A Trini le importa un bledo el Polisario después de sacarse fotos con ellos

Preguntamos al Gobierno sobre la enquistada situación del Sahara

El señor PRESIDENTE: Pregunta del senador Anasagasti.

Tiene la palabra, señoría.

El señor Anasagasti Olabeaga: Muchas gracias, señor presidente.

Señora ministra, usted mejor que nadie sabe que Marruecos y el Frente Polisario han iniciado la séptima ronda de conversaciones informales bajo el auspicio de Naciones Unidas. Sobre todo desean sacar esta situación del punto muerto en que se encuentra. Están dirigidos por el enviado especial de las Naciones Unidas, Christopher Ross.

Marruecos dice que su plan es el único viable, pero creemos que no. El Frente Polisario está por la celebración del referéndum de autodeterminación, y la resolución 1979 alude al derecho de autodeterminación. La opinión de los saharauis parece ser el punto central de una solución política a futuro.

Por eso nosotros le preguntamos, ante la situación que se ha planteado en Marruecos para que en el Sáhara occidental haya una salida urgente y democrática, ¿qué opina el Gobierno en relación con estos temas?

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Tiene la palabra la ministra de Asuntos Exteriores.

 La señora Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, como sabe muy bien, la solución del conflicto del Sáhara occidental es una prioridad de la política exterior española. Quizás ningún otro país haya invertido más esfuerzo, más energía, más dedicación en ello que el nuestro, y le aseguro que lo vamos a seguir haciendo. Y más en este contexto al que usted hace referencia, que yo creo que abre nuevas oportunidades.

¿Qué está haciendo el Gobierno de España en estos momentos? En primer lugar, como también señalaba su señoría, seguir apoyando los esfuerzos de Naciones Unidas, en particular los del enviado personal de su secretario general, tanto a nivel político como a nivel logístico. En segundo lugar, estamos defendiendo el papel de la Minurso y su acceso inmediato y sin trabas al territorio del Sáhara occidental, lo cual constituye, señoría, una novedad importante de la resolución de este año. En tercer lugar, promover una mejora de la situación de los derechos humanos en la dirección de lo aprobado en este Parlamento, como recoge por primera vez la resolución. Por último, mantener de manera permanente la interlocución con las partes del conflicto y los actores regionales impulsando el mantenimiento y la ampliación de las medidas de fomento de la confianza.

Como le decía al principio, señoría, coincido con usted en que el impulso democrático y reformador actual en la región hace más urgente la solución, e incluso yo diría que mejora notablemente las posibilidades de conseguirlo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor Anasagasti Olabeaga: Gracias, señor presidente. Gracias, señora ministra.

Señora ministra, usted sabe que su respuesta es políticamente correcta, pero el Consejo de Europa está yendo un poco más allá porque la solución del Sáhara no se resolverá si previamente no se resuelve la situación de Marruecos.

La Unión Europea está pidiendo que se demande un proceso real y no fingido de las reformas constitucionales, que no sean maquillaje, sino algo mucho más concreto: que la monarquía debe aceptar jugar un papel secundario, tanto en la política como en la economía y en los negocios; que la Unión Europea debería hacer hincapié en la importancia de la lucha contra la corrupción, la educación y la libertad de prensa; que la Unión Europea debería tender la mano al movimiento opositor 20 de Febrero y ofrecer una mayor apertura comercial a cambio de avances democráticos; que Francia y España deberían apoyar la introducción de una mayor condicionalidad política en las relaciones con Marruecos. Concretamente dice lo siguiente: “La Unión Europea debería dejar claro que sus miembros esperan propuestas que promuevan una mayor capacidad de actuación y mayores controles democráticos en las principales instituciones del país, incluyendo el poder ejecutivo, el legislativo, el judicial y los medios de comunicación.” Más claro, agua.

Usted sabe que vinculado a todo esto está también la situación del Sáhara porque hay un camino común entre las aspiraciones de los saharauis y las del movimiento del 20 de Febrero para acabar con la autocracia en Marruecos, lo que debe llevar al entendimiento y a la convergencia táctica, porque sin democracia y sin solución definitiva se mantendrá la política de violación sistemática de los derechos humanos que tanto denuncia el Frente Polisario y permanecerá el imperio de la corrupción, que deja el control de todos los asuntos en manos de unos cuantos caciques militares o civiles. Por esta razón, señora ministra, le pedimos que el Gobierno tenga una política mucho más activa, mucho más de estar encima de lo que está ocurriendo porque es una situación única para que un tema que está absolutamente enquistado y paralizado pueda encontrar dentro de poco una solución.

Muchas gracias, señor presidente.

 El señor PRESIDENTE: Gracias, señoría.

Tiene la palabra la ministra de Asuntos Exteriores.

 La señora Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, la comunidad internacional y la Unión Europea están haciendo un importante trabajo en la búsqueda de una solución política y acordada al conflicto. También el Gobierno de España está haciendo una importante labor y un importante trabajo. Hay que reconocer que en el caso del Gobierno de Marruecos, en este último momento, se están debatiendo y aprobando las reformas constitucionales que irán seguidas de un referéndum constitucional que provocará un cambio importante en la dirección de profundizar en su democracia y en la institucionalidad democrática. Pero, además, me va a permitir sus señorías que haga referencia a la importancia de los avances que se han producido en estos últimos meses, sobre todo tras la aprobación de la última resolución del Consejo de Seguridad relativo al Sahara Occidental. Se ha aprobado por unanimidad, lo cual es un dato importante; se ha aprobado, además, tras el consenso previo del Grupo de Amigos en el que está siempre España, que juega un papel importante, además de otros actores regionales, caso de Argelia, Francia, Estados Unidos o Rusia.

Además, el Gobierno trabaja para tener un papel positivo que contribuya al proceso negociador. Se han intensificado las reuniones informales del enviado personal con las partes…

El señor PRESIDENTE: Señoría, concluya, por favor.

 La señora Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): …animándoles a que busquen una salida al actual estancamiento. Y a propuesta de España también se va a hacer un informe semestral manteniendo la comunidad internacional sobre el conflicto. Señoría, también la resolución menciona expresamente al Consejo Nacional de Derechos Humanos marroquí. Quiero decir que se han producido y se están produciendo avances. Dejémosles, pues, para que con los frutos que están logrando puedan desarrollar su propia solución siempre con el acuerdo necesario y bajo el paraguas que tiene que hacer Naciones Unidas en este momento en la comunidad internacional.

Muchísimas gracias.

 El señor PRESIDENTE: Gracias, señora ministra.

El Gobierno apoyará una petición de indulto para Paco Larrañaga.

Preocupado por la situación de estancamiento en la prisión de Martutene de Paco Larrañaga le pregunté a la ministra Trinidad Jiménez el martes 5 de abril si podían ellos como gobierno solicitar el indulto. Y me contestó que sí. Ojalá lo hagan pronto y el chaval pueda rehacer su vida. El careo fue este:

El señor Presidente: Pregunta del senador Anasagasti.

El señor Anasagasti Olabeaga: Muchas gracias, señor presidente.

Señor presidente, usted recordará como en la anterior legislatura viajó a Manila y le entregó a la presidenta Macapagal una carta interesándose por la situación de Paco Larrañaga. En la anterior legislatura también se realizó un viaje de una delegación parlamentaria y estuvimos con Paco Larrañaga en la prisión de Manila.

Este no es un caso cualquiera, es un caso muy seguido por la opinión pública, y tenemos ahora una cierta preocupación, señora ministra. Paco Larrañaga se encuentra interno en el centro penitenciario de Martutene, donde fue ingresado, tras ser trasladado desde Filipinas a Madrid el 6 de octubre de 2009, para cumplir una condena de cuarenta años en prisión. Larrañaga fue condenado por las autoridades filipinas a dos condenas de cadena perpetua por la comisión de los delitos de violación y asesinato de una mujer y la desaparición de otra.

Al no existir condena a cadena perpetua en España, la Audiencia Nacional convirtió las dos condenas en una de cuarenta años de prisión. Por eso, a nosotros nos preocupa la situación estancada de Larrañaga ante la posibilidad de concederle un indulto. El artículo 11 del Tratado sobre el traslado de personas condenadas entre la República de Filipinas y España, hecho en Madrid el 18 de mayo de 2007, señala que solo el Estado de condena, es decir Filipinas, podrá conceder el indulto, la amnistía o la conmutación de la pena o medida de seguridad conforme a su Constitución y a sus leyes. Sin embargo, el Estado de cumplimiento podrá solicitar del Estado de condena la concesión del indulto, la amnistía o la conmutación mediante petición fundada.

Por lo tanto, únicamente Filipinas puede conceder el indulto —ya lo sabemos—, aunque se puede solicitar por parte de España, y eso es precisamente lo que nosotros le estamos solicitando en esta pregunta. Hemos consultado con Instituciones Penitenciarias el caso del señor Larrañaga y nos han informado que cumple los dos tercios el 1 de julio del año 2021, las tres cuartas partes el 3 de septiembre de 2024 y que tiene como fecha de cumplimiento definitivo el 28 de septiembre de 2034.

Por ello, señora ministra, le preguntamos a usted si el Gobierno baraja la posibilidad de solicitar un indulto, una amnistía o la conmutación de la pena mediante petición fundada en Filipinas en relación con el preso Paco Larrañaga.

El señor Presidente: Gracias, señoría.

Tiene la palabra la ministra de Asuntos Exteriores.

La señora Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, sé muy bien que no es la primera vez que se interesa su señoría por el caso de Francisco Larrañaga. Sé que se han hecho innumerables gestiones, tanto desde esta Cámara como desde el Congreso de los Diputados, así como desde el Gobierno. Sé también que tanto usted como su grupo siempre han valorado muy positivamente las gestiones que el Gobierno ha llevado a cabo hasta ahora y, de forma particular, las acometidas por el anterior ministro Moratinos.

De hecho, como sabe y como ha señalado, fruto de esas gestiones y también de la labor desarrollada por muchos senadores y diputados, como por distintas asociaciones y la sociedad civil española en su conjunto, el pasado 6 de octubre del año 2009 Francisco Larrañaga fue trasladado desde Filipinas, al amparo del Tratado bilateral sobre el traslado de personas condenadas, a fin de proceder al cumplimiento de su condena en España.

Se trató de un esfuerzo colectivo que valoramos y apoyamos de una manera muy positiva. Y quiero decirle que en este tiempo no nos hemos olvidado de Francisco Larrañaga y hemos continuado interesándonos por su caso. De hecho, desde entonces en distintas ocasiones el Gobierno de España ha transmitido a las autoridades filipinas nuestro apoyo a la solicitud de indulto que los abogados del señor Larrañaga han formulado tras su llegada a España. Sin duda, coincidirá conmigo, como ha señalado en su intervención, en que debemos ser extremadamente respetuosos con el sistema y la soberanía judicial de terceros países y, en este caso particular, respetar también el contenido del Tratado bilateral firmado entre España y Filipinas.

Como su señoría ha señalado, solo el Estado de condena puede conceder el indulto, la amnistía o la conmutación de la pena o medida de gracia conforme a su Constitución y sus leyes.

Por tanto, señoría, sí apoyamos la solicitud de indulto y al mismo tiempo que mostramos el máximo respeto a la soberanía del sistema judicial en Filipinas.

Muchas gracias.

El señor Presidente: Gracias, señoría.

Tiene la palabra el senador Anasagasti.

El señor Anasagasti Olabeaga: Gracias, señor presidente.

Señora ministra, interpreto que el Gobierno español ha solicitado el indulto o la amnistía en los términos que la ley establece y según las posibilidades de actuación. Esa sería una gran noticia, señora ministra. Yo tengo aquí una serie de datos que no tengo tiempo de leer, pero hay sobre todo una cuestión muy importante. Se trata de un dictamen del Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas que sostiene la violación de más de una decena de artículos en el juicio llevado a cabo en Filipinas y un resumen de todo el caso de Paco Larrañaga escrito por los 35 testigos que no pudieron testificar en su juicio, así como declaraciones juradas firmadas por todos los testigos y un certificado emitido por el Departamento de Justicia de Filipinas de fecha 3 de noviembre de 2010, en el que se confirma…

El señor Presidente: Señoría, termine, por favor.

El señor Anasagasti Olabeaga: Sí, señor presidente, termino.

Se confirma la pena máxima a ejecutar. Él ya ha cumplido la mitad de la condena, y por tanto, solicitamos, señora ministra, ese empujón importante y esa solicitud de amnistía que interpreto que ya han formulado.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor Presidente: Gracias, señoría.

Tiene la palabra la señora ministra.

La señora Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación (Jiménez García-Herrera): Muchas gracias, señor presidente.

Señoría, lo que sí quiero señalarle es que el Gobierno apoya la petición de indulto que han formulado los abogados del señor Larrañaga. Nos hemos interesado en numerosas ocasiones por la concesión de dicho indulto ante las autoridades filipinas, porque, como usted sabe, solo estas, en función de su legislación y su Constitución, pueden concederlo. Y lo que ha hecho el Gobierno de España es dirigirse a las autoridades filipinas apoyando la petición de indulto que han formulado los abogados del señor Larrañaga, que son quienes tienen competencia para hacer tal solicitud.

Por tanto, señoría, le reitero que este Gobierno se ha interesado en todo momento por la suerte del señor Larrañaga. Gracias al esfuerzo de todos, de un esfuerzo colectivo, hemos conseguido que se conmute la pena de muerte y que venga a España  a cumplir su condena, y en este momento estamos en el proceso de apoyar la petición de indulto que han formulado sus abogados.

Seguiremos prestando la máxima atención a este asunto, tal y como lo hemos hecho desde el primer día.     

Muchas gracias.

Me han censurado una pregunta sobre el rey y los nuevos marqueses

El jueves pasado decidí preguntar sobre los nuevos Marquesados. Había sido una decisión del Jefe del Estado, había aparecido en el BOE y había tenido su repercusión mediática e, ingenuo de mí, pensé que eso de la “Monarquía Parlamentaria” iba en serio. Por esta razón formulé la siguiente pregunta para ser contestada por el gobierno en el siguiente pleno:

“¿Que piensa el gobierno de los últimos otorgamientos de títulos de Marqués por parte del Jefe del Estado?”.

Esta pregunta se unía a la que la había formulado a la ministra de Asuntos Exteriores Trinidad Jiménez sobre la opinión del gobierno en relación con lo que estaba ocurriendo en el norte de África y en concreto en Marruecos así como en Guinea.

Y terminé mi jornada matutina y al salir me encontré con un viejo amigo, Andoni Olabarri que me invitó a un caldo en el bar de Sabin Etxea. Y en eso estábamos cuando nuestra secretaria del Grupo en Madrid, ldoia, me llamó alarmada y preocupada. Un administrativo le había rechazado la pregunta con la siguiente argumentación:

Es un control indirecto de un organismo constitucional no sujeto a control parlamentario”. Los servicios de la Cámara (Asistencia técnico parlamentaria) eran categóricos. No aceptaban ni tan siquiera que la pregunta fuera formulada y me daban la posibilidad, en dos minutos, de formular otra o de lo contrario perdería el cupo. Allí mismo, en la barra del bar, con el caldo humeante, le dicté la pregunta sustituta. “¿Toma en cuenta el Gobierno la opinión del pueblo saharaui a la hora de la negociación entre la Unión Europea y Marruecos en relación con el acuerdo comercial?”.

Este tema tenía interés, aunque no tuviera la vertiente política de la pregunta sobre los marqueses, pero el oscurantismo, la impunidad y la inmunidad pero sobre todo el celo del socialista Javier Rojo impedían el control parlamentario. Ni tan siquiera me llamó para darme una mínima explicación.

Reconozco que la decisión me cogió de sorpresa pues en mi anterior libro “Una monarquía protegida por la censura” publico decenas de preguntas parlamentarias formuladas en relación con las cacerías del rey, el uso de aviones, las vacaciones, el nombre de los barcos, las inauguraciones del Cervantes, el presupuesto de la casa Real y otros temas vinculados con la Casa del Rey buscando siempre que el gobierno me contestara que le parecían aquellos abusos. Y siempre se cursaban las preguntas y siempre me contestaba el gobierno diciendo que no eran competentes pues el rey no era responsable, es decir, era un irresponsable, no respondía ante nadie, caso único en la Europa democrática. Se trataba de un Jefe de Estado que solo respondía ante Dios y ante la Historia. Como Franco.

Ese mismo día, en un programa de ETB, al que solíamos ir todos los jueves los senadores Rabanera del PP y Lertxundi del PSE, lo primero que hice fue denunciar esta chapuza. No solamente los nombramientos de marqueses sino la censura para controlar al gobierno sobre los mismos. Pero ahí quedó. La pregunta no era políticamente correcta en esta España tan incorrecta.