El Athletic consigue algo más que 3 puntos en La Rosaleda

No sé de dónde le salió la fuerza al Athletic ayer en Málaga.

Raúl decisivo (Foto: EFE)
Raúl decisivo (Foto: EFE)
Las bajas eran importantísimas y los cambios en el equipo notorios. A pesar de eso, el equipo con una fe y una entrega absolutas consiguió los tres puntos que son más que puntos porque son un empujón enorme de moral, frente al varapalo de la eliminación de la Europa League el jueves. En la alineación hubo muchos cambios con respecto a lo que se puede considerar el equipo titular. Cambios algunos obligados por lesiones y otros por la necesidad de dar descanso tras la paliza del partido con prórroga y penaltis de 60 horas antes. Entraron Gurpegi, Iturraspe, Rico, Iñigo Lekue, y sobre todo Viguera. Digo sobre todo porque el riojano llevaba sólo 53 minutos en Liga, en 5 partidos…, por supuesto ninguno como titular,… vamos… eso y nada viene a ser lo mismo. Si esto fuese poco, San José tuvo que jugar en el centro de la defensa, es decir, fuera de su habitat natural este año. Las horas de descanso entre los partidos ya he dicho que solo eran 60. Un cúmulo de circunstancias que seguro que nos hacían firmar a todos un empate al empezar a disputar el encuentro. Yo desde luego sí. Mujer de poca fe. Además tenemos que añadir que el Málaga tenía alguna pequeña posibilidad de poder conseguir el séptimo puesto. De hecho salieron con el cuchillo entre los dientes. El primer tiempo fue agotador de ver, por el modo que tuvieron de correr y presionar los dos equipos. En el segundo se bajó un poco el ritmo, porque lo contrario era imposible que ocurriese, pero siguieron matándose en las disputas. Un ritmo frenético difícil de seguir y más si dos días antes has tenido que jugar una eliminatoria de 120 minutos. Eliminatoria que encima perdiste. Pero este Athletic es todo corazón y alma y consiguió una victoria de enorme mérito.
En ambos tiempos el equipo que más oportunidades tuvo fue el malacitano pero como Iraizoz también juega, desbarató todo lo que se acercó por su área con una solvencia de admirar. Segundo partidazo seguido que hace. Fue el mejor de los dos equipos de largo. Algunos me dirán que es su trabajo… Sí, claro. Pero es que lo volvió a bordar. Hizo cinco paradas de muchísimo mérito. Los tres puntos son prácticamente de él. Otro de los destacados fue Raúl García. Lo que este jugador da al equipo es una barbaridad. Trabaja sin descanso, está en todos los lados, apoya siempre a los compañeros, incordia a los contrarios, da una cantidad de juego increíble, pases al hueco, de gol, pases para desahogar si es necesario, mantiene el balón si se va ganando y encima… es goleador. Fundamental. Se notó cuando estuvo lesionado y su vuelta le ha dado un plus al equipo y hace que el hueco enorme que deja Aritz Aduriz con su lesión se note menos. Ayer metió su octavo gol en la temporada, ahí es nada. Balenziaga este año me está sorprendiendo gratamente porque a lo tonto se ha hecho con el puesto y ha pasado a ser uno de los indiscutibles. Su despliegue físico es extratosférico. No deja de subir y bajar la banda ni un minuto. También quiero mencionar a Iturraspe, al que este año no le están saliendo las cosas bien, pero que ayer sí que se dejó notar, igual que el jueves. Tiene muy pocos minutos en Liga pero lo hizo bien. Mikel Rico igual. Borja Viguera merece mención aparte.
Viguera partido completo (Foto: El Mundo Deportivo)
Viguera partido completo (Foto: El Mundo Deportivo)
Con los minutos que llevaba diría casi que ayer debutó en Liga, en la jornada 32, casi cuando se está acabando. A pesar de ello, se dejó ver. No voy a decir que hizo un partido excelente pero sí que participó y tuvo alguna oportunidad. La primera combinando con Raúl y haciendo un recorte al defensa, pero no definiendo bien. Otra de nuevo a pase de Raúl, pero se acabó escorando demasiado. La ocasión más clara de gol de nuestros jugadores la tuvo Iñigo Lekue y el pase vino de Borja desde prácticamente el corner contrario. En el segundo tiempo alargó muchos balones, y consiguió bajar otros para sus compañeros. Poco antes de acabar el encuentro tuvo dos oportunidades. En la primera, tiró pero al cuerpo del portero y en la segunda decidió pasar, pero De Marcos no se lo esperaba. Una pena. A falta de todos los delanteros que tenemos Borja Viguera ha demostrado que puede aportar. Le puede faltar ritmo, pero es que lo contrario sería un milagro. Pero repito para lo que ha jugado, considero que lo hizo bien.
Para acabar destacar el resto de marcadores de la jornada, todos favorables: empates del Celta y Sevilla y derrota del Villarreal. De este modo estamos en quinta posición, con el Celta a un punto y el Sevilla a cinco. Y ahora el miércoles casi sin poder respirar viene a La Catedral el Atlético de Madrid que quiere el liderato en solitario (está empatado a puntos con el Barça). Muy difícil, pero ellos llevan encima casi tantos minutos como nosotros y, encima, tienen en contra el factor campo, y sobre todo, el alma y la fuerza zurigorri.
¡A por ellos y Aúpa Athletic!

El Valencia sale vivo de San Mamés

Hemos desperdiciado la ocasión de sentenciar la eliminatoria en La Catedral.

Golazo de Raul García (Foto: Athletic Club)
Golazo de Raul García (Foto: Athletic Club)
Una pena que no se metiera alguna otra de las oportunidades tan claras de las que dispusieron. Aduriz, raro en él, falló dos muy claras. Sobre todo la primera, porque el control fue extraordinario y parecía que era de las que no falla. Pena. La segunda era ya más complicada, por el minuto en el que estábamos y lo que implicaba el tute físico importante que llevaba en semejante campo… Aduriz nos tiene mal acostumbrados. Cuando se mete todo o casi todo, te extraña que falle algo. Lo dicho una pena. Sobre el campo decir que en el nuevo San Mamés es la primera vez que vemos tanto barro en el césped. Normal, porque es imposible absorver la cantidad de agua que ha caído en las últimas semanas. De hecho, para lo que llovió estuvo muy bien. También comentar que es curioso que ahora el juego del Athletic se vea perjudicado por ese campo tan embarrado. Curioso, porque antes era justo lo contrario. Pero este equipo juega bien. Combina, se gusta y el barro… no les ayuda nada. El resultado de 1 a 0 (extraordinario gol de Raúl así como soberbio el pase de Beñat), es muy engañoso. Siempre se quiere que no te metan gol en tu campo y los rojiblancos lo consiguieron. Pero hay que jugar la vuelta allí y el Valencia, al cual ganamos el otro día 0 a 3 en su campo, tiene calidad y te la puede liar en cualquier momento. Ayer tampoco es que dispusiese de muchas oportunidades pero alguna sí tuvo. Bien Herrerín en el trabajo que le dieron en defensa y sobresaliente en su participación ofensiva. Gracias a sus saques rápidos y bien dirigidos con el pie se dieron dos oportunidades que bien podían haber acabado en gol. Sobre todo la primera de Susaeta, pero ya sabemos que lo suyo no es la finalización. Otra pena, porque hubiese culminado el perfecto y rapidísimo saque de Iago de la mejor manera posible. Con gol. En el segundo tiempo también tuvo otro saque similar, pero enviándole el balón a Balenziaga, una máquina físicamente, que cedió a Beñat, cuyo pase lo detuvo el barro. A pesar de no obtener resultado de dichas jugadas, Herrerín demostró lo listo que es y lo bien que ve esas contrataques. Muy bien, Iago. Le tiene que venir fenomenal este tipo de partidos, sobre todo cuando ya se habla de que el siguiente portero del Athletic es Kepa Arrizabalaga, olvidándose muchos de él.
La vuelta el próximo jueves en Mestalla, donde hay que ir a por todas. Salir a mantener el resultado es una locura, e imagino que saldrán a lo que salen últimamente. A ganar, aunque inicialmente se den unos tanteos, dejándole la iniciativa quizá al Valencia, para aprovechar alguna contra. Pero eso será otra historia y por medio tenemos también en San Mamés al Betis. Equipo que va a venir a intentar aprovecharse del desgaste físico que llevan nuestros chicos. Supongo que Valverde volverá a tirar de rotaciones, porque sino, y tal como volverá a estar el campo, no llegan vivos a Mestalla.
¡Aúpa Athletic y a por el Betis!

El Athletic fatal en el derby

Hace tiempo que el Athletic no hacía un partido tan malo en casi todas las facetas del juego.

Williams arrollado y lesionado (Foto: Deia)
Williams arrollado y lesionado (Foto: Deia)
La creación ha sido un auténtico desastre. En el primer tiempo no hubo ni una sola jugada en la que nuestros jugadores consiguiesen tirar a puerta. Y en el segundo tengo que hacer esfuerzos para encontrar la primera y única: el tiro de Laporte en un corner. Porque otra de Muniain ni siquiera fue a puerta. Beñat, que lleva una temporadón sobresaliente, estuvo como toda la Liga participando en todo, pero… estando muy desafortunado. Falló muchísimos pases tanto largos como cortos. Eso sí no dejó de intentarlo ni un solo minuto. Otro que también lo intenta y lo intenta es Markel Susaeta. Pero Markel a diferencia de Beñat, ayer estuvo como en casi toda la temporada, intrascendente, pudiendo destacar algunos de sus saques de esquina y su trabajo. No para. Pero no me parece suficiente para que un jugador siga siendo titular en tantos partidos. Siempre digo que no pasa nada porque alguien vaya algunos partidos al banquillo e incluso a la grada. Igual si das oportunidad a otro jugador puede hacerlo mejor. ¿Por qué no Lekue en el lateral y De Marcos de interior? Es un ejemplo.
La defensa también estuvo al garete. Gurpegi y Laporte daba la sensación que no habían jugado nunca juntos. Mal.
Lo mejor del partido es que Raúl García ha vuelto y también que Muniain consiguió jugar los 90 minutos y que incluso estuvo más entonado en el segundo tiempo que el primero. Participó, se ofreció, corrió. Eso sí, el último pasé también bastante defectuoso, como el resto de sus compañeros. De hecho, me cuesta destacar a alguien. ¿Quizá Balenziaga?
Conclusión: la Real metiendo un gol tempranero, estando un poquito ordenado y con mucho oficio, se llevó los tres puntos. Demostrando mas bien poco, pero haciéndolo mucho mejor que los rojiblancos, lo que deja en muy mal lugar a nuestro equipo.
Y dejo para lo último al árbitro porque no lo quiero utilizar como excusa. Fue un total y absoluto desastre. Debutante en la categoría, desquició a los jugadores y creo que no dio una a derechas. Algún jugador txuri urdin no debió acabar el partido y la jugada de Williams me parece penalti, porque el defensor le arrolla por detrás cuando Iñaki ya tenía ganada la posición. De hecho, por eso lo lesiona, porque le cae encima del tobillo. Mal muy mal, Sánchez Martínez. Y sobre Iñaki, a ver si es lesión de corta duración porque es un jugador que nos está dando mucho y encima algo distinto. Se va a notar su falta.
Para acabar el comentario decir que espero que el jueves no se repita nada del desastre de ayer porque con este juego el Olympique tendría muchas posibilidades de eliminarnos.
¡Aúpa Athletic y a por el Marsella!

Orgullosísima de nuestro Athletic

El miércoles a la noche me senté a ver el partido sin grandes esperanzas, sabiendo que los milagros existen pero que son más bien escasos.

Casi se consigue (Foto: EFE)
Casi se consigue (Foto: EFE)
Igual que todos, deseaba que el equipo luchase e hiciese lo más posible para intentar el pase a semis, pero perdiendo los menos jugadores en el intento. Así las cosas en mi cabeza, al empezar a rodar el balón vi a un Athletic, que efectivamente iba a luchar a tope, pero no sólo eso. Vi a nuestros jugadores ahogando a los del Barcelona. Presionándoles, quitándoles el balón y llegando continuamente al área azulgrana y encima con muchísimo peligro. Miraba el reloj y pensaba que el partido seguía siendo de los rojiblancos a pesar del paso de los minutos. En el 12 llegó el saque rápido de puerta de Herrerín que le pasó a Aritz para que este casi desde el medio campo se diese la vuelta y pusiese un centro extraordinario al desmarque de Williams, que con suspense bordó la finalización y… teníamos el primer gol. Seguía siendo “cuasi” imposible aunque los nuestros seguían a lo suyo. Creando oportunidades y agobiando al Barça según dicen como no lo ha estado en toda la temporada (salvo la Supercopa). Yo seguía mirando el reloj pensando en cuándo iba a resurgir el Barcelona. Pero no. Todo el primer tiempo fue de nuestros jugadores. Una exhibición como pocas he visto frente a las mega estrellas (insisto, sólo en la Supercopa). Por supuesto faltaron los goles, pero el dominio fue casi absoluto. Con nuestras armas, presión, ganas, esfuerzo… Todo lo que hace que estemos enormemente orgullosos de lo conseguido.
En el segundo tiempo mantener el ritmo iba a ser otro milagro más. Además el Barcelona ya tuvo más que de sobra con que le quitásemos el título en verano. Pero el susto ya lo tenía en el cuerpo. El Athletic tuvo que bajar la intensidad de la presión pero por imposibilidad real. El Barça adelantó líneas, y se siguió aguantando. Todos los jugadores a un nivel altísimo. Por cierto, un gusto ver por fin en su sitio a Lekue, que confirmó lo que ya esperábamos. A pesar de bailar con una de las más feas (y sobre todo con el más desagradable) lo hizo muy bien, no olvidándose de las incorporaciones al ataque. Ojalá siga así, pero si es en su puesto mejor que mejor. Hasta el 53 Suarez no marcó el empate, pero tuvimos casi otros 30 minutos más para poder haber conseguido el llegar a la prórroga. Oportunidades sí que seguimos teniendo, porque no dejaron de intentarlo ni un momento. Herrerín estuvo impresionante, liberándose supongo un poco del peso de los últimos fallos. Muy bien. Destacando a Iago quiero decir que los culés ya estaban pisando área muchas veces y lo lógico era que pasase lo que ocurrió al final. Otro gol de ellos, pero en el 82. Gol precedido de falta clara a Muniain pero… eso es otra cosa. Así como que también es otra cosa la expulsión perdonada a Luis Suarez por la mano voluntaria teniendo ya una tarjeta inicial. Pero repito, eso son otras historias. Se podía haber conseguido algo más sin estos errores del árbitro. Esta vez Hernández Hernández. Da igual. González González, Mateu Lahoz, Undiano,… da igual. Se seguirán confundiendo. También a nuestro favor, sí. Pero menos. Hernández al cuadrado podía haber expulsado a Balenciaga, y desde Barcelona piden que a Rico por la patada a Neymar para pararle. Puede ser. Pero tampoco hubiese estado mal sacarle tarjeta a Neymar cuando le da con la rodilla, pierna, apropósito a Iago cuando ya tenía el balón controlado (¿minuto3, 6, 8?). Patada que no es para frenar a un contrario, ni para recuperar el balón (era imposible), sino que era para hacer daño. Sin más. Patada que vuelve a retratar al brasileño. Es impresentable. Y si con esa patada no se le sacaba tarjeta roja, pero sí una amarilla, con alguno de sus dos piscinazos en el área se le podía haber expulsado con doble amarilla por fingir. Arbitraje muy desafortunado. Pero… eso tampoco empaña el regusto positivo que me quedó por el estupendo partido de esta cuadrilla de amigos. Cuadrilla de la que formamos todos parte. Y si estuve orgullosa yo, estoy segura que vosotros también. Y ya para halagarme los oídos estuve viendo los programas deportivos de la noche, en el que más de tres y cuatro tertulianos, exjugadores, periodistas hablaron del partidazo del Athletic y del enorme mérito de que algo así lo haga precisamente nuestro equipo con sus limitaciones procedentes de nuestra filosofía, propiamente impuesta (limitaciones que son poderío a la vez). Uno incluso habló de envidiar al Athletic. Yo no lo envidio. Yo lo disfruto y el miércoles lo hice a tope a pesar del resultado. Por cierto, grande Valverde por todo lo que está consiguiendo.
Eso sí, aunque me parece complicado, espero que no lleguen fundidos al sábado porque ahora toca centrarse en Liga y en Europa League, y el siguiente rival es el Getafe. De lo que hablaba al principio es de la importancia de que el equipo saliese del enfrentamiento contra los catalanes con los menores secuelas posibles. Hablan de Muniain tocado… la gasolina del resto no sé cómo estará. Agotada me quedé viéndoles e imaginando su desgaste. Pero el partido a pesar del cansancio les tiene que dar alas, energía pensando que son capaces de poner contra la cuerdas al mejor equipo del mundo, entonces… hay que ir a por todas con el resto.
Para acabar, además de dar la gracias… ¡Gracias Athletic por hacerme disfrutar sintiéndome tan orgullosa, a pesar de perder!, también decir como siempre…
¡A por el Getafe y aúpa Athletic!

Verbena goleadora contra el Eibar

Todos mis amigos el lunes al verme me han dicho lo mismo… “Estarás contenta, ¡qué partidazo!”. He sonreído y he contestado que sí, muy contenta.

Beñat sobresaliente otra vez (Foto: Deia)
Beñat sobresaliente otra vez (Foto: Deia)
Pero como aquí me puedo explayar lo voy a matizar. Encantada por el resultado. Como loca de contenta por ver que Aduriz sigue superándose a sí mismo partido a partido. Tranquila porque le ganamos al Eibar y nos hemos puesto a dos puntos de ellos. Muy contenta porque los rivales cercanos o han perdido o han empatado. Ilusionada por ver que son capaces de aguantar físicamente el tute que llevan encima y porque son capaces de meter cinco goles al equipo revelación de la Liga. Hay muchas muchas cosas que son positivas. Pero también hay otras que son negativas y que hay que pulirlas. Ya sé que esto es ser enormemente exigente pero… como pedir es gratis voy a ponerme a ello. Quizá sobre todo centrándome en el primer tiempo. El partido ha sido un correcalles y en esa tesitura la ruleta rusa te puede jugar una mala pasada porque te puedes levantar la tapa de los sesos. La pregunta es… ¿qué hubiese pasado sí Saúl Berjón en ese error terrorífico de Muniain hubiese conseguido lo normal, es decir poner a su equipo con 1 a 2, adelantándose por segunda vez? Pues prefiero ni pensarlo, porque miedo me da. El primer tiempo en muchas fases me pareció un despropósito. El boquete del primer gol fue mayúsculo. El Eibar lo hizo genial con ese contrataque de libro pero… no deja en muy buen lugar a nuestra defensa. Además como me fijo sobre todo en mis jugadores diré que me parecía imposible que se pasasen tan mal la pelota. Se perdieron muchísimos pases sencillos, de un metro de distancia, que no llegaban a su destinatario. Si se necesitaba pase adelantado se hacía hacia atrás, si lo que se quería era hacia atrás se hacía largo. Casi les concedemos el segundo gol, por otro pase horroroso. El Eibar tampoco estaba para echar cohetes con respecto a la perdida de balones, pero nosotros lo recuperábamos y lo perdíamos al momento. Algo que evidentemente es agotador porque no puedes ceder en tu presión ni medio segundo. Si encima le añades que al pobre Herrerín lo asaron a cesiones, y en una de ellas el balón le pasó por debajo del pie dirigiéndose a
hacia portería… Vamos que vi el primer tiempo bastante inquieta. Enfado que me quitó Aritz con un gol de bandera, de tijera espectacular, que casi agujerea la red. Además Beñat que está omnipresente, poniendo un poco de cordura en ese centro del campo. Bueno, no sólo cordura, también calidad, viendo las jugadas antes de elaborarlas. Se ofrece, da pases sencillos, para el juego cuando es necesario, pero sobre todo tiene una visión de juego excelente y un toque increíble. Fruto de ambos elementos, el córner que saca y que remata impecable Sabin (le vendrá bien porque le dará confianza), y la falta que pone en la cabeza de Laporte para que éste empuje a la red. Con ambos toques de calidad, el Athletic que sorpresivamente se va al descanso con 3 a 1 en el marcador. Yo alucinada. Mi equipo estaba perdiendo muchísimos balones y haciendo cosas muy mal, pero por otra parte, los jugadores determinantes como Beñat y Aritz que ponen el punto de diferencia ante un Eibar enormemente endeble en defensa.
El segundo tiempo, que pensábamos que igual veíamos tranquilos comenzó con el noveno o décimo error de Laporte de la temporada. De nuevo su alergia a dar un patadón de vez en cuando, y su excesiva confianza, que hace que Keko le coma la tostada. Penalti, tarjeta y gol que acerca de nuevo al Eibar. Que alguien enseñe a Aymeric a dar algún patadón a la pelota. Por favor. Siempre decimos que tiene muchísima calidad pero él sigue cometiendo errores de bulto que nos cuestan goles, y no una, ni dos, ni tres veces. Ya son muchas veces esta temporada.
Ya estábamos todos de nuevo aterrorizados… pero Aritz convierte un pase al área de Balenziaga, en otro golazo. Según Aduriz gol más difícil que el primero porque el balón venía atrasado y encima a la izquierda. Este año da igual, la izquierda, la derecha, la rodilla, la cabeza… Todo lo que toca lo transforma en oro. ¡Chapeau Aritz!
Los dos equipos siguieron a lo suyo, a atacar y atacar. Bajaron los errores de los nuestros pero seguimos desaprovechado contrataques. También quiero hablar de los suplentes. Iñigo Lekue otra vez por la izquierda el tiempo que salió volvió a demostrar su calidad. ¡Este jugador tiene que ser la pera por la derecha! Repito que me gustaría verlo en su sitio. Gracias a él vino el quinto gol, él se lo guisó y él se lo comió, haciendo un pase que el defensa introdujo en la portería. Si no lo hubiese hecho el defensa hubiese sido algún jugador nuestro. Muy bien Iñigo.
Viguera jugó unos minutos y me volvió a demostrar que siempre hace algo. Con lo difícil que es en pocos minutos destacar, se dejó ver, realizando unas paredes de mérito y manteniendo el balón, que es difícil quitárselo. Participó con calidad. Ha estado a punto de salir, y es probable que él quisiese eso, porque para no jugar aquí… Pero la situación ha dado la vuelta y el que se ha ido ha sido Kike Sola. Como se ha quedado sí quiero volver a romper una lanza en su favor. Muchos comentan que no es válido, pero a mí lo poco que le he visto me ha demostrado que siempre aporta algo. Además, un detalle super importante. prácticamente nunca le hemos visto en su puesto. No pido la suplencia de Aritz, lógicamente. Pero sí pido alguna oportunidad en su puesto, porque una persona que mete más de 20 goles en Segunda División no es casualidad. Así que, suerte Viguera y a ver si tienes posibilidad de demostrar lo que vales.
Y ahora otra vez a Barcelona. Los cinco goles contra el Eibar nos llevan a ilusionarnos y a soñar de nuevo con el milagro. Goles se necesitan y el equipo tiene gol, pero… también se necesita no encajar y ahí… no podemos regalar tanto como lo hicimos contra los armeros. Es muy difícil. Muy difícil pero torres más grandes han caído.
¡A por el Barça y Aúpa Athletic!