OTEGI COMPARA LAS PROTESTAS COMO SI FUERAN “EL BOMBARDEO DE PEARL HARBOR”

Miércoles 16 de agosto de 2017

El portavoz de EH Bildu, Arnaldo Otegi, cree que hay “una especie de caza de brujas” contra la izquierda abertzale por sus discrepancias con el modelo turístico y ha destacado que “lo que daña” al turismo es “inflar” las protestas, que ha calificado de “incidentes”, como si fueran “el bombardeo de Pearl Harbor”. Además, ha trasladado a los empresarios de Hostelería guipuzcoanos que hay que “vender identidad nacional y cultural”, y les ha pedido que propicien “unas condiciones laborales dignas”.

¿A dónde vas?. Manzanas traigo.

-Oiga usted, Sr. Otegi, la violencia tiene grados y se empieza subiendo el primer escalón, no se le da importancia, y acaba usted organizando Pearl Harbor. Y usted lo sabe.

El problema no es de graduación, sino de sensibilidad humana y democrática. Y, al parecer, Otegi, que no controla a unos jóvenes nacidos, criados, crecidos y alimentados con el discurso de la violencia, éstas cosas, de cara al público, le parecen paparruchas. Pero no lo son. Evidencia dos cosas:

1.- Que Otegi no controla a su gente. En su invento de Bildu, Ernai es una fuerza y, la más violenta, porque Sortu es incapaz de embridarla y Ekaitz Rodríguez, al que se le va la fuerza por la boca, es un espantajo que no le ayuda en nada a Otegi a liderar Bildu.

2.- Que el mundo abertzale  que ha creído en la violencia para “liberar” Euzkadi sigue ahí, sigue  siendo violento, sigue sin aprender nada y sin olvidar nada. Y esto es un problema para todos.

¿Cómo se resuelve esto?.

Con pedagogía democrática y con un puñetazo en la mesa diciendo  que por ese camino no se va. ¿Que ese grupo se desgaja?. Pues que se desgaje. Euzkadi necesita una Izquierda Abertzale democrática, como España una derecha antifranquista. Querer mantener en el seno de estos partidos la radicalidad, no arregla nada. Una sociedad sana debe conocer quién es quién y el por qué de su lucha y si ésta es democrática o no.

Que salga ahora Otegi comparando la protesta democrática de la mayoría vasca  con una exageración, está fuera de lugar y nos ilustra de la debilidad de Otegi para encabezar una acción política nueva. La de Otegi es la vieja política que ya conocimos en el pasado. Tan vieja como  hablar hoy de Pearl Harbor.

PARA CASANOVA EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS.

Lunes 14 de agosto de 2017

El problema de la llamada Izquierda Abertzale es su inconsistencia democrática y su seguimiento a las reglas básicas del marxismo leninismo. Si antes se podía matar, ahora se puede hacer política mintiendo. Y no pasa nada.

Ante semejante cinismo la sociedad debe tener claro que es muy difícil hacer política con quien tiene tan poco respeto por las reglas del juego de una sociedad libre.

No sé dónde el parlamentario Iker Casanova está pasando sus vacaciones. Ni lo sé, ni me importa. Si me importa sin embargo que use ese doble lenguaje antiturístico, mientras ellos hacen lo mismo, lo que denota un caradurismo de nota.

Pero hay más.

Iker Casanova, que en esto de la violencia puede dar clases particulares ya que fue el portavoz de Jarrai en la época más dura de quema de contenedores y acciones violentas varias fue el portavoz del proyecto de ley de Turismo por parte de Bildu en el Parlamento Vasco para defender un proyecto al que enmendaron y votaron afirmativamente, juntamente con el PNV y el PSE.

Sin embargo Ernai, las juventudes de Sortu, donde Casanova milita, con su mentalidad destructiva, como la vieja Jarrai, no aguanta dejar de ejercitar la violencia verbal y la otra, por esa especie de orden que les dejó la vieja ideología de trinchera y actúan y además pueden decir hoy una cosa y mañana la contraria.

Pongamos ejemplos:

Declaraciones de Iker Casanova.

Junio de 2017: ”A día de hoy el turismo no es percibido como una amenaza si se tiene conciencia de que exista un exceso de turismo”.

“Los pisos turísticos son un sector necesario, legítimo y a promocionar sin ninguna barrera”.

Dicho ésto en junio, en agosto, tras la campaña de Ernai, cambia y dice lo siguiente:

“No podemos permitir una expropiación general del espacio público para construir un parque turístico”.

“El debate no es turismo sí o turismo no,sino qué modelo turístico queremos desarrollar”.

El mismo que hablaba de promocionar el turismo sin barreras, decía dos meses después todo lo contrario.

A eso me refiero sobre la falta de ética política y de moralidad que ellos justifican diciendo que el fin (erosionar al Gobierno Vasco), justifica los medios. Atacar al turismo con pintadas, en su sede, en el tren Chu chu, donde tercie.

Por eso digo que el problema de trabajar con esta mal llamada Izquierda es que no es democrática y nunca sabes con ellos a qué atenerte.

SR. GONZÁLEZ PAZOS, ¡VÁYASE A VENEZUELA Y DESPUÉS OPINE!

Sábado 12 de agosto de 2017

En esta sociedad líquida y sin columna vertebral en la que vivimos, conviene de vez en cuando, marcar cada uno bien el terreno y señalar lo que nos parece bien de lo que consideramos asquerosamente manipulado.

Este sábado, Deia ha publicado un artículo que en el fondo podría parecer una apología al terrorismo de estado. Lo firma Jesús González Pazos y lleva por título “Venezuela, desde el respeto y la solidaridad”. Ya de por si, el título miente. En su desarrollo no hay el menor respeto ni la mínima solidaridad. Es un ataque continuo a los basamentos de un sistema democrático, como lo entendemos en Europa, dejando de lado las reivindicaciones nacionales que demanda Euzkadi, de las que podíamos hablar en otro trabajo.

De entrada el que González Pazos, se presente como miembro de Mugarik Gabe, me decepciona sobre lo que es esta ONG que al parecer no tiene fronteras. Creí que sus reivindicaciones eran otras, y sus personeros de otro talante humano, o de lo contrario que digan claramente que este personaje no les representa en nada.

Y digo la diferencia entre un periódico democrático, de otro que no lo es, es que en Deia se haya publicado semejante cúmulo de despropósitos, porque la ideología del periódico la marcan los editoriales, y hace unos días, Deia tomó postura en contra de la dictadura de Maduro, frente a un periódico como Gara que jamás de los jamases publicaría nada a favor de la democracia que propende la Mesa de la Unidad Democrática de aquel país que comprende todo su arco parlamentario, desde el Partido Comunista, hasta la derecha venezolana, porque lo de Maduro, nada tiene que ver con la Izquierda con mayúsculas sino con el gansterismo. Pero si esto satisface al Sr. González Pazos, le recomiendo se vaya a vivir en aquel país tan paradisíaco, como así nos lo describe.

La oposición ganó las elecciones legislativas y ante esa evidencia Maduro ha desconocido todas sus decisiones y las ha anulado a través de un falso poder judicial que no es más que correa de transmisión de un ejecutivo que ha empobrecido el país y ha destituido a la Fiscal General por atreverse a decir que el actual régimen es una dictadura.

¿En que país democrático hay presos políticos?. En ninguno. Solo los hay en las dictaduras por eso se les saca a los incómodos de su casa y se les mete en la cárcel arbitrariamente, sin juicio alguno y a pesar de que el fiscal que acusó a Leopoldo López tuviera que huir y decir que toda su acusación fue falsa. Pues López sigue en arresto domiciliario sin posibilidad de expresión pública.

¿En que país democrático se cierran medios de comunicación y se controla la tirada los periódicos impidiéndoles el suministro de papel?. En uno no democrático, como en Venezuela. O en Corea del Norte. Y, si no me cree, diríjase al periodista vasco de izquierda, Xabier Coscojuela que ha tenido que cambiar su diario Tal Cual al sistema digital ante la falta de papel.

¿En qué país democrático se monta una votación fraudulenta, dicha desde Londres por la propia compañía que se prestó a la mascarada diciendo que habían manipulado un millón de votos, para negar algo constitucional como el Revocatorio y sacarse de la manga una instancia Constituyente para anular la democracia?. Pues en Venezuela.

¿Qué país democrático tiene el rechazo de esta iniciativa falsamente Constituyente ya que se trata de una regresión tipo “democracia orgánica franquista”, por parte de la Unión Europea y la mayoría de los países latinoamericanos y de Naciones Unidas?. Sencillo. La Venezuela de Maduro.

¿Qué país ha sido denunciado por malos tratos, abusos policiales, falta de democracia e irrespeto a la verdad por parte de la ONU?. Venezuela, compadre.

¿En qué país han muerto en las protestas contra un gobierno 130 jóvenes en sus calles?. En la patria del chavismo. Dato que al parecer al Sr. González Pazos le tiene sin cuidado.

¿Qué país ha sido expulsado de Mercosur, repudiado en la última reunión de cancilleres en Lima, mientras mantiene divisiones de soldados cubanos en Fuerte Tiuna y la Inteligencia y Contrainteligencia en manos del castrocomunismo?. La dictadura chavista de Maduro.

Y así podríamos ir analizando todas y cada una de las úlceras crapulosas de un putrefacto régimen de fuerza que al parecer al Sr. González Pazos le encantaría aplicar a la tierra de los vascos, pues de lo contrario no se entiende su admiración hacia la barbarie.

Para justificar todo este oprobio, el articulista lo compara con España. Le puedo dar a este señor una serie de datos sobre lo que es la democracia en España, quizás desde más cerca de su lupa, pero se que no serviría para nada. Por eso le sugiero escriba este tipo de análisis en Gara, que estará encantada de tener por lo menos a un vasco ilustrado que crea que la “robolución bolivariana” como la llaman es un faro que nos debe iluminar en la noche española. Si Gara publica los comunicados de ETA, ¿por qué no este canto a una dictadura?.

La dirección de Deia verá si le interesa seguir alimentando algo que ha irritado sobremanera a todos los vasco venezolanos que habitamos en Euzkadi, conocemos y queremos aquel país, y votamos en las elecciones que demuestran que el 97 %, en las urnas, es profundamente antichavista por democrático. Por cierto, vascos que en 1977 siguieron el llamamiento para comprar acciones de Deia y poder combatir el pensamiento único franquista de aquella dictadura, semejante a la venezolana, con militares corruptos en todas las esferas del poder.

No es la primera vez que González Pazos escribe semejante sarta de mentiras y apologías en Deia. Solo deseo se informe antes de juntar sus letras y no hiera a tanta gente que pugna por salir de aquel país al que Colón llamó Tierra de Gracia.