El Rey pasa por talleres

El rey empieza a terner demasiadas similitudes con Frankestein

Dicen que se produjeron escenas de preocupación y nerviosismo en el Palacio de la Zarzuela antes de la última operación del Rey:

–         No y no, a mí la cadtera no me la intedvienen esos republicanazos.

–         Necesitas un wisper, Juanito. Te van a intervenir  de la cadera. No de la cartera.

–         Leches, Sofi, vaya susto que me había llevado.

Aclarado este punto, todo fue sobre ruedas… en el sentido literal de la palabra. Y su campechana majestad pasó por talleres. Podía haber pasado por el taller público, el del barrio, al que va todo súbdito a cambiarse los filtros, el aceite y a mirarse la presión de los neumáticos. Pero, al final, prefirió pasar por un taller privado. Viene a ser como comparar “Talleres Paco”, con todos los respetos, con  los boxes del Ferrari de Fernando Alonso. Y sin lista de espera. Muy campechano.

De cualquier modo, los más monárquicos están encantados con la situación del Borbón. “Una vez más, el estado de Juan Carlos es lo mismo que el estado del Estado. Ambos tienen dificultades de articulación y se mantienen en pie a duras penas. Los huesos más largos del organismo se resisten a encajar con el resto del esqueleto y necesita ayuda para sostenerse. El diagnóstico general resulta chirriante y empiezan a tener achaques propios del desgaste de su Constitución. ¿No es maravillosa esta somatización del Estado en el Jefe?” se preguntan.

En otro orden de cosas, Ana Botella se muestra encantada de que  el Rey y ella padezcan el mismo problema. Ella sufre del inglés y Juan Carlos de ingles. Para la alcaldesa de Madrid el acento no tiene importancia. Ella es así.

 Lunes 22 Alemania

Merkel arrasa en las elecciones alemanas. “Desmentimos rotundamente que el esposo de la señora Merkel haya pedido refugio en esta sede diplomática para huir del subidón de adrenalina de su esposa tras la victoria y negamos asimismo que ella le dijera: luego me quito la bragafaja y voy a darte lo tuyo, pichoncito, que estoy que lo tiro” comunicaron desde el Consulado de Australia en la Oktoberfest.

Martes 23 Zugarramurdi

El bilbaíno Alex de la Iglesia estrena “Las brujas de Zugarramurdi” en la Zinemaldia de Donostia. “Una gran metáfora en clave de comedia sobre las Agencias de Calificación y la Prima de Riesgo. Terele Pávez encarna a una muy creíble Prima de Riesgo” resume la famosa crítico especializada en cine Fe Lixlinares

Javier Clemente, nuevo seleccionador de Libia, en la consulta del Doctor Txok
DOCTOR TXOK

Miércoles 24 Calambrazo

El recibo de la luz volverá a subir en octubre. “Yo sólo voy a encender la luz lo justo para prender las velas” anuncia una pensionista. “A mi hija Mari Luz, la voy a empezar a llamar Mari a secas, para no gastar” advierte un señor modesto.

Jueves 25 Bus

Los trabajadores de Bizkaibus harán una huelga de 24 horas para reclamar que se mantenga el empleo. “Y nosotros haremos una marcha a pie por las carreteras de Bizkaia en plan solidario. Es coña, no tenemos otra solución” lamenta un afectado.

Viernes 26 Froilán

Los malos resultados académicos obligan a incluir a Froilán en un grupo con problemas de aprendizaje. “Qué raro. Si a mí me habían comentado que el chico era un polvorilla y que iba como un tiro” se comenta que exclamó una de las tía-abuelas.

EL CENCERRO DE LA SEMANA

Muñiz Fernández, cencerro de la semana por sus errores en el Elche - Real Madrid de la liga española de fútbol
César Muñiz Fernández

El sistema defensivo del Elche fue perfecto para frenar al Real Madrid. Presión, intensidad y marcajes férreos. Pero a los ilicitanos se les escapó un detalle fundamental cuando se trata de puntuar frente al equipo merengue: marcar también al árbitro. Y, si el Madrid saca un córner, no se puede dejar al árbitro completamente solo dentro del área. Remata.

LA FRASE DE LA SEMANA

“Queremos profundizar en las reformas del Estado. Esta semana hemos reformado una cadera del Rey”

Un  ministro

 

2 comentarios sobre “El Rey pasa por talleres”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *