Agur, Iraia, Eli, Irune! Agur, lehoiak!

Ayer dieron una rueda de prensa en Lezama Iraia Iturregi, Eli Ibarra e Irune Murua.

Despedida con sus compañeras (Foto: Athletic Club)
Despedida con sus compañeras (Foto: Athletic Club)
Las 3 dejan el Athletic este año tras un montón de temporadas, un montón de partidos y un montón de goles. Fue una rueda de prensa terriblemente emotiva. Lloro Eli mientras hablaba, lo mismo le pasó a Iraia, e Irune, ni siquiera fue capaz de hablar, de lo que lloró. Y bueno ni os quiero contar lo que lloré yo al escucharlas, y sobre todo al pensar que no las voy a volver a ver vistiendo la camiseta rojiblanca, en partido oficial, una vez que acabe esta temporada.
Las dos primeras han estado en el Club desde el primer minuto, parece que fue ayer. 15 años, como dijeron en la rueda de prensa, casi la mitad de sus vida. Envidia me dan pero de la buena. Ni me imagino lo que tiene que ser hacer lo que te gusta, el deporte que te gusta y encima en el equipo de tus amores. Unas privilegiadas. Ellas lo saben, lo han disfrutado y también lo han sufrido porque si las alegrías son mayores en tu equipo, las tristezas igualmente son enormes. De todas formas, en mi caso, yo me quedo fundamentalmente con las alegrías que nos han dado, que han sido muchas. Además, sabiendo que ha sido casi de una forma desinteresada porque evidentemente del fútbol no han podido vivir, a pesar de lo que han conseguido. Ellas sí que representan verdaderamente lo que es amor a los colores. El sacrificio, el esfuerzo, el disfrute, por el deporte en sí y no por un sueldo desorbitado que te pagan, ya que no es el caso. Quizá algún día puedan vivir de ello las siguientes generaciones de rojiblancas, de hecho es una de las cosas que pidió ayer Iraia en su despedida. Ellas han abierto el camino, ellas han sido ejemplo y espejo en el que mirarse de muchas niñas que quieren también jugar al fútbol. Han sido las primeras y van a quedar para siempre en la memoria de los athleticzales. Y ya no estoy hablando solo de su juego en el campo, de la estupenda zurda de Eli, de sus internadas por banda y de las de Iraia, de sus balones tocados, centros laterales, corners, faltas extraordinariamente sacadas… que Irune y sus compañeras se encargaban de convertir en goles, si es que no eran ellas mismas las que lo hacían. No, no solo hablo de eso. También hablo de su labor fuera del campo, sobre todo en el caso de Iraia. De su presencia en charlas en la que se hablase sobre fútbol femenino, de su accesibilidad, de su presencia en colegios o en campos de futbol para apoyar torneos, campus, o lo que fuese. Siempre dispuesta a ayudar, al igual que sus compañeras. Un lujo la capitana. Una gran capitana.
Ayer les preguntaron por algún mejor momento o recuerdo. Eli comentó su debut en el que incluso marcó un gol, Iraia, entre otros, la primera Liga que se consiguió en San Mamés ante 35.000 aficionados rojiblancos entregados. ¡Ahí estaba yo!. Y lo pongo entre exclamaciones porque no sólo fardo o chuleo de haber estado en Manchester con los chicos, también estoy orgullosísima, quizá incluso más, de haber vivido algunas cosas con las chicas. Yo estuve allí, sí señor. Así como también estuve esta temporada en La Catedral, un día entre semana, con otros 11.000 aficionados, aplaudiéndoles a rabiar, en el partido de Champion League, contra el Fortuna Hjorring, en el que empezaron ganando, para luego pasar a ser dominadas por las danesas, incluso recibir un gol. Pero como dijo ayer Iraia (como característica del equipo), fueron capaces de, a pesar de que el equipo contrario quizá era un poco superior, repito, fueron capaces de levantarse y de conseguir meter el gol de la victoria, 2 a 1. Partido que me hizo otra vez sentirme orgullosa de ellas. Eso es el Athletic, el que se levanta y consigue un título tras 9 años de esfuerzos (tristezas y golpes por haber estado cerca), o 33 años luchando por ello (como los chicos). Incluso me sentí orgullosísima cuando perdieron en la vuelta en Dinamarca. Dieron todo lo que tenían dentro, estuvieron cerca, muy cerca de pasar a la siguiente ronda, pero no pudo ser. A pesar de ello, incluso en la tristeza, el sentimiento de orgullo…fue increíble. Gracias por habernos hecho sentir así, y lo digo en plural porque sé que no es un sentimiento exclusivo mío.

MILA ESKER, IRAIA!! MILA ESKER, ELI!! MILA ESKER, IRUNE!!

Beti Athleticen parte izango zarete!

AÚPA ATHLETIC!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *