Poco juego pero 3 puntos más en la Catedral

En el título ya he resumido todo lo que ocurrió ayer.

Raúl, otra vez destacado y gol  (Foto: Athletic Club)
Raúl, otra vez destacado y gol (Foto: Athletic Club)
Nuestro Athletic sigue sumando de tres en tres en San Mamés, algo que tiene muchísimo mérito, de hecho, el único equipo que este año ha conseguido los mismos puntos en casa es el Real Madrid. Así que a pesar del poco juego nos deberíamos de dar con un canto en los dientes, pues ya quisiera lo mismo para él cualquier otro equipo de la Primera División. Otra cosa es ya si hablamos de los resultados fuera… horrorosos, ya sabemos.
Ayer el rival fue el Málaga que para el minuto tres ya había tenido tres oportunidades muy claras, gracias a errores de bulto nuestros. Ahí se dieron y se escucharon unos silbidos que demostraban que a los aficionados zurigorris no nos gustaba nada lo que estábamos viendo. Eso sí, también hay que decir que esos pitos fueron continuados por aplausos y gritos de ánimo. Perfecto, primero toque de atención, y después a intentar remar todos juntos. Al Athletic le costó conseguir su primera ocasión pero una vez empalaba Lekue su volea a las nubes, se fueron sucediendo otras jugadas con final también defectuoso. El día que afinemos la puntería el contrario se va a llevar un carro de goles. Lekue, Susaeta, Raúl, Yeray,… Nada.
El segundo tiempo similar con alguna ocasión clara para los malacitanos que tampoco consiguieron concretar. Sobre todo esos tres saques de banda hechos por el central que fueron bastante más peligrosos que cualquiera corner. Más que saques de banda parecían obuses. Dos rematados por ellos ante nuestra pasividad, en uno paradón de Iraizoz, y otro salida por alto del portero con algún apurillo para coger el balón. Alguna otra oportunidad nuestra, pero sin ser gran cosa y por fin el gol por medio de un penalti claro ejecutado de nuevo por uno de los mejores del partido. Raúl Garcia, uno de los más incisivos. Cuando no está Aritz se prodiga mucho más en todo tipo de remates. Da la sensación que se toma mas responsabilidad por la falta de nuestra referencia arriba. Se agradece tanto trabajo.
El otro destacado, como la semana pasada, también, Iñigo Lekue. Da gusto verle internarse por la banda e intentar el disparo a puerta con descaro y potencia. Sigue así.
También tengo que destacar algo preocupante… la cantidad de balones que se dieron al contrario sin causa aparente, digo en pases relativamente sencillos, lo que hace más incomprensible los errores. Hay que solucionarlo, como sea, pero hay que hacerlo porque lo lógico es que ayer a causa de alguno de los muchos errores (San José, Laporte, Iker,… ) nos hubiese caído algún gol. Hubo suerte y no fue así, por la impericia del Málaga y también por alguna parada de Gorka. Sea como fuese mantuvimos la portería a cero algo que no lográbamos creo desde hace 10 partidos. Demasiados.
Y la semana que viene a Anoeta, a seguir luchando por Europa. A ver si conseguimos jugar como contra el Sevilla y afinamos tanto en defensa como en ataque, y si fuese así podriamos sacar algo bueno, que… ¡ya es hora de lograrlo!
¡Aúpa Athletic y a por la Real!

¿Quiere el Athletic la séptima plaza?

Pregunta absurda desde todos los puntos de vista pero viendo el juego que despliega el equipo en algunos momentos es lo que nos viene a todos a la cabeza. ¿Cómo es posible que jugándose algo tan importante como el ir a Europa el año que viene se perpetren partidos como el del sábado; o por no hablar del partido entero, que se realicen crimenes futbolísticos como los de todo el segundo tiempo contra el Deportivo? A mí que me lo expliquen porque no alcanzo a comprenderlo. Del desaguisado no se libran ni el entrenador ni los jugadores.

Lo único aprovechable (Foto: EFE)
Lo único aprovechable (Foto: EFE)
Esperpento total y absoluto, no hay mas que coger los tres últimos minutos jugados, los del descuento . Se mascaba la tragedia y yo creo que a muchos casi ni nos sorprendió, lo cual es todavía peor. Esos jugadores que estaban en el campo son profesionales y cobran un pastizal. Se supone que saben a qué están jugando y qué tienen que hacer en casi todos los momentos. Bueno en esos tres últimos minutos hasta un niño de tres años sabe lo que debe hacer. Pues nuestros chicos no. Hubo posibilidad de unas cuantas contras, a cada cual peor acabada y que conseguían que el Athletic mantuviera el balón 10 segundos, que diez, ocho como muchísimo, porque los pases estaban siendo absolutamente demenciales. Mantener el balón. Intentar ir con él al corner, o si eso es demasiado difícil … jeje… ir a la banda, lo más lejos posible de los contrarios y esperar a que un compañero se desmarque, y se quede solo para pasarle y que éste a su vez mantenga el balón. Si os dais cuenta no estoy pidiendo ni que haga 18 regates ni 14 quiebros, sólo que mantenga el balón. Y si no lo consigue, que se lo dé a un compañero que esté cerca. Pues, esto es ciencia ficción para nuestros jugadores. Un ejemplo, como es posible que si lo que quería era perder tiempo coja el balón, Susaeta, vaya como loco hacia delante, se adelante incluso a los delanteros, y pase el balón estando solo en el área el portero contrario. ¿A quién demonios pasó? ¿Cómo es posible que un profesional haga imbecilidad tan grande? Y encima se le podría disculpar si llevase todo el partido en el campo, pero ¡qué va!… era uno de los cambios, el colmo del desproposito. Unai López, que sí, es un crío, pero se supone que tiene técnica, y debe ser capaz de saber mantener el esférico tratando así de contemporizar el juego… ¡Pues que va! Todo pases rápidos y a cada cual peor. Perdió prácticamente todo lo que tocó los pocos minutos que estuvo en juego. Si os dais cuenta he hablado justo de dos de los cambios que hizo Valverde, que lo que consiguió con ellos fue rematar definitivamente al equipo. Le diste la puntilla. Viguera en el primer tiempo podía haber hecho más, pero tampoco hubiese estado mal que le hubieses dado más tiempo después del descanso porque para sacar a Markel… , que definitivamente no está, es tirar un cambio a la basura y jugar con diez jugadores. Beñat es de lo único que intenta poner criterio en el centro del campo y Txingurri decide sustituirle. ¡Pues muy bien!. Así nos lució el pelo. Igual que contra la Real Sociedad. Los cambios desafortunadísimos. ¿Y la salida de Iturraspe? No es que pasase desapercibida es que no olió el juego. Ni mantuvo el esférico ni dio salida a nada.
Para acabar decir que las cosas se pueden hacer mal, por supuesto que sí. Lo que no pueden hacer unos profesionales es el ridículo, leer el partido al revés, correr cuando lo que había que hacer precisamente era pausarse e intentar controlar el juego. ¿Correr hacia delante a lo loco, perdiendo en tres segundo, todo lo que se había recuperado? No lo entiendo. Que alguien me lo explique por favor. Y así ya le hemos regalado la séptima plaza al Málaga, que tampoco parece que la quiere con mucho entusiasmo… Dos partidos quedan. ¿Seguiremos hablando de esperpentos? Espero que no pero… a saber