Pregunta a Moratinos sobre la reestructuración de su Ministerio

Miguel Ángel Moratinos

Fue el martes, 14 de setiembre en el Senado, en la sesión de control al gobierno. Le hice una pregunta al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos. El trámite fue éste:

Muchas gracias, señor presidente.

Señor ministro, la pregunta tiene como causa saber si usted quiere mandar al paro a la Comisión de Asuntos Iberoamericanos de esta casa, aunque no creo que sea así porque usted siempre nos ha tratado con   cortesía parlamentaria y ha comparecido siempre que le hemos llamado.

Desde luego, nosotros no sentimos preocupación por la existencia de la  Secretaría de Estado para la Unión Europea, porque queremos que persista ya que es una de las dos piernas sobre la que debe caminar la política exterior  de su ministerio, pero como  se ha eliminado la Secretaría de Estado para Iberoamérica, la otra pierna, queremos saber cuáles han sido los motivos.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Tiene la palabra el ministro de Asuntos Exteriores.

El señor MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN (Moratinos Cuyaubé): Muchas gracias, señor presidente.

Gracias, señoría. Todos conocemos, señor Anasagasti, su interés, su preocupación y su buen hacer en materia de asuntos iberoamericanos, de ahí que presida la Comisión de Asuntos Iberoamericanos en el Senado. Por lo tanto, es lógico que me pregunte –y me va a permitir que se lo clarifique- por la nueva reestructuración del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Es cierto que se ha eliminado una de las cuatro secretarías de Estado, pero ello no ha supuesto la eliminación de la Secretaría de Estado para Iberoamérica. Lo que se ha hecho ha sido integrarla dentro de la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores, dando una mayor racionalización y, por lo tanto, una mayor modernización y eficacia a todo el trabajo del ministerio.

Tres son las razones principales de esta decisión del Gobierno. La primera y fundamental colocar la diplomacia española, ante el desafío del siglo XXI con la aplicación del Tratado de Lisboa. No podemos seguir estando organizados de la misma manera, dada la aplicación del Tratado de Lisboa, con la puesta en marcha del Servicio Europeo de Acción Exterior. La segunda razón es la búsqueda de una mayor eficacia, así que era normal pasar de una distribución geográfica a una mayor integración de las actuaciones y las gestiones por parte de las distintas secretarías de Estado. Y una tercera, lógicamente, tiene que ver con la austeridad, y lo que se pretende es racionalizar y priorizar las actuaciones del ministerio dotándolas de más medios.

En cualquier caso, la Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos seguirá desempeñando, como así está demostrando, su gran proyección en toda la política con Iberoamérica.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor ministro.

Tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor ANASAGASTI OLABEAGA: Gracias, señor presidente.

Señor ministro, efectivamente se va a llamar Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamericanos pero usted también se apellida Moratinos Cayoubé y nadie… (El señor ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Moratinos Cuyaubé: No, Cuyaubé.) Bueno, como sea, pero nadie le conoce por el segundo apellido. (El señor ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Moratinos Cuyaubé: ¡Hombre, como sea, no!).Bueno, bien, Cuyaubé.

También es cierto  que hay excepciones ya que el señor presidente se llama Rodríguez Zapatero y se le conoce por el segundo apellido, pero nos da la impresión de que al final se va a ir quedando poco a poco en el camino lo de Asuntos Iberoamericanos y se va a quedar solo lo de Exteriores con todo lo que esto significa. Porque si uno se va acercando a la nueva estructura, se  observa la cantidad de Direcciones que ahora le cuelgan. La secretaría de Estado de Asuntos Exteriores e Iberoamérica va  tener a su cargo: La Dirección General de Política Exterior, Europa y Seguridad; la Dirección General por el Mediterráneo, Magreb  y Oriente Próximo; la Dirección General para América del Norte, Asia y Pacífico; la Dirección General para África; la Dirección General de Asuntos Multilaterales y la Dirección General para Iberoamérica. Es decir, tendrá que reconocerme que  pierde un cierto perfil político y sobre todo la exclusividad  ya que, la creación de la Secretaría de Estado de Iberoamérica supuso un avance importante, sobre todo para visualizar las dos apuestas importantes que se tienen: una, la Unión Europea  -que nadie pone en cuestión ni  que tenga que tener un tratamiento muy especial y un seguimiento continuo-, y también la Secretaría de Estado para Iberoamérica. Usted me dirá: el actual secretario de Estado va seguir siendo el secretario de Estado de Asuntos Exteriores y de Iberoamérica. Pues sí, además se llama Juan Pablo, un nombre papal importante y de la Iglesia, un nombre universal. Pero nos da  la impresión de que se va a ir diluyendo la acción  de primacía Iberoamericana sobre todo  a la hora de la visualización. Y usted entenderá que cuando en 1977 se creo en el Senado la Comisión de Asuntos Iberoamericanos  por aquellos republicanos que vivieron su exilio en América era por algo  y es por eso que nosotros la  seguiremos reivindicando. Sabemos que usted va a comparecer siempre que le llamemos,  siempre que su agenda se lo permita; sabemos que el secretario de Estado para Asuntos Exteriores e Iberoamérica va a seguir compareciendo, pero nos hubiera gustado que hubiera permanecido como tal la Secretaría de Estado de Asuntos Iberoamericanos en relación directa con  nuestra  comisión de Asuntos Iberoamericanos  que es única en el mundo y  que solo la  tiene el Senado. Sabemos que no va a cambiar gran cosa, pero entenderá usted que era de oficio el que yo tuviera esta intervención. Y le mostrara mi inquietud porque creo que no es un paso acertado. Y a la hora de eliminar gastos, eliminemos algunos ministerios que esos si que sobran.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

Tiene la palabra el ministro de Asuntos Exteriores.

El señor MINISTRO DE ASUNTOS EXTERIORES Y DE COOPERACIÓN (Moratinos Cuyaubé): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, depende de cómo se interprete. Yo le diría  -como bien ha señalado su señoría-  que el secretario de Estado de Asuntos Exteriores y Asuntos Iberoamericanos es don Juan Pablo Iglesias, el que era hasta hace poco secretario de Estado de Asuntos Iberoamericanos. Usted  puede interpretar que la Secretaría de Asuntos Exteriores ha ampliado sus competencias y ahora tiene la de Asuntos Exteriores y, por tanto, que hemos elevado la importancia del secretario de Estado y de sus competencias.

Además, le decía en mi primera intervención que hemos cambiado el enfoque; es un enfoque moderno, nos hemos inspirado en el mismo organigrama que la baronesa Ashton ha puesto para el servicio europeo de Acción Exterior.  Hace falta tener cuestiones temáticas. Dice que tiene menos direcciones generales. No es verdad, hay una Dirección General de Multilaterales que se va a ocupar de las cuestiones multilaterales para Iberoamérica; va a tener las relaciones de Política Exterior y Seguridad Común de la Unión Europea; es decir, todos los temas que lleva la Unión Europea en relación con Iberoamérica. Por lo tanto, hemos racionalizado, integrado, hecho más compacto la labor de nuestra proyección exterior y, lógicamente, Iberoamérica seguirá siendo la prioridad de la política exterior.

El señor PRESIDENTE: Muchas gracias, señoría.

La descalificación de Rouco Varela a monseñor Uriarte

Una de las noticias importantes de la semana pasada fue la salida del franciscano Joxe Arregui de la orden en la que había vivido hasta sus enfrentamientos con el nuevo obispo donostiarra.

El pasado domingo Deia le hacía una entrevista a doble página. Jorge Napal sacaba de él importantes consideraciones pero había una que me llamó poderosamente la atención. Tras el asesinato de 16 sacerdotes vascos por la Cruzada franquista, había sido una rei­vindicación de todos los vencidos de aquella guerra que la Jerarquía reconociera aquella atrocidad pero nunca se habla logrado mover una pestaña de una Conferencia Episcopal sorda, ciega y muda que jamás había pedido perdón por la Carta Colectiva del Episcopado español apoyando la Santa Cruzada de Franco en 1936.

EI periodista le preguntó por ello y Joxe Arregi respondió lo siguiente:

Son muy conocidas las palabras que dijo Rouco el verano pasado.

Uriarte pronunciaba una homilía en la misa de homenaje a los curas

y religiosos asesinados por el franquismo. Después de aquella homilía,

Rouco declaró lo siguiente: “Ésta será la última cagadita de Uriarte“.

Poco antes había declarado que nunca más iba a haber un obispo

nacionalista en el País Vasco. No es lo más importante, pero también

ha existido, sin duda, esa dimensión política”.

¡Terrible!.

A Manolete no lo mató Islero, sino el PNV…

El pasado 28 de agosto, la corrida en la plaza de toros de Vista Alegre comenzó solicitándose por megafonía un minuto de silencio, primero en  euskera, luego en castellano, por Manuel Rodríguez “Manolete”. ¿Se cumplía un  aniversario redondo?. Pues no. Hacía  63 años en la plaza de Linares, un Miura llamado Islero le mató de una cornada en la femoral. Le acompañaban en el cartel aquella tarde Luis Miguel  Dominguín y Gitanillo de Triana. Bueno, eso es lo que nos dijeron, pero el que 63 años después en plena “Aste Nagusia” una corrida de toros en Bilbao  empiece con un minuto de silencio por Manolete me  hizo  sospechar de la iniciativa hasta que un entendido me dijo: “A Manolete no  lo mató Islero, lo  mató el PNV”.

¿Exagerado verdad?  Pues algo así pensé tras  escuchar lo pomposa rueda de prensa del Lehendakari López en el Palacio de Miramar dando  cuenta de cómo  Zapatero cuenta con él  y de cómo no va a admitir veto  alguno de un partido que no  está en las negociaciones que  llevan a cabo  el  gran López  y el necesitado  Zapatero.

Para colmo del disparate, salía como  siempre por una esquina el inefable Basagoiti dándonos  a  todos una clase de política práctica, diciendo que  las  transferencias las negocian  los gobiernos y no los partidos. Que hablar por hablar, no quede. Un gobierno sin apoyo parlamentario partidista, no es nada.

A  todo esto, el denostado Senado, ha sido la única  institución que durante el mes de agosto ha abierto sus puertas y durante quince días ha trabajado dando cuenta de una Reforma Laboral que de no haber sido por la abstención del PNV en esta Cámara, no hubiera salido. ¿Con que cara andaría hoy Zapatero por el mundo y tras su viaje a China si una Reforma de tanto calado y con una huelga en ciernes hubiera fracasado?. Pues el pago al PNV por el PSE ha sido darnos un verano toledano donde nos han dicho de dicho de todo. Mikel Torres que no queremos la transferencia de los políticas activas de empleo, Pastor que irrespetamos al Lehendakari, Gema Zabaleta, anunciando dimisiones, Ares que hemos  boicoteado la  transferencia, Dimas Sañudo que Euzkadi ha perdido 300 millones, Idoia Mendia que llevamos un año en la oposición y que son ellos los reyes del mambo, y López hablando de supuestos vetos. En resumen: A Manolete no le mató Islero, sino el PNV.

Ante tanto ruido, vayamos a los hechos. El 24 de agosto se  reunió  en Madrid una delegación del PNV con otra del PSOE. Urkullu les dijo: Os recuerdo el concepto de la transferencia de las políticas activas de empleo (redacción, singularidad del Estatuto de Gernika, contenido). La competencia  tal y como la negoció a  la baja el gobierno vasco para nosotros es inasumible. No  entendemos cómo se pueden defender los intereses vascos de esta manera. Dilucidado este punto, para nosotros fundamental ya  que hace un año se  aprobaron  los presupuestos con esta condición, hemos de  abordar, si queréis los votos del PNV, algo que debería haberse  cumplido por ley y que  ahora se nos dice es un chantaje, es decir todas  las  transferencias pendientes del estatuto que es ley orgánica y de ellas  las relativas al ámbito socio-laboral en particular “. Y hablaron de más cosas diciéndoles el PSOE que el ministro Chaves y el secretario de estado Gaspar Zarrias, trabajan en lo primero.

Tras esta reunión  y antes de viajar a China, el  presidente Rodríguez Zapatero llama a Iñigo  Urkullu y le dije en privado lo que en Sanghai dijo en público es decir, que están por la  labor de trabajar con el PNV en estas cuestiones.

Hasta aquí los hechos, y la almendra de  la posible negociación. Hay que aclarar que el PNV, por cuestiones concretas para Euzkadi ha ido  aprobando los presupuestos de Zapatero, le ha  ayudado en  la  reforma laboral, y quiere ir completando  el  Estatuto de Gernika, sobre todo en su parte social, hasta ahora impedida por UGT y CC.OO y ese miedo cerval del gobierno a apostar por la singularidad  vasca de un  buen  estatuto  aprobado en 1979, todavía sin cumplir. Nada para el PNV. Todo para Euzkadi, y para todos sus ciudadanos.

Y es esto lo que revienta al PSE y a un Basagoiti que lo único que desea es que  Zapatero se vaya a su casa. La torpeza ha  estado  en el PSE. En lugar de reconocer la realidad, es decir que el PNV, le estaba ayudando en la  negociación, y el PP obstruyéndola, solo se ha dedicado a  la descalificación, al ataque de celos, a la frustración por una foto que no ha podido sacarse en enero  con una  transferencia de chicha y nabo, pero ese fin, la foto, justificaba cualquier tipo de medio, es decir el berrinche. Siguen sin asumir que son el partido de gobierno y que no son la oposición de la oposición.

En el caso  del PP, la cuestión es diferente. Son amantes, tórridos del PSE en Euzkadi, son enemigos a muerte del PSOE en Madrid en todo. Si siguen así, será divertido les saquemos todas y cada una de  las declaraciones que hicieron defendiéndonos  cuando  en 1996 negociábamos con Aznar y Rodrigo Rato y los dirigentes del  PSOE decían  las mismas majaderías que  ahora dicen Basagoiti, Cospedal y el propio  Rajoy, con el que   tantas sesiones negociadoras mantuvimos, entre puro y puro.

Y un dato final. Cuando el PNV ganó  las  elecciones hace  año y medio le  llamó al PSE para proponerle un gobierno de coalición en Euzkadi  con  la  contrapartida del apoyo del PNV a Zapatero  en Madrid. Respuesta del presidente del PSE, Jesús Egiguren: “Que quede  claro. EI obstáculo no  es  Ibarretxe, la objeción de fondo es el pacto con el PNV”. Y pactaron con su enemigo mortal, el PP, solo por el  hecho de llegar a Ajuria Enea  y con  el peregrino  argumento de que  solo ellos tenían enfrente al terrorismo de ETA.

Pero así se escribe la historia. Con imágenes como las del minuto de silencio  en la Plaza de Toros de Bilbao por un Manolete al que  le  mató Islero de una fatídica cornada atribuida al PNV.