormente este tóxico personaje fue durante la dictadura uno de los constructores del TALGO (Tren Articulado Ligero Goicoechea Oriol) y que los vascos nacionalistas lo tradujeron atinadamente de esta manera: ”Traiciono al Gudari, Odiarle”.

    Lo siento, no puedo compartir con usted que se considere “atinado” odiar a nadie. Un saludo cordial. RAFAEL REDONDO.

  2. Lo siento, no puedo compartir con usted que se considere “atinado” odiar a nadie. Un saludo cordial. RAFAEL REDONDO.

  3. Iñaki, yo también encuentro increíble que el PNV no haya hecho un esfuerzo serio en dotar al país de un museo a la altura de el hito que supuso aquello y de lo que todavía queda bastante hoy. Ese cinturón de hierro debería de tener un museo a la altura de aquel titánico esfuerzo, y de paso valorizarlo haciendo un recorrido tipo GR , evitar que ciertas zonas fueran destrozadas por la silvicultura protegiéndolas y de alguna manera indemnizando a los propietarios de los terrenos. Todavía hoy se sigue destrozando este patrimonio solo puesto en valor en unos pocos lugares de sus 80KM.
    Los vascos podemos estar muy orgullosos de aquel gobierno del 36 que tanto hizo con tan poco y en tan poco. Ejemplo de pluralidad. Yo creo que el PNV tiene hoy muchos votos por el resultado de aquel trabajo y la mesura en aquellos momentos tan duros. Un museo para el cinturón y para el Gobierno d e Agirre, Guerra civil y exilio. Hay buenos historiadores en este país y una historia bastante consensuada en sus datos y hechos.
    ¿zergaitik ez?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *