¡Hasta siempre, Gorka!

Seguramente el puesto de portero es el más complicado dentro de un equipo de fútbol.

Gracias, Gorka (Foto: Athletic Club)
Gracias, Gorka (Foto: Athletic Club)
Es el que tiene que sacar el balón de la portería cuando acaba de recibir un gol. Es la cabeza más visible y a la que se suele culpabilizar, muchas veces no teniendo la culpa. Gorka ha estado nada menos que 10 años en nuestro, su equipo, siendo titular siempre, salvo este final de temporada. Sus números son impresionantes, habiendose convertido en el tercer portero con más partidos tras Iribar y Carmelo. ¡Ahí es nada!
Yo no puedo tener más que palabras de agradecimiento hacia él y su labor. Por supuesto que ha tenido sombras pero como todos los jugadores del mundo mundial. Y han sido muchas más las luces. De hecho, considero que deja el Club un año en el que no lo ha hecho nada mal. Sí, muchos se estarán acordando de las faltas de Messi, pero ya me hubiese gustado a mí ver a otros porteros en esa situación. De verdad creo que con esas jugadas ha tenido un poco de mala suerte, pero desde luego para nada empaña su trayectoria. Lo que ocurre es que la ley del fútbol es la que es y si parece que hay uno mejor, se puede llegar a exagerar las cosas.
Ahora con el tema de los porteros en el Athletic estamos en un momento excepcional. ¡Hasta nos sobran! Iago estuvo aquí a un altísimo nivel y en Leganés están encantados con él y él con su temporada. Y ¡qué decir de Kepa! Tiene una pinta fenomenal, ha hecho grandes paradas en poco tiempo y nos está encantando. Pero… todo es relativo… Kepa también fallará, y Iago, y Remiro, y todos… porque todos fallan.
Diez años son muchos años y Gorka se ha sabido reponer a alguna época más difícil. Tiene un enorme mérito y así se lo valoro. Le agradezco todo lo que ha dado al Club, a su Athletic, que ha sido mucho, no, muchisimo. Por si alguien no se acuerda le diré que si Aduriz fue fundamental en la obtención de nuestro último título, Gorka no se le quedó muy a la zaga, por ejemplo, parándole una falta a Messi, sí a Messi, que iba a la escuadra. Y es un sólo ejemplo. Participó en ese título y ha participado en todas las últimas clasificaciones para la Europa League, y también de los momentos malos, y los ha sufrido tanto o más que nosotros. Y precisamente por todo eso, y porque éste ha sido, es y será su equipo, por ello, no puedo más que desearle toda la suerte del mundo en su nueva andadura, sea la que sea, y repetir de nuevo… y con mayúsculas…
MILA ESKER, GORKA!
Y como es probable que no se le pueda despedir jugando…espero que surja algo como lo que se hizo con Gurpe y se pueda llevar el cariño de La Catedral, porque se lo merece.
AÚPA IRAIZOZ Y AÚPA ATHLETIC!

Orgullosísima de nuestro Athletic

El miércoles a la noche me senté a ver el partido sin grandes esperanzas, sabiendo que los milagros existen pero que son más bien escasos.

Casi se consigue (Foto: EFE)
Casi se consigue (Foto: EFE)
Igual que todos, deseaba que el equipo luchase e hiciese lo más posible para intentar el pase a semis, pero perdiendo los menos jugadores en el intento. Así las cosas en mi cabeza, al empezar a rodar el balón vi a un Athletic, que efectivamente iba a luchar a tope, pero no sólo eso. Vi a nuestros jugadores ahogando a los del Barcelona. Presionándoles, quitándoles el balón y llegando continuamente al área azulgrana y encima con muchísimo peligro. Miraba el reloj y pensaba que el partido seguía siendo de los rojiblancos a pesar del paso de los minutos. En el 12 llegó el saque rápido de puerta de Herrerín que le pasó a Aritz para que este casi desde el medio campo se diese la vuelta y pusiese un centro extraordinario al desmarque de Williams, que con suspense bordó la finalización y… teníamos el primer gol. Seguía siendo “cuasi” imposible aunque los nuestros seguían a lo suyo. Creando oportunidades y agobiando al Barça según dicen como no lo ha estado en toda la temporada (salvo la Supercopa). Yo seguía mirando el reloj pensando en cuándo iba a resurgir el Barcelona. Pero no. Todo el primer tiempo fue de nuestros jugadores. Una exhibición como pocas he visto frente a las mega estrellas (insisto, sólo en la Supercopa). Por supuesto faltaron los goles, pero el dominio fue casi absoluto. Con nuestras armas, presión, ganas, esfuerzo… Todo lo que hace que estemos enormemente orgullosos de lo conseguido.
En el segundo tiempo mantener el ritmo iba a ser otro milagro más. Además el Barcelona ya tuvo más que de sobra con que le quitásemos el título en verano. Pero el susto ya lo tenía en el cuerpo. El Athletic tuvo que bajar la intensidad de la presión pero por imposibilidad real. El Barça adelantó líneas, y se siguió aguantando. Todos los jugadores a un nivel altísimo. Por cierto, un gusto ver por fin en su sitio a Lekue, que confirmó lo que ya esperábamos. A pesar de bailar con una de las más feas (y sobre todo con el más desagradable) lo hizo muy bien, no olvidándose de las incorporaciones al ataque. Ojalá siga así, pero si es en su puesto mejor que mejor. Hasta el 53 Suarez no marcó el empate, pero tuvimos casi otros 30 minutos más para poder haber conseguido el llegar a la prórroga. Oportunidades sí que seguimos teniendo, porque no dejaron de intentarlo ni un momento. Herrerín estuvo impresionante, liberándose supongo un poco del peso de los últimos fallos. Muy bien. Destacando a Iago quiero decir que los culés ya estaban pisando área muchas veces y lo lógico era que pasase lo que ocurrió al final. Otro gol de ellos, pero en el 82. Gol precedido de falta clara a Muniain pero… eso es otra cosa. Así como que también es otra cosa la expulsión perdonada a Luis Suarez por la mano voluntaria teniendo ya una tarjeta inicial. Pero repito, eso son otras historias. Se podía haber conseguido algo más sin estos errores del árbitro. Esta vez Hernández Hernández. Da igual. González González, Mateu Lahoz, Undiano,… da igual. Se seguirán confundiendo. También a nuestro favor, sí. Pero menos. Hernández al cuadrado podía haber expulsado a Balenciaga, y desde Barcelona piden que a Rico por la patada a Neymar para pararle. Puede ser. Pero tampoco hubiese estado mal sacarle tarjeta a Neymar cuando le da con la rodilla, pierna, apropósito a Iago cuando ya tenía el balón controlado (¿minuto3, 6, 8?). Patada que no es para frenar a un contrario, ni para recuperar el balón (era imposible), sino que era para hacer daño. Sin más. Patada que vuelve a retratar al brasileño. Es impresentable. Y si con esa patada no se le sacaba tarjeta roja, pero sí una amarilla, con alguno de sus dos piscinazos en el área se le podía haber expulsado con doble amarilla por fingir. Arbitraje muy desafortunado. Pero… eso tampoco empaña el regusto positivo que me quedó por el estupendo partido de esta cuadrilla de amigos. Cuadrilla de la que formamos todos parte. Y si estuve orgullosa yo, estoy segura que vosotros también. Y ya para halagarme los oídos estuve viendo los programas deportivos de la noche, en el que más de tres y cuatro tertulianos, exjugadores, periodistas hablaron del partidazo del Athletic y del enorme mérito de que algo así lo haga precisamente nuestro equipo con sus limitaciones procedentes de nuestra filosofía, propiamente impuesta (limitaciones que son poderío a la vez). Uno incluso habló de envidiar al Athletic. Yo no lo envidio. Yo lo disfruto y el miércoles lo hice a tope a pesar del resultado. Por cierto, grande Valverde por todo lo que está consiguiendo.
Eso sí, aunque me parece complicado, espero que no lleguen fundidos al sábado porque ahora toca centrarse en Liga y en Europa League, y el siguiente rival es el Getafe. De lo que hablaba al principio es de la importancia de que el equipo saliese del enfrentamiento contra los catalanes con los menores secuelas posibles. Hablan de Muniain tocado… la gasolina del resto no sé cómo estará. Agotada me quedé viéndoles e imaginando su desgaste. Pero el partido a pesar del cansancio les tiene que dar alas, energía pensando que son capaces de poner contra la cuerdas al mejor equipo del mundo, entonces… hay que ir a por todas con el resto.
Para acabar, además de dar la gracias… ¡Gracias Athletic por hacerme disfrutar sintiéndome tan orgullosa, a pesar de perder!, también decir como siempre…
¡A por el Getafe y aúpa Athletic!