Todo un naufragio

Hemos tenido pleno esta semana en el Senado. Un pleno escoba ¡con siete proyectos de ley con innumerables enmiendas a todos ellos!. Las admitidas, irán al último pleno del Congreso la semana que viene pero todo ha sonado a fin de curso. Como en el colegio. Con muchas despedidas y con cajas en los pasillos llenos de boletines, libros e informes. Van a darle una mano de pintura a los despachos y se necesitan éstos libres a partir del 26, día en el que Zapatero como en el miércoles de ceniza disolverá las Cortes Generales y en polvo nos convertirá.

Y en todo momento, la pregunta: “¿Te han dicho algo?”. Se refieren a si las ejecutivas de los partidos cuentan con los allí presentes. Ni en el PSOE, ni en CIU, ni en el PP salvo contados casos, nada sabían. En el PSOE, tras los resultados de las elecciones municipales, hay cantidad de náufragos que o bien son presidentes de diputación, o presidentes de comunidad, secretarios provinciales que piden paso por encima de la nueva generación que había llegado a los escaños y realizado un buen trabajo y ahora, en plena crisis al mileurismo. Priman los Marcelino Iglesias, los Tomas Gómez, los Antich, los capo en las comunidades. Y por eso en cada proyecto de ley, la mayoría de los senadores se despedía. “Ha sido un honor formar parte de esta cámara y haber trabajado con ustedes a los que les deseo lo mejor….”  Parecía la novela “Los Diez Negritos” de Agatha Christie. Uno a uno iban desapareciendo y contrastaba la pugnacidad en la defensa de las posturas políticas frente a despedidas entrañables De verdad una pena. Despedirse es morir un poco. Y dejar de ver a gentes con las que en cuatro años has trabajado, viajado, peleado, amigado, es morir otro poco. Y es que hay partidos por ejemplo Esquerra que está abocada a no tener ningún senador. La fórmula de la Entesa (PSC, ERC e ICV), no contará con Esquerra que se suicida por optar ir sola.

Y Pio García Escudero, el portavoz del PP, en su última pregunta, estuvo incluso afectuoso con Zapatero con el que ha discutido ocho años cada quincena a cara de perro. Lo mismo hicieron Bouza y Narvay en sus preguntas de los martes. Le desearon suerte en la vida. Y estuvo bien. La política no tiene por qué ser un picadero de carne.

Interpretando a Obama

Zapatero. El presidente fue ayer el único que no valoró las palabras de Obama alertando del grave problema que puede ser España si los mercados presionan. Con un “no, gracias” rechazó hasta en dos ocasiones hacer comentarios al respecto.

RubaIcaba. Para el candidato, lo que quiso decir el presidente de EEUU es que hay que evitar que Grecia contagie a Es­paña e Italia porque “todo sería más complicado para el conjunto del mundo”.

Salgado. Aseguró que Obama insta a la UE “evitar el contagio de la crisis griega a otras economías más fuertes”.

Duran Lleida. En su opinión, Obama pecó de irresponsable. Duran afirmó que el presidente de EEUU “no está en condiciones de dar lecciones al mundo”.

Veremos que pasa el 20-N pero si en el Senado el PP ha tenido mayoría, aunque no absoluta, corremos el riesgo de que tras el 20-N la tenga y la democracia se va a empobrecer de manera sustancial. Es el miedo que se nos ha quedado en el cuerpo tras haber visto un PSOE muy desfondado y un PP, dando por hecho de que no solo ganarán, sino arrasarán. ¡Dios mío!.

Pesimismo antropológico en el PSOE en el cambio constitucional

Conté aquí  lo que dijo Peces Barba de los referendums. Los esencialistas españoles les tienen pavor. Los experimentos con gaseosa. Y lo comprobé este miércoles en el Senado, en el pleno extraordinario que aprobó la modificación constitucional. Grandes palabras en favor de la carta Magna. Grandes y retóricos discursos del PSOE y del PP hablando el mismo idioma. Y, lo de siempre. Las minorías  han quedado preteridas a cuenta de las prisas por el cambio, de la carta de Merkel y del temor reverencial a solicitar la palabra al pueblo. Rodillo a tope.

Y una intervención especialmente chirriante: la de la senadora de UPN. Al parecer la foralidad de Navarra a la señora senadora se la trae al pairo. Lo importante es la españolidad de la reforma. ¡Que intervención!. No sé como en Navarra siguen votando a UPN creyendo que es un partido navarrista. Ni Rosa Diez hubiera mejorado sus “prietas las filas”.

Por su parte nuestro senador del Bloque, Pérez Bouza les dijo a los senadores del PP y del PSOE: “le sugiero una cosa. Preséntense juntos a las elecciones con la sigla PPPSOE. Según la argumentación que esgrimen aquí no es fácil distinguir a los dos partido”.

Otra de las chirriantes tomas de postura fue la de la Entesa Catalana del Progrés. Esta plataforma está compuesta por el PSC, ICV y ERC. En el fondo esta alianza se montó para que CIU no tuviera senadores porque es que la Entesa no tiene un programa común salvo hacerle la puñeta al partido de Mas y de Duran. Y se ha visto en esta votación: El PSC votó  del brazo con el PSOE. Iniciativa en contra pero quedándose en la sala. Y Ezquerra saliendo de la misma después de protestar a modo.

Muchísimo periodista, muchos ministros aunque no Zapatero, y muchas caras largas. El PSOE está muy tocado. Me ha impresionado. Es un taller sin dueño. El ex presidente de la Rioja que ha arremetido en su intervención  contra CIU, se ha despedido. Su secretario general lo manda al paro. Una senadora de Huesca nos ha dicho que en su partido no valen el mérito, la capacidad y el ser mujer. La retiran para dar acomodo a un ex presidente de Diputación. El aparato. Un senador de Castila La Mancha, después de catorce años se quedaba en su casa “porque como va a Barreda al Congreso, mueven todo y además se van a perder las elecciones y hay mucho ex alto cargo en paro”. Mucha frustración, mucha resignación, mucho pesimismo. Me preocupa, tras ver esto, una mayoría del PP. Con ese espíritu no sacan ni 120 diputados.

Fin de ciclo, cambio constitucional en una semana, crisis económica, un PP  crecidísimo y una sensación de fin de  la historia  tremenda.

Es lo que hemos vivimos hoy miércoles en el Pleno del Senado.

Alfonso Alonso, el cuco que ensucia su propio nido

Alfonso Alonso fue alcalde de Vitoria. Pertenece a una de esas clásicas familias de la capital de Euzkadi que no termina de aceptar que el PP no gobierne en Araba. En la actualidad es diputado en el Congreso y tiene tal odio al PNV que no lo disimula. Sus intervenciones son de una agresividad inusitada y buena prueba de lo que digo se escenificó el pasado miércoles cuando destiló toda su bilis al preguntar al gobierno central sobre la transferencia lograda por el PNV. Este hombre es como el cuco, el único pájaro que es capaz de ensuciar el nido propio. Con tal de que el PNV no tenga el menor éxito  político él es feliz. Un día cualquiera se va a morder la lengua y morirá envenenado.

Sentencie usted si lo que digo es falso, porque he pedido el Diario de Sesiones del Congreso y palabra por palabra transcribo el ácido diálogo que en virtud del exceso de información y de la inanidad del personaje ha pasado desapercibido, pero considero es bueno que los alaveses conozcan el jaez de este cuco, ensuciador de su nido vitoriano.

Este fue el careo:

“El señor ALFONSO ALONSO ARANEGUI: Gracias, señor presidente.

Señor vicepresidente, en mayo de 2009 acordó usted con el lehendakari Patxi López negociar de gobierno a gobierno el traspaso de las políticas activas de empleo.

En septiembre anunció que habían llegado a un acuerdo básico que no incluía las bonificaciones de las cuotas de la Seguridad Social porque, como ya explicó el propio Patxi López en el Parlamento vasco, las bonificaciones son parte de la caja única y por tanto son intransferibles.

Usted nunca llevó a efecto ese acuerdo; prefirió acatar el veto que le impuso el Partido Nacionalista Vasco y esa fue la primera humillación, señor Chaves, a la que usted sometió al lehendakari Patxi López y al Gobierno vasco.

Aun así, siguió prometiendo a López que traspasaría la competencia este mismo año, hasta que el PNV volvió a cruzarse en su camino y terminó usted negociando de partido a partido con la oposición a su Gobierno en Euzkadi. Es más, no tuvo usted empacho en comparecer para anunciar el acuerdo con el PNV; usted, que se había hecho esa misma foto con el lehendakari, solo que aquella vez no cumplió lo acordado y esta vez, en cambio, parece decidido a obedecer lo que le mande el Partido Nacionalista Vasco y a transferir lo intransferible, cueste lo que le cueste a Patxi López.

Señor vicepresidente, con sus negociaciones a dos bandas, con tanta sumisión a los nacionalistas, con su deslealtad ha demostrado que a usted no le importa humillar a un compañero del partido que preside (Rumores.), que tampoco le importa el respeto institucional ni le importa la solidaridad entre los españoles, porque a usted y al señor Zapatero lo que les importa de verdad es seguir un año más en La Moncloa. Señor vicepresidente, después de todo esto, ¿cómo piensa terminar la negociación? (Aplausos.)

El señor VICEPRESIDENTE TERCERO DEL GOBIERNO Y MINISTRO DE POLÍTICA TERRITORIAL

Señor Alonso, no hay ninguna contradicción en lo que estábamos negociando con el Gobierno vasco. Usted sabe que yo he participado en la negociación de un acuerdo con el Partido Nacionalista Vasco que dará lugar a las transferencias de las políticas activas de empleo al País Vasco. Creo que usted se debería sentir satisfecho de esa transferencia. Lamento decirle, señor Alonso, que usted comete un error, pues el acuerdo se circunscribe exclusivamente a las políticas activas de empleo; no hemos negociado ni negociaremos nada sobre competencias de la Seguridad Social. (Aplausos.)

El señor ALFONSO ALONSO ARANEGUI: Gracias, señor presidente.

Señor vicepresidente, yo no puedo estar satisfecho cuando veo al Gobierno de España bailar al son que le marcan los nacionalistas en esta Cámara. (Rumores.)

No es para estar realmente satisfecho, especialmente cuando estamos empeñados en un proyecto de cambio en el País Vasco.

Le voy a hacer una propuesta. Sea usted transparente, Traiga el documento sobre el que negocia con el Partido Nacionalista Vasco, traiga el documento sobre el que negoció con Patxi López, que sepamos exactamente cómo es, negro sobre blanco, lo que pone el papel y asuma un compromiso: no transfiera lo intransferible, no rompa la caja, respete treinta años de prudencia y de defensa de la integridad de la Seguridad Social que ha mantenido el Gobierno de España. (Aplausos).

El señor VICEPRESIDENTE TERCERO DEL GOBIERNO Y MINISTRO DE POLÍTICA TERRITORIAL (Chaves González): Señor Alonso, cuando falla la sustancia emerge el decorado, y es lo que le pasa a usted, que se aferra al decorado porque su discurso no tiene ninguna sustancia. Usted sabe bien, muy bien, que no es la primera vez que un partido nacionalista negocia con el Gobierno de España temas interesantes e importantes para su comunidad. (Rumores). Usted lo sabe perfectamente. Lo han hecho ustedes, lo hemos hecho nosotros. Como dirían los clásicos, nada nuevo bajo el sol.

¿Qué ha dicho el Gobierno Vasco con relación al acuerdo con el Partido Nacionalista Vasco?. Pues que celebra lograr dos objetivos: en primer lugar, el traspaso en sí, que incorpora todos los planteamientos del Gobierno vasco y, en segundo lugar, que el Partido Nacionalista Vasco se implique en el desarrollo del Estatuto de Gernika. La clave de este acuerdo, señor Alonso, es que se producirá, porque el lehendakari lo fijó en sus prioridades. Él abrió el camino. Él lo cerrará en la Comisión mixta de transferencias y será su Gobierno el que gestione estas transferencias. Esto es un éxito para el País Vasco y es un éxito también para el Gobierno vasco. Esa es la sustancia, señor Alonso, y no el decorado.

Simplemente le quiero decir dos cosas. A ustedes lo que les preocupa realmente no es el traspaso de las políticas activas de empleo al País Vasco. Eso no les preocupa. Lo que les preocupa es el acuerdo, es decir, que el acuerdo pueda garantizar los Presupuestos Generales del Estado. (Una señora diputada: Exacto). Lo que les preocupa realmente es que el Gobierno de España tenga estabilidad política. Lo que les preocupa es que el Gobierno de España tenga un instrumento de seguridad y de credibilidad para afrontar la crisis económica. Eso es lo que les preocupa. (Varios señores diputados: ¡Muy bien! – Aplausos)”.

———-o———-

Bueno, pues éste cuco es diputado del PP en Madrid. Gente terrible que no repara en nada con tal de dañar lo vasco porque en ellos prima siempre lo más negro de la España trabucaire. ¡Y pensar que éste sujeto fue alcalde de Vitoria!.