La Directora de la Casa de América, Fraga cumple 88 años y al PSE no le gusta le recuerden quien fue Pinocho.

Esta semana es una de esas de las llamadas de “cortesía parlamentaria”. No hay plenos ni en el Senado, ni en el Congreso porque el domingo se vota en Catalunya. Pero sí hay reuniones de comisiones, que aparentemente no tienen tanto eco, aunque depende de lo que se trate. Una moción que hemos aprobado sobre la “Declaración de Caracas”, ha pasado aquí desaparecibida, pero en Venezuela, ha sido inmediatamente noticia. Y nos han llamado de dos emisoras y de tres periódicos desde aquel país. Chávez quiere cerrar Globovisión y coartar y condicionar la libertad de prensa en aquel país.

El lunes salí  de casa a las 6:30 de la mañana. Si quería estar a las diez en el Senado, tenía que coger el avión de las 7:20. En la espera  leí  que Manuel Fraga cumplía 88 años. También que había fallecido Manuel Baselga, un antiguo embajador que fue cónsul en Bayona en 1974. “¡La cantidad de cosas que nos podría haber contado este señor de lo que vio en puesto tan estratégico¡”, pensé. Pero se van los protagonistas sin que la historia se cuente. Y esa historia es básica.

A las diez  habíamos convocado a  la Comisión de Asuntos Iberoamericanos. Comparecía la Directora de la Casa de América, sita en la plaza de la Cibeles y había también  dos mociones. Una sobre los derechos humanos en Colombia de IU y otra sobre los Derechos Humanos en  Venezuela, del PP. Y  en eso estábamos  y ya habíamos empezado cuando de repente se abrió  la puerta y apareció Manuel Fraga que asistido por dos personas  llegaba  a su pupitre. El hombre es una caricatura de lo que fue. Y pensé. ”Este  hombre, merecidamente, se lleva la fama, pero lo dicho por Felipe González y jaleado por Jauregui y Zapatero sobre el Gal, viene a ser lo mismo”. Ese lunes en Deia aparecía un magnífica entrevista  a Paddy Woodworth del Irish Times que voy a comparar en otro post  con las reflexiones de Jauregui sobre lo mismo.

La directora de la Casa de América se llama Inmaculada Turbau y su intervención ha impactado por lo didáctica y sencilla. Con poco presupuesto  público del ministerio, de la comunidad y el ayuntamiento de Madrid, llevan a cabo una gran actividad cultural que pretende reconvertirse en una casa de ideas. Libros, exposiciones, conciertos, jornadas, páginas web, premio Bartolomé de Las Casas, y un presupuesto de unos cinco millones hace que no paren.

Escuchándole pensaba la necesidad que tendríamos de tener una Casa de América como ésta en Euzkadi dada la presencia vasca en aquel continente. Todo lo que hay está muy disperso y deslabazado y es que América es, además de todo ésto, el lugar de actividad más importante de las empresas vascas. No estaría mal se pusieran las pilas y se montara por aquí algo parecido. Edificios, historia y hechos los hay por miles.

He vuelto al mediodía y en la Ser, por  la noche he tenido mi habitual debate de los lunes con Benegas. Les veo ofendidísimos porque Ortuzar ha llamado Pinocho a Patxi López. Era un mitin el domingo en la plaza del funicular pero omiten la argumentación anterior que hablaba de la bobada que había dicho López diciéndonos que nos vendíamos al mejor postor. Ortuzar le recordaba que se había pasado toda la campaña diciendo que no pactarían con el PP y la misma noche se había olvidado de la promesa tras engañar al  electorado. Pero mala cosa es que el presidente de una institución se ponga tan a la defensiva  y acuse a los demás de sus carencias y de sus agresividades. Les va a pasar como al PSC en Catalunya. Incapaces de defender y mostrar obra propia, su complejo contra el nacionalismo va a desmovilizar incluso a los suyos. CIU vuelve. Como volverá el PNV.

Artur Mas ficharía a Josu Jon Imaz

Josu Jon Imaz

Compré el domingo La Vanguardia. Aparecía una encuesta demoledora  con un expresivo título: “CIU barre en Cataluña”. “Los nacionalistas rozan la mayoría absoluta”. “La izquierda se hunde y el actual pacto del tripartito (PSC, ERC e ICV) solo suma 49 diputados sobre 135”. “La encuesta augura una hecatombe a ERC, que pasa de 21 a nueve escaños”. “Ciudadans y Laporta se benefician de la baja participación”.

Y dentro, como domingo último de la campaña que culminará con las elecciones del 28 de noviembre, cuatro páginas de entrevista a Artur Mas hecha por Quim Monzó y Sergi Pamiés, entrevista que he leído completa. Por eso he llegado hasta las últimas preguntas que le hacen al líder de CIU y que son éstas:

¿Cuál ha sido su mayor decepción política?

Tener que ir dos veces al Saló Sant Jordi del Palau de la Generalitat y ver cómo investían a dos presidents que no habían ganado las elecciones. Y yo estaba ahí.

¿Y lo más importante que ha hecho en la vida?.

Casarme con Helena. (Se refiere a su esposa, Helena Rakosnik).

En fútbol se fichan jugadores de otros equipos. ¿A qué político de otro partido le gustaría fichar?.

Esta pregunta sí que es complicada. Dejádmelo pensar porque no me lo había planteado nunca… (Al cabo de unos minutos). Ya está: Josu Jon Imaz. Porque es un hombre afable, de ideas similares a las que yo tengo, consecuente, con capacidad de liderazgo. En un momento determinado, este hombre dijo que abandonaba la política porque, si continuaba, su partido se dividía. Tuvo las narices de decir “me aparto”, y eso no es fácil en política, sobre todo cuando estás llamado a poder serlo casi todo. Es una persona que tiene sentido de equipo, leal.

¿Qué es lo que más le gusta de las campañas electorales?.

Que se terminen!!.

                                                    ————–

Bueno, pues no está mal. Que al ex presidente del EBB del PNV le ficharía el futuro presidente de la Generalitá catalana dice mucho de Imaz y de su partido. Y yo como miembro de ese PNV no solo lo transcribo sino que suscribo el comentario, y recordar la reflexión que nos hizo Mas en el mitin de Las Arenas. “Yo he estado ocho años en la oposición. Me da que vosotros solo vais a estar cuatro”. Que se cumpla.

“En tu vecindario hay gente que sabe quiénes han quemado los contenedores”.

Artabide 5: Quema de contenedores

En Ondarroa, entre las 12:30 y la 13:00 horas de la noche del viernes a sábado, ardían cinco contenedores en la Calle Artabide 5, frente a la Caja Laboral.  La segunda vez en menos de 6 meses.

 ¿Kale borroka?. ¿Vuelven a las andadas?. ¿Necesitan decir que ahí están?. ¿Incendio fortuito?. Todo esto puede ser, pero hay dos hechos. Cinco contenedores ardiendo en la noche ondarresa y la exigencia de uno de los vecinos del inmueble al Presidente de la Comisión Gestora.

 Cinco contenedores, 3 de residuos sólidos urbanos y 2 de papel-cartón, donde se recogen aproximadamente 800 Kgs/día, pues dan servicio a la población que vive en los números de las calles Iparkale 22-45; Iparragirre 12-19 y Artabide 1-10, contenedores que iban a ser próximamente trasladados a Artabide 9-11, una vez finalizadas las obras que se están acometiendo en la zona.

 Ante los hechos ocurridos, la comisión gestora han instalado “provisionalmente” los 5 contenedores en Artabide 7, lugar conocido como la “plaza de las monjas” y es aquí cuando uno de los vecinos le ha llamado al Presidente de la Comisión gestora pidiéndole, más bien ordenándole, que quite los contenedores de ese emplazamiento, pues de no ser retirados inmediatamente, bajarán los vecinos del inmueble afectado y los instalarán en la mitad de la carretera. El presidente de la gestora le responde que en su vecindario hay gente que sabe quiénes son los que han quemado los contenedores, cosa que él desconoce por completo.

 Sigue siendo curioso que haya gente que piensa en liberar Euzkadi quemando contenedores y que haya otros que sean tan críticos con la gestión municipal.