Mikel Rico revulsivo para empatar contra el Villarreal

El centrocampista de Arrigorriaga llevaba hasta ayer una temporada en blanco en Liga. Cero minutos.

Muy buenos minutos de Rico (Foto: Athletic Club)

Y saliendo desde el banquillo se convirtió en el revulsivo que el equipo necesitaba.  Hizo suyo el centro del campo, consiguió recuperar muchos balones y encima se echó el equipo a la espalda. Todos los balones que cortaba los enviaba hacia arriba, cosa a la que, en esta temporada, no nos tienen en absoluto acostumbrados nuestros medios centros, que abusan del pasa atrás hasta el aburrimiento. Mikel con una actitud encomiable, qué es la que se tiene que pedir a un jugador que sale de refresco, metió una intensidad al juego y una marcha más que es lo que el equipo necesitaba. El Villarreal hasta ese momento estaba jugando casi sin despeinarse. Tras unos inicios de partido que fueron claramente rojiblancos, a partir del penalti clarísimo de Iturraspe, el equipo desapareció del campo y cayó en las garras del juego de toque y de control de los amarillos. Llegábamos tarde a todo, como Williams que dejó rematar plácidamente a Trigueros desde el borde del área para que convertiese la jugada en gol. El Villarreal continuó  dominando el juego con una suficiencia pasmosa. Nosotros incapaces de crear nada seguíamos las sombras del submarino amarillo. Por cierto, Kepa de nuevo excepcional, parando el penalti y otro balón que iba a la escuadra.

¡Qué porterazo! (Foto: Athletic Club)

Urrutia, por favor…. ¿es que no lo ves?

El cambio de imagen vino en el segundo tiempo con Mikel Rico. Se empezó a mirar hacia arriba con más intensidad y con más rapidez, pillando a los contrarios en más problemas. Así, el incombustible Balenziaga volvió a subir la banda y puso un balón franco para Aduriz, que de nuevo lo convirtió en oro. Gol del zorro recien renovado. Enhorabuena, Aritz, por las dos cosas, y enhorabuena al Athletic porque vamos a seguir contando con nuestro eterno goleador un año más. No hay palabras para definirlo.

De ahí hasta el final fue casi un monólogo zurigorri, salvo por dos errores enormes de Laporte y Williams que no costaron caro de milagro. ¿En qué estaban pensando? Por cierto, Williams no creo que estaba para jugar todo el partido, pero Cuco no lo vio así. ¿Qué le pasa a Iñaki?

También se notó la salida de Aketxe. Pena su  precioso remate final cerca del palo. No hubo tiempo para más. Se recuperó un punto y habrá que quedarse con el arreón final, con que el equipo no cede ante la adversidad y que siguen trabajando hasta el último minuto.

El jueves contra el Hertha de Berlin necesitamos más que lo visto hoy. Necesitamos que esos 15 últimos minutos finales, se den durante más tiempo.

¡A por el Hertha y aúpa Athletic!

Iñaki Williams va a ser un gran delantero

Quiero decir esto aprovechando que ayer Iñaki Williams no consiguió meter gol. Vamos que no quiero ser oportunista. Al revés.

Buen partido de Williams (Foto: Deia)
Buen partido de Williams (Foto: Deia)
Ayer Iñaki tuvo un nuevo mano a mano con el portero y no pudo llevar el balón a las mallas. Sólo al palo. Maldito palo. Supongo que muchos Athleticzales se enfadarían y comentarían que este año ya lleva bastantes iguales. Y sí, razón no les falta, pero yo me quedo con todo lo demás. Creó situaciones de peligro continuas. Es un auténtico quebradero de cabeza para la defensa. Su rapidez es llamativa y da la sensación de que la está recuperando día a día, a pleno nivel. Por ello en carrera saca mucha distancia a sus rivales y eso va a ser determiante de aquí en muchas ocasiones sí o sí. El primer tiempo de anoche no nos proporcionó jugadas de peligro ni por parte del Athletic ni por parte del Villarreal, un Villarreal bastante rácano, todo hay que decirlo. A pesar de ello, si a alguien veíamos más bullicioso era a Williams. Su segundo tiempo me pareció muy bueno. Sólo le faltó la guinda del gol. Pero llegará, llegarán. Y si le respetan las lesiones estoy segura que va a meter más goles que el año pasado. Y también que va a dar más asistencias. Está claro que me he venido arriba pero es que cada vez le veo mejor. Se desmarca, da opciones distintas a sus compañeros, es endiabladamente rápido. Ayer, en la jugada comentada al inicio, regateó al portero pero la presión del defensa y el quedarse con menos ángulo, hicieron el resto. Un poco de mala suerte también hubo pero, tranquilo Iñaki que llegarán. Seguro que sí. También creo que es de agradecer que el público estuvo con él y que no hubo run run. Menos mal porque no lo soporto. Creo que es siempre perjudicial y puede dar una presión añadida a los jugadores. Suficiente presión tendrán ya de por sí como para aumentarla nosotros mismos. Bien, la afición rojiblanca, bien, que también estuvo muy acertada en el largo aplauso que dio tras el homenaje de la grada de animación, pidiendo justicia para Iñigo Cabacas.
Para terminar mi conclusión: a pesar de no meter gol el bilbaino hizo un muy buen partido, ayudando a su equipo a dominar al submarino amarillo que resultó ser menos fiero de lo que indicaba la clasificación (seguramente porque el Athletic le tuvo acogotado sobre todo en el segundo tiempo). 3 puntos extraordinarios que nos acercan a ellos, por lo que saben a gloria y dan moral para afrontar la final del jueves contra el Sassuolo en La Catedral, de nuevo en la Europa League.
Aurrera Athletic! y ¡a por los italianos!

Feliz día de Reyes en la Catedral

La entrada del año en la Copa contra el Villarreal casi se nos atraganta, como el primer partido de Liga contra la Unión Deportiva Las Palmas. Pero curiosamente, contra el equipo que más calidad tiene, fuimos capaces de dar la vuelta al marcador, algo que no ocurría en Copa desde hace más de cien años (remontar un 0 – 2).

Muy bien Iñigo Lekue (Foto:    Juan Lazkano y Borja Guerrero)
Muy bien Iñigo Lekue (Foto: Juan Lazkano y Borja Guerrero)
Estos dos partidos han sido muy distintos y por supuesto me quedo con el último. Contra Las Palmas, el perfecto toque de balón de los isleños hizo que el Athletic cayese en una especie de letargo que propició los dos empates que consiguieron hasta dejar el marcador en el definitivo 2- 2. Me gustaron mucho. No se despeinaron en todo el partido a pesar de ir siempre por detrás en el marcador, siguieron a lo suyo esperando su oportunidad, tocando y tocando. El Athletic acabó cayendo de maduro ante su buen manejeno de balón, pero no me parecieron muy peligrosos… Curioso… porque nos metieron dos goles… Pero si se les hace regalos como el de De Marcos… lo aprovechan, claro. Empate y para las islas como locos de contentos. Nosotros con cara de tontos porque de nuevo retrasamos el acercarnos a los puestos de Champions.
Por su parte, en la Copa, el submarino amarillo, me pareció un equipo peligrosísimo. De hecho, en el primer tiempo los dos únicas llegadas al área que tuvieron las convirtieron en gol. En ese momento todos pensamos e incluso verbalizamos eso de: Agur Copa. ¡Qué poca fe en nuestros leones! Y efectivamente, fueron más leones que nunca. El resultado del primer tiempo no refleja lo que se vio en el campo. El Athletic tuvo más llegada pero no consiguió transformar las oportunidades. Un Villarreal súper serio no nos dejó hacer más y en dos arrancadas consiguió dos goles. ¡Qué peligrosos y rápidos son! En el segundo tiempo los rojiblancos siguieron a lo suyo, a lo que habían hecho en el primer tiempo pero en este caso el acierto de Williams, sí que consiguió esquivar al portero para que el balón fuese a la red. A partir de ahí, a asediar al rival, entrando también en el campo Aduriz, que consiguió el segundo gol, tras la segunda conexión con Iñaki. El tercero fue obra de Aymeric a pase de Beñat, otro de los destacados del partido (era su segunda asistencia). No me olvido que el Athletic jugó con algún cachorrillo en sus filas. No lo digo por Williams que parece que ya de cachorro no tiene nada. ¡Qué fuerza y garra tiene! Lo digo por Lekue, al que aunque le hemos visto poco, no me canso. Incluso no jugando en su sitio lo hizo muy bien. Se le ve la calidad en cantidad de detalles. Él, al acabar el partido, dijo que no le importa el lugar en el que le coloque Valverde. Yo que no tengo nada que perder, le voy a pedir al entrenador que lo coloque en su sitio, porque siempre rendirá más, que a pierna cambiada. Hace dos semanas le vi con el Bilbao Athletic contra el Lugo, de extreño derecho y me pareció uno de los mejores del partido, incluyendo un gol precioso. Ya se vio contra el Villarreal que no le cuesta tirar a puerta, en este caso, una volea muy difícil que salió por poco. Iñigo está pidiendo minutos a gritos.
El Athletic tuvo una última oportunidad antes de acabar el partido, también de Laporte, pero no pudo ser. Y así acabó la remontada, dejando el marcador en un 3 – 2, que es un resultado más ajustado a lo que vimos y que nos permite ir con esperanzas a Castellón, aunque ya sabemos que va a ser muy difícil, no sólo porque sea un campo que se nos da fatal, sino por el momento de forma de los amarillos. A ver si nuestros chicos están tan puestos como el segundo tiempo de La Catedral y nos dan otro alegrón. El miércoles la respuesta. Por cierto, el árbitro designado es Mateu Lahoz… Miedo me da, porque el defensa Bailly ya repartió estopa a más no poder y sin una sola tarjeta amarilla (fijaos en el gol de Williams cómo dejó a Beñat, por el suelo, después de que el rojiblanco diera su perfecto pase a Iñaki)… Bailly es el típico jugador que siempre “pilla cacho”, y con Mateu y su “sigan sigan” no sé lo que puede pasar.
Pero… por medio y antes, tenemos mañana mismo que enfrentarnos al Sevilla, otro equipo en forma, y en el Pizjuán, una plaza que tampoco se nos da nada bien. Muy difícil, pero si queremos seguir en puestos europeos… ¡A por ellos y Aúpa Athletic!

Punto agrio el de Villarreal

Agrio porque parecía que podíamos haber obtenido los 3 puntos. Agrio porque no se debe fallar un penalti, se puede sí, claro que se puede fallar, pero… que se tire tan mal es lo que no debería ser (Aritz, hijo). Agrio porque me hubiese gustado que el Athletic le hubiese dado en los morros a ese entrenador (Marcelino García Toral) que le tiene un odio especial a nuestro equipo y él sabrá por qué. Agrio porque se le podía haber apartado al Villarreal nada menos que a 10 puntos. Agrio porque el Villarreal se quedó ayer con un jugador menos y el equipo no fue capaz de combinar y crear un poco de peligro. Agrio porque seguimos viendo a los jugadores desaprovechar posibilidades de contraataques, con decisiones o pases horrorosos (mención especial para Iker Muniain y Susaeta). Agrio, en conclusión, porque es una pena que se pierdan estas oportunidades.

Con esta cara nos hemos quedado
Con esta cara nos hemos quedado

Y el cabreo que tenía Valverde al final del primer tiempo era similar o quizá inferior al que tenía yo. El fallar el penalti ya me parece mal pero la jugada anterior a pitar el árbitro el descanso es para que se lo hagan mirar. Tienes una falta a favor en el borde del área y se supone que algún jugador de calidad tienes para poder incluso meter un gol. Puede acabar el primer tiempo con esa misma jugada y vas… y haces el ridículo haciendo (Ander Herrera) un pase ¡a nadie!, rápido, que lo que consigue es que el Villarreal te monte un contraataque y casi te meta un gol. ¡El colmo del despropósito! ¡Mal no, PEOR!

Por supuesto un punto sobre el papel está fenomenal, pero el partido ha sido mucho más flojo que contra el Valencia. El Villarreal ha achuchado muchísimo desde el minuto uno y los nuestros no podían sacar el juego o construir como querían, se daban pérdidas y de ahí surgían las contras de los valencianos que, como todo el mundo sabe, es una de sus virtudes. A pesar de eso hemos tenido dos oportunidades claras antes de acabar el primer tiempo.

El segundo tiempo ha empezado con la caraja que sacan alguna vez después de pasar por el vestuario. Dan ganas a veces que jueguen los dos tiempos seguidos sin descanso. Caraja y fallo de Balenziaga que se acompaña de una bajada a defender del resto de jugadores como si fuese un partido de solteros contra casados. (O eso o que los del Villarreal iban en moto). Los dos atacantes que entraban a rematar entraban los dos, antes que y sin ninguna oposición de nuestros jugadores. Contra de ellos perfecta pero… buf… por nuestra parte…

A partir de la expulsión el “submarino amarillo” se ha dedicado a perder el tiempo de una manera escandalosa, permitido por el árbitro e incluso en el cambio de Iraola, no sólo permitido, sino que además alentado, siendo protagonista de la pérdida de tiempo el cuarto árbitro, ya que no deja hacer dos cambios a la vez. Ya me explicará alguien por qué. Increíble.

Y sobre Marcelino García Toral, quizá mejor no hablar, pero… Vaya rueda de prensa… Y Sí, tienes razón, tu equipo ha jugado el final de los dos partidos de este año contra el Athletic con 10 jugadores. Sí, pero no por los árbitros sino porque tus jugadores, Bruno en San Mamés y Gabriel ayer, han sido unos amigos con los rojiblancos. Gracias, Bruno, en su día y gracias Gabriel ayer. Gracias,  por tu penalti absurdo, tarjeta clara, y segunda tarjeta por codazo clarísimo (aunque también absurdo). Así que, Marcelino, habla con tus jugadores y no del Athletic y los árbitros, porque no es sólo que hagas el ridículo, es que también que mientes. Olvídate de nosotros y céntrate en corregir los errores de los tuyos. O mejor, no lo hagas para que así sigáis perdiendo puntos de manera absurda.

Para acabar quiero decir que no todo ayer fue negativo, además del punto, está clarísimo que los jugadores han dado todo lo que tenían, sin escatimar ni una sola gota de esfuerzo, haciendo honor a su nombre de leones. Los rivales siguen a 6 y 7 puntos (más golaveraje en el caso de los amarillos). Así que ahora a hacer buenos estos dos empates, cosechados seguidos fuera de casa, contra grandes rivales, con un triunfo en la Catedral contra el Getafe. ¡A por ellos!