“En tu vecindario hay gente que sabe quiénes han quemado los contenedores”.

Artabide 5: Quema de contenedores

En Ondarroa, entre las 12:30 y la 13:00 horas de la noche del viernes a sábado, ardían cinco contenedores en la Calle Artabide 5, frente a la Caja Laboral.  La segunda vez en menos de 6 meses.

 ¿Kale borroka?. ¿Vuelven a las andadas?. ¿Necesitan decir que ahí están?. ¿Incendio fortuito?. Todo esto puede ser, pero hay dos hechos. Cinco contenedores ardiendo en la noche ondarresa y la exigencia de uno de los vecinos del inmueble al Presidente de la Comisión Gestora.

 Cinco contenedores, 3 de residuos sólidos urbanos y 2 de papel-cartón, donde se recogen aproximadamente 800 Kgs/día, pues dan servicio a la población que vive en los números de las calles Iparkale 22-45; Iparragirre 12-19 y Artabide 1-10, contenedores que iban a ser próximamente trasladados a Artabide 9-11, una vez finalizadas las obras que se están acometiendo en la zona.

 Ante los hechos ocurridos, la comisión gestora han instalado “provisionalmente” los 5 contenedores en Artabide 7, lugar conocido como la “plaza de las monjas” y es aquí cuando uno de los vecinos le ha llamado al Presidente de la Comisión gestora pidiéndole, más bien ordenándole, que quite los contenedores de ese emplazamiento, pues de no ser retirados inmediatamente, bajarán los vecinos del inmueble afectado y los instalarán en la mitad de la carretera. El presidente de la gestora le responde que en su vecindario hay gente que sabe quiénes son los que han quemado los contenedores, cosa que él desconoce por completo.

 Sigue siendo curioso que haya gente que piensa en liberar Euzkadi quemando contenedores y que haya otros que sean tan críticos con la gestión municipal.

El cierre del Estatuto y Harpo Marx

Acaban de ser editadas las memorias de Adolph Marx (Nueva York 1888-Los Ángeles 1964), más conocido como Harpo (el mudo), el cómico que dejó de hablar en un escenario en 1915 y no usó sus cuerdas vocales más en el cine ni en la televisión, sino usaba una bocina. Pero Harpo tenía su propia voz y escribió una autobiografía “¡Harpo habla!” que acaba de ser reeditada. Durante páginas y páginas Harpo describe sus aventuras infantiles y sus primeros pasos en el entretenimiento: “A mis 13 años, descubrí que algunas tiendas del vecindario estaban pagando un penique por gato. No recuerdo por qué. Me convertí en empresario. Groucho y yo estrenamos en el sótano el popular sketch del tío Al, “Quo Vadis patas arriba”. Precio de admisión: un gato. Fue mi primera actuación pública. Ingresamos siete gatos en taquilla, pero obtuvimos unas ganancias netas de solo cuatro centavos. Tres gatos se escaparon. Bueno, así es el negocio del espectáculo”.

Lo que cuenta Harpo puede ser una foto de lo que nos puede pasar a nosotros con el acuerdo estatutario firmado con Zapatero. Estos días me lo han preguntado en tres ocasiones. Aprobados los presupuestos en el Congreso llegan ahora al Senado, que presumiblemente lo rechazarán, y volverán al Congreso en diciembre. Mientras ésto ocurre Zapatero estará modosito y dirá que está eternamente agradecido al PNV, como lo dijo el jueves en el pleno, pero pasado el trance, nos puede ocurrir como a Harpo con sus gatos. Pues sí. Pero no creo Io haga. Está escaldado, empieza a abandonar el realismo mágico de su optimismo antropológico y a pesar de que sigue cometiendo errores como su postura con los hechos del Sahara, le va, a futuro, su credibilidad política si pretende volver a repetir la jugada que le hizo a Artur Mas. Este no se la ha perdonado y en virtud de los resultados del 28 en Catalunya actuará en consonancia con los mismos y le recordará al presidente del gobierno que le mintió una vez pero no le volverá a mentir nunca más. No creo pues que vivamos la suerte de Harpo, aunque siempre hay que tener la mosca detrás de la oreja. Pero en Madrid siempre hay que apostar. Y nosotros apostamos una vez más por Euzkadi.

Desayuno con Urkullu

El miércoles 17, zapeando, llegué al programa 59” de TVE. En ese momento José Antonio Zarzalejos le decía al invitado Iñigo Urkullu, que usaba un lenguaje anacrónico. Supe inmediatamente que Iñigo le iba a poner en su sitio, como lo hizo. Zarzalejos ante un comentario de Urkullu  repitiendo éste  las palabras que HB y ETA usan sobre sus objetivos y acciones militares, le dijo que él no tenía el menor inconveniente en llamar “organización terrorista” a ETA, y que solo había repetido lo que estos dicen de si mismos. Pero ¿qué se va a esperar de Zarzalejos que está a la que salta?. Estaba también Ana Botella en su estreno en ese programa, que salvo una pregunta al presidente del EBB, creía estar en un mitin contra el PSOE. Urkullu salió muy airoso del envite.

Fue el aperitivo de presencia madrileña  al desayuno  que  ayer jueves en el Hotel Intercontinental en plena Castellana organizado por la agencia Europa Press. Resonaban todavía los comentarios al cuatro-cero de la víspera, la goleada de Portugal a la premiada Selección española de futbol, a la que se le quita la columna vertebral del Barca y empata en Mexico, pierde en Argentina y la golean en Lisboa. Pero les dan el premio “Príncipe de Asturias” pues son la esencia de la españolidad. Curiosamente en el aeropuerto le vi a Del Bosque que delante de mí  tramitaba su billete. No le dije nada. Bastante tenía el hombre que había reconocido que los suyos habían jugado fatal.

Volviendo al hotel, al llegar, uno de los organizadores, me lleva a un apartado y me dispara: ”vais a pagar vuestro apoyo a Zapatero”. Menos mal que me rescata Josu Jon Imaz y me recuerda como en la víspera de un viaje suyo a Marruecos como Consejero de Industria, acompañando de  empresarios, yo debí hacer alguna declaración llamándole “sátrapa” al rey de Marruecos, bonita antesala para que ellos propusieran negocios. ”Pues sigo pensando lo mismo” le digo. Y allí, en el desayuno, estaban gentes de la banca, de la empresa, del periodismo, de las embajadas, pocas de la política pues había pleno en el Congreso, y, sobre todo, del poder judicial. Al parecer querían escucharle en directo a Urkullu.

Colgué ayer en este blog  la primera intervención  del presidente del EBB que fue clara y concisa y muy ajustada al auditorio, para pasar a contestar las preguntas de los presentes y de la agencia. Me gustó sobremanera lo que contestó sobre el Sahara y sobre las declaraciones de Felipe González en el sentido de las dudas de éste  en haber volado a la cúpula de ETA. Habló de todo con precisión y seguridad. Mucha seguridad. Daba confianza. Urkullu de entonces aquí, de su primera vez en estos foros ahora, ha mejorado notable y sustancialmente. Fue pues  un buen desayuno en tiempos de cotización al alza de las acciones políticas del PNV en la Villa y Corte. Y eso se ve en la expectación creada y en la calidad de los presentes, desde el punto de vista, no personal, sino del poder que ejercen. Pero estas cosas son efímeras.

A las diez y cuarto, estábamos todos despidiéndonos para ir al aeropuerto. Al pasar por la Gran Vía, en Doña Manolita, la cola daba la vuelta como una culebra. Un décimo 20 euros. Un número, 200. Completo 39.000. Este año la lotería  va a hacer su agosto. La gente ya solo  confía en los juegos de azar, habida cuenta de lo achuchada que está la situación. Pero saldremos.