Triunfo del Athletic, pero… ¿y el fútbol?

Soy la primera que salió ayer encantada de La Catedral. Encantada, claro, por el resultado única y exclusivamente, porque si pienso en todo lo demás me preocupo.

Alegría por el milagro consumado (Foto: EFE)

Ganamos 3 a 2 contra el Hertha de Berlin y no solo seguimos vivos en la Europa League sino que encima podemos, incluso, quedar primeros de grupo. Alucinante. Increíble, sobre todo visto un primer tiempo lamentable en el que los alemanes nos volvieron a dar un baño total y absoluto, en el que el único tiro a puerta de nuestro equipo fue el de Aduriz gracias al penalti. No se puede jugar menos, no se puede hacer peor,… Porque… ¿a que no queréis que os comente nada sobre el segundo gol del Hertha… 30 segundos después del milagroso empate de los nuestros?

El segundo tiempo mejoro un poco pero eso, sólo un poco,  como muy bien reconoció Aritz al acabar el partido en una entrevista. Menos mal que lo ve igual que nosotros porque sino es cuando nos cabreamos más. En la txiki mejoría tuvieron que ver los cambios que introdujo Ziganda sacando al campo a Iturraspe, el cual debió jugar de inicio, y a Susaeta. Ambos, le metieron un poco de vida al equipo, ya que con San José estaba muerto. También ayudó el Hertha, que se echó hacia atrás, quizá pensando en pillar otra vez al equipo en algún contraataque. Este segundo tiempo, tampoco es que fuese como para echar cohetes pero ante el desierto inicial… De todas formas, el triunfo no nos debe cegar porque no siempre es posible ganar a base de arreones, a base de hígados, a base de empuje… Todo esto se agradece, por supuesto, pero se necesita mucho más.

Por sacar cosas positivas quiero volver a destacar a Rico; a Balenziaga, que es incansable; a Aritz y a su efectividad goleadora (en este caso con los dos penaltis); a Lekue que jugó mucho partido con un golpe enorme en el pie y a ver cómo está hoy; a Córdoba, que no deja de intentarlo; a Raúl, por lo listísimo que es y su manera de iniciar el contraataque del tercer gol con un saque de falta rapidísimo; a Balenziaga por contraatacar y hacerlo tan perfecto; y, sobre todo, a un extraordinario Iago Herrerín, que nos volvió a mantener vivos en el partido, haciendo tres paradones ya para el minuto 13, y una parada en el último minuto del descuento ( cómo es posible que se les deje rematar a los alemanes en ese último minuto, ¡qué horror, cómo estamos!).

Conclusión: contenta, pero con reservas porque los milagros no tienen lugar muchas veces en un mismo año, y ya es probable que hayamos cubierto el cupo. Hay que mejorar, hay que jugar algo al fútbol, hay que recuperar a muchos jugadores que están en el campo, pero no están… Se puede Athletic, se puede.

Y el domingo, sin tiempo para descansar, nos toca jugar otra final, contra el Deportivo de la Coruña, que tal y como estamos ahora, es un equipo de nuestra Liga. Hay que ganar sí o sí. Y como se puede y porque se puede… ¡a por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

P.d.: Permitidme que introduzca un comentario muy personal, que con mucha diferencia ha sido lo mejor del partido: Mi ama de 88 años me ha acompañado a San Mamés, y en el primer tiempo, que estábamos jugando horriblemente mal, ella estaba encantada de la vida, simplemente por el hecho de estar allí, estaba súper emocionada, y me lo decía. Eso es el Athletic, este sentimiento, da igual que se haga mal o bien, somos de unos colores y los queremos. Y no os voy a decir lo contenta que se ha ido a la cama con los tres puntos en el bolsillo,… porque ya lo sabéis.

¡Gracias Athletic por hacernos sentir esto!

Mikel Rico revulsivo para empatar contra el Villarreal

El centrocampista de Arrigorriaga llevaba hasta ayer una temporada en blanco en Liga. Cero minutos.

Muy buenos minutos de Rico (Foto: Athletic Club)

Y saliendo desde el banquillo se convirtió en el revulsivo que el equipo necesitaba.  Hizo suyo el centro del campo, consiguió recuperar muchos balones y encima se echó el equipo a la espalda. Todos los balones que cortaba los enviaba hacia arriba, cosa a la que, en esta temporada, no nos tienen en absoluto acostumbrados nuestros medios centros, que abusan del pasa atrás hasta el aburrimiento. Mikel con una actitud encomiable, qué es la que se tiene que pedir a un jugador que sale de refresco, metió una intensidad al juego y una marcha más que es lo que el equipo necesitaba. El Villarreal hasta ese momento estaba jugando casi sin despeinarse. Tras unos inicios de partido que fueron claramente rojiblancos, a partir del penalti clarísimo de Iturraspe, el equipo desapareció del campo y cayó en las garras del juego de toque y de control de los amarillos. Llegábamos tarde a todo, como Williams que dejó rematar plácidamente a Trigueros desde el borde del área para que convertiese la jugada en gol. El Villarreal continuó  dominando el juego con una suficiencia pasmosa. Nosotros incapaces de crear nada seguíamos las sombras del submarino amarillo. Por cierto, Kepa de nuevo excepcional, parando el penalti y otro balón que iba a la escuadra.

¡Qué porterazo! (Foto: Athletic Club)

Urrutia, por favor…. ¿es que no lo ves?

El cambio de imagen vino en el segundo tiempo con Mikel Rico. Se empezó a mirar hacia arriba con más intensidad y con más rapidez, pillando a los contrarios en más problemas. Así, el incombustible Balenziaga volvió a subir la banda y puso un balón franco para Aduriz, que de nuevo lo convirtió en oro. Gol del zorro recien renovado. Enhorabuena, Aritz, por las dos cosas, y enhorabuena al Athletic porque vamos a seguir contando con nuestro eterno goleador un año más. No hay palabras para definirlo.

De ahí hasta el final fue casi un monólogo zurigorri, salvo por dos errores enormes de Laporte y Williams que no costaron caro de milagro. ¿En qué estaban pensando? Por cierto, Williams no creo que estaba para jugar todo el partido, pero Cuco no lo vio así. ¿Qué le pasa a Iñaki?

También se notó la salida de Aketxe. Pena su  precioso remate final cerca del palo. No hubo tiempo para más. Se recuperó un punto y habrá que quedarse con el arreón final, con que el equipo no cede ante la adversidad y que siguen trabajando hasta el último minuto.

El jueves contra el Hertha de Berlin necesitamos más que lo visto hoy. Necesitamos que esos 15 últimos minutos finales, se den durante más tiempo.

¡A por el Hertha y aúpa Athletic!

Baño del Östersunds a un Athletic con suerte


Como siempre algunos pensaban que el Athletic iba a ganar con la boina en Suecia, pero para el minuto 11 de partido ya se vio de manera clara que nada más lejos de la realidad.

Encima Balenziaga lesionado (Foto: AFP)

Si para ese minuto Iago herrerin no hubiese estado super inspirado ya podríamos ir perdiendo 3 a 0. Ver para creer. Y para el 12 ya tuvieron otra oportunidad. Pero lo que son las cosas, gracias a la insistencia de Córdoba, el portero cómete un error y nos ponemos 0 a 1. Los milagros también existen. A partir de ahí hubo unos 10 minutos de tranquilidad que fueron un espejismo, porque ellos de nuevo comenzaron a tener oportunidades. Nuestro centro del campo estaba desaparecido y la distancia entre éstos y la delantera era abismal. Mientras, los jugadores suecos tenían la posesión y jugando al primer toque entraban como el cuchillo en la mantequilla, con una facilidad pasmosa, combinando con facilidad y generando ocasiones una tras otra. Lo dicho, un auténtico milagro llegar al final del primer tiempo ganando 0 a 1.

El segundo tiempo se inicia exactamente igual, ellos con la posesión del balón y nosotros achicando y viendo como entraban los jugadores por todos lados. Herrerín no bloca un balón y Laporte no es capaz de sacarlo, regalándoles el empate. Seguido vuelven a dejar un jugador solo en el borde del área que remata sin que nadie lo intente impedir. Gol, y ya teníamos un marcador mucho más acorde a lo que se estaba viendo en el campo, porque los suecos debían ir ganando por mucho más.

Cuco quitó a Córdoba lo que me sorprendió muchísimo ya que era uno de los pocos que parecía que podían provocar algo. Susaeta por su parte parece que quiere coger el papel protagonista de Muniain antes de la lesión, intentando echarse el equipo a la espalda. Hizo la jugada más bonita del partido internándose hasta plantarse solo delante del portero. Pena que éste  estuvo acertadísimo. En la siguiente, un perfecto pase suyo,  viendo la internada de Aduriz, que a su vez, pasó atrás para que Iñaki fusilase, maquillando el desastre.

Empate a 2 final, en absoluto merecido y totalmente engañoso.  Lo que nos deja en tercera posición en la liguilla de Europa League, pero a 4 puntos del segundo clasificado y a 5 del primero. Salvo que se gane todo de aquí al final no pasamos a dieciseisavos. El próximo partido es el 2 de noviembre precisamente contra este mismo equipo que nos ha pasado por la piedra.  Difícil papeleta tenemos, así como difícil papeleta tiene el Cuco Ziganda para conseguir que este equipo no sea tan irregular o, más bien, tan regular en su poco juego.

Y el domingo en Liga nos desplazamos a Leganés a jugar contra un equipo que lo está haciendo bastante bien. Da igual, porque nuestros jugadores demostraron contra Sevilla que también lo saben hacer bien.  ¡A por ellos! y…

¡Aúpa Athletic!

Estrepitosa derrota del Athletic en Europa

El partido de ayer ya no tiene vuelta atrás.

Así nos hemos quedado todos  (Foto: Athletic Club)
Así nos hemos quedado todos (Foto: Athletic Club)
En Nicosia empezaba lo importante de la temporada si uno de nuestros objetivos del Athletic era llegar hasta la final de Solna. ¡Pero qué optimistas somos! O mas bien, viendo el juego de este año del equipo fuera de casa… ¡qué inconscientes! Si os digo la verdad yo tenía miedo al partido, pero en mi fuero interno decía que era imposible que nos eliminaran. Que jugaban poco, que la defensa era un flete, y que era muy difícil volver a fallar tantos goles como lo hicimos en San Mamés. Pues no. No era imposible. Ha sido incluso fácil para ellos, que no han sufrido mucho. Por no ser capaces ni siquiera hemos sido capaces de meterles un gol jugando ellos más de 30 minutos con 10 jugadores. Y ya está. Se acabó. La trayectoria europea de este año del equipo ha sido lamentable, fuera de casa y así ha acabado, con un bodrio de difícil digestión.
El primer tiempo fue un poco la continuación del partido de La Catedral, dominio nuestro y ocasiones también, pero efectividad cero. Nula. Creo que Williams se lo tiene que mirar. Otras tres ocasiones claras, sobre todo dos y nada. Un par de tiros de Raúl, un churri remate de Muniain… y el Apoel muy tranquilo siendo dominado pero saliendo alguna vez con peligro.
El segundo tiempo de depresión. A los 30 segundos el primer gol. Internada por la banda frente a un De Marcos pasivo. Ya sé que no es lateral pero… es de lo que juega. No está fino y se le nota. Las facilidades que le da para irse y sacar el pase… en fin. Y el delantero que hace el gol de su vida adelantándose a Etxeita. Al de poco Balenziaga es el que se despista y… deja escapar a su jugador… cometiendo un dudoso penalti, pero al fin y al cabo penalti, y adiós a la eliminatoria. Adiós a Europa. Con lo difícil que es llegar, madre mía ¡qué desperdicio!, sobre todo porque es contra un equipo inferior al Athletic. Pero por supuesto sin despreciarlo, porque nos ha dado una lección de efectividad de no te menees. Los nombres no ganan. Son los goles y los nuestros están negados cara a puerta, y en los últimos partidos también están negados en la creación. Hay muchos jugadores flojitos y se nota.
Y para acabar con el partido de ayer quiero volver los ojos hacia Valverde, pero no para sacudirle y pedir su cabeza. Al contrario, creo que es el entrenador que necesita el Athletic. Nos ha dado muchísimo y puede seguir dándonos. Esta semana ha superado al gran Don Javier Clemente (un poco de pena ya me da que le quite ese honor). Pero su trabajo en las dos etapas en las que ha estado en el Club ha sido excelente. Le puedo poner pegas y discutir muchas de sus decisiones, que no comparto, pero considero que sigue siendo el mejor para nuestro equipo, así que espero, que nos olvidemos de este pequeño desastre y que siga mucho tiempo más.
Ahora a centrarnos sólo en la Liga pero con una depresión fuerte por el varapalo. El próximo partido sin tiempo para pensar es el domingo contra el Granada. ¡Qué miedo! Un equipo en puestos de descenso es lo que peor le viene al equipo ahora. No estoy de broma. Eso es lo grave, que no estoy de broma. Últimamente nos da por ser equipo aspirina y dar vida a los equipos desauciados. Espero que esto no ocurra el domingo. Hay que seguir sin mirar atrás y pensar que el año que viene queremos volver a estar en Europa para quitar el mal sabor de boca. Se puede, claro que se puede y hay que ir a por ello.
¡Aúpa Athletic y a por el Granada!

Valverde, ¿por qué te enfadas?

Os animo a escuchar la rueda de prensa de Valverde de anoche.
Me sorprendió muchísimo porque en todos estos años que está en Bilbao nunca le había visto así. Enfadado y con tono borde. Quiero empezar diciendo que un mal día lo tiene cualquiera y creo que es lo que le pasó ayer a Ernesto. Las preguntas no me parecieron como para que se enfadase así. De hecho, mi teoría es que tenía un cabreo sordo con los jugadores y lo pagó con los periodistas. Todos estamos encantados con la clasificación periodistas, aficionados, jugadores, cuerpo técnico,… Todos. Pero de ahí a decir que el partido fue cojonudo va un trecho largo. Sé que la respuesta del técnico parte del enfado pero no me gusta. El resultado, el resultado sí que lo podemos calificar con el mismo adjetivo que utilizaba el entrenador. El resultado fue cojonudo. Sí. Y estamos muy contentos pero buf… vaya partidito. Parecía una película de cine cómico. Empieza en el minuto uno Laporte ¿resbalándose? Y dándole el balon a un jugador que se estaba atando la bota… regalo… Iago sigue la fiesta y Balenziaga marca a puerta vacía. ¿? Eso para empezar fuerte.
Positivo, muy positivo que el equipo se rehace y Raúl empata, al de poco, de cabeza uno de los muchísimos corners sacados. Todos más tranquilos pero luego se siguieron sucediendo las jugadas “cómicas”. Despeje de Bóveda de cabeza, le da en la espalda a Yeray y queda a los pies del delantero un balón perfecto, pero gracias a Iago que hace un paradón, sino otra vez por delante ellos en el marcador. Otro saque rápido con el pie de nuestro portero que le da un balonazo impresionante en la espalda, creo que a Yeray, y vuelve el balón hacia portería… Podía haber sido gol. En la grada no sabíamos si reír o llorar. En el segundo tiempo los errores se sucedían. Pero Adu mete el segundo, otra vez de córner, y más tarde, prolonga un balón que Lekue, listo como nadie, convierte en oro. 3 a 1 y nos las prometíamos muy felices. Pero los jugadores no estaban por la labor de dejarnos ver tranquilos un partido. Sí Ernesto ya sé que los otros equipos también juegan, pero los errores que se cometen son de patio de colegio y supongo que tanto como nos enfada a nosotros te enfadará a ti. Centro al área del Sassuolo, jugador de ellos solo que remata a bocajarro. Para Iago pero el rechace le llega franco a otro, y gol. No hay manera de ver un partido tranquilos. He omitido algún fallo de marcaje de Laporte… que ¡madre mía! Ah… y la jugada de Sabin… pobre… se chocan el portero y el defensa en el borde del área… se quedan en el suelo… el balón lo tiene Sabin… nadie en la portería y no podía ser de otra forma… golpea mal el balón y no va a puerta… Película … de Harold Lloyd… o Buster Keaton. Unos maestros del humor. Y sí, Ernesto estoy contentísima por la clasificación y el Athletic tiene mucho mérito. Pero déjame que diga que el partido fue un chiste malo, aún reconociendo las cosas buenas y, por supuesto, la clasificación. ¡Chapeau!
Ah… y añado por último, que no se dejó de animar ni un solo momento. Creo que se animo y cantó más de lo que se suele oír o animar normalmente. ¡Olé por la afición que se sigue dejando oír!
¡Aúpa Athletic! Y ¡A por la Unión Deportiva Las Palmas!