Mikel Rico, el gran refuerzo del Athletic

Quién nos iba a decir a nosotros que Mikel Rico iba a ser protagonista positivo del equipo en tantos partidos seguidos. Seguramente nadie.

Otra vez destacado Rico (Foto: EFE)

Pero lo que son las cosas, o mejor dicho, así es el fútbol. Estamos hablando de un jugador que llevaba muchísimo tiempo sin jugar, no solo por estar lesionado, sino también por el hecho de no contar para los entrenadores (hablo también de Valverde). Pues bien, este año, con Ziganda y tras bastante tiempo lesionado, las circunstancias han hecho que haya tenido minutos. Saliendo desde el banquillo un par de veces se convirtió en el revulsivo del equipo, lo que ha hecho que se gane merecidamente la titularidad. En un año en el que Cuco no acaba de acertar con los propietarios de los medios centros del equipo, parece que ya no tenemos ninguna duda. Ahora el problema más bien es buscarle acompañante a Rico. Ayer la fiebre de San José hizo que el acompañante fuese Vesga. Pero ni San José, contra el Hertha, ni Vesga, contra el Levante le han ayudado mucho en su quehacer. Por eso mismo, quizá, ha resaltado más su trabajo. Jugador honrado donde los haya porque se deja la piel en todos los minutos que le dan. Yo lo comparo con Toquero, porque su trabajo, su energía y su derroche físico son incluso contagiosos para sus compañeros.  Mikel abarca muchísimo campo y producto de la presión que ejerce, recupera muchos balones. Además de eso tiene llegada. Pena que ayer su disparo fuese al palo porque se merecía un gol. Eso sí la jugada del 1 a 2 definitivo para su equipo surgió de sus botas, ya que fue él el que abrió a su izquierda para De Marcos. Y encima, no hay que olvidar que el de ayer fue su tercer partido entero en una semana. Así que, Zorionak, Mikel, ¡has hecho un trabajo enorme!

Enorme trabajo, ayudado también por los incansables Markel y Óscar, que de nuevo, destacaron en Levante por encima del resto. Así el equipo consiguió 3 puntos importantísimos que nos alejan un poco del descenso. Los resultados de los equipos que van por debajo nos habían metido una presión excesiva y los jugadores supieron gestionarla y conseguir un triunfo vital. Repito, en una semana en la que unos cuantos jugadores han jugado los tres partidos completos. Ayer se inició ganando en el minuto 4 y a partir de ahí se jugaron 30 minutos francamente buenos. El paso adelante del Levante les encerró en su área, acabando así el primer tiempo e iniciándose de igual manera el segundo, hasta que los levantinistas (se veía venir) consiguieron igualar el gol de Aduriz, por medio de un gol de Laporte en propia puerta, que debió ser anulado por fuera de juego claro. Lo que podía haber sido un mazazo para nuestros chicos se convirtió en el detalle que les espoleó para ir con decisión a por el triunfo. Tras el tiro al poste de Mikel, tuvimos la suerte de que ellos se metiesen el gol en propia meta también. De este modo, y de forma merecida, se consiguieron los tres puntos. Y a destacar la reacción tras el gol en contra. Nuestros chicos sacaron fuerzas de flaqueza y se fueron a comerse a los contrarios. Bien. Muy bien porque sino… ahora estaríamos a tres puntos del descenso, lamentándonos y repartiendo estopa a porrillo. Buf… menos mal y gracias por el enorme esfuerzo.

Ahora disponemos de toda una semana para recuperar a los jugadores y preparar con detalle el derbi, ya que la Real es el próximo rival y no va a venir aquí precisamente a pasear. Y si ya nos tienen ganas habitualmente, más que nos tienen ahora, por los malos resultados que están cosechando últimamente, y sobre todo, porque si les ganamos nos pondremos por encima de ellos en la clasificación. Así que leones,…

¡A por la Real y aúpa Athletic!

Una rácana Real puntúa en San Mamés

Ya dije la semana pasada que este partido iba a ser de celebración, pasase lo que pasase sobre el campo.

Afición bufandas al viento (Foto: Deia)
Afición bufandas al viento (Foto: Deia)

La alegría desbordada del público desde mucho antes de empezar el partido, y demostrada en la salida de los jugadores al campo, en donde las bufandas hechas con la lana de ovejas que pastaban en la antigua Catedral (un acierto de anuncio, cuyo vídeo introduzco, y de reparto de bufandas), han dejado una estampa, casi tan bonita como la del partido contra el Sevilla con el mosaico. 

Si paso a hablar del partido en sí, el título del comentario es debido a que con la Real me ha pasado lo mismo que contra el Sevilla. Ellos eran los que debían haber venido a San Mamés a ganar, y en ambos casos la propuesta ha sido enormemente rácana. Los dos a guardarse las espaldas para salir a la contra, práctica que ambos dominan a la perfección pero… Ya sé que cada uno utiliza sus mejores armas pero para el espectador igual resulta aburrido. Se pueden llevar el partido sí, y a nosotros se nos hubiese quedado cara de tontos. Claro, de todas formas lo que quiero decir es que no me ha gustado, ni su planteamiento ni su juego. Para empezar el entrenador deja en el banquillo a Griezmann, Agirretxe y Pardo. Toda una declaración de intenciones. De hecho, han conseguido el punto porque al árbitro le ha dado por ver falta en la jugada del gol de Laporte. ¡Qué jeta! Ellos han tenido alguna oportunidad pero menos que nuestro equipo, aunque la de Griezmann casi nos amarga. Menos mal que ha rematado al muñeco. Para acabar decir que eran ellos los que necesitaban los 3 puntos y que tenían que haber propuesto más cosas. Ellos sabrán.

Quizá, de todo el partido, lo que más pena me ha dado ha sido que Gaizka no haya metido esa ocasión que ha tenido en el primer tiempo. Era una jugada preciosa del equipo que al intentar cruzar demasiado se le ha escapado. Pena porque se lo merecía, y eso mismo ha pensado la afición zurigorri ya que la cantidad de aplausos que se ha llevado tras el fallo, no era normal. Pena porque lleva dos años sin marcar. Pena porque las malas lenguas dicen que igual es su último año en el Athletic y qué mejor forma de irse que metiéndole un gol a la Real. Dicen que si traen a Viguera igual hay que aligerar la plantilla… si por mi fuese no la aligeraba mirando a Toquero, porque si goles no aporta sí que aporta otras cosas que otros compañeros no hacen. Ser revulsivo no es fácil y él lo es, por muy tarde que entre en los partidos. Poner el balón en carrera con la calidad que lo hace Gaizka y con las dos piernas tampoco. Además si lleva dos años sin marcar es también porque ha jugado muy poco. Conclusión, que espero que siga un año más, porque la temporada que viene va a ser larga y se van a necesitar delanteros.

Desde la perspectiva del Athletic el empate no empaña para nada la temporada que ha realizado en casa. Trece victorias, dos derotas y cuatro empates. La friolera de 43 puntos (suficiente para salvarse). Además ha conseguido marcar en todos los partidos disputados. Pena esta última victoria que se ha escapado, aunque… tampoco está bien abusar…

Ahora a por el último partido contra los almerienses, que todavía necesitan un punto para salvarse matemáticamente. Es un equipo que me cae bien y que no me gustaría que bajase pero como suelo acabar así los comentarios esta vez también voy a decir (aunque sea con la boca pequeña): ¡Leones, a por el Almería!

¡Athletic: de Vallecas a la Gloria!

Ahora sí. Esta semana sí. Ya lo podemos decir sin temor a posibles desastres naturales. Ya está hecho. ¡ATHLETIC, CHAMPIONS LEAGUE!

TXAMPIONS LEAGUE
¡ATHLETIC, TXAMPIONS LEAGUE!

Conseguir la cuarta plaza es algo increíble. El mérito de nuestro equipo es impresionante. En una liga como la nuestra y que con nuestra filosofía se consiga esto es… No tengo palabras. Una amiga me ha mandado un vídeo de un San Mamés todavía en obras, que grabó su madre desde la ventana de su casa de la calle Luis Briñas. En él se toman imágenes y se escucha una melodía, en un día en el que el Club hizo unas pruebas de sonido en San Mamés, antes de que comenzase la Liga. ¿Sabéis justo qué grabó? Nada menos que la melodía de la Champions. Premonitorio, ¿verdad? Ella lo guardó y me lo ha enseñado ahora, pero seguro que cuando lo vio y escuchó desde su ventana no se imaginaba, ni ella ni nadie, que se iba a conseguir escuchar esa melodía en nuestro campo. Os introduzco el enlace del vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=-sgcBfMVfPU&feature=youtu.be .Todavía me acuerdo de hace 16 años cuando el Athletic quedó segundo en Liga, con Luis Fernández de entrenador, Julen Guerrero y compañía. Aquel gol único de Joseba Etxeberria, en aquel partido contra el Zaragoza. Salí del campo en un estado de excitación tal que lo estuve celebrando durante muchísimo tiempo. Me acuerdo saltando por la Plaza Campuzano, y explicándole a una amiga, no tan aficionada al fútbol como yo, que era casi un milagro quedar segundos, en aquel año por encima, incluso del Madrid. Hoy con este triunfo pienso lo mismo. El mérito es incuestionable. Pero… nuestros once, o mejor, veintidos aldeanos lo han conseguido. Y encima ¡de qué manera! A lo grande, con chulería, sobrándoles dos semanas, a falta de seis puntos, para que no suframos los aficionados pensando que igual la Real nos quitaba el premio, o que el Almería, nos diese un susto. Miedo, los aficionados digo, porque a los jugadores no se les ha notado, es más, creo que no lo han tenido. Y si lo han tenido lo han disimulado muy bien. La suficiencia con la que ganaron la final de la semana pasada, contra el Sevilla, y la tranquilidad con la que han ganado esta última y nueva final contra el Rayo, han sido las pruebas definitivas de que su estado de forma es excepcional. 3-1 y 0-3. Ni casualidades ni suertes. Sólo calidad y regularidad, basadas quizá en la fuerza de un gran equipo. No sólo los que juegan habitualmente, sino los que han estado detrás apretando en los entrenamientos para que si uno salía del equipo titular y le daban oportunidad complicar al titular el volver a las alineaciones. Ahí han estado Ibai, San José, De Marcos, Guillermo, suplentes goleadores, Toquero, Kike Sola, Saborit, Ekiza, Etxeita, Beñat, Morán, Iago Herrerín,… Y por supuesto, la dirección de Ernesto Valverde, gran entrenador, conocedor del equipo que entrena (su equipo, el de casa) y apoyo de los jugadores a los que ha sabido dirigir y llevar de manera impecable.

Todos una piña (a Gurpe no se le ve pero estaba) (Foto: Oskar Martínez)
Todos una piña (a Gurpe no se le ve pero estaba) (Foto: Oskar Martínez)

Todos juntos lo celebraron en el campo, con esa enorme afición rojiblanca, que no les deja solos en ningún momento. Podría decir que menos en las alegrías, pero no es verdad, está afición está siempre a las duras y a las maduras (de hecho durante los años terribles las entradas en San Mamés casi batían records semana tras semana). Y en las alegrías qué decir, por supuesto también. Hablan de cinco mil seguidores en el campo, quizá seis mil en la ciudad. Campo y barrio que siempre nos acogen de manera amistosa, y encima se podía compartir con ellos la alegría porque ya estaban salvados. Mejor imposible. Así, todos contentos. Enhorabuena afición y sobre todo enhorabuena Txingu y leones por vuestra clasificación.

Y ahora a celebrarlo en La Catedral el próximo domingo ganando a la Real, en un derbi que va a ser una fiesta y en la que no va a haber ninguna presión de ningún tipo porque el objetivo ya está logrado. Eso sí, como se quieren batir más records, como el de victorias en una Liga, y porque son nuestros vecinos, Athletic… ¡A por ellos!

 

¡Enorme Athletic contra el Sevilla!

El Athletic ha sido demasiado equipo para este Sevilla que no ha podido ni siquiera inquietar un poquito, a unos jugadores que están en estado de gracia. Ha sido un placer asistir a este partido por todo. La afición zurigorri conocedora de lo que nos jugábamos antes de empezar el partido ya ha ido a acompañar al equipo a su salida del hotel de concentración (como en los momentos importantes, todos juntos). Ya una vez en San Mamés, para empezar a abrir boca, en el marcador que ponen el  vídeo de Zu Zara Nagusia: Lortuko dugu… Denok batera (Lo conseguiremos entre todos), que es precioso y me pone la carne de gallina durante los escasos 1′ 32″, que dura. Emocionante, pero sobre todo cuando le oigo a Jose Iragorri cantar un Bacalao de Julen Guerrero, y cuando otro locutor dice… “el triunfo nuevamente de once aldeanos” ante el gol de De Marcos de hace dos años en Manchester. Chapeau al Club por haber creado el vídeo.

Mosaico en La Catedral (Foto: Marca)
Mosaico en La Catedral (Foto: Marca)

Lo siguiente, el mosaico que a mí en el campo, desde mi perspectiva de la Tribuna Este, me ha parecido perfecto, cosa que se demuestra en la foto. Después el minuto de silencio por Tito Vilanova, respetado, respetadísimo (al no haber música, impresionaba el silencio). Y luego, y más importante, todo el partido en sí. Tengo que reconocer que iba muy nerviosa a La Catedral, sabía, como todos, lo que nos jugábamos y que era “El partido”. Como ya mencioné la semana pasada era una auténtica final, pero jugando en casa, con todas las ventajas que ello tiene. San Mamés es mucha Catedral y el Sevilla, casi sin darse cuenta, ya estaba en la lona para el minuto 4. Gol Olímpico de Markel Susaeta, que facilita las cosas de una manera sustancial. El Sevilla, a decir verdad, da la sensación de que ni se inmuta porque sigue jugando igual. Sigue haciendo lo que tenía planeado que era esperar al Athletic en defensa, y salir a la contra para, aprovechándose de algún error nuestro, marcarnos algún gol. Pero, claro, teniendo ya un bacalao los rojiblancos, no se entiende mucho el seguir igual.  Aunque es evidente que para ellos sí. El Athletic ha seguido a lo suyo, es decir, a atacar pero guardando bien las espaldas, y con más tranquilidad. La tranquilidad que te da el que sean ellos los obligados a conseguir algo más. Podíamos haber aumentado el marcador en el primer tiempo pero… no todo va a ser tan sencillo. Pena el taconazo de Aduriz, que ya que no metió la preciosa chilena del otro día, se podía haber resarcido con un gol de espuela.

En el segundo tiempo salimos igual que el primero y para el minuto 8, Iturraspe (imperial de nuevo), cruza con su pase el campo y le pone el balón a Iraola, que centra con rosca perfecto a la llegada de Muniain quien se saca un remate dificilísimo con la derecha de volea, que se pega a la cepa del poste, haciendo imposible la parada de Beto. 2-0 y más tranquilidad. Y en el minuto 73 el éxtasis, con una casi réplica del inicio del gol anterior, pero con dos pequeñas variaciones en la culminación. De nuevo Iturraspe (imperial, lo repito, pero añado que, imperial durante toda la Liga) cruza el campo con un pase a Iraola, que controla otra vez, centra, y en este caso es Ander Herrera que casi tirándose en plancha, mete el tercero de cabeza. BACALAAAOOOOO y casi casi en Champions. Además, como poco antes del gol Diogo se autoexpulsa con una chiquillada que le supone la segunda amarilla e irse para la caseta, más tranquilidad no se puede pedir. El Athletic a lo suyo, que no ha sido otra cosa que hacer parecer inferiores a los equipos contrarios. Durante todo el campeonato nos ha parecido… es que el Celta no ha jugado nada, es que el Almería ha sido muy flojo, es que eran malos,…. Ayer… es que el Sevilla pensaba en la UEFA. Sí, bien pero… de tan repetido que está siendo esto, yo creo que ya no es casualidad. Lo que pasa es que el Athletic está muy bien, y hace pequeños a los rivales. En la tele a un aficionado le han preguntado que si le había parecido el Sevilla tan fiero como lo pintaban, y él con muy buen criterio ha dicho que lo que ocurre es que quizá es al Athletic al que no lo pintan realmente todo lo fiero que es. Estoy de acuerdo con él. Por supuesto, no me olvido que la alineación del Sevilla no era la titular. Sobre todo porque faltaba su mejor hombre Rakitic, pero, tras darle las gracias a Emery, él sabrá quién pone de titular. Ellos sabrán a qué le dan más importancia. Desde luego para nosotros ha sido una suerte que este partido se haya jugado justo en medio de la semifinal de UEFA. Pero, ¿quién sabe?, quizá aunque hubiese jugado con todos sus titulares el resultado hubiese sido el mismo. Nos da igual el equipo contrario, porque los nuestros están tremendos. Eso sí, gracias Emery, por empezar a disputar tan tarde el partido. De hecho han conseguido meter un gol y se veía que eran peligrosos. Pero no lo suficiente para este Athletic.

Como siempre voy a dar nombres, aunque deberían ser todos. Los goleadores, el asistente (ya mencionados). San José que creo ha hecho su mejor partido. Balenziaga, totalmente asentado y cada vez más, mejorando sus prestaciones en ataque. Rico, barriendo el centro del campo. Iraizoz, fundamental en un par de balones a los que ha tenido que salir rápido. Laporte (normal que lo quieran un montón de equipos). Y a todos y a cada uno de ellos: Chapeau, leones.

Y ahora a rematar la faena en Vallecas, campo en el que siempre se nos recibe bien y al que siempre van muchísimos aficionados zurigorris. Encima el partido es en viernes, y en medio de un puente para muchos (aunque no sea mi caso), por lo que puede ser un desplazamiento masivo. Además, hemos tenido la inmensa suerte de que el Rayo ha ganado este fin de semana fuera su partido, por lo que con esos tres puntitos matemáticamente están fuera de peligro. Aunque esa salvación quizá les dé más tranquilidad y estén menos nerviosos. Pero… yo, desde luego, prefiero encontrarles a ellos así y que no se jueguen nada.  Tal y como está el equipo, no debería preocuparnos cómo esté el rival. Por tanto, Athletic, vosotros a lo vuestro y ¡a por el Rayo! y ¡a por la Champions!

Punto agrio el de Villarreal

Agrio porque parecía que podíamos haber obtenido los 3 puntos. Agrio porque no se debe fallar un penalti, se puede sí, claro que se puede fallar, pero… que se tire tan mal es lo que no debería ser (Aritz, hijo). Agrio porque me hubiese gustado que el Athletic le hubiese dado en los morros a ese entrenador (Marcelino García Toral) que le tiene un odio especial a nuestro equipo y él sabrá por qué. Agrio porque se le podía haber apartado al Villarreal nada menos que a 10 puntos. Agrio porque el Villarreal se quedó ayer con un jugador menos y el equipo no fue capaz de combinar y crear un poco de peligro. Agrio porque seguimos viendo a los jugadores desaprovechar posibilidades de contraataques, con decisiones o pases horrorosos (mención especial para Iker Muniain y Susaeta). Agrio, en conclusión, porque es una pena que se pierdan estas oportunidades.

Con esta cara nos hemos quedado
Con esta cara nos hemos quedado

Y el cabreo que tenía Valverde al final del primer tiempo era similar o quizá inferior al que tenía yo. El fallar el penalti ya me parece mal pero la jugada anterior a pitar el árbitro el descanso es para que se lo hagan mirar. Tienes una falta a favor en el borde del área y se supone que algún jugador de calidad tienes para poder incluso meter un gol. Puede acabar el primer tiempo con esa misma jugada y vas… y haces el ridículo haciendo (Ander Herrera) un pase ¡a nadie!, rápido, que lo que consigue es que el Villarreal te monte un contraataque y casi te meta un gol. ¡El colmo del despropósito! ¡Mal no, PEOR!

Por supuesto un punto sobre el papel está fenomenal, pero el partido ha sido mucho más flojo que contra el Valencia. El Villarreal ha achuchado muchísimo desde el minuto uno y los nuestros no podían sacar el juego o construir como querían, se daban pérdidas y de ahí surgían las contras de los valencianos que, como todo el mundo sabe, es una de sus virtudes. A pesar de eso hemos tenido dos oportunidades claras antes de acabar el primer tiempo.

El segundo tiempo ha empezado con la caraja que sacan alguna vez después de pasar por el vestuario. Dan ganas a veces que jueguen los dos tiempos seguidos sin descanso. Caraja y fallo de Balenziaga que se acompaña de una bajada a defender del resto de jugadores como si fuese un partido de solteros contra casados. (O eso o que los del Villarreal iban en moto). Los dos atacantes que entraban a rematar entraban los dos, antes que y sin ninguna oposición de nuestros jugadores. Contra de ellos perfecta pero… buf… por nuestra parte…

A partir de la expulsión el “submarino amarillo” se ha dedicado a perder el tiempo de una manera escandalosa, permitido por el árbitro e incluso en el cambio de Iraola, no sólo permitido, sino que además alentado, siendo protagonista de la pérdida de tiempo el cuarto árbitro, ya que no deja hacer dos cambios a la vez. Ya me explicará alguien por qué. Increíble.

Y sobre Marcelino García Toral, quizá mejor no hablar, pero… Vaya rueda de prensa… Y Sí, tienes razón, tu equipo ha jugado el final de los dos partidos de este año contra el Athletic con 10 jugadores. Sí, pero no por los árbitros sino porque tus jugadores, Bruno en San Mamés y Gabriel ayer, han sido unos amigos con los rojiblancos. Gracias, Bruno, en su día y gracias Gabriel ayer. Gracias,  por tu penalti absurdo, tarjeta clara, y segunda tarjeta por codazo clarísimo (aunque también absurdo). Así que, Marcelino, habla con tus jugadores y no del Athletic y los árbitros, porque no es sólo que hagas el ridículo, es que también que mientes. Olvídate de nosotros y céntrate en corregir los errores de los tuyos. O mejor, no lo hagas para que así sigáis perdiendo puntos de manera absurda.

Para acabar quiero decir que no todo ayer fue negativo, además del punto, está clarísimo que los jugadores han dado todo lo que tenían, sin escatimar ni una sola gota de esfuerzo, haciendo honor a su nombre de leones. Los rivales siguen a 6 y 7 puntos (más golaveraje en el caso de los amarillos). Así que ahora a hacer buenos estos dos empates, cosechados seguidos fuera de casa, contra grandes rivales, con un triunfo en la Catedral contra el Getafe. ¡A por ellos!