La campaña es una historia de gatos y ratones

Hubo un Nuncio del Vaticano en Madrid, el cardenal Agostino Casaroli, que decía, que  en un discurso no se pueden incluir más de tres mensajes, porque  el auditorio no es  capaz de captar más. “Fíjense ustedes, decía, incluso nosotros los  diez mandamientos los   tuvimos que resumir en dos (Servir y amar a Dios por sobre   todas  las cosas  y al  prójimo  como a tí mismo), porque diez mandamientos  eran demasiados  para  recordar”.

Me ha  venido este recuerdo de Casaroli  cuando veo un inicio de  campaña electoral tan polarizada  y excluyente y ante ellos tenemos una necesidad perentoria de  hacer llegar al elector, de forma muy sencilla, lo que es  nuestra opción. Y para ello, aún a  riesgo de rozar el  mundo  animal y sabiendo  lo  peligroso que  es compararlo con los humanos, lo voy a  hacer.

Bien es verdad que  Walt Disney humanizó animales en figuras como Pluto, Mickey Mouse, el  Pato Donald, Rico Mc Pato y  que sigue existiendo  el ratoncito Pérez, el pato Lucas, Tom  y Jerry, el  gato Félix, Piolín  así como a veces se habla de tal  personaje como  animal  político, o como  animal televisivo sin connotaciones peyorativas. Pero ojo con llamarle a alguien  víbora, rata, perro o culebra. Por eso cuento  una bonita historia que ejemplifica  bien  las  cosas  hablando  de  gatos y ratones.

Sucedió en un mitin de  Tomas  C. Douglas (1904-1985), que  era un orador muy claro  y fogoso y que  resumió con un ejemplo muy plástico sobre lo que se  trataba. Dijo  así:

¿Por qué votas lo que votas?

“Es la historia de un lugar llamado Mouseland . Mouseland era un lugar donde los ratoncitos vivían y jugaban donde nacían y morían, y vivían de la misma manera que tú y yo lo hacemos. Incluso tenían un Parlamento y cada cuatro años tenían una elección. Caminaban rumbo a las urnas y votaban. Algunos incluso tenían una confusión con las casillas, una confusión que les pasaba cada cuatro años, para ser verdad. Tal como tú y yo. Y cada día de elecciones todos los ratoncitos acostumbraban ir a las urnas y elegían unos representantes de los que salía un gobierno.  Un gobierno formado por enormes y gordos gatos negros. Ahora, si piensas que es extraño que ratones elijan un gobierno de gatos, solo mira la historia de Canadá por los últimos 90 años y entonces verás que ellos no son más estúpidos que nosotros. No estoy diciendo nada en contra de los gatos. Ellos eran buenos compañeros y conducían su gobierno con dignidad. Aprobaban buenas leyes, es decir: leyes que eran buenas para los gatos. Pero estas leyes que eran buenas para los gatos no eran muy buenas para los ratones. Una de las leyes decía que la entrada a la ratonera tenía que ser tan suficientemente grande como para que un gato pudiera meter su pata en ella. Otra ley decía que los ratones solo podían moverse a ciertas velocidades para que el gato consiguiera el desayuno sin mucho esfuerzo físico. Todas estas leyes eran buenas leyes para los gatos pero eran muy duras para los ratones y cuando los ratones lo tuvieron más y más difícil,  y cuando los ratones no pudieron aguantar nada más, decidieron que había que hacer algo al respecto. Entonces, fueron en masa a las urnas y votaron contra los gatos negros  y eligieron gatos blancos. Los gatos blancos habían hecho una genial campaña. Dijeron: “todo lo que necesita Mouseland es más visión”. Habían dicho: “el problema con Mouseland son las entradas redondas a las ratoneras”. “Si ustedes nos eligen estableceremos entradas cuadradas” y lo hicieron. Y las entradas cuadradas fueron el doble de las redondas. Y de esta forma el gato podría meter sus dos patas y la vida era más dura que nunca para los ratoncitos y cuando no pudieron soportarlo más… votaron contra los gatos blancos y pusieron a los negros de nuevo. Para luego regresar a los gatos blancos y de ahí otra vez a los negros. Incluso trataron con gatos mitad blancos-mitad negros. Y lo llamaron: COALICIÓN. Incluso intentaron un gobierno hecho de gatos con manchas. Eran gatos que intentaban aparecer como ratones pero que comían como gatos. Verán, mis amigos, el problema no estaba en el color de los gatos. El problema estaba en que eran GATOS. Y porque eran gatos, ellos naturalmente velaban por los intereses de los gatos y no de los ratones. Finalmente, llegó desde lejos un ratoncito que tuvo una idea. Mis amigos, estén atentos al humilde compañero con una idea. Él les dijo a los otros ratones: “miren compañeros… ¿Porqué seguimos eligiendo un parlamento hecho por gatos?”. ¿Porqué no elegimos un parlamento hecho por ratones?. “OHH”, dijeron, “está pidiendo el derecho a decidir”. Así que lo metieron en la cárcel. Pero quiero recordarles que pueden encerrar un ratón o un hombre pero no pueden encerrar una idea”.

Hasta aquí lo  dicho por Douglas. Volvamos  a  casa. Está claro quiénes son aquí los dos  gatos gordos  y agresivos. Lo son el  PSOE y el PP. Es más, una vez  viajó a China Felipe  González siendo  presidente del gobierno y volvió encantado  de una frase que le  había dicho  Den Xiao Ping: “No importa si el gato  es   blanco o si el gato es  negro. Lo que importa es  que cace ratones”. Más gráfico fue el  escritor catalán Josep Pla cuando  afirmó que “lo  más  parecido a un  español  de derechas es  un español de izquierdas”. Los dos son  los gatos de  esta película del 20N. Y nosotros  somos  los ratones que nos tenemos que dar cuenta  que votar a uno cualquiera de los dos gatos  es poco   rentable para Euzkadi. Que nosotros tenemos que votar a  los ratoncitos del PNV.

Y vuelvo a recordar que el  20-N no hay  que  optar o por Rubalcaba o por Rajoy. Este no  es  un  régimen  presidencialista. Hay  que votar para  elegir 350 diputados y 270 senadores (en listas  abiertas).Y ahí está la madre del cordero.

A su manera, el  escritor Francisco Umbral, resumía éste  bipartidismo español, que tanto les gusta de la siguiente forma: “EI bipartidismo no  es solo un vicio político peligroso, sino un sistema  que a España le va mucho, puesto que aquí solo hay dos clases de españoles: católicos y rojos. Con un partido católico y otro   rojo  ya  tenemos democracia. Lo demás son churriguerías y pecados de la  vanidad. O nidos de avutardas ideológicas  que quieren vivir del presupuesto y entre dos aguas”.

Bueno pues a eso quieren llevarnos, a  votar a Papá o a votar a Mamá. Terceros fuera y ya están en ello TVE, Telecinco, A3, Cuatro, la  Sexta y ETB  que reproduce lo que dicen  los del PSOE en Madrid y lo que dicen aquí, lo mismo que el  PP. Toda una Brunete mediática  vendiendo  bipartidismo y machacando con  la   idea de que los demás no existimos  o nuestro voto no es útil.

Por ello vuelvo a las tres ideas del principio que decía Casaroli y que tenemos que  barajar los ratones vascos:

1.- Hace cuatro  años en Euzkadi ganó el PSOE. Pregunten a los diputados  y senadores socialistas que  han hecho en cuatro años por Euzkadi salvo chupar rueda en todas las votaciones de lo que les decían votaran en Madrid. Háganlo y comparen.

2.- Es mentira que hay que optar o por Rubalcaba o por Rajoy con ese culto a la personalidad del líder muy propio de países analfabetos, sin analizar para nada su programa y en que redunda para Euzkadi

3.- Analizando los resultados de las últimas elecciones municipales  y forales en Euzkadi y a las Comunidades Autónomas en España, el PP no obtendría mayoría absoluta. Y de eso  se trata, que no la tenga. Solo en éste campo de juego podemos meter goles en el  Bernabeu y meter goles a los gatos en  beneficio de los intereses de todos los vascos, de los que  votan  al PNV, a Bildu, al PSE, al PP,  a IU, y de los  abstencionistas y de  cualquiera que se presente. Desde 1917 somos lo Vasco en Madrid, no el Grupo del PNV, porque lo  nuestro allí es lo vasco y los intereses de  los   vascos. Por eso el PP no debería  sacar mayoría  absoluta, y por eso  el PNV debe tener un Grupo  en el Congreso y en el  Senado muy fuerte. Hemos demostrado en  esta legislatura, y lo demostraremos en  la que se abra en la  siguiente, que solo trabajamos para Euzkadi.

Por eso no hay  que votar a ninguno de  los dos gatos.

A Felipe González se le va la olla

Felipe González no se anduvo el miércoles por las ramas y reconoció abiertamente que está perdiendo la simpatía por este PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. González, que hizo esas manifestaciones durante su intervención en un curso de la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial (Madrid) sobre la gobernanza en América Latina, comentó: “Soy militante socialista, así me voy a morir, pero ya les he advertido a mis compañero que soy muy raro, que estoy perdiendo la simpatía. Soy militante y no simpatizante, y lo normal es lo contrario”.

El ex presidente no está conforme “con muchas cosas de las que se han hecho” en los siete años de gobierno de Zapatero, y se calla lo que puede, “por aquello de jarrón grande en apartamento pequeño, que es lo que somos la gente como yo, un jarrón chino enorme en un apartamento chiquito”. Expresión por cierto que me la copió ya que es un venezolanismo que usé por primera vez. Ahora bien, lo de jarrón grande en apartamento pequeño es de una megalomanía espantosa.

Y, como en otras ocasiones, se refirió a su condición para decir que a los que son como él se les supone “un valor” y por eso sus partidos “no quieren romper el puñetero jarrón y echarlo a la basura, pero donde quiera que lo ponen, estorba, porque dice cosas”. “Si yo estorbo, imagínense lo que estorbará (José María) Aznar, pobrecito”, ironizó.

Lo de éste González, con casa en Marruecos, amistades en Mexico y poca reflexión socialista es de siquiatra.

Es el segundo encontronazo del ex líder socialista con su partido en poco tiempo. Hace dos semanas, Felipe González recomendó a Rubalcaba que abandonara el Gobierno de Zapatero “ya” y éste le replicó que no le diera consejos. Luego, en una posterior conversación con periodistas, el hoy candidato se declaró “sorprendido” porque, en privado, González le había dicho lo contrario tiempo atrás.

A Felipe González de un tiempo a esta parte se le va un poco la olla. Después de decir aquella salvajada de que estuvo a punto de volar a la cúpula de ETA, después de haber salido de rositas del caso Gal, después de que a él y a Aznar le respeten íntegramente su pensión de ex presidentes, canonjías incluidas, después de haber sido el responsable de haberse cargado la política industrial y haber apostado por el pelotazo, una de las grandes  causas de la crisis, después de negarse a presidir el PSOE y la Comisión Europea, después de haberme copiado lo de los “jarrones chinos” que yo traje de Venezuela, después de haberle aguantado Rubalcaba todas sus desapariciones y depresiones en la época en que el primero era ministro de presidencia y portavoz del gobierno, después de que se niega a comparecer en sede parlamentaria para nada,  viene con éstas chulerías que flaco favor le hacen a su partido.

Todo ésto solo puede ser entendido gracias a su endiosamiento y soberbia, defectos indignos de un hombre serio y  de estado como él se considera a sí mismo.

¡Que se vaya a pasear con su nueva compañera y deje a la política en paz!.

Nos visita Carlos Solchaga

Carlos Solchaga formó parte de aquel partido socialista que incluia a Navarra.Tafallés,formó parte del Consejo General Vasco bajo la presidencia de Carlos Garaikoetxea.No salió elegido diputado en 1979,pero llegó al Congreso al dimitir Benegas para trabajar su candidatura a Lehendakari.Fue el portavoz parlamentario del grupo socialista en el Congreso.Ernest Lluch lo era del socialismo catalán.Fueron los primeros y los últimos ya que al poco se subsumieron en el PSOE y el socialismo navarro hizo rancho aparte.Ministro de Industria y Economía es un cerebrito.Zapatero no contó con él y está metido en mil saraos profesionales y con éxito.Uno de ellos es una asociación con Recio que nos envió el fruto de su anáisis sobre América Latina en el 2011.Es un experto.
Recibí el trabajo y le invité a que nos lo explicara en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos del Senado.Y el jueves 24,alli lo teníamos.Seguramente es la primera vez que acude a una cámara legislativa desde que dejó de ser ministro y portavoz del PSOE en el Congreso.Y eso se lo recordé en la presentación.”Seguramente usted aqui será tratado como nunca lo fue cuando ejerció de ministro”.Se sonrió.
Desde las diez a las 11,30 ha durado su comparecencia.Solchaga es un tipo lúcido,un buen economista que se expliuca de maravilla y posee un castellano perfecto.Ha encandilado al personal que llenaba la sala,incluyendo a un buen número de periodistas,algo inédito en estas lides.
Pienso publicar su intervención pues vale la pena.Me imagino que en la prensa aparecerán sus frases redondas sobre Cuba y Venezuela.”Cuba es un caso perdido” ha dicho desde el conocimiento de aquel pais.Vivió y asesoró a Cuba en tiempos de Felipe Gonzalez.El régimen no le hizo ni caso.Es un estado totalitario que no tiene mandatarios sino mandadores.
Solamente decir que ha sido muy interesante la intervención de Solchaga que desconocía que existía una Comisión de Asuntos Iberoamericanos.Pues si.