Basagoiti, un tirapiedras verbal.

Habría que llevar una anotación de las majaderías, contradicciones, amenazas, improvisaciones preparadas, anuncios vacíos, y continuas estupideces de este liderzuelo  de la derecha vascongada que sabe que el verano es campo propicio para decir un día que Garitano es un proxeneta, o que si gana el PP, que Bildu que se prepare. Como un matón de barrio. Y así un día si  y otro también.

El 10 de julio nos decía que veía repugnante hacer creer que había habido dos tipos de violencia. Se refería, como no puede ser de otra manera a la violencia  de ETA, a la que solo condena  y a la policial, que rechaza se diga nada contra los torturadores, desconociendo además la principal que fue aquella  que dio origen a ETA en 1960  y que no fue otra que la dictadura franquista donde su familia medró de lo lindo.

Ahora, este sinsorgo, quiere ilegalizar a Bildu cuando es una coalición de tres partidos y solo, en todo caso, pueden ser ilegalizadas conductas personales de quienes forman parte de Bildu, una plataforma hecha legal por el Tribunal Constitucional muy a pesar del PP, que vio en ello la larga mano del PNV .Podía Basagoiti tener un poco más de prudencia ya que de leyes sabe lo que yo de motores.

Curiosamente, este pájaro loco de la política vasca con su amigo  y consejero aúlico Oyarzabal nada, pero es que nada, dijeron cuando se cumplió el 18 de julio el 75 aniversario del inicio de aquel océano de sangre propiciado por unos militares golpistas y por una derecha, de la que sociológicamente forma parte Basagoiti, que se benefició cuarenta años de aquella inmensa tragedia.

Pero a mi lo que me extraña de estas declaraciones y de todas estas bravatas es que hay políticos y periodistas en Madrid que les parece que este tirapiedras verbal está modernizando el PP confundiendo la relativa juventud del  bocazas con la modernidad siendo todo lo contrario. Las ideas de Basagoiti son pura naftalina, agua sucia quieta  ya conocida, y solo tienen como aporte que las ensaya en el espejo, las dice como quien improvisa y luego pone esa cara de satisfacción como Mr. Bean cuando se echa un cuesco en el ascensor.

Basagoiti se jactó y lo proclamó a grandes risotadas que en la bajada del Celedón no le había dado la mano al alcalde donostiarra, Juan Karlos Izaguirre. ¡Menuda hazaña!. Si todos hubiéramos hecho eso en 1977 con  los miembros de AP y luego del PP, quizás les hubiéramos enseñado educación a un sector de la españolidad que se describe con estas acciones. Izaguirre mal que le pese a Basagoiti representa a una ciudad de forma democrática y  el gesto cutre de Don Antonio no solo irrespetó al alcalde sino a toda la ciudad. Pero esta es la podrida derecha que tenemos que no ha aprendido nada, no ha olvidado nada  y que en cada elección pierde votos. Se los da  al PP en Madrid  pero  los pierde en Euzkadi. De fracaso en fracaso hasta el derrumbe final. Y luego  saca pecho diciendo que logrará que su partido apoye el Blindaje  al Concierto consiguiendo que su jefe Mariano le saque el dedo y él desconsolado dijera aquello de: ¡Que se presenten ellos!.

Basagoiti, finalmente, se  jacta  de condicionar a Patxi Lopez su gobierno. Tal para cual. Pura inacción. Nada con sifón. Pasará a la historia por haber desalojado de la presidencia al partido más votado pero en la practica no haber hecho nada por Euzkadi. Absolutamente nada más que decir bobadas y machadas cada poco tiempo. Un auténtico pobre hombre. Y un verdadero obstáculo para la normalización del país

Bildu o la propaganda gratis

No sé si al escribir este comentario hago el mismo Juego que denuncio, pero creo que, a pesar de este riesgo, la denuncia se impone.

Bildu ganó en Gipuzkoa las elecciones. La propaganda previa se la habíamos hecho entre todos. Y eso que es complicado sacar de la nada un conejo con un nombre nuevo y que éste se aprenda. Pero es que venían de una  situación de ilegalización por el silencio de HB  ante ETA, ilegalización  creada por la ley PP-PSOE  de partidos políticos, que nosotros siempre hemos denunciado. Todo esto hizo que EA, Alternatiba e Independientes vinculados a la Izquierda Abertzale crearan Bildu bajo la  larga  y atenta mirada de Sortu, la verdadera heredera de HB y la  recipiendaria de sus legados y de sus dirigentes y, en el mismo paquete, todo el Comisariado alerta y heredero de la situación anterior.

EI Tribunal Supremo no les legalizó, pero al poco si lo  hizo el Tribunal Constitucional obteniendo un resultado histórico. La derecha puso el grito en el cielo. Nosotros abogamos por su legalización. Nunca nos lo agradecerán. Por esta operación Aralar y EB quedaron  tocados y parece que  es cuestión de tiempo que se sumen a una gran Izquierda Abertzale que así como en IU han estado bajo la férula del PC, aquí lo  estarán  bajo  la de HB. Es legítimo y solo ya es cuestión de  tiempo. Cuando suceda se llegará a lo que siempre  se  ha preconizado. Una Mesa de Cuatro Patas. Es decir una Euzkadi nucleada  alrededor de cuatro partidos. PNV, Sortu, PP, PSE. Y no hay más  cáscaras.

De alguna manera los partidos políticos hemos dado cien días a Bildu para ver como gobierna, qué propone, cuáles son sus  iniciativas y programas y nos hemos encontrado con gestos, mientras le demandábamos tomar postura ante la existencia de ETA con una doble dimensión. Pedir su desaparición y realizar alguna puesta en escena  en relación con las víctimas de ETA.

Bueno pues en dos meses no hemos visto relativo a  estos dos asuntos nada de nada. ¿Y qué hemos recibido?. Muchos gesto, mucha provocación, nombramientos curiosos, en definitiva agua con sifón.

¿Y qué hemos  hecho los demás?.

Escucharle a Basagoiti sus imprecaciones, insultos y extralimitaciones como esa de que Garitano es un  proxeneta. Este pájaro loco de la política vasca disfruta ensayando sus intervenciones, a cada cual más sonora, para que los medios de comunicación le tengan en cuenta. Y logra su objetivo porque entre que no hay noticias y que las burradas siempre lo son, logra su espacio. Me parece que los medios deberían protegernos de este personaje.

Caer en el debatillo sobre la balconada de las fiestas de Vitoria-Gasteiz, que si pueden o no invitar a  los familiares de ETA, que si el del PP le saluda al al­calde de Donostia-San Sebastian, que si han puesto las banderas y lo que antes criticaban ahora, callan, que si el alcalde jamás se pone corbata, que si se han reducido el sueldo, que si Garitano no se arrepiente. Vaciedades varias. Pero nada de sustancia sobre la gobernación del territorio o de la ciudad.

Para mi Bildu tiene todo el derecho de sacar cabeza de esta manera artificiosa,  pero por favor no nos hagamos eco de sus gestos ni de la necesidad del Madrid periodístico de echar carnaza a la extrema derecha. Que sean noticia cuando le pidan a ETA que desaparezca, que sean noticia cuando nos presenten su plan para las grandes inversiones, que sean noticia cuando hagan cosas de fuste en relación con el ciudadano.

Estoy a la espera de lo que harán en las fiestas de Bilbao con las banderas. Seguramente  simultanearán la protesta con la justificación por ponerlas ellos en Lizartza, en Donostia-San Sebastian y en  todas partes a cuenta del manido “Imperativo legal”. Y seguirán jugando a éstas cosas.

Ante todo ésto solo se impone la frase de: nosotros a lo nuestro. Y si no hay noticias, que la gente lea un libro. Que nunca viene mal.

No les dejéis salir del granero

Recordarán ustedes como el muy ilustre D. Jaime Mayor Oreja contó como su bisabuelo, un coetáneo de Sabino Arana, “representaba todo lo contrario que el fundador del PNV y prefirió que sus hijos no hablaran euskera en casa para que dominaran con solvencia el castellano y en definitiva salieran del granero”. Lógicamente ni él ni su hijo lo saben habiendo interrumpido la cadena histórica lingüística gracias a la clarividencia del bisabuelo Cebolleta que seguramente estos días tendría un disgusto de muerte al saber que España ha perdido la larga batalla emprendida hace más de una década para lograr que las patentes europeas puedan registrarse a nivel europeo en español. Los ministros de educación de la UE y el Parlamento Europeo han consagrado el inglés, el alemán y el francés como las tres lenguas oficiales para dicho registro. Bien es verdad que a pesar de que el gran idioma del bisabuelo le sirvió para salir del granero solo el 1,26 de las patentes europeas pertenecen a empresas españolas frente al 41% de las alemanas. Por lo que se ve la pataleta hispana, al ver su derrota, y de insistir en el “english only” no les ha servido de nada. Para este viaje no hacía falta salir del granero en Ibarrangelua.

Pero Mayor Oreja hacía bien defendiendo el castellano en Bruselas. Es lógico que un nacionalista español defienda el castellano, aun a sabiendas de que en Bruselas todos sepan el inglés, el francés o el alemán. Tiene razón en hacerlo como nosotros, los representantes del granero, tenemos razón en defender el euskera, el catalán, y el gallego en Madrid.

Ya escribí la opinión que me merecen los juegos de manos del Sr. Basagoiti, sucesor del Sr. Mayor Oreja en la conducción titiritera del PP de Vascongadas, diciendo que lo que más me chocaba era ver a gente seria riéndole las gracias.”Obras son amores y no buenas razones” nos dice la sabiduría popular y no hay que ser un lince para darse cuenta que la visita del presidente del PP a Euskaltzaindia, a mediados de diciembre, era un punto más en la agenda artística de hombre tan poco comprometido con lo vasco y con el euskera. Lo comprobamos cuando apoyó con pasión a Juaristi en sus cínicas y disolventes declaraciones, solo comprendidas por la Sra. Urgell, y sobre todo cuando poniendo cara de hombre serio leyó aquello de que “nuestra responsabilidad tiene que ser cuidar y promocionarlo para que siga vivo… Que nadie se atreva a dudar del compromiso que tiene este partido con el desarrollo del euskera… Vamos a trabajar para que cada vez haya más vascos acercándose a nuestra lengua, sin amenazas, ni dogmas, con libertad y pluralidad”. “Es hora de enterrar viejas disputas y malas prácticas”, insistió Basagoiti. Y todos los académicos aplaudiendo.

Poco después se ha visto que la visita fue un mero montaje. No solo votaron posteriormente en contra de la utilización de las lenguas cooficiales en el pleno del Senado, sino pusieron el grito en el cielo por el costo de la traducción simultánea. En aquella oportunidad el Grupo del Senado del PP defendió que el euskera no saliera del granero y lo hizo por boca de un antiguo falangista madrileño, Juan Van Hallen, al que se le conocía en la universidad como Juanito Fan-Lange. Todo un detalle por parte de un partido que quiere que adoremos la constitución del 78 y nos arrodillemos ante ella, sin haber leído el artículo 3-3 que dice: “La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección”. Y ya ven. Desde Juaristi hasta Van Hallen acabando en Astarloa. Sí, Astarloa, aquel que estuvo a punto de ser el primer Ararteko.

Y es que no hay peor cuña que la del mismo palo. Este sujeto, mala persona, que por su enfrentamiento con Rajoy está ahora sentado castigado en las alturas del hemiciclo, el PP ha tenido la mala entraña, ante la “ofensiva de los nacionalistas para que los idiomas cooficiales se utilicen asimismo en el Congreso”, de sacarlo al ruedo sabiendo que Astarloa por hacerse grato al oficialismo castellano tendría el pasado 22 de marzo una de esa intervenciones de traidor a su pueblo. Y no defraudó.

Ignacio Astarloa Huarte Mendikoa, nació en Madrid de padres vascos. Su aita, cuando le conocimos, daba clase de euskera en el batzoki de Madrid en el piso que allí tenía la Junta Extraterritorial del PNV al lado del Congreso en la calle de los Madrazos número 16, a escasos treinta metros de donde su hijo, desde la tribuna, trató de ensuciar el idioma de su padre. Cantante de Zarzuela, hacía el papel de “Santi” en “El Caserío” y era fundamentalmente una buena persona que vivía ensalzando a su hijo. Nosotros, lógicamente, le creímos.

Cuando dimitió el primer Letrado Mayor del Parlamento Vasco, D. Ramón Valera, el presidente Juan José Pujana ayudado por el letrado Karmelo Zamalloa, descubrió que había un mirlo blanco como letrado en el Congreso en Madrid que podía desplazarse a Gasteiz en comisión de servicios y ante aquella posibilidad contactaron con él y así llegó el ínclito Astarloa cuyas querencias políticas atisbamos en las cercanías del PNV porque así lo demostraba con el presidente y los parlamentarios. Allí estuvo del 85 al 87 pero cuando olió que el secretario general del Congreso Luis Cazorla iba a dimitir se puso en primer tiempo de saludo para que el presidente socialista del Congreso, Félix Pons le diera a él tan apetecible puesto. Fue entonces cuando comprobamos su camaleónico cambio de vestimenta al pasar de aquella suave simpatía al PNV, a una obsequiosa militancia socialista que no fue óbice ni valladar para que hiciéramos una gestión en favor de su aita ante el ayuntamiento de Bilbao con objeto de que le grabara una colección de “Bilbainadas” a las que Astarloa padre era tan aficionado.

Así las cosas, el PSOE pierde las elecciones en 1996 y al llegar a la presidencia Federico Trillo, lo primero que hace es despedir a tan pegajoso personaje que ponía en cuestión su mando de la Casa. Ante eso nosotros grandes ingenuos, pensamos que había sido la clásica vendeta del PP hacia las gentes del PSOE. Pero ¡oh sorpresa!.  A pesar de los cantos de Astarloa  a su vocación por la enseñanza le vimos aparecer de la mano del PP como Subsecretario de Justicia en el año 2002, para pasar a la Secretaría de Estado de Seguridad con Acebes entre los años 2002 a 2004, cogiéndole el 14 de marzo, el día de las bombas, haciendo campaña cunera en Bilbao a la que venía solo cuando había elecciones. Como se ve un eficiente Secretario de Estado de Seguridad y un hombre implicado en los problemas de Euzkadi, hasta el punto que había  promovido la ley de partidos y cambiado el Código penal para que el Lehendakari Ibarretxe fuera encarcelado en el caso de convocar un peligroso referéndum. Majo el chico.

Bueno, pues éste gran funambulista, el pasado 22 de marzo, cogió el lanzallamas, bajó a la tribuna y tuvo a su cargo el discurso más ofensivo, más despreciativo, más asqueroso, contra la utilización de los idiomas cooficiales. Pilar Rahola que le conoció se lo echaba en cara en La Vanguardia: “Hoy estoy dolida porque tu intervención en el Congreso ha sido ofensiva. ¿Con mis ideas?. Por supuesto que no. Eso no sería ofensa, sino debate. Sin embargo el otro día no debatiste sobre ideas, sino que despreciaste vulgarmente y con aires de viejo conquistador de las Américas la lengua que hace siglos habla mi gente y que forma parte del patrimonio lingüístico del estado que dices defender”.

“Pero la guinda la puso tu frase estelar, que reproduzco con fidelidad: “El uso de las mal llamadas lenguas propias está garantizado donde es lógico y natural, en los lugares donde se habla”. ¡Ah, qué bello dislate, qué magnífico ejemplo de desprecio imperial!. Es decir, que después de hablar durante siglos un idioma, anterior al Mio Cid, a Isabel la Católica, a España y hasta a Manuel Fraga, resulta que no puede ser considerado “propio”. Y luego esa displicencia de perdonarnos la vida en las reservas de indios, allí donde los pieles rojas hablamos las lenguas menores, ¡qué bello gesto de amor!. Podríamos cogerte la palabra y hacer lo propio con los impuestos que pagamos, ¿o es que somos buenos para pagar, pero no para hablar nuestra lengua?. En fin, querido Ignacio, ¡qué lástima!. Siempre pensé que eras el ejemplo razonable del otro lado del espejo. Me equivoqué. Sólo eres otro aprendiz de inquisidor lingüístico”.

Bueno pues esto es el PP. Que nadie se llame a engaño con las morisquetas de Basagoiti.