El Athletic no puede contra los grandes

No me gusta mucho jugar bien y perder el partido. De hecho, prefiero no jugar nada y ganar, aunque sea de manera injusta.

Buen partido de Iñaki (Foto: Athletic Club)
Buen partido de Iñaki (Foto: Athletic Club)
Pero no es lo que ocurrió el pasado sábado contra el Real Madrid. Esta temporada es lo que nos toca, jugar bien contra los equipos denominados grandes, a pesar de lo cual, perdemos y así nos ha ocurrido tanto en Liga como en Copa. Madrid, Barcelona Sevilla son los equipos que están ocupando las tres primeras posiciones y contra ellos hemos hecho muy buenos partidos. Pero… no hay manera, no hemos conseguido rascar ni medio punto. La catedral de nuevo fue testigo de un buen partido de su equipo pero contra éstos se necesita algo más, se necesita ese punto de suerte, una efectividad del 100%, que el árbitro no influya, que ellos no estén acertados,… Demasiadas cosas. El equipo empezó intentando controlar el partido desde el primer minuto. Hubo alguna internada interesante de Lekue por banda derecha y un par de oportunidades nuestras, pero el Real Madrid en dos acercamientos casi nos hiela la sangre ¡qué peligrosos son, madre mía! El Athletic siguió a lo suyo pero en una de éstas Benzema acabó transformando el contrataque de los blancos en gol. Nosotros dominamos el partido pero sin grandes ocasiones y ellos estaban muy relajados saliendo al contrataque con muchísimo peligro.
De todas formas, decisorio en el primer tiempo se volvió a convertir el árbitro, Latre, que como siempre utilizó un reglamento distinto para los jugadores del Real Madrid. Si en vez de llevar una camiseta blanca, Casemiro, llevase una de cualquier otro color no hubiese acabado ni siquiera el primer tiempo, porque mereció la expulsión por doble amarilla. En el minuto 22 le dio una patada a Williams que lo puso en órbita y el árbitro muy enfadado, como suelen hacer, le avisó y le dijo que ni una más. Le avisó porque es del Real Madrid porque la tarjeta que merecía era tan clara que no admite ni discusión. Y el mismo jugador en el minuto 30 sí que recibió la primera tarjeta, cuando en realidad debería haber sido la de la expulsión. Pero esto es así, lo saben ellos, lo sé yo, lo sabemos todos. Un asco, pero es sí. Poco después hay una tangana en la que a Aduriz le empujan por lo menos 3 jugadores distintos del Real Madrid, pero aunque no hayáis visto el partido sé seguro que sabéis quién se llevó una tarjeta. Pues efectivamente, Aduriz. Ya casi es como para que nos entre la risa. Es una película que ya habíamos visto todos y que todos sabíamos cómo iba a acabar. Y luego desde Madrid te intentan vender la película de que el Athletic es violento, cuando en realidad, Casemiro parecía Chuck Norris. O también, que les perjudican los árbitros. Es de llorar, por la poca vergüenza que tienen.
A pesar de ello los rojiblancos lo siguieron intentando y en el segundo tiempo se consiguió incluso la igualada por medio del de siempre, por medio de Aduriz, ayudado de su fiel escudero, Raúl García, que le puso un balón medido a la cabeza. Pena que somos unos panchitos y al de 3 minutos se volvieron a poner por delante en el marcador en una jugada en la que todos estaban preocupados de Sergio Ramos, dejando en el área, al jugador que tenía que haber estado expulsado, más solo que la una. Casemiro agradeció el regalo y metío gol. Luego mucho asedio del Athletic pero sin finalización, algo que este año nos está costando muchos partidos. Necesitamos muchísimas oportunidades para meter algún gol. La efectividad es bajísima.
Y así sin grandes alardes el Real Madrid los ha vuelto a pintar la cara, y perdemos la imbatibilidad en San Mamés. Algo que nos duraba desde la visita del Barcelona en agosto. Eso sí, algo positivo tenía que tener esta jornada y ha sido que ninguno de nuestros rivales directos ha conseguido ganar su partido, por lo que tanto Real Sociedad como Villarreal siguen a la misma distancia que antes, a 4 puntos. Es decir, seguimos de lleno en la pelea por la Europa League.
Ahora toca descansar unos días por el parón de las selecciones. Por cierto, aprovecho la ocasión para felicitar a Yeray por su primera convocatoria, más que merecida porque está un nivel muy alto. Un Yeray que va a ir acompañado de Kepa y de Iñaki Williams, dos también de los destacados el sábado. Enhorabuena a los tres.
Y tras el descanso a por el Osasuna y esperemos que con el mismo buen juego que hemos estado exhibiendo estas últimas jornadas, aunque algunos de los resultados no hayan acompañado, sise juega así es difícil no sacar algo positivo.
¡Aúpa Athletic!

¡No había mejor sitio que Anoeta para conseguir los 3 puntos!

Lo que son las cosas, el Athletic ha vuelto a sacar algo positivo fuera de casa precisamente contra la Real Sociedad, tras un montón de partidos sin poder rascar absolutamente nada.

Buena reaparición de Kepa (Foto: Deia)
Buena reaparición de Kepa (Foto: Deia)
Tienen que estar los vecinos de un humor de perros. Además, para conseguir ganar hemos tenido que romper el maleficio de no poder meter goles fuera, algo que ocurría desde hace nada menos que casi 4 meses. Todo un mundo. Cuando yo lo que tenía miedo era que Oyarzabal que todavía no habia marcado un gol en esta Liga nos lo encasquetase a nosotros… pues ya sabemos cómo nos gusta eso… Alcacer no había conseguido gol hasta que aparecimos,… y no pongo más ejemplos porque no me quiero deprimir, pero hay un montón. Así que cuando ayer quitaron a Oyarzabal del campo suspiré… buf… maleficio que no se cumplía.
Los rojiblancos jugaron en San Sebastián como lo hicieron en Sevilla, con la misma presión adelantada y sin dejar pensar a los blanquiazules. La Real lo está haciendo muy bien este año y no se le podía dejar el balón. Con un Beñat muy entonado (que asistía con precisión) se empezaron a suceder las ocasiones. Extraordinario pase pero paradón de balonmano de Rulli, frente a Raúl García. En una posterior llegó, según he leído, el primer penalti cometido por Xabi Prieto en su carrera… gracias majo. Penalti tan claro como innecesario ya que Yeray si llega a conseguir el balón iba en dirección contraria a la portería, es decir, no había ningún peligro. Con suspense Raúl García convirtió la pena máxima. Pena, que ya no es tan pena como anteriormente para el Athletic, de momento se han transformando todos los penaltis que nos han pitado. ¡Qué maravilla! La Real lo intentaba pero salvo una ocasión de Juanmi que le permitió a Kepa Arrizabalaga, el día de su vuelta tras la lesión, a lucirse con una buena parada, no tuvieron mucha más presencia cerca del área.
El segundo tiempo comenzó con dominio territorial de la Real pero sin grandes ocasiones. Y el tiro definitivo en el pie de los blanquiazules vino con la cesión de Odriozola defectuosa a su portero, que Iñaki, es más rápido de la clase, consiguió transformar por fin, ese uno contra uno que le regalaron. Ya dije la semana pasada que si conseguía romper la racha se iba a hinchar a meter goles y así lo vamos a ver. El 0-2 ya era un resultado con demasiado peso como para que la Real lo consiguiese arreglar. A falta de 20 minutos Raúl Navas cabeceó a la red pero el árbitro consideró que se apoyó en Bóveda para hacerlo, por lo que anuló el tanto. Es probable que si hubiese subido al marcador el Athletic las hubiese pasado canutas pero… nunca lo sabremos. El triunfo definitivo fue para los rojiblancos que no solo consiguen tres puntos, como ha dicho Aduriz esta semana, sino que vuelven de Anoeta cargados de moral, gracias a haber roto esa racha horrorosa de tanto tiempo sin puntuar fuera casa y encima, consiguiendo que la Real no se vaya hasta los 10 puntos de diferencia, sino que nos acercamos a 4 puntos y teniendo el golaverage a favor. Entramos en la pelea por el quinto y sexto puesto de manera clara y muy bien situados. Mientras que una derrota hubiese supuesto casi el olvidarnos del poder atrapar a los donostiarras. Para ellos también es un buen golpe bajo a su moral. Ahora habrá que ver cómo afecta a unos y a otros. Para empezar nosotros vamos a tener un buen toro que lidiar. Nada menos que el Real Madrid, y eso que no lo digo porque esté realizando un juego de enamorar, sino más que nada por el miedo que me da el pensar que nos pueden hacer un arbitraje similar al que hizo ayer mismo Mateu Lahoz, de nuevo, a favor de los blancos. ¡Qué horror cómo está el fútbol de podrido y vaya arbitrajes que perpetran los señores colegiados! Ayer Mateu “sólo” se comió la expulsión del portero del Real Madrid en el minuto 21, diciendo su conocida frase de “sigan, sigan”. ¡Qué desfachatez! No me debería preocupar del árbitro si les consiguiésemos meter 4 goles. ¡Ojala! Pero esa será otra historia, de momento disfrutemos de estos 3 puntos recién conseguidos y del buen partido de Beñat, de Iñaki Williams, de Kepa, de Raúl García, de Yeray, de Lekue… ¡Enhorabuena!
¡Aupa Athletic y a por el Real Madrid!

El Athletic buen juego pero otra derrota en Sevilla

Está claro que ésta no es la temporada del Athletic jugando fuera de casa.

Los dos mejores del partido: Raúl e Iñigo (Foto: Deia)
Los dos mejores del partido: Raúl e Iñigo (Foto: Deia)
Da igual que lo haga mal o que lo haga bien, el resultado siempre es el mismo: derrota. Ayer nos tocó el Sevilla. Salvo los 15 ó 20 primeros minutos en los que el equipo hispalense jugó muy bien todo, el resto del partido fue de dominio claro rojiblanco (aunque también tuvieron ellos alguna contra peligrosa). Se ve que nos va mejor jugar con los equipos que están arriba en la clasificación. A pesar de ese dominio nos penalizó lo de todos los partidos últimamente: la falta de pegada, ayer incluso hubo un palo, tras precioso cabezazo de Raúl García. Pero no hay manera, hacemos oportunidades, ayer unas cuantas: Raúl, Williams, San José, Yeray, Lekue,… todos tuvieron la suya, incluso alguno más de una, pero ninguno conseguió materializarlas. Que dependemos de Aritz Aduriz es evidente, pero este año esa dependencia es incluso mayor. Por favor, Aduriz, recupérate pronto.
De este modo el Sevilla con un penalti de Etxeita más que ingenuo, se consiguió llevar los tres puntos. Xabi pecó de pardillo, puso la pierna y ¡qué más quiere el jugador del Sevilla! Un penalti que deberían haber vuelto a tirar porque Iborra está dentro del área antes de que Jovetic chute. Por supuesto, nuestra mala suerte hizo que a pesar de que Iraizoz paró el penalti el rechace lo consiguió transformar Iborra. Y nada más. Suficiente, con eso ya se llevaron los tres puntos. Etxeita el resto del partido estuvo bastante bien, rechazando unos cuantos balones que podían haber sido gol. Iñigo Lekue estuvo bastante bien. Pena que no se decidió a chutar en ese balón que le cedió Raúl. Este último para mí, el mejor del partido. Le faltó el gol, pero estuvo muy cerca. Beñat también estuvo mejorado pero tuvo que dejar el campo con alguna molestia. A ver si se recupera para el domingo… ¡Qué mala surte estamos teniendo con las lesiones! Al final, vamos a tener que salir a jugar los aficionados.
Por cierto, un recuerdo también para el señor árbitro, que no dio una a derechas. ¡Qué arbitraje más lamentable! Y qué manía más idiota tienen los colegiados de sacar tarjetas por protestas mínimas y no sacarlas cuando se hacen faltas clarísimas. Jovetic no debió acabar el partido. Eso sí, el árbitro se confundió en ambas direcciones, porque también hubo unas cuantas absurdas contra el Sevilla.
Y de nuevo sin tiempo casi ni para descansar el domingo contra el Málaga, esta vez en La Catedral. A ver si volvemos a ganar para no descolgarnos de la lucha por Europa. ¡Aúpa Athletic y a por ellos!

Zorionak, Alaves!

Aunque este blog es sobre el Athletic no puedo evitar dar mi más sentida enhorabuena al Alavés por su clasificación para la final de Copa de este año.

Alavés a la final (Foto: As)
Alavés a la final (Foto: As)
Ayer en Mendizorroza jugó uno de los partidos más importantes de su historia y desde luego no defraudó a una afición entregada desde el minuto 0 hasta el 97.
Si me alegro muchísimo por el Alavés ni os quiero contar lo que me alegro por Ibai y por Toquero, exjugadores nuestros y dos Athleticzales hasta la médula, que no han podido seguir jugando en Bilbao pero que lo están haciendo francamente bien en Gazteiz. De hecho, ayer independientemente de que todo el Alavés estuvo genial, ellos dos lo hicieron quizá un poco mejor que el resto. Gaizka recuperó un montón de balones, en su línea de presión extenuante. Los minutos que estuvo en el campo lo dio todo y en una de sus recuperaciones Ibai estuvo a punto de marcar un gol. Otros cuatro tiros hizo el delantero de Santutxu, pero la gloria le correspondería a Edgar, que al poco de sustituir a Gaizka consiguió el gol definitivo.
En la otra parte de la balanza hay que situar al Celta, el cual hizo dos grandes partidos en la eliminatoria anterior para conseguir el paso a semifinales eliminando al Real Madrid. Pero lo que es ayer… no fue ni sombra de lo que es. Con un juego ramplón no consiguieron, sobre todo en el segundo tiempo, poner ni en un pequeño apuro a los babazorros. Tristes tienen que estar en Vigo por tenerlo tan cerca y por poner tan poco para conseguirlo. Quizá es que el Alavés no les permitió más pero… me parece que el Celta es mucho más equipo de lo que fue ayer y que lo lógico es que se estén rasgando las vestiduras, por lo poco que ofrecieron.
Por cierto, en la otra semifinal el Barcelona ganó al Atlético de Madrid, al que los árbitros le birlaron un gol legal. No creo que en Madrid estén muy contentos. Los culés ya pueden dar gracias a esa anulación… eso sí… los catalanes serán los que seguirán llorando… o pidiendo más ayudas. En fin…
Para acabar repito, Zorionak Alavés y aunque falta muchísimo, espero que les déis para el pelo al Barça en la Final. Y si ya empezáis este fin de semana en Liga, mejor que mejor. Zorionak!!

Un Barça llorón y beneficiado…

El Barcelona no tiene vergüenza, ni los jugadores, ni el entrenador, ni la prensa deportiva que le sigue… da igual quién sea… Llevan ni sé el tiempo quejándose y llorando por los árbitros.

Árbitro chulo sí, valiente no (Foto: LFP)
Árbitro chulo sí, valiente no (Foto: LFP)
Y así, escandaloso en su contra sólo han tenido un gol, que no vieron que traspasó la línea y un fuera de juego mal pitado. Más que de sobra, según ellos, para llorar como plañideras. Y en medio nosotros… unos pringados que tienen que ir a jugar en el Camp Nou, justo el mismo día que tienen preparada para minuto 12 una pañolada de protesta por la enorme afrenta de quitarles dos puntos a ellos, a los intocables, a los que sólo pueden ser favorecidos… En esa situación, empieza el partido y estaba el Athletic jugando muy bien. Dominando por momentos el juego, no dejándoles sacar el balón por una presión muy alta que les impedía estar tan cómodos como normalmente. Los rojiblancos estaban teniendo incluso ocasiones clamorosas debido a sus errores en las entregas y a nuestras recuperaciones. Pena que sólo fueron ocasiones y no goles debido a la falta de pericia de nuestros delanteros. Cosa que no les ocurrió a ellos, que metieron un gol y otro más, dejando el marcador en un incomprensible 2 a 0 para el minuto 40. Antes a Piqué le sacan una tarjeta amarilla por una falta en el borde del área a Raúl García, que acaba dentro, siendo Gerard el último defensor.
Y en el último minuto de la primera mitad, también en el borde del área, el mismo jugador, cómete una falta clarísima sobre Laporte al que deja dolorido en el suelo. Tarjeta amarilla tan clara o más que la anterior… pero… González González, el árbitro de turno, que se hace el orejas como lo hubiese hecho cualquier otro trencilla… ¿por qué? Por cobarde, por ser imposible echar a Piqué o a cualquiera del Barça. Incluso perdiendo dos a cero. Por si acaso… no vaya a ser que se complique el partido.
Y siempre es así, y siempre será así. Tenemos que dejar de ser ingenuos.
El Barcelona es un equipazo. Juegan muchísimo. Tienen al mejor jugador del mundo y a otro montón que le andan cerca. No debería necesitar ayudas pero se las dan. Estoy harta de competir contra ellos siempre en inferioridad de condiciones y no me refiero a la calidad de los jugadores sino, lo que es peor, a los árbitros y a sus arbitrajes. Cuando las faltas de ellos sean consideradas como las nuestras, cuando sus fueras de juego se vean igual que los nuestros, cuando piten a nuestro favor los mismos penaltis que les pitan a ellos… dejaré de quejarme… De momento no puedo. Y sí… estoy siendo tan llorica como ellos… pero con una pequeña gran diferencia… Yo tengo razón. Algo se podía haber conseguido jugando el segundo tiempo completo el Barcelona con un jugador menos. Quizá, nunca lo sabremos. Otra vez será… ¡JA! ¡JA! ¡Qué más quisiera que eso ocurriera alguna vez!
Por supuesto, también me quejo de nuestros propios errores de cara a puerta y del de la portería… pero… Ya mejoraremos eso. Lo que no puedo o no podemos solucionar es lo otro. El competir en igualdad de condiciones arbitrales. Me encantaría, pero es una utopía.
¡Aúpa Athletic!