La bandera del PCE sobre el féretro de Curiel

Ha fallecido Enrique Curiel.  En su féretro pidió se colocase la bandera del PCE, el partido de su vida, aunque desde 1990 militaba en el PSOE.

Le conocí en el Congreso. Llevaba con insistencia el esclarecimiento de una desaparición sonada en su época como fue  el caso Nani. Elegante, apuesto, buena gente, era un opositor tenaz y parlamentariamente eficaz. Y le volví a encontrar en la legislatura anterior en el Senado. Ya en el Psoe. Era el secretario general del Grupo Socialista.  El portavoz era Joan Lerma, aunque el trabajo diario lo hacía Enrique que encontraba tiempo para escribir en Deia y para hablar de  superar el contencioso vasco con valentía y medidas políticas.  Era muy buena gente.

Su agrupación gallega, era de Vigo, por esas cosas de partido cortoplacistas y aparateras  no le incluyó en las listas y con sesenta años tuvo que reingresar en la universidad como profesor asociado ganando 700 Euros.  Un dato para todos aquellos que en estos meses han hablado de las pensiones y cesantías de los políticos.

Al enterarme de su fallecimiento le he llamado al presidente del Senado Javier Rojo.  Le he recordado que a propuesta mía la Mesa aprobó que cuando falleciera un senador, alguien de su grupo, hiciera sobre él una semblanza, un Memorial, en el primer pleno seguido al hecho.  “Pero ya no era senador” me ha contestado. “¿Y qué?”. “¿Hace falta que alguien este en el ejercicio para que se loe su trabajo?”.  No sé lo que harán. Pero yo insistiré.  Enrique Curiel merecía eso y mucho más porque cuando la gente habla tan superficialmente de la política y de los políticos deje de mirar a los Camps y a los corruptos de todo tipo y mire más a los Curiel, que son la mayoría y que además mueren pobres, casi abandonados y pidiendo pongan sobre su féretro la bandera del PCE, la bandera de sus más limpias ilusiones.

El dúo estático en el oasis de las maravillas

Se acaba de hacer público el aumento del paro en Euzkadi y no sé si con criterios de celebración salían a la opinión pública Basagoiti, y Pastor. O igual no. La celebración era por el segundo aniversario del gobierno López. Pero usaban dos engañosas argumentaciones. “Desde que estamos nosotros, se ha impuesto la normalidad” dice Antonio Basagoiti. “Se acabó el frentismo y los planes que dividían a los vascos” decía Pastor.

Han creído que por mucho repetir estas dos consignas la gente va a creérselas. La normalidad no ha llegado, pues ETA sigue existiendo aunque es verdad que la conjunción de éxitos policiales, cansancio de la sociedad, cooperación internacional, persuasión propia de que así no se llega a ninguna parte y la llegada de nuevas generaciones han ido desactivando la violencia desde hace diez años, no solo dos, recorriendo un camino que es verdad hoy está más despejado que hace unos años. Y eso a pesar de las balandronadas de Basagoiti y de sus gritos guerreros de derecha vieja y criminal.

Y en lo del frentismo solo un apunte. Formar un gobierno vasco con la confluencia del segundo y el tercer partido y la ayuda inestimable del feroz antinacionalismo de Rosa Díez para desalojar al primer partido de la presidencia por mero cálculo frentista y decir que se acabó el frentismo es como si Gadafi dijera que está esperando el Premio Nobel de la Paz.

Pero la manipulación es la manipulación y tratar de vendernos este oasis sin camellos y sin palmeras, por parte no del dúo dinámico sino del dúo estático, es lo que les va a unos y a otros. Mientras, el paro sube, el gobierno no tiene pulso, Bernabé Unda no se entera de nada, López vigila desde el minarete y el PSOE se prepara para recibir en las elecciones de mayo una derrota histórica y espectacular. Pero nada pasa, señora baronesa.

Efectivamente. Este es el País de las mil maravillas.

Uxue es una marca

Uxue Barkos, como la presidenta de la Comunidad de Madrid, acaba de anunciar que tiene cáncer de mama y que se operará el próximo miércoles. Le deseo toda la suerte del mundo. Su testimonio como el de Esperanza Aguirre salvará muchas vidas. Tengo cerca el caso de una gernikesa que falleció porque no le detectaron el cáncer a tiempo. Si hubiera actuado con  la información debida, hoy viviría.

A Uxue le conocí en Madrid corno corresponsal de ETB. Le conozco asimismo a su marido Jesús González Mateos, un buen profesional de los medios. Un gallego nacionalista experto en comunicación. Una noche nos invitaron a cenar en su casa en Madrid. Arreglamos el mundo.

A Uxue le vi la última vez en el aeropuerto. Sufría mucho con las presiones de EA. “Es complicado trabajar con gentes que dan más peso a un tipo de ideología inmutable que al  trabajo del día a día de lo que le interesa al ciudadano”. Y así debía ser pues hace poco la noticia  fue  que EA le dijo a la cara que no contaba con ella. Ahora quien no cuenta con ellos son Aralar, Uxue y el PNV, más los independientes. Cuanto menos bulto, más claridad.

Y tendrán Uxue y Na-Bai  un buen resultado. Uxue es ya una marca política. Haberse fogueado aguantando talibanes de todo tipo, curte mucho.

EA convocó el 26 de febrero una rueda de prensa para decir que habían sido expulsados y que si no iban ellos Na-Bai no existía. Se equivocan. Ahora es más Na-Bai que nunca. EA se ha convertido con sus desaciertos  en  tan solo la franquicia de Batasuna. Les dejan la sigla. Como una pata de jamón, sin jamón. Ellos, el hueso. Y Na-Bai irá a la contienda con Uxue y con Zabaleta y Aguirrebengoa. Cualquier abertzale en Navarra, de los que no están ofuscados, saben que el voto útil para el abertzalismo en Nafarroa es votar a Na-Bai. Y a por todas. Si Uxue va a derrotar al cáncer éste miércoles en lo personal, derrotará a la derecha navarra en las urnas en mayo. Estoy seguro.

Suerte y salud a Uxue y éxitos a Na-Bai. Todos lo necesitamos.