En el Athletic, sin juego sí hay paraiso

Cambiando una palabra de una serie colombiana de televisión me sale el título para este comentario, dando así mi resumen perfecto a lo visto ayer contra el Betis en Sevilla.

¡ENORME, IAGO! (Foto: EFE)

Que el Athletic no está para florituras es algo que lo lleva demostrando a lo largo de toda la temporada, pero como dije el otro día, viniendo de dónde venimos no estamos para exquisiteces sino más bien para resultados y es lo que nuestro equipo está consiguiendo, así que…  ¡chapeau! Tenemos tres nuevos puntos, conseguidos fuera de casa, que nos permiten irnos a las vacaciones de Navidad con una tranquilidad que necesitábamos.

El Betis salió a comerse a los leones. Parecía que tenía una marcha más. Eso unido a la pérdida incomprensible (pero repetitiva) de balones de nuestros jugadores hizo que pareciese que el gol estaba a punto de caer. Menos mal que Iago Herrerín otra vez estuvo de dulce. ¡Vaya 3 paradones que se cascó! Si a ello le unimos que el Olentzero estaba por llegar, miel sobre hojuelas. ¡Gracias, Amat! Un placer que nos regales una auto expulsión, junto a un penalti. Minuto 35 y 0 a 1 gracias a Raúl García. Ver para creer.

A partir de ahí se podía pensar que el partido podía cambiar a nuestro favor pero nada más lejos de la realidad. Sí que tuvimos oportunidades, algunas muy claras, incluso clarísimas, pero, sobre todo Williams no está y el acierto cara a puerta es más bien pobre. Así el partido se convirtió en un correcalles porque nosotros seguíamos regalando balones al contrario. Iago volvió a estar providencial en alguna jugada. Y el segundo regalo de la noche vino por medio de un gol en propia puerta, eso sí, tras buena jugada y cabalgada de De Marcos, para repetir la misma jugada vista en Levante. Internada hasta la línea de fondo, pase atrás y los contrarios… balón 0a la cazuela. Bacalao, que diría Jose Iragorri y con un 0 a 2 para casa todos más contentos que unas pascuas.

Herrerín y Susaeta los mejores, y ya no parece una casualidad, ni en el caso del uno, ni en el caso del otro. Markel, en ese erial que es el centro del campo, destaca sobremanera intentando poner un poco de criterio creativo. Muy bien.

Y así, cómo conclusión, con poco juego, con capacidad de sufrir, con una pizca de suerte y con el acierto de dos o tres jugadores, nos volvemos de Sevilla con 3 puntos maravillosos. Pero con muchos deberes para el próximo año, en forma de muchas cosas por mejorar. Pero también año, al que sólo lo puedo ver con optimismo, ya que vamos a seguir recuperando jugadores. Ayer mismo ya jugó Iturraspe (aunque con nula presencia) y tuvo unos minutos Beñat. Poco a poco volverán a su nivel. Igualmente, esta semana Yeray ha jugado su primer partido. Balenziaga y Kepa tienen tiempo para ir recuperándose. No estamos lejos de puestos europeos. Todo será positivo en el futuro. Así que… ¡felices fiestas!.

Zorionak eta…

¡Aúpa Athletic!

 

2 comentarios sobre “En el Athletic, sin juego sí hay paraiso”

  1. No entiendo por que no prueba a Aketxe dealnte de la defensa, lleva la bola atada al pie como ningún otro EN LA LIGA SANTANDER AHO ES NADA, es un crak, pero hay que situarle donde lo necesario sea mandar sobre la bola, organizar con la tranquilidad que eso transmite al resto, y eso creo que Ager podría hacer muy bien. no entiendo su suplencia por motivos deportivos.

    Los expedientes X se amontonan en Ibaigane, porque abrilos da mucho trabajo y aqui se viene a vivir que son 2 días, y bla bla bla homenaje a iribar y otra temporada mas en las poltronas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *