El Athletic no puede contra los grandes

No me gusta mucho jugar bien y perder el partido. De hecho, prefiero no jugar nada y ganar, aunque sea de manera injusta.

Buen partido de Iñaki (Foto: Athletic Club)
Buen partido de Iñaki (Foto: Athletic Club)
Pero no es lo que ocurrió el pasado sábado contra el Real Madrid. Esta temporada es lo que nos toca, jugar bien contra los equipos denominados grandes, a pesar de lo cual, perdemos y así nos ha ocurrido tanto en Liga como en Copa. Madrid, Barcelona Sevilla son los equipos que están ocupando las tres primeras posiciones y contra ellos hemos hecho muy buenos partidos. Pero… no hay manera, no hemos conseguido rascar ni medio punto. La catedral de nuevo fue testigo de un buen partido de su equipo pero contra éstos se necesita algo más, se necesita ese punto de suerte, una efectividad del 100%, que el árbitro no influya, que ellos no estén acertados,… Demasiadas cosas. El equipo empezó intentando controlar el partido desde el primer minuto. Hubo alguna internada interesante de Lekue por banda derecha y un par de oportunidades nuestras, pero el Real Madrid en dos acercamientos casi nos hiela la sangre ¡qué peligrosos son, madre mía! El Athletic siguió a lo suyo pero en una de éstas Benzema acabó transformando el contrataque de los blancos en gol. Nosotros dominamos el partido pero sin grandes ocasiones y ellos estaban muy relajados saliendo al contrataque con muchísimo peligro.
De todas formas, decisorio en el primer tiempo se volvió a convertir el árbitro, Latre, que como siempre utilizó un reglamento distinto para los jugadores del Real Madrid. Si en vez de llevar una camiseta blanca, Casemiro, llevase una de cualquier otro color no hubiese acabado ni siquiera el primer tiempo, porque mereció la expulsión por doble amarilla. En el minuto 22 le dio una patada a Williams que lo puso en órbita y el árbitro muy enfadado, como suelen hacer, le avisó y le dijo que ni una más. Le avisó porque es del Real Madrid porque la tarjeta que merecía era tan clara que no admite ni discusión. Y el mismo jugador en el minuto 30 sí que recibió la primera tarjeta, cuando en realidad debería haber sido la de la expulsión. Pero esto es así, lo saben ellos, lo sé yo, lo sabemos todos. Un asco, pero es sí. Poco después hay una tangana en la que a Aduriz le empujan por lo menos 3 jugadores distintos del Real Madrid, pero aunque no hayáis visto el partido sé seguro que sabéis quién se llevó una tarjeta. Pues efectivamente, Aduriz. Ya casi es como para que nos entre la risa. Es una película que ya habíamos visto todos y que todos sabíamos cómo iba a acabar. Y luego desde Madrid te intentan vender la película de que el Athletic es violento, cuando en realidad, Casemiro parecía Chuck Norris. O también, que les perjudican los árbitros. Es de llorar, por la poca vergüenza que tienen.
A pesar de ello los rojiblancos lo siguieron intentando y en el segundo tiempo se consiguió incluso la igualada por medio del de siempre, por medio de Aduriz, ayudado de su fiel escudero, Raúl García, que le puso un balón medido a la cabeza. Pena que somos unos panchitos y al de 3 minutos se volvieron a poner por delante en el marcador en una jugada en la que todos estaban preocupados de Sergio Ramos, dejando en el área, al jugador que tenía que haber estado expulsado, más solo que la una. Casemiro agradeció el regalo y metío gol. Luego mucho asedio del Athletic pero sin finalización, algo que este año nos está costando muchos partidos. Necesitamos muchísimas oportunidades para meter algún gol. La efectividad es bajísima.
Y así sin grandes alardes el Real Madrid los ha vuelto a pintar la cara, y perdemos la imbatibilidad en San Mamés. Algo que nos duraba desde la visita del Barcelona en agosto. Eso sí, algo positivo tenía que tener esta jornada y ha sido que ninguno de nuestros rivales directos ha conseguido ganar su partido, por lo que tanto Real Sociedad como Villarreal siguen a la misma distancia que antes, a 4 puntos. Es decir, seguimos de lleno en la pelea por la Europa League.
Ahora toca descansar unos días por el parón de las selecciones. Por cierto, aprovecho la ocasión para felicitar a Yeray por su primera convocatoria, más que merecida porque está un nivel muy alto. Un Yeray que va a ir acompañado de Kepa y de Iñaki Williams, dos también de los destacados el sábado. Enhorabuena a los tres.
Y tras el descanso a por el Osasuna y esperemos que con el mismo buen juego que hemos estado exhibiendo estas últimas jornadas, aunque algunos de los resultados no hayan acompañado, sise juega así es difícil no sacar algo positivo.
¡Aúpa Athletic!

Zorionak, Alaves!

Aunque este blog es sobre el Athletic no puedo evitar dar mi más sentida enhorabuena al Alavés por su clasificación para la final de Copa de este año.

Alavés a la final (Foto: As)
Alavés a la final (Foto: As)
Ayer en Mendizorroza jugó uno de los partidos más importantes de su historia y desde luego no defraudó a una afición entregada desde el minuto 0 hasta el 97.
Si me alegro muchísimo por el Alavés ni os quiero contar lo que me alegro por Ibai y por Toquero, exjugadores nuestros y dos Athleticzales hasta la médula, que no han podido seguir jugando en Bilbao pero que lo están haciendo francamente bien en Gazteiz. De hecho, ayer independientemente de que todo el Alavés estuvo genial, ellos dos lo hicieron quizá un poco mejor que el resto. Gaizka recuperó un montón de balones, en su línea de presión extenuante. Los minutos que estuvo en el campo lo dio todo y en una de sus recuperaciones Ibai estuvo a punto de marcar un gol. Otros cuatro tiros hizo el delantero de Santutxu, pero la gloria le correspondería a Edgar, que al poco de sustituir a Gaizka consiguió el gol definitivo.
En la otra parte de la balanza hay que situar al Celta, el cual hizo dos grandes partidos en la eliminatoria anterior para conseguir el paso a semifinales eliminando al Real Madrid. Pero lo que es ayer… no fue ni sombra de lo que es. Con un juego ramplón no consiguieron, sobre todo en el segundo tiempo, poner ni en un pequeño apuro a los babazorros. Tristes tienen que estar en Vigo por tenerlo tan cerca y por poner tan poco para conseguirlo. Quizá es que el Alavés no les permitió más pero… me parece que el Celta es mucho más equipo de lo que fue ayer y que lo lógico es que se estén rasgando las vestiduras, por lo poco que ofrecieron.
Por cierto, en la otra semifinal el Barcelona ganó al Atlético de Madrid, al que los árbitros le birlaron un gol legal. No creo que en Madrid estén muy contentos. Los culés ya pueden dar gracias a esa anulación… eso sí… los catalanes serán los que seguirán llorando… o pidiendo más ayudas. En fin…
Para acabar repito, Zorionak Alavés y aunque falta muchísimo, espero que les déis para el pelo al Barça en la Final. Y si ya empezáis este fin de semana en Liga, mejor que mejor. Zorionak!!

Un Barça llorón y beneficiado…

El Barcelona no tiene vergüenza, ni los jugadores, ni el entrenador, ni la prensa deportiva que le sigue… da igual quién sea… Llevan ni sé el tiempo quejándose y llorando por los árbitros.

Árbitro chulo sí, valiente no (Foto: LFP)
Árbitro chulo sí, valiente no (Foto: LFP)
Y así, escandaloso en su contra sólo han tenido un gol, que no vieron que traspasó la línea y un fuera de juego mal pitado. Más que de sobra, según ellos, para llorar como plañideras. Y en medio nosotros… unos pringados que tienen que ir a jugar en el Camp Nou, justo el mismo día que tienen preparada para minuto 12 una pañolada de protesta por la enorme afrenta de quitarles dos puntos a ellos, a los intocables, a los que sólo pueden ser favorecidos… En esa situación, empieza el partido y estaba el Athletic jugando muy bien. Dominando por momentos el juego, no dejándoles sacar el balón por una presión muy alta que les impedía estar tan cómodos como normalmente. Los rojiblancos estaban teniendo incluso ocasiones clamorosas debido a sus errores en las entregas y a nuestras recuperaciones. Pena que sólo fueron ocasiones y no goles debido a la falta de pericia de nuestros delanteros. Cosa que no les ocurrió a ellos, que metieron un gol y otro más, dejando el marcador en un incomprensible 2 a 0 para el minuto 40. Antes a Piqué le sacan una tarjeta amarilla por una falta en el borde del área a Raúl García, que acaba dentro, siendo Gerard el último defensor.
Y en el último minuto de la primera mitad, también en el borde del área, el mismo jugador, cómete una falta clarísima sobre Laporte al que deja dolorido en el suelo. Tarjeta amarilla tan clara o más que la anterior… pero… González González, el árbitro de turno, que se hace el orejas como lo hubiese hecho cualquier otro trencilla… ¿por qué? Por cobarde, por ser imposible echar a Piqué o a cualquiera del Barça. Incluso perdiendo dos a cero. Por si acaso… no vaya a ser que se complique el partido.
Y siempre es así, y siempre será así. Tenemos que dejar de ser ingenuos.
El Barcelona es un equipazo. Juegan muchísimo. Tienen al mejor jugador del mundo y a otro montón que le andan cerca. No debería necesitar ayudas pero se las dan. Estoy harta de competir contra ellos siempre en inferioridad de condiciones y no me refiero a la calidad de los jugadores sino, lo que es peor, a los árbitros y a sus arbitrajes. Cuando las faltas de ellos sean consideradas como las nuestras, cuando sus fueras de juego se vean igual que los nuestros, cuando piten a nuestro favor los mismos penaltis que les pitan a ellos… dejaré de quejarme… De momento no puedo. Y sí… estoy siendo tan llorica como ellos… pero con una pequeña gran diferencia… Yo tengo razón. Algo se podía haber conseguido jugando el segundo tiempo completo el Barcelona con un jugador menos. Quizá, nunca lo sabremos. Otra vez será… ¡JA! ¡JA! ¡Qué más quisiera que eso ocurriera alguna vez!
Por supuesto, también me quejo de nuestros propios errores de cara a puerta y del de la portería… pero… Ya mejoraremos eso. Lo que no puedo o no podemos solucionar es lo otro. El competir en igualdad de condiciones arbitrales. Me encantaría, pero es una utopía.
¡Aúpa Athletic!

Iñaki Williams resucita al Athletic

El primer tiempo del Athletic contra el Sporting en la Catedral fue un auténtico desastre.

Iñaki, fundamental en la victoria (Foto: Deia)
Iñaki, fundamental en la victoria (Foto: Deia)
Esta semana en la rueda de prensa previa al partido Valverde ha comentado que quizá en algunos partidos había fallado la actitud, la mentalidad en sus jugadores. Me llama la atención que esto pueda pasar en un equipo profesional pero si Valverde lo dice será porque él lo ha visto. Y creo que no hay cosa peor que se pueda decir de unos jugadores. Si analizamos los últimos partidos sí que observamos que contra equipos mejores es cuando mejor se juega y contra los más flojos es cuando el equipo suelta truños de dificil digestión. ¿Falta de actitud? No quiero creerlo pero… si hasta Valverde lo dice… Creo que debería hacer algo o deberían hacer algo para evitarlo.
Ayer supongo que en el descanso Ernesto les echaría una buena bronca porque hasta el momento el juego fue inexistente y parecía que los rojiblancos iban al tran tran. Quizá por la bronca, si es que la hubo, o quizá por la presencia de Iñaki Williams, el partido cambio de cara y el Athletic tuvo 20 minutos en los que le pudo hacer un roto grande al Sporting. La pregunta es ¿por qué no lo hicieron antes? La movilidad y la rapidez de Iñaki, hizo muchísimo daño y en una contra entre Muni, Raúl y Williams el balón llegó a Iker, que definió de manera perfecta. Era difícil pero fue dentro. El ataque del Athletic fue continuo, con rapidez, con desmarques y con balones al primer toque, cosas que brillaron por su ausencia todas en el primer tiempo. ¿Por qué no salió Iñaki en el primer tiempo? A eso igual lo respondo yo… En los últimos partidos me ha parecido que el bilbaino ha acabado asfixiado, que no aguantaba todo el partido completo y que no podía aguantar el ritmo de carreras que llevaba. Quizá eso le ha llevado a pensar a Valverde que era mejor sacarle como revulsivo, como al final de hecho así ha resultado. La cosa es que con él en el campo se siguieron sucediendo las oportunidades pero incomprensiblemente Aritz Aduriz falló dos que parecían imposibles de fallar. No está fino Aritz, pero se lo perdonamos todo. De hecho, él fue el que metió el definitivo gol, el de la victoria, gracias a la transformación de un penalti que le hicieron a Iker, otro de los destacados del partido. Por su gol, por provocar el penalti y por seguir intentándolo todo el rato. Empezó de media punta pero curiosamente en este partido mejoraron sus prestaciones cuando le cambió y le puso otra vez en la banda. Bueno, lo que está claro es que Valverde se ha dado cuenta que puede variar el esquema y que en momentos Iker lo puede hacer muy bien por dentro porque es su puesto natural pero que también puede intercambiarse con Raúl. Un Raúl al que es muy difícil quitarle de media punta por todo lo que ofrece.
Tres puntos, que saben de maravilla y que nos siguen dejando en la pomada, a pesar del juego.
Para acabar tengo que hablar de Amorebieta. Madre mía, una cosa es jugar al límite y otra lo que hizo ayer. La tarjeta que le sacan podía ser incluso roja porque va con el codo a por Adu, casi casi ciego. Después en el segundo tiempo, en su área en un corner le metió un mandoble a Raúl Garcia que además de ser penalti debería haber sido tarjeta también. Por no hablar de la última, en la que tras derribar a Aritz de nuevo de un codazó, dejó en evidencia al árbitro Clos Gómez, porque el colegiado le dijo a Aritz que se levantase que no había sido nada… ¡Qué barbaridad!… ¡Vaya ojo! Sólo sangraba… no había sido nada. Y como los lectores sois listos… ¿a que adivináis la tarjeta para quién fue? Efectivamente,en vez de ser la roja para Amore, fue amarilla para Aritz. ¡Qué malos son los árbitros! Y no me quedo sin hacer una pregunta a Amorebieta: ¿Los contrarios… no eran tus amigos?
Espero que no se repita esta caraja de nuevo contra los equipos más flojos, y así mismo, espero que el próximo sábado les podamos meter mano a ese equipo de lloronas que es el Barcelona. Lloronas, que este fin de semana han tenido incluso razón, porque vaya gol que metieron y que no les concedieron, por decir que no había entrado… claro… sólo entró medio metro y es difícil de ver… En fin… Ya se la cobrarán,… bueno… más bien ya se la han cobrado con creces.
¡Aupa Athletic y a por el Barcelona!

¡Gracias Comité por no quitar las tarjetas a Aritz y Beñat!

Supongo que esa será la frase que Simeone le habrá dicho al Comité de Competición al saber que no han quitado las tarjetas a nuestros jugadores.

El árbitro no estuvo muy fino con las tarjetas (Foto: Leganews)
El árbitro no estuvo muy fino con las tarjetas (Foto: Leganews)
Al ser en ambos casos la quinta tarjeta, deben cumplir ciclo, y en principio no van a jugar este fin de semana contra el Atlético de Madrid. Lo dicho, gracias. Seguro que todos los colchoneros lo agradecen.
Pongo en antecedentes por si alguien no lo sabe. Este pasado sábado el árbitro de turno, Santiago Jaime Latre, sacó tarjetas amarillas a Aritz Aduriz y a Beñat Etxebarria. Ambas, más que dudosas, no solo por no considerarlas tarjetas sino porque no las considero ni siquiera falta. La sensación que queda es que a Aritz le precede la fama y en cuanto salta a disputar un balón de cabeza, haga lo que haga, lo consideran falta suya y, lo que es peor, muchas veces tarjeta. El otro día se anticipó en el salto y llegó antes que el contrario al balón. Yo no vi contacto por ningún sitio, sólo que el contrario se quejó… y… quizá al caer ¿le tocó? En las imágenes se ve más lo que comento yo, que lo que puso el colegiado en el acta “disputar el balón con el brazo en alto de forma temeraria impactando en un adversario”. Hay que tener jeta para poner eso en el acta, y si ha visto las imágenes no sé cómo no se le ha caído la cara de vergüenza.
Sobre la tarjeta de Beñat, en un lance del juego, él y un contrario caen al suelo pero no está muy claro quién hace falta a quién y si es que ésta existe. Para mí desde luego no. Más bien, el jugador rojiblanco se cae tras perder el equilibrio.
El Comité dice que “necesita la aportación de elementos de prueba que de forma inequívoca acredite bien la inexistencia del hecho reflejado” y añade que entiende que “verificada en ambos casos la existencia de contacto entre los jugadores no puede sustituir el criterio técnico del colegiado”. ¡Chúpate esa! ¿Ah, no? ¿Entonces para qué sirve el Comité? Perdonad, el colegiado dice en el acta que salta con el brazo en alto de forma temeraria… En las imágenes eso no se ve por ningún sitio. Por lo tanto, debería ser suficiente para comprobar que el criterio técnico del árbitro es de chiste, pero… como muchas veces ocurre no pasa nada. ¿Ellos no pueden cambiar el criterio técnico? ¿O solo lo pueden cambiar si afecta a equipos cuyos nombres todos tenemos en la cabeza… sí, sí, el Real Madrid y el Barcelona?
Por supuesto el Athletic va a recurrir semejante decisión ante Apelación… pero mi confianza en que prospere es la misma en que Tebas se preocupe por ponermos buenos horarios. Cada vez tengo menos confianza en la limpieza del fútbol. Espero tener que comerme mis palabras y que rectifiquen pero… en fin…
Con Aritz y Beñat o sin Aritz y Beñat… ¡Aúpa Athletic y a por el Atlético!