En el Athletic, sin juego sí hay paraiso

Cambiando una palabra de una serie colombiana de televisión me sale el título para este comentario, dando así mi resumen perfecto a lo visto ayer contra el Betis en Sevilla.

¡ENORME, IAGO! (Foto: EFE)

Que el Athletic no está para florituras es algo que lo lleva demostrando a lo largo de toda la temporada, pero como dije el otro día, viniendo de dónde venimos no estamos para exquisiteces sino más bien para resultados y es lo que nuestro equipo está consiguiendo, así que…  ¡chapeau! Tenemos tres nuevos puntos, conseguidos fuera de casa, que nos permiten irnos a las vacaciones de Navidad con una tranquilidad que necesitábamos.

El Betis salió a comerse a los leones. Parecía que tenía una marcha más. Eso unido a la pérdida incomprensible (pero repetitiva) de balones de nuestros jugadores hizo que pareciese que el gol estaba a punto de caer. Menos mal que Iago Herrerín otra vez estuvo de dulce. ¡Vaya 3 paradones que se cascó! Si a ello le unimos que el Olentzero estaba por llegar, miel sobre hojuelas. ¡Gracias, Amat! Un placer que nos regales una auto expulsión, junto a un penalti. Minuto 35 y 0 a 1 gracias a Raúl García. Ver para creer.

A partir de ahí se podía pensar que el partido podía cambiar a nuestro favor pero nada más lejos de la realidad. Sí que tuvimos oportunidades, algunas muy claras, incluso clarísimas, pero, sobre todo Williams no está y el acierto cara a puerta es más bien pobre. Así el partido se convirtió en un correcalles porque nosotros seguíamos regalando balones al contrario. Iago volvió a estar providencial en alguna jugada. Y el segundo regalo de la noche vino por medio de un gol en propia puerta, eso sí, tras buena jugada y cabalgada de De Marcos, para repetir la misma jugada vista en Levante. Internada hasta la línea de fondo, pase atrás y los contrarios… balón 0a la cazuela. Bacalao, que diría Jose Iragorri y con un 0 a 2 para casa todos más contentos que unas pascuas.

Herrerín y Susaeta los mejores, y ya no parece una casualidad, ni en el caso del uno, ni en el caso del otro. Markel, en ese erial que es el centro del campo, destaca sobremanera intentando poner un poco de criterio creativo. Muy bien.

Y así, cómo conclusión, con poco juego, con capacidad de sufrir, con una pizca de suerte y con el acierto de dos o tres jugadores, nos volvemos de Sevilla con 3 puntos maravillosos. Pero con muchos deberes para el próximo año, en forma de muchas cosas por mejorar. Pero también año, al que sólo lo puedo ver con optimismo, ya que vamos a seguir recuperando jugadores. Ayer mismo ya jugó Iturraspe (aunque con nula presencia) y tuvo unos minutos Beñat. Poco a poco volverán a su nivel. Igualmente, esta semana Yeray ha jugado su primer partido. Balenziaga y Kepa tienen tiempo para ir recuperándose. No estamos lejos de puestos europeos. Todo será positivo en el futuro. Así que… ¡felices fiestas!.

Zorionak eta…

¡Aúpa Athletic!

 

Los veteranos nos llevan a dieciseisavos

Más de uno y de dos daban como cadáver a este equipo y resulta que nos clasificamos para dieciseisavos de la Europa League como primeros de grupo.

Raúl el mejor (Foto: AFP/EFE)

Cómo cambia el cuento por el hecho de meter dos golitos. Triunfo del Athletic contra el Zorya en Ucrania, que unido al empate del Östersunds en Berlín, han obrado el milagro. Con respecto a lo que nos compete, mucha parte de culpa del triunfo la tienen Raúl García y Aritz Aduriz. ¡Viva la veteranía! Poco en limpio sacado del primer tiempo salvo la contención y un gol anulado a Williams. Del segundo algo más y con más creación. Seguramente Raúl ha jugado su mejor partido de esta temporada. Hasta el primer gol en el segundo tiempo (golazo de Aritz), todo el peligro había venido de los remates de Raúl, preciosa chilena incluida. Susaeta también muy bien con sus dos asistencias y Rico barriendo en el centro y llevándose un montón de balones. Entre estos dos últimos abarcan muchísimo campo y agobian al rival casi tanto como Raúl. Con ellos me quedo porque tampoco es que el partido haya sido para echar cohetes, pero teniendo en cuenta de dónde venimos, tampoco pido mucho más. Triunfos. Las cosas llegarán por si solas a medida que los jugadores vayan mejorando individualmente, y de ahí seguro que se pasa a la mejoría colectiva. La Europa League la aparcamos hasta febrero y esperamos rival… entre algunos toros bravos… que no sean ni el Borusia, ni el Napoles, ni el Olympique de Lyon… por favor… Y… ¡a soñar!

Ahora ya centrados en Liga, el domingo a por el Levante, a certificar mejoría y a por los 3 puntos, qué son importantísimos.

¡Aúpa Athletic!

Esperpento del Athletic en Levante

Por mucho que al acabar el partido el Athletic consiguiese un punto, empatando un partido que se perdía por dos goles en el minuto 88, no puedo estar contenta.

Pocos se salvan del desastre (Foto: La Liga)
Pocos se salvan del desastre (Foto: La Liga)
Ni siquiera sabiendo que ya tenemos la clasificación matemática a la Europa League para la próxima temporada. A Valverde le pasó lo mismo como aseguró en la rueda de prensa. El partido fue un desastre absoluto en el que lo único que se puede destacar es que los rojiblancos no cesaron en su empeño de intentar sacar algo positivo ni un solo minuto. Lo intentaron pero acumulando despropósito tras despropósito. Vaya cúmulo de torpezas, pases al contrario, pases a la banda, tropezones, despistes,… y otras calamidades que se agruparon todas en 88 minutos. Hay tres jugadas en el primer tiempo de Balenziaga que fueron un poco el resumen del partido. En la primera pasa el balón al contrario y éste suelta una patada a seguir que encuentra solo a Casadesús, ya que ni Etxeita ni San José aparecen en las imágenes. ¿Dónde estaban? Ni idea, pero supuso el gol del Levante. En la segunda iba atacando Mikel, se encuentra con el extremo que le cierra el paso, se da la vuelta mirando hacia Iraizoz y hace un pase hacia atrás, a nadie, que el delantero contrario agradece infinito y se va sólo por la banda hacia puerta. En otra jugada, Mikel sale como una bala hacia la portería contraria sin que nadie le estorbe, pero pisa el balón, se tropieza y se lo deja detrás al contrario… Todo de película cómica, o más bien de peli de terror. A lo que hay que añadir en el segundo tiempo el segundo gol del Levante, un pase en paralelo de Etxeita directamente al rival que ataca. Etxeita recula y va hacia su portería para defender. El jugador del Levante pasa el balón al área pequeña y el que empuja a puerta es el mismo Xabi… En fin. Pobre. Doy estos nombres pero puedo dar más. Muniain solo consiguió que le hiciesen faltas. Iturraspe falló la mayoría de los pases que dio. Beñat en el primer tiempo muy desafortunado, Williams muy lento,… Bóveda desaparecido,… Pero esas cuatro jugadas mencionadas son como el resumen de un partido horroroso en el cual es difícil encontrar una explicación a lo visto. Hacía mucho calor, el campo estaba muy seco, el balón botaba un poco sin control,… Ninguna disculpa me vale. Creo que quedar los quintos es casi una necesidad porque si hay que jugar previas ya sabemos lo que pasa. Los jugadores llegan al final de Liga con la reserva y las lesiones se multiplican. Vamos que el objetivo es lo suficientemente importante como para no jugar semejante partido.
Eso sí, tampoco quito ni un ápice de mérito, o de aplauso al hecho de que se mataron intentando solucionar el desastre. Y de hecho, a pesar de ir perdiendo por dos goles consiguieron el milagroso empate. Ver para creer. El pobre, Rubi, entrenador del Levante dijo que había sido el resultado más cruel de su carrera. No me extraña. Hasta me dieron pena. Tuvieron oportunidades incluso para meter algún gol más, pero el fútbol es así de cruel… (y si no que se lo digan al Bilbao Athletic, madre mía, ¡Qué mala suerte!).
Así las cosas, seguimos dependiendo de nosotros mismos porque tenemos que jugar contra los rivales directos. El próximo domingo el Celta vendrá a La Catedral y hay que ganar sí o sí. Además tenemos una semana entera para preparar el partido. Los jugadores y el entrenador ni se lo creerán. Una semana. ¡Qué maravilla! A ver si se despejan y descansan, y, sobre todo, a ver si se recupera Aduriz, y el domingo…
¡A por el Celta y Aúpa Athletic!

Un Atlético rácano se lleva los 3 puntos de San Mamés

Ya sé que no necesitó más. Ya sé que no hay un equipo que defienda mejor que ellos. Ya sé que el Athletic tampoco hizo gran cosa. Ya lo sé.

No pudo ser (Foto: Athletic Club)
No pudo ser (Foto: Athletic Club)
Pero que el Atlético de Madrid tenga posibilidades de ganar la Liga… francamente es un poco triste. Muy efectivos sí. Pero vaya turre. Lo que hizo el equipo madrileño fue adelantarse en el marcador en la única jugada de peligro del primer tiempo y a partir de ahí, autobús y a intentar alguna contra, en lo que también son peligrosísimos. Bueno y también en aprovechar alguna jugada lamentable como la de Thomas que siguió jugando .. aprovechando que Iraizoz estaba en el suelo, porque se pegó un buen golpe con un compañero. El centrocampista rojiblanco se metió en el área él solo y tiró a puerta. Muy “deportivo”. En la línea del Atlético de Madrid. No esperaba otra cosa la verdad. Este equipo es así. Y Thomas, por supuesto, reflejo de su entrenador, intentó meter gol. Lamentable, pero es lo que hay. La diosa fortuna hizo que el balón fuera al palo y volviera a donde estaba el portero. Todos los jugadores fueron a donde el colchonero, para recriminarle la jugada. Por eso me da tanta rabia perder contra ellos. Bueno, por lo menos no nos podemos quejar ya que no han lesionado a ningún jugador, como en partidos anteriores. Así que recuerde el pisotón de Giménez (menos mal que ayer no estaba) a Guillermo, la temporada pasada, que le dejó dos meses o más fuera de combate. Y seguro que vosotros os acordáis de más. Por no hablar del pisotón de Augusto (en marzo) al debutante de la Real Sociedad, Capilla, con la consiguiente lesión grave. Por supuesto sin sanción, claro. Ayer no hubo que lamentar nada similar. Sólo alguna típica caricia, a modo de manotazo “sin querer”, como el que le dan a Beñat, y una plancha, por supuesto no pitadas. Pero para lo que nos tiene acostumbrados hasta me pareció poco. Diría que hasta casi partido de guante blanco.
Sobre nuestro juego poco puedo decir. Los jugadores se volvieron a dejar el alma, pero, el armazón de cemento armado levantado por el equipo de Simeone fue infranqueable en todo momento y sólo pasaron algún pequeño apurillo durante 15 minutos del segundo tiempo pero… nada más. Durante el primer tiempo el equipo sólo tiro a puerta una vez por medio de Muniain pero sin chicha ni limoná. Un tirito. Las bandas estaban missing y poco se puede rematar si no se crea. El equipo en el segundo tiempo mejoró cuando se sustituyó a Muniain y a Susaeta, por Williams e Iñigo Lekue, pero no lo suficiente. Mucho empuje y mucha garra, pero… el Atlético y su oficio impidieron cualquier atisbo de nada. Y a punto estuvieron de meter ellos el segundo gol en los últimos minutos. Pero ya hubiese sido demasiado para lo que ofrecen. Eso sí, como me dijo un amigo colchonero el gol de Torres precioso. Sí señor. Y su defensa numantina super efectiva, sí señor. Pero… buf… vaya rollo.
Lo mejor de la jornada que el Sevilla perdió contra el Sporting. El Celta empate, tampoco está mal. Ya que nosotros no hemos hecho los deberes, me tengo que alegrar de los fallos de los rivales (también bastante triste…). Y ahora sin tiempo de nada otra vez, a jugar el domingo a las doce contra el Levante. Estarán nerviosos y agobiados por la clasificación. Heridos y con ganas de rascar algo. Hay que ir otra vez con todo a conseguir esos tres puntos, pero no va a ser fácil. Aquí nadie regala nada así que…
¡A por el Levante y Aúpa Athletic!

3 puntos más ante el Rayo, importantísimos

Lo que tiene ir por la parte baja de la clasificación es que casi todos los partidos se convierten en finales, y éste contra el Rayo Vallecano lo era. Si se hubiese perdido podía ponerse el descenso a 3 puntos (según lo que hagan luego Levante y Granada), con el miedo que eso da. No ha sido así y el equipo puede respirar tranquilo por lo menos unos días más. De momento, el partido de entre semana contra el Torino se ve de otra manera. Parece que puedes ir más tranquilo a disputarlo pues sólo tienes que pensar en pasar la eliminatoria, sin tener que estar echando el ojo al domingo pensando en el desplazamiento a Ipurua, donde espera el Eibar. Por supuesto que es importante puntuar allí, pero se ve sin tantas urgencias.
El triunfo además de trabajado ha sido merecido. Las mejores y las más claras oportunidades han sido de los rojiblancos y si hasta los últimos minutos no se ha metido el gol del triunfo no ha sido porque no se haya intentado, ni porque no se haya rondado la portería, porque oportunidades ha habido y alguna muy clara. Sin ir mas lejos nada más empezar el partido Aduriz se ha sacado de la chistera un jugadón dejándole un balón atrás a Unai López, que parecía más difícil no meterla que mandarla a gol. Pero el zurigorri no ha tenido fortuna. Igualmente el portero rayista ha sacado una fabulosa mano a remate de cabeza de Laporte. El árbitro o el linier se inventaba un fuera de juego en un balón enviado a la red por Mikel Rico. Difícil de ver pero… es que este año no hay manera, los árbitros no dan una con nosotros y mucho menos Fernández Borbalán. En el primer tiempo las ocasiones han sido varias pero es la temporada del sufrimiento y no queda otra que seguir trabajando para ver si los goles llegan más fácilmente. En el segundo tiempo el dominio del Athletic ha aumentado pero sin oportunidades tan claras, aunque también han existido.

Willians revulsivo, Aduriz determinante (Foto: Athletic Club)
Willians revulsivo, Aduriz determinante (Foto: Athletic Club)
Mención especial para Williams. Desde el momento que ha puesto el pie en La Catedral ha creado peligro. A los diez segundos ya había rematado el primer balón. Con su velocidad ha puesto en jaque a los defensas, ha conseguido tres corners y ha estado a punto de meter un gol, pero el portero suplente Cristian Álvarez ha estado muy rápido para sacar el esférico. Una pena. Muy bien Iñaki. Da la sensación que lleva muchísimo tiempo en Primera.
Tambien voy a hablar de Unai López, que ha sido “castigado” por Valverde con su sustitución en el primer tiempo. Ha fallado un gol pero a pesar de lo poco que ha estado, su presencia se ha notado poniendo un balón de gol a Aduriz que por muy poco éste no ha podido controlar. No me ha gustado su sustitución pero Txingurri veía falta de velocidad y problemas a la hora de defender. Ya me hubiese gustado que lo hubiese pensado antes del partido porque al quitarle en el minuto 34 parece que lo ha señalado con el dedo y no creo que Unai lo merezca. Así mismo, quizá, me gustaría que ese tipo de sustituciones las hiciese con otros jugadores como por ejemplo, Susaeta. Ayer no puso un solo balón en carrera, llegó a sacar hasta 11 saques de esquina, y la mayoría bastante flojos, o a las manos del portero, o pasados o cortos. A pesar de eso se mantuvo en el campo hasta el minuto 80. Supongo que es más fácil cambiar a Unai que a Markel.
Para acabar repetir la importancia de los tres puntos y comentar que el equipo está, parece, saliendo de ese bache tan duradero a base de trabajo y esfuerzo. Que sigan así, que mejore el acierto de cara a gol y seguro que vamos hacia arriba en todas las competiciones.
Y el jueves ¡a por el Torino! Y ¡Aupa Athletic!